Meliso de Samos

[Meliso] dedujo la unidad [de lo que es] de su infinitud,  a partir del siguiente argumento: “Si no fuera uno, limitaría con [o estaría limitado por] otro. (fr. 5, Simplicio) Para ser infinito, tiene que ser uno; ya que, si fueran dos, no podrían ser infinitos, sino que limitarían entre sí [o estarían limitados por otro]. (fr. 6, Simplicio) W. K. C. Guthrie: Historia de la filosofía griega II. Madrid: Gredos, 1984. Alberto Medina González (tr.), p. 118. Continúa leyendo Meliso de Samos

Demócrito de Abdera

Leucipo y su compañero Demócrito sostuvieron que los elementos son lo lleno y lo vacío, a los cuales llamaron ser y no ser, respectivamente. El ser es lleno y sólido; el no ser es vacío y sutil… Aristóteles, Metafísica A 4, 985 b 4 citado en Kirk G. S., Raven, J. E.: Los filósofos presocráticos, Jesús García Hernández (tr.), Madrid: Gredos, 1981, p. 565. … decían que los primeros principios eran innúmeros; creían que eran átomos indivisibles e impasibles debido a su naturaleza compacta y su carencia de vacío… Simplicio, de caelo 242, 18 citado en ibid., 1981, p. 566. Continúa leyendo Demócrito de Abdera

Protágoras de Abdera según Aristóteles

Muy semejante a lo expuesto es la proposición de Protágoras. En efecto, también él dijo que el hombre es medida de todas las cosas, no queriendo significar con ello más que lo que a cada uno le parece, posee una realidad firme. Y si ello acontece, sucede que la misma cosa es y no es y es mala y buena y así todas las demás afirmaciones conformes a las tesis opuestas, por el hecho de que frecuentemente a unos les parece buena una cosa, y a otros, su contraria, y la medida es lo que a cada uno le parece. … Continúa leyendo Protágoras de Abdera según Aristóteles

Empédocles de Agrigento

La vida de Empédocles es digna de un evangelio. Vestía de púrpura, con sandalias de bronce, el pelo muy largo, corona délfica,  y, detrás, hermosos jóvenes sirvientes. Órfico aventajado, podía recordar sus vidas anteriores: afirmaba haber sido ya pájaro, arbusto, pez, muchacho y muchacha. Al igual que Heráclito, rehusó reinar. A cambio, persuadió a sus conciudadanos para cultivar la igualdad política. Se enfrentó peligrosamente a la Asamblea de los Mil que, según algunos, terminaron exiliándolo al Peloponeso, donde murió. Como investigador de la naturaleza, cuenta Aristóteles y, recuerda Carl Sagan en Cosmos, Empédocles fue el descubridor del “aire“: Como ingeniero, … Continúa leyendo Empédocles de Agrigento

Calicles

CALICLES – Por los dioses, estoy deseando hacerlo. Dime, Sócrates, ¿debemos pensar que hablas en serio o que bromeas? Pues si hablas en serio y es realmente verdadero lo que dices, ¿no es cierto que nuestra vida, la de los humanos, estaría trastrocada y que, según parece, hacemos todo lo contrario de lo que debemos? (…) En efecto, por naturaleza es más feo todo lo que es más desventajoso, por ejemplo, sufrir injusticia; pero por ley es más feo cometerla. Pues ni siquiera esta desgracia, sufrir la injusticia, es propia de un hombre, sino de algún esclavo para quien es … Continúa leyendo Calicles

Jenófanes de Colofón

Existe un solo dios, el mayor entre los dioses y los hombres, no semejante a los mortales ni en su cuerpo ni en su pensamiento. Clemente, Strom. v 109, 1, citado en Kirk G. S., Raven, J. E.: Los filósofos presocráticos, Jesús García Hernández (tr.), Madrid: Gredos, 1981, p. 242. Siempre permanece en el mismo lugar, sin moverse para nada, ni le es adecuado el cambiar de un sitio a otro, sino que, sin trabajo mueve todas las cosas con el solo pensamiento de su mente. Simplicio, Fís. 23 11 + 23, 20, citado en ibid., p. 242. Todo él … Continúa leyendo Jenófanes de Colofón

Anaximandro de Mileto

El fragmento más conocido de Anaximandro es también epígrafe del primero de los libros de poemas de Jaime Gil de Biedma, Según sentencia del tiempo (1953). Así lo traduce el poeta: “Donde tuvo su origen, allí es preciso que retorne en su caída, de acuerdo con las determinaciones del destino. Las cosas deben pagar unas a otras castigo y pena según sentencia del tiempo” (Jaime Gil de Biedma: Las personas del verbo, p. 10). Una versión más literal sería la siguiente: … alguna otra naturaleza ápeiron de la cual nacen todos los cielos y los mundos que hay dentro de … Continúa leyendo Anaximandro de Mileto

Gorgias de Leontinos

Gorgias de Leontinos pertenecía al mismo grupo que aquellos que han eliminado el criterio, pero no por sostener un punto de vista parecido al de los seguidores de Protágoras. En efecto, en el libro titulado Sobre lo que no es o sobre la naturaleza desarrolla tres argumentos sucesivos. El primero es que nada existe; el segundo, que, aún en el caso de que algo exista, es inaprehensible para el hombre; y el tercero, aún cuando fuera aprehensible, no puede ser comunicado ni explicado a otros. Sexto Empírico, Contra los matemáticos VII 65 ss. citado en Sofistas, testimonios y fragmentos, Antonio Melero Bellido … Continúa leyendo Gorgias de Leontinos

Tales de Mileto

La mayoría de los primeros filósofos creyeron tan sólo principios a aquellos que se dan bajo la forma de la materia; pues afirman que el elemento y principio primero de todas las cosas es aquel a partir del cual todas las cosas existen y llegan por primera vez al ser y en el que terminan por convertirse en su corrupción, subsistiendo la sustancia pero cambiando sus accidentes;  porque  tal naturaleza se  conserva siempre…,  pues es necesario  que haya alguna sustancia natural,  una o múltiple, de la que nazcan las demás, mientras ésta se conserva. Respecto al número y la forma … Continúa leyendo Tales de Mileto

Heráclito de Éfeso

Heráclito dice en alguna parte que todo cambia y nada permanece y comparando las cosas existentes con la corriente de un río dice que no te podrías sumergir dos veces en el mismo río. Platón: Crátilo 402 a, citado en Kirk G. S., Raven, J. E.: Los filósofos presocráticos, Jesús García Hernández (tr.), Madrid: Gredos, 1981, p. 278. Este cosmos no lo hizo ningún dios ni ningún hombre, sino que siempre fue, es y será fuego eternamente vivo. Heráclito, Fr. 30, citado en ibid., p. 281. La guerra es común a todas las cosas y la justicia es discordia, y … Continúa leyendo Heráclito de Éfeso