Presocráticos y sofistas

Empédocles de Agrigento

Cráter del Etna, Sicilia. Según la leyenda, Empédocles puso fin a su vida arrojándose al mismo.

La vida de Empédocles es digna de un evangelio. Vestía de púrpura, con sandalias de bronce, el pelo muy largo, corona délfica,  y, detrás, hermosos jóvenes sirvientes. Órfico aventajado, podía recordar sus vidas anteriores: afirmaba haber sido ya pájaro, arbusto, pez, muchacho y muchacha. Al igual que Heráclito, rehusó reinar. A cambio, persuadió a sus conciudadanos para cultivar la igualdad política. Se enfrentó peligrosamente a la Asamblea de los Mil que, según algunos, terminaron exiliándolo al Peloponeso, donde murió. Como investigador de la naturaleza, cuenta Aristóteles y, recuerda Carl Sagan en Cosmos, Empédocles fue el descubridor del “aire“:

Como ingeniero, libró de la peste a los selinuncios potabilizando las aguas del río. Se le atribuyeron poderes mágicos y curativos, e incluso el milagro de la resurrección. Discípulo de Parménides y maestro de Gorgias se le considera el inventor de la retórica y, por tanto, padre de los sofistas. La leyenda cuenta que, o bien  fue arrebatado al cielo por los dioses, o bien se arrojó al Etna para purificarse por el fuego y alcanzar el centro de la tierra. Desoyó la conocida advertencia de Píndaro: “¡No te esfuerces en llegar a ser Zeus! A los mortales conviene lo mortal” (Ístmicas, V)

Un resumen de su física en este fragmento de Simplicio:

Postula cuatro elementos materiales, fuego, aire, agua y tierra, todos eternos, que aumentan y decrecen mediante la mezcla y la separación; pero sus auténticos primeros principios, los que imparten el movimiento a aquellos, son el Amor y la Discordia. Los elementos están constantemente sometidos a un cambio alternante, mezclándose unas veces por obra del Amor y separándose otras por la acción de la Discordia; sus primeros principios, en consecuencia, son seis.

Simplicio, Fís. 25, 21. citado en Kirk G. S., Raven, J. E.: Los filósofos presocráticos, Jesús García Hernández (tr.), Madrid: Gredos, 1981, p.460.

Friedrich Hölderlin 1770- 1843

Uno de los grandes admiradores de Empédocles fue el autor de Hiperión, Friedrich Hölderlin. En su obra inacabada, La muerte de Empédocles, utiliza al filósofo para tratar dos temas clave del romanticismo: la soledad del genio y la lejanía de los dioses. Como es habitual, lo que distingue al auténtico filósofo es su modo de enfrentar a la muerte. Así puedes comprobarlo en este breve fragmento en el que Empédocles, antes de encaminarse al Etna, se dirige a aquellos de sus compatriotas que lo habían traicionado:

¡Nos hemos reconciliado, amigos!
Pero dejadme,porque es mucho mejor que ya no veáis más
el rostro que ultrajasteis; es preferible que penséis
en el hombre que amasteis, y nunca más
se extraviará vuestro espíritu sereno.
Eternamente joven vivirá con vosotros mi imagen
y sonarán más hermosos, si estoy lejos,
los cantos de alegría que me habéis prometido.
¡Oh, separémonos, antes de que nos separe
la necedad y la vejez, y así viviremos advertidos,
y permanecerán unidos los que a su debido tiempo
eligieron por sí mismos la hora de separarse!

(…)

Y de la muerte purificadora, que ellos mismos
eligieron el momento justo,
resurgen los pueblos como Aquiles del Estigio.
¡Oh, daos a la naturaleza, antes que ella os tome!

Friedrich Hölderlin: La muerte de Empédocles, Feliu Formosa (tr.) Barcelona: Acantilado, 2001

8 replies »

    • Hola Ente. Buscando en google, parece que la edición en una caja de 5 dvd’s de Track Media en 2009 contenía el audio original de José María del Río.

      Además creo que algunas copias que circulan por internet con DVD más sonido VHS también están dobladas por el mismo.

      Un slaudo.

      Me gusta

  1. ¡Qué bueno! Ahora, por ver el nombre, José María del Río, busco y me sale que dobló a Kevin Spacey en American Beauty y que es la voz en off que se escucha en Pocoyó. Me imagino a Empédocles con esa voz haciendo retórica mientras habla de la muerte. Usaron los griegos elementos que luego moldearían otros en las futuras escuelas literarias, porque los creadores, aunque mueran, se renuevan como los genes. Cuánta repetición puede haber en 10000 años de un ciclo humano. Ahora romanticismo, ahora realismo…

    Me gusta

    • Se suele resumir en una frase: “salvar las apariencias”. El enemigo es la lógica irrefutable de Parménides. Los pluralistas quieren seguir haciendo física pero sin saltarse a Parménides. Lo logran identificando el arjé con un elementos múltiples pero inmutables.

      Saludos.

      Me gusta

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s