Cine

Luis Buñuel: Ese oscuro objeto del deseo (1977)

Ese oscuro objeto del deseo, estrenada en 1977, es la última película de Luis Buñuel. Vista hoy día, 32 años después, llama la atención qué lejos está de lo que consideramos “políticamente correcto”. El aumento de la sensibilidad  socialy política hacia la violencia de género es un hecho positivo e irreversible en nuestra sociedad. Así que la escena en la cual Fernando Rey da una soberana paliza a Ángela Molina probablemente sería en la actualidad objeto de censura o, mejor dicho, autocensura.

En cualquier caso, la película ilustra correctamente ciertas ideas filosóficas relacionadas con Schopenhauer. Conocida es la descripción que hace del mundo este filósofo: por un lado es Representación, es decir, mera apariencia, y, por otro, en su verdadera esencia, una Voluntad de vivir ciega e irracional, raíz de todos los males del mundo. Esta Voluntad se expresa en el hombre bajo la forma de un deseo insaciable, siempre insatisfecho y tortuoso. Si el ser humano desea alcanzar una “conciencia mejor” debe liberarse de la Voluntad que habita en él mediante la compasión, la vida ascética y la contemplación artística. Pero tropieza continuamente con el mismo obstáculo: la mujer y las trampas del deseo sexual. De ahí la baja estima que la mujer tiene en la filosofía de Schopenhauer y que Buñuel traslada a la película. A este respecto, el mayordomo del protagonista cita las sentencias del monje medieval Odón de ClunyLa belleza del cuerpo sólo reside en la piel. En efecto, si los hombres vieran lo que hay debajo de la piel, la visión de las mujeres le daría náuseas… Puesto que ni con la punta de los dedos toleraríamos tocar un escupitajo o un excremento, ¿cómo podemos desear abrazar este saco de excrementos?” y de Nietzsche en Así habló Zaratustra: “Si vas con mujeres, no olvides el látigo“.

La película da otra vuelta de tuerca al mito de la mujer fatal o mujer diablo. La Carmen de Bizet, la Lulú de Wedekind y Pabst, la Lolita de Nabokov o la belleza inalcanzable y letal de Jean Seberg en Al final de la escapada (Godard, 1960).

Algunos elementos surrealistas en esta película son la repetición del saco asociado al personaje de Fernando Rey o el usar dos actrices diferentes para interpretar el papel de la protagonista. La violencia terrorista y la inseguridad generalizadas ya estaban presentes en La edad de oro y El ángel exterminador. La escena final: una mujer cosiendo un encaje ensangrentado remite a la paranoia sexual de Él.

Cuenta Buñuel en sus memorias que durante el estreno de la película en el Ridgetheater de San Francisco estalló una bomba. Al parecer un grupo de homosexuales organizados querían boicotearla. “Esta vez, vas demasiado lejos”, decían las inscripciones injuriosas de las paredes.

Ficha técnica

  1. Título: Cet obscur objet du désir
  2. Dirección: Luis Buñuel
  3. Producción:  Serge Silberman
  4. Guión: Luis Buñuel, Jean-Claude Carrière. Adaptación de la novela de Pierre Louys La mujer y el pelele.
  5. Música: Richard Wagner
  6. Fotografía: Edmond Richard
  7. Montaje: Hélène Helene Plemiannikov
  8. Reparto: Fernando Rey, Carole Bouquet, Ángela Molina, Julien Bertheau, André Weber, Milena Vukotic, María Asquerino, Ellen Bahl,
  9. País(es): Francia, España
  10. Año: 1977
  11. Duración: 102 minutos

7 replies »

  1. Recuerdo que Schopenhauer hablaba de la mujer como un ser de pelo largo e ideas cortas. Y que, ante la insensibilidad de la mujer amada frente a nuestro deseo, sólo hay que imaginársela con 18 años más, es decir, si esa doncella hubiera nacido 18 años antes ni nos volveríamos a mirarla, no nos interesaría lo más mínimo, así de circunstancial es el amor. Es verdad que algunas veces la mujer parece un animal indomable, hablo de Ava Gadner o alguna femme fatale que uno se cruza en la calle de la capital, figura que cada vez escasea más, y que, sin embargo, parece abundar en Internet y las redes sociales, pues ahí ellas parecen gustar de una puesta en escena más superficial aún.
    Fernando Rey, un grande, cuando le preguntaban que cómo era posible que un actor con su currículo se dedicara al doblaje de películas, él contestaba que esa también es una profesión y que necesitaba los ingresos; como siempre, el arte en España es apaleado y arrinconado.

    Me gusta

      • Por eso me gusta, profesor, porque yo soy contradictorio, instintivo, y tengo partes oscuras como cualquier ser humano, creo. Pero yo soy público y no le veo muchos errores a Buñuel, me vuelvo algo destemplado con los años, y con las mujeres siento igual tirria que con los hombres, lo siento.

        Me gusta

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s