Cine

The Giver y la República de Platón

The Giver, dirigida por Phillip Noyce en 2014, lleva a la gran pantalla el best-seller del mismo título publicado por Lois Lowry en 1993.

Está ambientada en una ciudad-estado ideal que se inspira, cómo no, en la República de Platón. Así, podemos ver un diseño urbanístico cuya obsesión circular recuerda lejanamente a la Atlántida descrita en el Critias. Tiene también el aspecto de una colmena: los gobernantes-filósofos son “reyes de enjambres”.

The Giver (Noyce, 2014)

En esta colonia futurista se aspira a la supresión de las emociones en favor del control racional de modo que el individuo se someta fácilmente al Bien de la comunidad. Esta moderación de la parte apetitiva del alma es más llevadera con una inyección diaria de lo que parece ser una variante del Soma que inventó Huxley en Un mundo feliz.  En definitiva, un soberano chute de benzodiazepinas para desayunar.

También es evidente la influencia de Orwell: la omnipresencia de cámaras para la vigilancia continua de los individuos, el uso fácil de la mentira de Estado, la proliferación de reglas y prohibiciones. No son estos elementos ajenos al Platón de Las Leyes.

Retomando la utopía platónica, cada miembro del grupo aceptará de por vida la función que le sea encomendada por los sabios gobernantes: piloto, médico, “vientre de alquiler”… Los recién nacidos, genéticamente no aptos, habrán de ser “released to Elsewhere” o, dicho en castellano, enviados al otro barrio con suma diligencia y eficacia. A los ancianos también se les aplica el mismo tratamiento tras una bonita ceremonia. Resulta sorprendente el insondable cinismo con que ideologías, mitos y religiones embellecen el horror y urden eufemismos. Su eficacia se apoya en dos defectos demasiado humanos: la memoria, corta y traidora, y la esperanza, vacía y ciega. A día de hoy, el aprovechamiento político de este cinismo inspirado en el escepticismo de Gorgias puede atribuirse especialmente a la Ciencia Económica.

Es una pena que la alternativa con que The Giver hace frente a la hipótesis del Estado platónico sea una cascada sensiblera de imágenes trilladas que se supone sirven de fundamento para reivindicar el valor de la libertad, las pasiones y el individuo.

En definitiva, The Giver plantea la cuestión de si es conveniente o no modificar la naturaleza humana: ¿por qué no usar la tecnología para mejorarnos genética y socialmente?

¿Qué opinas?

Ficha técnica

Giver2

The Giver (Noyce, 2014)

Dirección : Phillip Noyce

Producción: Nikki Silver, Jeff Bridges, Neil Koenigsberg, Genevieve Hofmeyr

Guión: Lois Lowry (novela), Michael Mitnick (guión)

Fotografía: Ross Emery

Intérpretes: Brenton Thwaites, Jeff Bridges, Meryl Streep, Katie Holmes, Alexander Skarsgård, Odeya Rush, Taylor Swift

País: Estados Unidos

Año: 2014

Idioma: Inglés

Compañías: Productora Walden Media, The Weinstein Company, Tonik Productions

Categorías:Cine, Cine y Filosofía

Tagged as:

11 replies »

  1. Hola.
    Esta “cascada sensiblera” lleva demasiado tiempo de moda. Belleza vacía. Y si es a cámara lenta, mucho mejor. Lo chungo es que a muchos les gusta.
    Me gusta como lo define un amigo: lo llama “el síndrome videoclip”.

    Aprovecho para recomendar, a quien le interese, una buena lectura con toques filosóficos: “Galaxias como granos de arena”, de Brian Aldiss. Son 9 relatos fantásticos (aunque por la ambientación son clasificados como ciencia ficción).

    Un saludo.

    Me gusta

    • Gracias por la recomendación. No conocía el libro de Aldiss.

      Las imágenes que ilustran en The Giver la belleza y el horror de la humanidad son extremadamente kitsch. El kitsch hace mucho que está ahí. Kundera explica muy bien en qué consiste en La insoportable levedad del ser:

      En el trasfondo de toda fe, religiosa o política, está el primer capítulo del Génesis, del que se desprende que el mundo fue creado correctamente, que el ser es bueno que, por lo tanto, es correcto multiplicarse. A esta fe la denominamos acuerdo categórico col el ser.
      Si hasta hace poco la palabra mierda se reemplazaba en los libros por puntos suspensivos, no era por motivos morales. ¡No pretenderá usted afirmar que la mierda es inmoral! El desacuerdo con la mierda es metafísico. El momento de la defecación es una demostración cotidiana de lo inaceptable de la Creación. Una de dos: o la mierda es aceptable (¡y entonces no cerremos la puerta del water!), o hemos sido creados de un modo inaceptable.
      De eso se desprende que el ideal estético del acuerdo categórico con el ser es un mundo en el que la mierda es negada y todos se comportan como si no existiese. Este ideal estético se llama kitsch.
      Es una palabra alemana que nació en medio del sentimental siglo diecinueve y se extendió después a todos los idiomas. Pero la frecuencia del uso dejó borroso su original sentido metafísico, es decir: el kitsch es la negación absoluta de la mierda; en sentido literal y figurado: el kitsch elimina de su punto de vista todo lo que en la existencia humana es esencialmente inaceptable.

      Ahora bien, lo que encuentro novedoso en el síndrome kitsch de The Giver es la obscenidad. Se rompen sin pudor las reglas del lenguaje cinematográfico. El grado de pornografía sentimental de esos fragmentos hubiera sido inimaginable hace un tiempo pero ahí está y va a más y aparecen lagrimitas y sonrisas casi sin querer.

      Saludos.

      Me gusta

  2. Hola.
    Está muy bien lo que decís.
    Como yo lo veo, detrás de la sensiblería de la película hay una intención de llenar las salas (un motivo económico). La chica joven arrastra a su novio a ver la película. No es misoginia, son sólo experiencias vividas aquí y allá.
    Todos salen beneficiados, si lo miras con ojos pillos.
    Un abrazo.

    Me gusta

    • Hola ente,

      matizando un poco, la pornografía sexual en el caso de los hombres es principalmente visual y en el caso de las mujeres literaria (léase 50 Shadows of Grey)

      La pornografía sentimental de la comedia romántica se presta al tópico que comentas.

      Sin embargo, creo que la pornografía kitsch y obscena que aparece en The Giver es unisex. Ya son décadas de adiestramiento publicitario.

      Un abrazo.

      Me gusta

  3. Oh, me quedo atrás en experiencias. Las de hace años ya no sirven. Tienes razón. Están amaestrando a la gente como a las pulgas en el circo con el truco de dejarlas toda la noche dentro de un vaso y ponerlas a saltar luego un listón a pocos centímetros.
    Un abrazo.

    Me gusta

  4. Las imágenes son muy bellas y adormecen un poco el espíritu reivindicativo. El cine se ha utilizado para tantas cosas: propaganda política, animar a una nación después de una gran guerra, esparcir ideas…
    Está bien hablar de ello.
    Sin el cine, yo no hubiera durado tres días.
    Un abrazo.

    Me gusta

    • Hola ente,

      se me ocurre que la obscenidad es un dispositivo perfectamente integrado en cualquier simulación. Es una transgresión de las reglas que permanece contenida dentro del simulacro. Como una válvula de escape para que la experiencia sea completa pero, al mismo tiempo, no vaya más allá. El propósito de la obscenidad es el resultado inmediato: un acceso de ira, una lágrima, una sonrisa… Un alivio de tensiones reprimidas para seguir tirando.

      Seguiré dándole vueltas al tema…

      Me gusta

  5. Recuerdo aquello que contaste una vez en Aula: el cerebro ya ha decidido por nosotros antes de que creamos haberlo hecho. ¿Se puede condicionar esto? Parece que sí, por lo que razonas aquí.
    A hug!

    Me gusta

  6. Hola,
    Soy un alumno de 2n de Bachillerato. Gracias a mi profesora Anna que nos ha enseñado este artículo juntamente con la película, nos ha ayudado a comprender la utopía que plantea Platón.

    Dejo una pequeña reflexión sobre la utopía que se observa en la película.
    – ¿Para tener una ciudad justa compensa la supresión de los sentimientos y emociones?
    Qué vida más aburrida si no los tuviéremos, no crees.

    También tengo la duda de que si Platón decía que teníamos que enriquecernos de sabiduría y de conocimiento para llegar al mundo de las ideas, ¿porque en la película que está basada en su utopía los habitantes son ignorantes y borregos?

    Gracias Eugenio por compartir tus conocimientos en tu magnifica blog.

    Me gusta

    • Sola Sergi, ¿es aburrido un hormiguero? Desde nuestro punto de vista, sí. Pero, las hormigas, gracias a su perfecta ingeniería social, llevan millones de años en el planeta mientras que el ser humano en poco más de 100.000 se ha puesto a sí mismo y a todo el planeta al borde del abismo.

      En la película los habitantes no son ignorantes. Cada uno tiene los conocimientos de que es capaz y que necesita para aportar al conjunto de la sociedad. Hay genetistas, cuidadores infantiles, pilotos…

      La cuestión de fondo, creo yo, es si parece conveniente mejorar genética y químicamente al ser humano. Es difícil responder. En cualquier caso, entender este problema te ayudará a comprender mucho mejor el núcleo de la idea de superhombre en Nietzsche.

      Saludos.
      Eugenio.

      Me gusta

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s