Cine

Karel: Opération Lune (Operación Luna, Dark Side of The Moon, 2002)

Este es el conocido documental producido por la televisión pública francesa en el que se sugiere que las imágenes de la llegada del hombre a la Luna fueron filmadas por Stanley Kubrick en los estudios de la MGM en Londres. No se discute la capacidad tecnológica de la NASA para llevar un hombre hasta allí sino la posibilidad de enviar imágenes en directo del evento. La Guerra Fría fue una guerra de propaganda y la necesidad de imágenes era una cuestión esencial. Así que, a falta de un directo en condiciones, se recurrió al simulacro. La habilidad demostrada por Kubrick el año anterior en 2001, una odisea del espacio lo convirtió en el candidato perfecto.

Sobre la idea del simulacro escribía Baudrillard:

A recent documentary supposing that the first pictures taken on the moon in 1969 were in reality filmed – by Stanley Kubrick – some time before in a studio near London. Opprobrium rains down on the media: this is morally unacceptable! You have no right to toy with reality in this way, especially now that it has become part of world heritage. An offence against reality is worse than offending against public decency.Yet that version, even if objectively false, is much closer to a truth than if it were authentic. It keeps us alert to the truthfulness of all the ‘facts’ we are presented with. (Cool Memories V, p. 59)

Lo más inquietante no es el posible engaño a escala global, que como dice Baudrillard tendría interés filosófico, ni el supuesto asesinato de todos los testigos del rodaje por parte de la CIA -cine de espías de baja calidad-, sino ese personaje que camina junto a Nixon en el fotograma de abajo. Es Donald Rumsfeld. ¡Qué coincidencia ver a Rumsfeld como consejero personal de Nixon en 1969 y como Secretario de Denfensa en 2001 bajo el mandato de Bush! A lo mejor, lo suyo no es la política sino la ficción.

El fotograma más inquietante de Operación Luna: Richard Nixon y Donald Rumsfeld paseando juntos.

2 replies »

  1. Hola. Tengo que discrepar parcialmente.
    Al final del documental descubrimos que los personajes son actores participando en una farsa que se burla de los que no creemos en que el hombre haya llegado a la Luna en 1969.
    El documental es una especie de Quijote que, como hiciera Cervantes con los libros de caballería mofándose de sus argumentos, se burla de los que estamos en la posición de no creernos ese alunizaje de 1969.
    Para mí es importante el gran engaño de los EEUU porque marca una victoria suya frente a las demás potencias mundiales. La única forma de demostrar que no ocurrió es basándose en hechos tecnológicos. Esa cafetera se hubiera estrellado contra la superficie de nuestro satélite.
    A la hora de transmitir en directo, falló el receptor de Australia, véase la película: La luna en directo (2001), otra gracia de Hollywood para justificar el engaño.
    Siempre desde la admiración y la estima que tengo por usted, Eugenio.

    • Está muy bien tu hipótesis. No lo había visto desde ese punto de vista: una forma eficaz de desprestigiar las dudas al respecto del alunizaje.

      Personalmente no sé qué pensar al respecto. Sí sé que no me gusta nada ver al cínico de Rumsfeld detrás de todo.

      Sabes que tus opiniones son siempre bienvenidas.

      Un abrazo.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s