Historia de la filosofía (Canarias-2014)

José Luis Brea: Marx y las redes de “trueque digital”

Decía Karl Marx que el capitalismo era el modo de producción responsable de un avance de las fuerzas productivas como nunca antes había conocido la humanidad. Este desarrollo tecnológico, cuyo objetivo explícito es simplemente la acumulación de capital, tiene como consecuencia indirecta la producción de un excedente masivo que termina por destruir los fundamentos del capitalismo y dar paso a un nuevo modo de producción, el comunista. Como sabemos, la predicción de Marx nunca se cumplió.

José Luis Brea

Sin embargo, en el siglo XXI Internet y  las redes p2p han puesto contra las cuerdas al capitalismo cultural, que es el propio de las sociedades postindustriales o del conocimiento. A pesar de las legislaciones conservadoras que la Unión Europea (Ley Hadopi o Sinde)  importa de Estados Unidos, la realidad no hace más que contradecirlas una y otra vez.

José Luis Brea (1957-2010) fue profesor de Estética en la Universidad Carlos III de Madrid. Su libro cultura_ RAM, publicado en 2007 y VI premio de Ensayo Eusebi Colomer de la Fundación Epson, contiene un elogio contundente del sentido profundo y las posibilidades futuras de las redes de trueque digital.

Escenarios del campo de batalla

Escenarios sucesivos de la revuelta, de la confrontación revolucionaria: aquellos mismos alrededor de los que se constituye la violencia metafísica de la propiedad. Bajo un régimen de producción agraria: la lucha por la posesión de la tierra. Bajo otro de producción industrial: la lucha por la del capital. Para el actual, y en tanto cada vez más la generación de riqueza se basa en la gestión del conocimiento, del saber como fuerza productiva por excelencia, el nuevo campo expandido que se constituye en escenario del conflicto principal va a serlo, si no lo es ya, el de la propiedad intelectual(…) Pienso en el que ha enfrentado a los milones de enfermos de sida habitantes de los países del Tercer Mundo contra las multinacionales farmacéuticas propietarias de los medicamentos que ayudan a sobrellevar la enfermedad. (José Luis Brea: cultura_RAM. mutaciones de la cultura en la era de su distribución electrónica. Barcelona: Gedisa, 2007, p. 44)

Redes de trueque digital

La verdadera amenaza para las industrias discográficas nunca fue Napster —puesto que su finalidad última nunca fue otra que una igualmente lucrativa, el control de un nuevo escenario de mercado- ni lo será nunca ningún aparato «pirata» de explotación ilícita de los derechos de autor. La verdadera amenaza es la propia espontaneidad con que la experiencia estética produce sentimiento de gregariedad, se expande y enriquece al ser comunicada, compartida. Es ahí —en el deseado intercambio directo y libre entre los usuarios— donde las nuevas industrias del conocimiento que desarrollan sus producciones en formatos digitales, inherentemente reproducibles por tanto, tienen su damocles. El trueque digital con carácter no oneroso, sin que en ninguno de sus puntos se produzca intercambio lucrativo alguno —ésa es la verdadera amenaza-.(…)

Inesperada irrupción de economías colaborativas —del préstamo y el libre compartir, del trueque digital- en el escenario hiperregulado de las nuevas economías. Muy probablemente, en el retraso cada vez más escandaloso de la puesta en marcha a pleno rendimiento de todas las tecnologías de la digitalización cultural —la banda ancha (seria), el e-Book, la voz ip, el wi-free, la net.tv— se hace visible la necesidad que todas las industrias del sector experimentan de tomarse un tiempo muerto de cautelas y precauciones ante su dificultad para controlar la aparición intempestiva de esos escenarios multiplicados de la microcomunicación -y su capacidad para constelarse en redes expansivas, rizomas de intercambio cooperativo. (ibid, p.47)

Puede que en ello se cumpla el encuentro soñado por Breton -de las revoluciones de Marx y Rimbaud-. Y el nacimiento de una nueva clase revolucionaria cuya lucha en la historia se realizaría no menos en la fábrica o en la barricada que en el sueño, la lectura, la vacación o el deseo.(ibid, p. 41)

Puedes descargar la obra de José Luis Brea bajo licencia Creative Commons en joseluisbrea.net. También puedes leer su último post, publicado en salon-Kritik y titulado “Los últimos días“.

Reseña completa de cultura_RAM en Diario de lecturas de Eugenio Sánchez Bravo.

5 replies »

  1. Hola. Puede que no se produzca un excedente masivo de productos porque continuamente nacen nuevos y diferentes, porque el marketing nos hace creer que el último modelo es mejor que el anterior; se trata de un tipo de engaño, pongamos, por ejemplo, un sistema operativo como Windows y sus distintas versiones.
    Es cierto que en escuelas de África se están usando unidades de PCs con los procesadores de antiguos Pentiums, unos años de atraso, pero funcionando.
    Algo que me preocupa muchísimo es que dos personas se lucren con servicios como Megavideo, ofreciendo películas y series de televisión que ellos no han producido, a cambio de suscripciones de una baja cuota mensual. A uno de ellos lo han detenido en varias ocasiones por participar en carreras de coches de lujo por Europa.
    Sí me parece que cuando una película ha sido emitida por un canal de televisión, y sus productores han recibido el pago por ello, esa película debería ser, y de hecho lo es, de dominio público. Me explico: las películas recaudan dinero en el cine, sus autores se lucran dignamente y en muchas ocasiones más aún, hasta hace bien poco pasaban luego a vídeo de alquiler y por último a vídeo a la venta. Sólo tras una ventana de unos seis meses saltaban a las televisiones de pago y terminaban su vida en la televisión libre después de un año o poco más. Propongo, pues, que tras el último tramo, después de que se haya dado los estipendios oportunos a los trabajadores del cine, la película pase a ser de uso público, de libre intercambio. Que lo de poseer una copia de calidad se convierta en una elección más. De hecho, esto lo estamos haciendo ya, aunque no respetamos el ciclo; no estoy de acuerdo con no respetar este ciclo productivo, y esto me ocurre porque, en el fondo, me gusta que el creador tenga medios e ilusión por realizar un buen trabajo, del modo que me hubiera gustado que Dostovieski no tuviera que haber escrito Crimen y castigo con prisas porque estaba demasiado endeudado, o que John Cassavetes no hubiera ganado el dinero que recibió como actor para convertirse luego en un director innovador.
    Con los libros, ciertamente, el propio mercado de best sellers los convierte en adornos o pulpa para reciclar cuando pasan apenas unos meses después de su publicación, muchos autores están tomando la opción de ofrecerlos gratuitamente en su versión electrónica ante la única elección de descatalogarlos..
    Entendamos el arte en distribución electrónica como una copia de la Mona Lisa.

    En cualquier modo, el artículo de arriba me parece interesantísimo, hay que leerlo varias veces. Y pido disculpas si mis opiniones son demasiado enfrentadas. Gracias.

  2. “… o no me hubiera gustado que John Cassavetes no hubiera ganado…” (que, sin el “no me hubiera gustado”, cambia el sentido, y queda de risa, perdón.
    Ay, qué risa me ha entrado.

    • Hola Ente, debería haberme extendido más en el artículo para explicarme mejor pero la falta de tiempo y la urgencia que sentía por dar a conocer a este filósofo me han hecho ser demasiado escueto.

      Si te fijas José Luis Brea critica a Napster, Dice que Napster sólo quiso ocupar el mismo lugar que la industria cultural. Es lo mismo que hoy día hace Megaupolad o Megavideo. Para ellos la cultura sigue siendo una mercancía y nosotros consumidores pasivos.

      La propuesta de José Luis Brea es que Internet y las redes p2p hacen posible una comunidad estética creadora. La cultura ya no es mercancía. No somos consumidores sino también creadores. Piensa en la blogosfera: todos nos enriquecemos con las aportaciones de todos.

      Evidentemente hay que garantizar que el artista reciba la compensación por su trabajo. Pero la red hace posible esto. Pienso ahora en cómo vende sus discos Vetusta Morla. A través de su web, sin intermediarios.

      Es la industria cultural que convierte la cultura en mercancía y a los sujetos en consumidores pasivos la única perjudicada por una concepción de Internet abierta y libre.

      De todos modos, reconozco que en mis palabras se cuela un poco de utopía y deseo y que puedo no estar siendo demasiado realista.

      Un saludo.

  3. Pillo la idea, la voy a rumiar durante un tiempo.

    La explicación es buenísima.

    Pero los profesionales no entienden esta nueva posibilidad, ellos piensan que cuantos menos creadores haya, más beneficios obtendrán. Todo se resume a dinero para vivir mejor.

    Jose Luis Brea murió hace casi un año. Después de leer algo de sus ensayos, creo que se dirige a un público más técnico que sensible, quiero decir, que no explica con razonamientos a la altura de percebes como yo. Es un hombre inteligentísimo y sus ideas son superlativas, pero no es la suya una lectura para todos. Al contrario que esta última explicación de usted, que me llega directamente a los sentidos.

    Gracias profesor.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s