Correspondencia

Bertrand Badiou (ed.): Paul Celan y Gisèle Celan-Lestrange. Correspondencia.

Bertrand Badiou (ed.): Paul Celan y Gisèle Celan-Lestrange. Correspondencia. F. Jarauta (prólogo), M. Armiño (tr. correspondencia) y J. Siles (tr. poemas). Madrid: Siruela, 2008.

La correspondencia entre Paul Celan y su esposa Gisèle es un documento fundamental para comprender el devenir biográfico del mejor poeta en lengua alemana de la segunda mitad del s. XX. Son 677 cartas, prolijamente anotadas, mediante las que podemos asistir casi en directo a la gestación de buena parte de su obra así como leer de primera mano las conflictivas relaciones de Celan con su entorno cultural. Así, la correspondencia aporta información interesante no sólo sobre la pareja Celan sino también acerca de Ingeborg Bachman, el Grupo 47, Heidegger, Cioran, Char, Michaux, Adorno, Scholem, el caso Goll… Veámoslo algo más detenidamente:

Reinhard Federmann, Milo Dor, Ingeborg Bachmann y Paul Celan. Reunión en 1952 del “Gruppe 47” en Niendorf

1. Gisèle.

Antes de hablar de su relación con Gisèle un breve apunte biográfico sobre Paul. Celan nació en Czernowitz, antigua Rumania, en 1920. En 1938 tras comenzar sus estudios de Medicina en París, regresa a casa para las vacaciones de verano, donde le sorprende el comienzo de la Segunda Guerra Mundial. Atrapado en su ciudad natal, comprobará el antisemitismo feroz del Ejército rojo, el régimen nazi y el gobierno nacionalista rumano. Sus padres mueren en campos de trabajo, de tifus Leo, y de un tiro en la nuca Friederike. Celan permanece en un campo de trabajo de Moldavia hasta que es liberado en 1944. Escapa del terror estalinista emigrando primero a Bucarest, luego a Viena, donde inicia una relación amorosa con Ingeborg Bachman, y finalmente a París, donde pedirá la nacionalidad francesa. Su verdadero apellido judío es Antschel que, rumanizado, queda Ancel. Celan, su pseudónimo poético, es el anagrama de Ancel. En 1951 conoce e inicia la correspondencia con Gisèle Lestrange, hija de una rica familia aristocrática y católica que no ve con buenos ojos sus relaciones con Celan: poeta, judío, apátrida… Contraen matrimonio en 1952. François, su primer hijo, muere al poco de nacer. Poco tiempo después, en 1955, nace Eric Celan. En 1957 retoma sus amoríos con Ingeborg Bachman lo cual inquieta levemente a Gisèle, aunque los efectos de las infidelidades de Paul apenas tienen eco en las cartas de Gisèle. Esto nos conduce a un aspecto esencial de su relación: la veneración religiosa de Gisèle hacia Paul, su amor incondicional y algo suicida. Así opina de Paul, a pesar de sus infidelidades:

Eres tan rico, conoces (con un conocimiento verdadero), tienes además un saber, todo esto es tan raro y te ha sido dado tan generosamente, y también has sabido no sólo guardarlo sino hacerlo fructificar y compartirlo. Es muy bello, lo sabes, me lo repito a menudo. [257, 6/8/1965]

Celan, por su parte, suele dar muestras de arrepentimiento. No quiere hablar de separación y se esfuerza en lo posible por salvar su matrimonio:

Ricito, vuelve a mí. Por momentos, en estos últimos años, he creído que debía vivir con arreglo a otra ley. Pero soy, muy profundamente, fundamentalmente, su marido. La comprendo, amor mío, la comprendo. Tantos sufrimientos, tanta soledad, tanta amargura. Pero, aquí, ahora, mi corazón está lleno de usted… (194, 18-1-1965)

Sin embargo, la relación se complica de 1962 en adelante debido a las crisis psicóticas de Paul. Es internado en hospitales psiquiátricos en cinco ocasiones. Por dos veces intenta asesinar a Gisèle. En 1965 la ataca con un cuchillo, y en 1967, amenaza con estrangularla, tras lo cual prueba a suicidarse clavándose un abrecartas en el pulmón. En medio de sus delirios llega incluso a decir que Dios le ha obligado a un sacrificio del estilo de Abraham que pone en peligro la vida de Eric. Según Celan, Dios le ha pedido que elija entre la poesía y Eric. Para tranquilidad de Gisèle dice haber elegido a su hijo.

Gisèle y Paul

A lo largo de la década de los sesenta puede observarse cómo las cartas de Gisèle evolucionan desde el apoyo más conmovedor a la desconfianza y el miedo. El avance irremediable de la locura y el peligro que corren tanto ella como su hijo son los motivos que producen una dolorosa separación final a la que Celan apenas sobrevivirá unos años. Léase, por ejemplo, este fragmento de Gisèle a Paul, ingresado en el psiquiátrico:

Sé la paciencia que necesitas. Sé lo largas que son las jornadas para ti. Pero ya vas mejor y ahora es preciso que esa mejoría se profundice y sea duradera. Tú no puedes, ni quieres, ¿verdad?, correr riesgos de nuevo, para Eric, para ti, para mí, volver a encontrarte en la misma situación que la del pasado octubre. Es preciso que vuelvas a encontrarte por completo en lo verdadero, en tu verdadero tú, entonces de nuevo podrás, estoy segura, escribir, leer, trabajar, y vivir a pesar de las dificultades y las injusticias que nos rodean. Entonces sabrás y podrás reconocer y alegrarte también de lo que no es malo y existe. Las cosas se volverán más sencillas. ¡Oh!, sé bien que todo es difícil en una vida como la nuestra, sé también la soledad, sé también el sufrimiento, sé también la incomprensión en la medida en que tú lo sabes, sino en cierta medida. Pero sé también que está Eric, que está su amor por nosotros dos, vivo y verdadero, sé también que la vida existe y que, a pesar de todo, no todo es malo en ella. [366, 14-3-1966]

En 1970 Celan se suicidó arrojándose al río Sena desde el puente Mirabeau.

2. El caso Goll.

En 1949 Celan conoce al poeta Yvan Goll, ya por entonces enfermo de leucemia. No sólo le cuida en el hospital y asiste a su muerte sino que traduce sus poemas al alemán. Tras la muerte de Yvan, su esposa Claire le encarga una traducción remunerada de la poesía de su marido. Las reuniones de trabajo se prolongan hasta 1951. Sin embargo, Claire Goll impide la publicación del trabajo de Celan pues considera que se nota en demasía la marca del traductor. Poco después le acusa de plagio en cartas anónimas dirigidas a revistas literarias, editores y escritores. A Celan no sólo le afectan las acusaciones de Claire sino también la pasividad de sus supuestos amigos del Grupo 47. Para estos, la poesía de Celan es demasiado abstracta y carece de compromiso político. Los ataques de Claire Goll se prolongarán durante la década de los sesenta y serán aprovechados por críticos literarios antisemitas para acusar a Celan de regodearse en el drama judío y hacer una poesía ininteligible. Celan, por ejemplo, sufre enormemente cuando se entera de que, durante sus lecturas, se mofan de su modo vehemente e histriónico de recitar. La angustia que provoca en Celan el asunto Goll llega a desestabilizarlo por completo, agudizando en extremo sus crisis paranoicas.

3. Cioran.

La relación de Paul Celan con Cioran revela detalles inesperados sobre la vida del propio Cioran. Celan traduce al alemán en 1962 el Breviario de podredumbre. La relación es amistosa y más de una vez Cioran es invitado a casa de los Celan. Sin embargo, desde el momento en que Cioran le confiesa su compromiso con movimientos políticos antisemitas rumanos, la desconfianza está sembrada. En 1967 Celan se entera de que Cioran no había abandonado Rumania en el 38, como él mismo afirmaba, sino en el 41 y, por tanto, había participado en la revolución legionaria que costó la vida a miles de judíos. A partir de ese momento, Celan rompe cualquier tipo de relación.

4. Heidegger. 

La relación de Celan con Heidegger también revela aspectos interesantes de la personalidad del filósofo alemán. Heidegger, cuyo compromiso nazi era conocido por todos, fue, sin embargo, una influencia fundamental en la poesía de Celan. En la década de los cincuenta Celan devoró Ser y Tiempo y Caminos del bosque. Heidegger también fue sensible al lenguaje hermético y místico de Celan. Su apoyo culminó en 1967 con la invitación a Celan para la lectura de poemas en la Universidad de Friburgo. Tras la lectura, Heidegger le invitó a su casa en Todtnauberg. Celan esperaba de Heidegger una muestra de arrepentimiento por el holocausto judío pero resulta que Heidegger, según su hijo, ni siquiera sabía que Celan era judío. Estas fueron las impresiones de Celan al respecto:

La lectura de Friburgo ha sido un éxito excepcional: 1.200 personas que me han escuchado conteniendo el aliento durante una hora, luego, después de haberme aplaudido largo rato, me han seguido escuchando todavía durante un cuarto de hora. Heidegger había venido a mi encuentro – Al día siguiente de mi lectura he estado, con el señor Neumann, el amigo de Elmar, en la cabaña (Hütte) de Heidegger en la Selva Negra. Luego, en el coche, hubo un diálogo serio, con palabras claras de mi parte. El señor Neumann, que fue su testigo, me dijo luego que para él aquella conversación había tenido un carácter de época. Espero que Heidegger coja su pluma y escriba alg[una]s páginas haciéndose eco, y también como advertencia, mientras el nazismo remonta. [536, 2/8/1967]

En 1970 Celan es invitado de nuevo por Heidegger y este, al verlo, certifica que está “incurablemente enfermo [krank]”

5. René Char.

Celan encontró un apoyo esencial en poetas franceses como Char y Michaux. En los momentos más angustiosos del caso Goll Celan escribió cartas a Sartre y a Char pidiendo ayuda, cartas que luego no envió. En la carta a Char dice algo sobre la poesía que merece ser tenido en cuenta a la hora de enfrentarse a los poemas del propio Celan:

… Para todo lo que en su obra no se abría -o aún no se abría- a mi comprensión, he respondido con el respeto y la espera: nunca se puede pretender captar por completo-: sería falta de respeto ante lo Desconocido que habita -o habitará- al poeta; sería olvidar que la poesía se respira, olvidar que la poesía nos aspira. (Pero este soplo, este ritmo -¿de dónde nos viene?) (p. 950)

Unas notas finales para quienes no conozcan la obra de Paul Celan. En primer lugar, en este vídeo puede escucharse a Celan recitando uno de sus poemas más conocidos, Todesfuge, (Fuga de muerte) escrito en honor de las víctimas del terror nazi.

Todesfuge

SCHWARZE Milch der Frühe wir trinken sie abends
wir trinken sie mittags und morgens wir trinken sie nachts
wir trinken und trinken
wir schaufeln ein Grab in den Lüften da liegt man nicht eng
Ein Mann wohnt im Haus der spielt mit den Schlangen der schreibt
der schreibt wenn es dunkelt nach Deutschland dein goldenes Haar Margarete
er schreibt es und tritt vor das Haus und es blitzen die Sterne er pfeift seine Rüden herbei
er pfeift seine Juden hervor lásst schaufeln ein Grab in der Erde
er befiehlt uns spielt auf nun zum Tanz

Schwarze Milch der Frühe wir trinken dich nachts
wir trinken dich morgens und mittags wir trinken dich abends
wir trinken und trinken
Ein Mann wohnt im Haus und spielt mit den Schlangen der schreibt
der schreibt wenn es dunkelt nach Deutschland dein goldenes Haar Margarete
Dein aschenes Haar Sulamith wir schaufeln ein Grab in den Lüften da liegt man nicht eng

Er ruft stecht tiefer ins Erdreich ihr einen ihr andern singet und spielt
er greift nach dem Eisen im Gurt er schwingts seine Augen sind blau
stecht tiefer die Spaten ihr einen ihr andern spielt weiter zum Tanz auf

Schwarze Milch der Frühe wir trinken dich nachts
wir trinken dich mittags und morgens wir trinken dich abends
wir trinken und trinken
ein Mann wohnt im Haus dein goldenes Haar Margarete
deis aschenes Haar Sulamith er spielt mit den Schlangen
Er ruft spielt süsser den Tod der Tod ist ein Meister aus Deutschland
er ruft streicht dunkler die Geigen dann steigt ihr ais Rauch in die Luft
dann habt ihr ein Grab in den Wolken da liegt man nicht eng

Schwarze Milch der Frühe wir trinken dich nachts
wir trinken dich mittags der Tod ist ein Meister aus Deutschland
wir trinken dich abends und morgens wir trinken und trinken
der Tod ist ein Meister aus Deutschland sein Auge ist blau
er trifft dich mit bleierner Kugel er trifft dich genau
ein Mann wohnt im Haus dein goldenes Haar Margarete
er hetzt seine Rüden auf uns er schenkt uns ein Grab in der Luft
er spielt mit den Schlangen und tráumet der Tod ist ein Meister aus Deutschland
dein goldenes Haar Margarete
dein aschenes Haar Sulamith.

[Fuga de muerte

LECHE negra del alba la bebemos al atardecer
la bebemos al mediodía y a la mañana la bebemos de noche
bebemos y bebemos
cavamos una fosa en los aires allí no hay estrechez
En la casa vive un hombre que juega con las serpientes que
escribe
que escribe al oscurecer a Alemania tu cabello de oro Margarete
lo escribe y sale a la puerta de casa y brillan las estrellas silba
llamando a sus perros
silba y salen sus judíos manda cavar una fosa en la tierra
nos ordena tocad ahora música de baile

Leche negra del alba te bebemos de noche
te bebemos de mañana y al mediodía te bebemos al atardecer
bebemos y bebemos
En la casa vive un hombre que juega con las serpientes que
escribe
que escribe al oscurecer a Alemania tu cabello de oro Margarete
Tu cabello de ceniza Sulamita cavamos una fosa en los aires
allí no hay estrechez

Grita cavad más hondo en el reino de la tierra los unos y los
otros cantad y tocad
echa mano al hierro en el cinto lo blande tiene ojos azules
hincad más hondo las palas los unos y los otros volved a tocar
música de baile

Leche negra del alba te bebemos de noche
te bebemos al mediodía te bebemos al atardecer
bebemos y bebemos
un hombre vive en la casa tu cabello de oro Margarete tu cabello de ceniza Sulamita y él juega con serpientes

Grita tocad más dulcemente a la muerte la muerte es un
maestro de Alemania
grita tocad más sombríamente los violines luego subiréis
como humo en el aire
luego tendréis una fosa en las nubes allí no hay estrechez

Leche negra del alba te bebemos de noche
te bebemos al mediodía la muerte es un maestro de Alemania
su ojo es azul
te alcanza con bala de plomo te alcanza certero
un hombre vive en la casa tu cabello de oro Margarete
atiza sus perros contra nosotros nos regala una fosa en el aire
juega con las serpientes y sueña la muerte es un maestro de
Alemania
tu cabello de oro Margarete
tu cabello de ceniza Sulamita]

Mohnn und Gedächtnis (1952) [Amapola y memoria. Jesús Munárriz (tr.) Madrid: Hiperión, 1985, Fuga de muerte, pp. 57-59]

Los libros de poemas de Celan están publicados por Trotta en Paul Celan: Obras completas. José Luis Reina Palazón (tr.) Madrid: Trotta, 1999. Por esta obra Reina Palazón recibió el Premio Nacional de traducción. También lo obtuvo por su versión de las obras completas de Georg Trakl. Asimismo ha traducido para Trotta la correspondencia de Celan con la poetisa judía Nelly Sachs (Premio Nobel, 1966) y Los poemas póstumos. En vida Paul Celan publicó ocho libros de poemas más el discurso Der Meridian, pronunciado al recoger el premio Büchner. Añado las traducciones de Celan previas a la de Reina Palazón. Son muy estimables las de Jesús Munárriz para Hiperión.

  1. Der Sand aus den Urnen, (1948) [La arena de las urnas. Celan rechazó este libro una vez editado por contener demasiadas erratas. Algunos de sus poemas están incluidos en el siguiente, Amapola y memoria.]
  2. Mohnn und Gedächtnis (1952) [Amapola y memoria. Jesús Munárriz (tr.) Madrid: Hiperión, 1985]
  3. Von Schwelle zu Schwelle (1955) [De umbral en umbral. Jesús Munárriz (tr.) Madrid: Hiperión, 1985]
  4. Sprachgitter (1959) [Reja de lenguaje. J. Francisco Elvira Hernández (tr.). Piedrahita: Sexifirmo, 1974]
  5. Der Meridian (discurso pronunciado al recibir el premio Georg Büchner en 1960, impreso en 1961)
  6. Die Niemandsrose (1963) [La rosa de nadie. J. Francisco Elvira Hernández (tr.). Piedrahita: Sexifirmo, 1976]
  7. Atemwende (1967) [Cambio de aliento. Felipe Boso (tr.) Madrid: Cátedra, 1983]
  8. Fadensonnen (1968) [Hebras de sol. Jaime Siles y Ela Fernández Palacios (tr.) Madrid: Visor, 1990]
  9. Lichtzwang (1970). [Compulsión de luz.]

En 1990 Michael Nyman puso música a seis poemas de Celan para que fueran interpretados por la vocalista alemana Ute Lemper. Me gustan especialmente los temas, ‘Chanson einer Dame im Schatten’ [Canción de una dama en la sombra] y ‘Nächtlich geschürzt’ [De noche fruncidos]. En palabras del maestro Nyman: Six Celan Songs

This cycle of settings of poems by Paul Celan was written between May and July 1990 for Ute Lemper. The texts are taken from the following collections: ‘Chanson einer Dame im Schatten’ and ‘Corona’ from Mohn und Gedáchtnis (1952), ‘Nächtlich geschürzt’ from Von Schwellezu Schwelle (1955), ‘Blume’ from Sprachgitter (1959), and ‘Es war Erde in ihnen’ and ‘Psalm’ from Die Niemandsrose of 1963. The settings of ‘Corona’ and ‘Blume’ both introduce an eight-bar chord sequence derived from Chopin’s Mazurka in A minor, op. 17 no.4 (the introduction to which was used by Gorecki in his Symphony No.3). During the writing of ‘Blume’, on 7 June 1990, my mother died, and the cycle is dedicated to her memory.

En enero de 2006 el novelista irlandés John Banville ideó, a petición de la BBC, una obra de teatro radiofónico en la que imaginaba el encuentro que tuvo lugar en 1967 entre el filósofo nazi Martin Heidegger y el poeta superviviente del holocausto Paul Celan. El encuentro se produjo en Todtnauberg, pequeña localidad de la Selva Negra adonde Heidegger se había retirado. Sobre qué pasó sólo tenemos noticia a través de un hermético poema de Celan titulado Todtnauberg. Aunque las críticas que he leído de este experimento radiofónico de Banville no son demasiado buenas, si alguien pudiese informarme cómo conseguir el texto le estaría muy agradecido.

16 replies »

    • Hola Manolo, ha sido extraño leer estas cartas. Leer un documento privado es un poco como mirar “donde no se debe”. No es que leyendo estas cartas uno vaya a intender mucho más de los poemas de Celan. Para mí siguen siendo igual de oscuros. Pero, de algún modo, “recibes mejor la señal”. Sí que somos memoria. Algo tan frágil. Y a través de esta correspondencia te das cuenta de cómo se desintegra una persona y cómo se desintegra el amor también.P.D.: No te pierdas a Celan leyendo Todesfuge. Uno no se imagina que se pueda imitar de ese modo una fuga musical con palabras.Y tampoco te pierdas la Canción de una dama en la sombra que canta Ute Lemper con música de Nyman. Es el mejor Nyman.

      Me gusta

    • Saludos Sebas,Adorno aparece varias veces en la correspondencia pero la relación con Celan fue mucho menos íntima que con Heidegger y Cioran. Son sólo pequeños detalles biográficos.Si mal no recuerdo: Adorno visitó París para dar tres conferencias en el College de France. Celan fue a la primera y Adorno le dedicó su libro sobre Wagner. Celan sintió muchísimo no poder ir a las dos siguientes por estar pasando una crisis de “ansiedad” y le envió una nota para disculparse. De todos modos, la muerte de Adorno supone un golpe para Celan y expresa su pena en alguna de las cartas. Creo que eso es todo. Nada demasiado relevante. Excepto quizás ver las consecuencias reales de la locura: el intenso sufrimiento diario en que vivía un Celan absolutamente paranoico.

      Me gusta

  1. Hace tiempo conocí su Aula de Filosofía, pero ahora he encontrado este Diario de Lecturas y he quedado asombrado. Su trabajo es muy generoso y me resulta tan cercano que sólo me produce alegría y una cierta envidia. Gracias.
    Santiago Mercado

    Me gusta

  2. Celan siempre esperó de Adorno un texto en defensa suya, frente a la campaña des descrédito lanzada por la viuda de Goll. Ese texto no llegó. Está editada,yo he leido la traducción francesa, la breve correspondencia entre ellos, en la que es curioso observar como Adorno elude en repetidas ocasiones , y suena a excusa, el envío de ese texto en el que tantas esperanzas tenía puestas Celan, consciente de la relevancia del “amigo”.-

    Me gusta

  3. Thanks, I loved this blog post. I discovered this weblog using AOL search, moreover undoubtedly loved reading over it, so I will most likely stumble through yet again soon furthermore read up on what's fresh Great Commentary!

    In conclusion , permit me thank you for your understanding with my English as (I'm certain you have become aware this at this time ,), English is not my number one tongue as a result I am utilizing Google Translate to form out how to note down what I genuinely intend to say.

    Me gusta

  4. Todo lo que cuenta tu artículo es muy triste. Tal vez quien no haya pasado una crisis nerviosa (aquí hablas de crisis psicótica, peor aún) no podrá entender nada. Pero amar a alguien y sufrir a la vez una crisis de estas, oigan, es terrible, de las peores experiencias que pueda tener nadie, ni 4 años después consigues superarlo. Te quedas solo.
    Saludos.

    Me gusta

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s