Otros diálogos

Platón: Apología


Platón: Apología, en Platón: Diálogos I. Apología, Critón, Eutifrón, Ión, Lisis, Cármides, Hipias Menor, Hipias Mayor, Laques, Protágoras. Calonge, J. (trad. Apología, Critón, Eutifrón, Hipias Mayor Hipias Menor), LLedó, E. (trad. Ión, Lisis, Cármides), García Gual, C. (trad. Laques, Protágoras) Madrid: Editorial Gredos, 2001

Cuestionario

  1. ¿Cómo puede interpretarse el Oráculo de Delfos que atribuye a Sócrates el rango de hombre más sabio de Atenas?
  2. ¿Cómo rechaza Sócrates la acusación de que corrompe a los jóvenes?
  3. ¿Cómo rechaza Sócrates la acusación de que no cree en los dioses?
  4. Si le ofreciesen a Sócrates el perdón a cambio de renunciar a la filosofía ¿cuál sería su respuesta?
  5. ¿Qué riesgos corre el hombre que defiende la justicia si interviene en la vida pública, en política? ¿Qué dos pruebas aporta al respecto?
  6. ¿Por cuántos votos de diferencia se inclina la balanza en contra de Sócrates?
  7. ¿Cuál es para Sócrates el sentido de una vida digna, el mayor bien en la vida de un hombre?
  8. ¿Cómo convence el espíritu divino que acompaña a Sócrates de que la condena a muerte no es ningún mal, sino un bien?
  9. Sócrates opina que la muerte es o bien un largo sueño o bien un “cambio de morada”. ¿Cómo valora ambas opciones?
  10. ¿Qué pide Sócrates a los atenienses que hagan por sus hijos cuando sean mayores?

Textos para comentar

temer la muerte no es otra cosa que creer ser sabio sin serlo, pues es creer que uno sabe lo que no sabe. Pues nadie conoce la muerte, ni siquiera si es, precisamente, el mayor de todos los bienes para el hombre, pero la temen como si supieran con certeza que es el mayor de los males…

Platón: Apología

Yo, atenienses, os aprecio y os quiero, pero voy a obedecer al dios más que a vosotros y, mientras aliente y sea capaz, es seguro que no dejaré de filosofar, de exhortaros y de hacer manifestaciones al que de vosotros vaya encontrando, diciéndole lo que acostumbro: Mi buen amigo, siendo ateniense, de la ciudad más grande y más prestigiada en sabiduría y poder, ¿no te avergüenzas de preocuparte de cómo tendrás las mayores riquezas y la mayor fama y los mayores honores, y, en cambio no te preocupas ni interesas por la inteligencia, la verdad y por cómo tu alma va a ser lo mejor posible?

Platón: Apología

Pero no es difícil, atenienses, evitar la muerte, es mucho más difícil evitar la maldad; en efecto, corre más deprisa que la muerte.

Platón: Apología

Pero es ya hora de marcharnos, yo a morir y vosotros a vivir. Quién de nosotros se dirige a una situación mejor es algo oculto para todos, excepto para el dios.

Platón: Apología

2 replies »

  1. Los consejos de Sócrates perduran en el tiempo. Diferente es nuestra realidad: aún sintiendo el miedo que causa la posibilidad de la no existencia, el desaparecer, vivimos con la esperanza de ver otro amanecer. Los que parecemos más afortunados vemos perecer nuestra juventud, y caerse nuestra piel por efecto de la misma Tierra y su poderosa fuerza de atracción, que reclama nuestro cuerpo entero, lo que le hemos robado.
    Pero las ilusiones nos mantienen en pie, con gesto erguido.
    Un saludo.

    Me gusta

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s