Diario de lecturas

Giorgio Manganelli: La ciénaga definitiva

Giorgio Manganelli: La ciénaga definitiva. Carlos Gumpert (tr.) Madrid: Siruela, 2002.

La ciénaga definitiva es sensu stricto una alegoría existencialista. Como en cualquier alegoría todos los elementos presentes en ella simbolizan o representan algo. El prófugo es el arquetipo del hombre que, a pesar de no recordar sus fechorías, ya arrastra al nacer el pecado original. Como el alma platónica que, al reencarnarse, olvida todas sus vidas anteriores.

Mi memoria es oscura, cada vez más ajada con el pasar de los años, de cuanto me trajo a este lugar desierto que se me ha convertido en patria (…) ¿Así que he estafado, he cometido violencia, he agredido, he perpetrado actos intolerablemente sacrílegos? (p. 11)

Perseguido, termina arrojándose en brazos de la ciénaga, “un sitio en el que es difícil entrar e imposible salir; donde yo estaré a salvo pero absolutamente solo y excluido para siempre de todo trato humano”. (p. 14) En el centro de la ciénaga existe una casa, un refugio pero ¿quién puede haberlo construido? Es decir, ¿existe alguien o algo que, previendo su llegada haya preparado un hogar que le de amparo?

Quizás un dios haya construido esa casa, pero un dios solitario, propenso al desaire, pendenciero, torvo, que se encuentra a disgusto… (p. 15)

Dios es una hipótesis poco probable. La única certeza es la ciénaga, ese ciclo interminable de la vida, un eterno retorno repulsivo que tiene como origen y meta la putrefacción:

Así pues, fraterno hacia estos insectos, esta pía gusanez, estas tácitas culebras, y poco más que líquidos reptiles, esta agua babosa, plateada y muerta, esta corrupta y vital planicie, reino sin monarca, yo, pues ciénaga mía, en ti me adentraré, y sea mi suerte la que sea ya que no soy distinto de estos diminutos efímeros que hacen de este espacio admirable y horrendo un cementerio y un nido, una generatriz conclusión. (p. 19)

Hasta el centro de la ciénaga la figura del hombre avanza a lomos de un caballo como el alma del mito del carro alado en Fedro. Este caballo no es un animal común sino la propia idea de la “caballinidad”. Pero en lugar de ascender hacia el “mundo verdadero” se adentra cada vez más en una tierra “suntuosamente venéfica”. En lugar de hallar la Idea del Bien concluye en una exaltación de la materia putrefacta…

O acaso no haya sitio aquí para un dios, sólo para este hormigueo de gusanos en tropel, y el dios no sea otra cosa que la totalidad de los gusanos. Y la ciénaga, una llaga en el cuerpo del universo. (p. 23)

Manganelli retuerce el viejo descubrimiento griego que emparenta macrocosmos y microcosmos: “yo, cuerpo humano, nada más que una maquinación laboriosa de efluvios y mohos y babas” (p. 26). Si existiese un dios sólo podría pensarse que nos ha enviado hasta la ciénaga “con el propósito de ver cómo se hunde”. ¿Qué otro destino merece la vida?

… la multitud de un hormigueo desmesurado, un pulular de infinitas guisas de vida, una repelente y diminuta grandiosidad, donde todo repta, silba, atormenta, muere, copula, nace, defeca…una vida repelente e inagotable (p. 35)

Contemplando la ciénaga desde esa casa extraña en la que se ha instalado el prófugo comienza a desenterrar las claves para descifrar correctamente la naturaleza de la ciénaga.

La ciénaga es una maraña de pecados traducidos pacientemente a una alegoría de aguas turbias, de balsas lentísimas, de estanques inertes (p. 42)

El cosmos del Timeo de Platón, ser vivo que contiene a todos los seres vivos, imagen móvil de la eternidad,  se convierte en la escritura de Manganelli en un universo diarrreico:

Sí, este hedor me resulta claro, evidente, comprensible; pero en ese momento me pregunto si la ciénaga, toda la enorme acuosa patria a la que amo, no será otra cosa más que deyecciones, heces, excrementos; pero excrementos ¿de quién, de qué, cómo? Pero no, me digo, nada más que excrementos, heces que tienen lugar en el universo, el universo diarreico, sin que exista un esfínter del que desciendan. ¿No? ¿Ningún esfínter? Pero ¿y si el esfínter fuera, digo yo, uno de esos dioses de los que tanto se discurre? Oh, no, no pretendo decir el esfínter de un dios, sino que el esfínter mismo es un dios, y que el universo son sus deyecciones, pero se entiende que más allá de ese esfínter no hay nada, ni ano, ni intestinos, por lo que las heces a las que nosotros llamamos universo y que yo veo y contemplo han nacido verdaderamente de la nada. ¿No es así? Una sórdida alegría me invade cuando contemplo la ciénaga a guisa de excremento, casi como si hubiera llegado por fin a un grado de intimidad tal con la ciénaga que pudiera insultarla, decirle «¡Mierda!», como si de tal forma fuéramos declaradamente hermanos, compañeros, amantes. La ciénaga se despliega como nacida de un axioma coprolálico, y la contemplo sin miedo, sin veneración, sin esperanza, como algo que me es semejante, puesto que si un dios esfínter la ha generado, yo mismo ¿no habré sido generado de igual manera, no acabaré por ser devuelto a mi naturaleza de excremento, pero excremento del esfínter divino, salido de la nada? (p. 44)

Manganelli desconfía de la alegoría como forma literaria pues puede “desposeer de terribilidad y dignidad” a la ciénaga. Hay que tomar su discurso, por tanto, objetivamente. El universo, la ciénaga, es una enfermedad de la Nada. Cuando Heidegger y los poetas se maravillan ante la pregunta “¿Por qué el ser y no más bien la nada?” yerran por completo. La pregunta adecuada, según Manganelli, sería ¿Por qué demonios el ser, esta ciénaga purulenta, y no por siempre la Nada?

¿Eres, por tanto, la llaga necesaria, eres tú el único indicio de que la nada existe? La nada está enferma, enferma de ti… (p. 57)

Hacia el final del libro el Hombre se esfuerza por convocar al Apocalipsis, al Armagedón, a la purificación por el fuego, a la “justiciedad” definitiva y final.

Esta novela póstuma de Manganelli, muy recomendada por Fernández Mallo en Nocilla Lab, es un texto denso y difícil, una novela de ideas en la que no ocurre nada y se formulan las hipótesis teológicas más descabelladas o más sensatas, según el gusto. En mi opinión, es un veneno adecuado para quienes padezcan de “ilusión trascendental”.

32 replies »

  1. Vayamos con los que padecen de “ilusión transcendental”,o ilusión terrenal a secas, que no hay otra.

    Los venenos son muy buenos para ver cuánto los resistimos, qué antídotos les aplicamos, qué resistencia les tenemos, pero dice un refrán popular (y mira que se equivocan a veces los refranes):”quien anda con mierda se unta”,¡untémonos!pero tengamos al lado el trapo!.

    Ese empeño por rebuscar la ciénaga, el lodo, el fango suena como muy infantil (ojo que digo infantil -muy niño- no infantiloide)y todos seguimos con nuestro niño a cuestas siempre y eso está muy bien.Pero si sabemos del légamo conozcamos también la rosa, la flor, el aire (también el fuego), la tierra, el agua, la LUZ.

    No nos empeñemos (¿impostemos?) en el pantano. El Sr Manganelli supongo que lo hace después de disfrutar de una larga vida como río que va a dar a la mar.

    El mar siempre alegra, pertinaz nos seguirá acogiendo siempre.

    Está bien, préstame esa CIÉNAGA DEFINITIVA, tal vez le haga un poquito de limpieza 8mechero en mano)

  2. 🙂

    Manganelli parece obsesionado con la escatología. Puede que esté fijado en la fase anal o que sea un obsesivo-compulsivo de libro. No sé.

    Pero hay algunas cosas del libro que me han divertido. Lo del “universo diarreico” tiene su gracia. Identificar a dios con un esfínter también. La forma en que rediseña los mitos platónicos es cuanto menos inesperada y provocadora.

    Pero eso sí, no tomar la alegoría como lo que es, mera literatura, sino como algo objetivo como exige el autor, va más allá de mis posibilidades.

    Creo que La ciénaga definitiva hubiera ganado muchosi estuviese escrito con más ironía y cinismo.

    Ya tengo en casa Contra el viento norte. Ya te contaré.

    Saludos.

  3. Hasta el difunto Matías Pascal, tras inventarse una nueva vida, cayó de nuevo en la ciénaga. Parece que todos los caminos conducen a ella. Aunque hay momentos en que se pasa bien chapoteando entre gusanos, por lo menos, con algún buen amigo, o con un buen libro. 😉

  4. He leído ya LA CIÉNAGA DEFINITIVA (la verdad es que cuando vi el autor -nosé porqué, yo no conocía a este- le asocié con Indro Montanelli de mi devoción) y no lo he quemado porque es tuyo, si no vaya orgía de mechero!

    En fin, a ratos he pensado que era ironía aunque fuera difícil verlo, pero luego no, me he convencido que más que nada es IMPOSTURA y empeño en fabular una horrísona ciénaga (aunque la verdad siempre está hablando del color y la textura, poco del sonido)putrefacta, cuyos bichos dan pena.

    Y ese ser que deambula perdido, intentando llegar a la casa en medio de la ciénaga y de atreverse a dar la explicación de Dios (esfinter,etc)y de reafirmar que solo ella existe y que siempre estuvo ahí, me parece bastante peor que las lindezas cómicas de las gasolineras americanas y los zapatos colgados de los árboles que cuenta Fernández Mallo.

    Claro después de estas profundidaes, calculo que la ligereza de CONTRA EL VIENTO DEL NORTE de Glattauer te habrá parecido frivolidad.
    Yo creo que estoy cada día más del lado de la novela americana.

  5. Hola ente, bien traída la mención a Pirandello. El destino de Matías Pascal recuerda esa idea de que la ciénaga es un lugar donde es difícil entrar pero imposible salir. La ventaja de Pirandello sobre Montanelli es que el primero sí tenía sentido del humor.

    Saludos.

  6. Hola Ana,

    “Contra el viento norte” renueva un género muy específico que no está entre mis preferidos. Pero el paso de la lentitud epistolar al vértigo del correo electrónico está bien resuelto.

    Lo que menos me gustó (me irritó bastante) no es culpa del autor sino de la editorial: ese reclamo final que dice “Continuará en CADA SIETE OLAS de próxima aparición en Alfaguara.” El marketing debería quedar fuera de las páginas del libro.

    ¿A qué autores te refieres con novela americana? Probablemente coincidamos en alguno.

    ¿Qué novela recomendarías de Montanelli para empezar?

    Gracias por tu atención al blog.

  7. Bueno muchas preguntas de golpe. Novela Americana lo puede decir uno muy alegremente porque siempre va a acertar, abarca demasiado.

    Bueno entre los clásicos estarían A. Huxley, R. Bradbury, (no John Doss Pasos, ni Faulkner -lo siento_), J.Steinbeck. Entre los más nuevos: H. Hanff (con su 84,Charing Cross Road y sus memorias), y entre los más de ahora mismo, lo que cae: Richard Ford MADRE, por ejemplo (Auster a ratos y no todo)y por supuesto mi novelista científico JAY GOULD ·(LA VIDA MARAVILLOSA par example).

    De MONTANELLI, le conocí cuando años atrás le dieron el Príncipe de Asturias de Humanidades, entonces estaba haciendo yo un estudio de “Diarios y Memorias” ,para un doctorado que nunca acabé, y me leí sus Memorias.

    Cartas y Memorias es un género que me encanta. Entiendo tu irritación por la propaganda del libro de Cada siete Olas, pero eso efectívamente no tiene nada que ver con el autor. Si quieres, no obstante, te puedo llevar al Insti CADA SIETE OLAS.
    De la novela americana (¿inglesa?) me gusta eso, su falta de transcendencia, su retratar la vida ordinaria, las cosas elementales, prácticas, el hombre de la calle, la gente que disfruta, la cáscara de manzana que se te cae sobre el traje en el asiento del metro.

  8. Hola Eugenio. He recordado la obra de teatro de Buero Vallejo: La fundación. El personaje, interpretado por mi admirado Jesús Puente, decía que el hombre no es más que un productor de excrementos. Al margen de esto, la obra tiene un argumento tremendo: lo que parece una habitación de bellas vistas es en realidad otra cosa. Vi este teatro siendo un adolescente y me gustó mucho. El hombre se construye otra realidad al no poder soportar que… (mejor no sigo, para que os llevéis una sorpresa al verlo). Se estrenó en 1974, cuando salíamos ya del franquismo. RTVE lo rodó para Estudio 1 en 1977. Dejo estos datos para los que quieran buscar la grabación en la Red.

  9. Fran, ¡Qué bien ese recuerdo de Buero Vallejo y su FUNDACIÓN, y SU DETONACIÓN y LAS CARTAS BOCA ARRIBA y EL TRAGALUZ, cualquiera de ellas hermosas, duras y comprometidas.

    Buero es el gran trágico del S.XX, lo tenemos como un poco olvidado ahora, porque no está de moda precisamente el teatro (ni la Novela ni la Poesía) comprometido. pero regresará.

    Por mi parte os recomendaría LAS MENINAS, obra también suya y que será inmortal, por el argumento y por el MENSAJE que transmite del artista honesto, fiel a su rey, fiel a su oficio, pero crítico feroz a su rey, crítico valiente a sus compañeros de oficio

  10. Hola A.

    Una precisión: el de Buero Vallejo es ente, no Fran, y seguro que le hace mucho ilusión que nos hayas ilustrado sobre este autor olvidado.

    Coincidimos en Aldous Huxley y Ray Bradbury. Añadiría a Salinger, William S. Burroughs, e. e. cummings, Bukowksi, y Arthur Miller. (También a Faulkner)

    Contemporáneo recomiendo siempre a Foster Wallace: Entrevistas breves con hombres repulsivos, por ejemplos.

  11. Hola a todos. Gracias por la recomendación A.R.R. Me entusiasma aprender de vosotros, que habéis disfrutado de muchas obras literarias.
    A mí me gusta la literatura rusa: Chejov, sus cuentos; Gorki, su bella prosa y sus delicados sentimientos; Tolstoi, sus cuidadas tramas; Gogol, su mezcla de humor y realismo social…
    Ah, pero también me encanta Bradbury, “¡dentífrico DENHAM!”, un visionario acertado y, como soy un niño: Twain, de los americanos.
    Son tantos…
    De Europa: Hesse, Zola, Stendhal y Thackeray, por salpicar esto de variedad.

  12. Y Arthur Miller, ah, cuánto me gustaría ser un cuarto de dramaturgo de lo que fue Miller: Death of a Salesman (1949), The Crucible (1953); y en el cine: The Misfits (1961), con Monty, Marilyn, y Clark Gable.
    Steinbeck, ¡sí! A.R.R., he visto Al este del Edén (1955) y Las uvas de la ira (1940), imagino que sus novelas son iguales de buenas.
    Un saludo.

  13. Ente perdón por bautizarte Fran, pero a Fran no creo que le haya sentado mal.

    ¡Qué alegría que te gusten los rusos, hermosos, entrañables (aunque tristes); para pasarlo bien os recomiendo EL MAESTRO Y MARGARITA de Mijaíl Bulgákov (hay que saber que todo hay que leerlo en clave)y por supuesto mi favorito Nabokov HABLA MEMORIA (o cualquier otra, pero esa es grandiosa).

    De los Alemanes, Hesse, Brecht,Heinrich Böll, y cómo no mi Günter Grass.

    Y si eres muy niño, me sumaré al corro, Twain y su humor ¡qué fantástico!

    Bueno y cualquier día nos enredamos con los egipcios, que es en realidad con los que he estado ahora liada; pero a este paso nos da un empacho.

    Feliz noche de Carnaval ¡a tope!

  14. PULVUM ERIS ATQUE PULVUM REVERTERIS, qué lástima, ya es mercredi de CIÉNAGA, ya se acabaron los carnavales, las carnestolendas, los antruejos, los esperpentos…y a meditar. Lastimosamente dediqué un día de carnaval a meterme en la ciénaga de Manganelli!!! y ahora hemos dado ya de bruces en el MIÉRCOLES DE CENIZA ¿Ubi sunt las brasas? ¿Ubi fue la lumbre? ¿Ubi fue la llama?

    Me haré la tonta, estoy desayunando el zumo agrio-dulce de limón y naranja, las tostadas de cereza, las nueces untosas, ah! ¿pero hoy no estaba decretado ayuno y abstinencia? Tengo que decir que no sé a qué hora entran en vigor las ordenanzas en esta ciudad, y nadie ha venido a avisarme.

    Meditad bien, filios, yo tengo que apresurarme a llegar a primera hora con mis alumnos de 1ºB a hacerles el examen del QUIJOTE, muy propio,tras la batalla de D. Carnal y Dña Cuaresma!!

  15. A.R.R., Eugenio, lo bueno de nombrar entre todos a estos autores es que cobran otro sentido nuestras horas de lectura solitaria. Apunto los nombres, gracias a los dos. No conocía Habla, memoria, de Nabokov, solamente su Lolita. Aprendo.

  16. Hola Ana,

    ser docente desgasta más de lo que usualmente se piensa. Le roba a uno casi todas las energías para disfrutar de la inteligencia. Así que la vuelta de las vacaciones es algo triste pero, por otro lado, también aprendo mucho de los alumnos, su vitalidad y su curiosidad.

    El Quijote no debería ser libro de lectura obligatoria. Lo leí en su día y nunca más lo he vuelto a tocar. Así de mal me sentó el Bachillerato. Tengo ediciones para todos los gustos: ilustradas, sin ilustrar, antiguas, modernas… Pero nada, que no soy capaz de abrirlo otra vez.

    Siento lo de la ciénaga pero la culpa es de Fernández Mallo.

  17. Hola ente, yo también he aprendido mucho de A. R. R. Me ha entrado curiosidad por Buero Vallejo. Mi padre interpretaba sus obras cuando era joven. Allá en los sesenta el teatro ocupaba el lugar que hoy tienen los videojuegos. Personalmente, tengo claro qué prefiero.

    Tampoco conocía yo ese Nabokov.

    Saludos.

  18. Y dale con lo de que el QUIJOTE no debería ser lectura obligatoria, ya lo he resistido en las anotaciones de los exámenes de hoy dos veces; y eso que tanto los alumnos como yo lo hemos pasado muy bien leyéndolo (que es lo que en general han dicho el resto de alumnos)

    Te contaré por ejemplo que el día de los enamorados teníamos que leer (o hice yo que tuviéramos que leer) la carta que D.Quijote escribe a Dulcinea desde Sierra Morena (Dulce amada enemiga mía…), ellos habían mostrado ya su reticencia y yo me había estado preguntando todo el fin de semana cómo podría acercarles la carta.

    Entonces les llevé para ese día una canción de Shakira “Suerte” (no escandalizarse) y otra de Melendi “Cómo se bailan los tangos” (resistir aún por favor) y les dije que escucharan y eligieran una frase de cada una de las canciones, me daba igual cuál, unos eligieron: “estoy hasta el cuello por ti”, otros eligieron: “Vivo a tres palmos del suelo desde el día en que te vi”, etc.
    Entonces les dije que lo compararan con lo que le dice D.Quijote a Dulcinea y fueron haciéndolo uno a uno y lo hicieron muy bien. Luego les dije que si se lo hubiera tenido que explicar a gente de mi generación que no habría utilizado esas canciones que habría utilizado por ejemplo “A perfect day” de Lou Reed o “What a wonderful wordl” de Louis Amstrong, y se las puse también, entonces cuatro o cinco chicos levantaron la mano y dijeron que esas canciones les gustaban más a ellos que las de Shakira y Melendi y que preferían hacer la comparación de la Carta con estas canciones y también lo hicieron muy bien.
    Un chico levanta la mano detrás y me dice si no puedo poner en Youtube el 2º Concierto de Rachmaninov que él es más de esa música y desea hacernos la comparación con él ( yo estaba que no cabía dentro de mí).

    Tras él algo completamente distinto, un alumno rapero, Fernando, me dice que ha compuesto una canción para la ocasión, una canción un poco triste pero parecida a la carta y le digo que la rapee y lo hace, gustándonos a todos mucho.

    Pero no era esa la última sorpresa, una chica me levanta al final la mano y me dice: Ana yo no me quedo ni con la música de Shakira, ni con la de Melendi, ni con la de Lou Reed, ni Amstrong, ni el concierto de Rachmaninov, ni siquiera con la que ha compuesto nuestro compañero Fernando, yo no necesito nada de eso, yo me quedo con la CARTA DE DON QUIJOTE, no necesito nada de eso para comprenderla, me parece muy bonita ¿Puedo leerla en alto?, yo no sabía si subirme por las pardes, di un abrazo a la alumna.

    En fin Eugenio, es una lástima porque ya hemos acabado con él, para otro curso si te animas te apuntas de oyente, lo pasamos muy bien con D.QUIJOTE

  19. Bueno estos chicos son mis chicos (tutoría) de 1º Bach B, también con los del A lo hice, pero todos esos detalles son del B.

    Los tiene Curiel y ya me gustaría compartir muchas veces experiencias con los de Filosofía, pero son muy esquivos (no sé si conoces a los del departamento de Filo de nuestro centro)
    Muchas veces me gustaría decirles que doy clases extras de Filo por ellos y que a ver si espabilan un poco y me añaden a mí algo en la de Literatura, pero…Ayer les preguntaba por Aristóteles y su POËTICA y me decían que no lo habían dado, pero bueno les dije Aristóteles ya lo habréis pasado ¿no? me dijeron que sí, pero que eso no lo habían dado, les hice sacar el libro y efectivamente no venía ni un título de Aristóteles, ni ese ni ninguno (hablo del libro 1º bach.), tata chín,¿y no os lo han nombrado?, no me dijeron, anda chicos de Filosofía que no me dejéis a Aristóteles sin su POÉTICA que yo la necesito y la utilizo para hablar de muchas cosas.
    LA POÉTICA DE ARISTÓTELES, LA DE BOILEAU…

  20. Anoche fui al cine a ver la película “The Artist”, os la recomiendo, un lujo de fotografía (toda en blanco y negro)y un elogio al cine, a los que les gusta su profesión y a los que se empeñan en mantenerla, así como a los que saben cambiar y vivir

  21. Gracias A.R.R. por la recomendación. Creo que esa cinta bebe del musical clásico americano. Da importancia a los sentimientos y transmite algo de dicha, de alegría. Sus intérpretes, el perro incluido, son muy simpáticos. Es extraño que sea tan popular.

  22. ¡Qué fantástico que THE ARTIST se llevó todos los premios! Id a verla: es pura poesía.

    Y Meryl Streep, que lo borda -como siempre- en LA DAMA DE HIERRO, ¡Qué alegría! La tal Dama de Hierro, en la película es LA DAMA DE CORAZONES, La señora Margaret, magnífica, justo es lo contrario en la película a la dama de Hierro, es la ancianita rebelde, melancólica, adusta y humorosa, que ve el mundo por encima del mundo y el mundo le trae ya sin cuidado. Con la certeza además de haber hecho en su vida lo que debía de hacer (errores incluídos), si no la habéis visto, id también; el jueves día del espectador, más barato. Besinus

  23. Tengo curiosidad por ver The artist pero La dama de hierro me parece una tergiversación vergonzosa de la historia. Hacer pasar por feminista avant garde a la amiga del alma de Pinochet me parece poco ético. Soy un tipo con prejuicios políticos, para qué negarlo.

  24. Los perjuicios conviene desterrarlos, es mejor que la vayas a ver.

    El FEMINISMO siempre ha estado maltratado. ¡Qué necesarias han sido las feministas para todo!, desde las sufragistas -tildadas de todo menos bonito- hasta las de ahora mismo. ¡Y qué bien que nos regocijamos con los derechos conseguidos por ellas, las que nunca salimos a la calle, desde nuestra butaca de hoy. GRACIAS FEMINISTAS POR TOUTE.

    La señora Margaret T. fue educada en el más puro sentido del deber y así la saca la película. de FEMINISTA TIENE POCO, más bien romanticona y amante de su marido, un Señor al que agradece su compañía, sus opiniones, su apoyo, su valentía.

    La película no sé si obedece a la verdad (me temo que se acerca bastante)pero me daría igual. Estaríamos como ayer, no podemos enmendar la plana a un escritor ni a un guinista o director de cine; esta película es magnífica

  25. Hola a todos.

    Volviendo a la ciénaga, según leía el comentario de Eugenio, pues no he leído la novela-, me pareció ver en la casa que se encuentra en el centro de la ciénaga, tirando de Heidegger, al mismo lenguaje. Aquello que nos salva y nos condena…

    Más cosas. De los escritores que comentais, creo que no puedo añadir a ninguno más. Teneis la “ventaja” de haber leído más que yo. ¡Es que soy más joven! Sólo apunto a Philp K. Dick.

    En cuanto a cine, la película de “La dama de hierro”, me pareció pura propaganda. No sólamente lavado de imagen (que se lleva mucho ahora- Fraga, p. ej., se ha convertido en un “demócrata de toda la vida”), sino que además me parece ver una justificación de los recortes y demás barbaridades actuales “porque no queda otra”.

    “The artist” no la he visto, pero vi hace unas semanas una película que ya salió de cartelera: “Un dios salvaje”. Me pareció Polanski otra vez.

    Un saludo.

  26. Fran también me han hablado de ese Dios salvaje que intentaré ver.

    La Margaret T. se merece esas críticas vuestras y muchas más, seguro, pero volvemos a estar en las mismas, confundís Ficción y Realidad. Hacéis como los espectadores de la Comedia del siglo de Oro. Al salir del teatro (corral de comedias)al “malo” no le servían vino en la taberna y si acaso había algún traidor amoroso, los mozos le vapuleaban, si la cosa había llegado a violación, secuestro (de ellos está lleno nuestro teatro del XVII)etc el actor tenía que abandonar el pueblo antes de ser despellejado.

    Bueno vosotros hacéis algo parecido; la película no tiene desperdicio, es más como le decía a Eugenio no tiene nada de feminista (¿quién se ha inventado eso?) y se la acusa reiteradamente al personaje lo de Pinochet, bombas del IRA etc, el personaje no concilia el sueño por esas acciones de su pasado. Pero el personaje político además no tiene para mí tanto peso en la película, como el personaje de carne y hueso: La señora Margaret anciana, fuerte y débil a la vez, lúcida y trastocada a la vez, necesitada de su marido que la ronda a modo de espectro y con el que dialoga de manera hermosa, cuidándole, etc.

    Por favor aprendamos a ver cine, a leer, a separar lo Real de la Ficción. Y añadamos toda la ficción metafórica que necesitemos para soportar la vida REAL-REAL.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s