Historia de la Filosofía (Extremadura)

Texto Nietzsche (EBAU Extremadura)

Friedrich Nietzsche en 1867

Nietzsche: Crepúsculo de los ídolos. Andrés Sánchez Pascual (tr.). Madrid: Alianza editorial, 1986, pp. 51-52.

Cómo el “mundo verdadero” acabó convirtiéndose en una fábula

Este capítulo es una breve historia de la filosofía al hilo de la contraposición “mundo real”/”mundo aparente“. Al igual que en el capítulo anterior, “La razón en la filosofía”, se realiza una severa crítica a la metafísica u ontología ya que, según Nietzsche, está infectada de platonismo. Esta crítica puede resumirse en la idea de que se ha creado un supuesto mundo verdadero para escapar a lo problemático y terrible de este mundo. Ese “mundo verdadero”, totalmente ajeno a los sentidos, es considerado el primero, el perfecto, el sublime, cuando en realidad es nada, no-ser. Nietzsche examina en este breve capítulo cómo ha ido degenerando a lo largo de los tiempos el mundo de las Ideas propuesto por Platón . Son seis etapas: Platón, Cristianismo, Kant, Ilustración, Positivismo, Nihilismo y Zarathustra.

a) Comienzos del siglo IV, en Atenas: Platón.

Historia de un error

1. El mundo verdadero, asequible al sabio, al piadoso, al virtuoso,—él vive en ese mundo, es ese mundo.

(La forma más antigua de la Idea, relativamente inteligente, simple, convincente. Transcripción de la tesis “yo, Platón, soy la verdad”.)

Platón: Primera formulación del error: el mundo de las “Ideas”. Este mundo “verdadero” es asequible al sabio y al virtuoso. Recuérdese la conexión socrática entre saber y virtud: sólo quien conoce la Idea del Bien puede actuar virtuosamente. El acceso al “mundo verdadero” implica la renuncia a este mundo de apariencias, abandonar la caverna. El filósofo vive en ese mundo de Ideas, es ese mundo.

Wachowski: Matrix (1999)

Wachowski: Matrix (1999)

En este primer momento, debido al genio de Sócrates y Platón, el “mundo verdadero” es una hipótesis simple y convincente. Su único fundamento es la altura intelectual de sus fundadores: de ahí la máxima “yo, Platón, soy la verdad”.

b)Temprana Edad Media: Cristianismo.

2. El mundo verdadero, inasequible por ahora, pero prometido al sabio, al piadoso, al virtuoso (“al pecador que hace penitencia“).

(Progreso de la Idea: ésta se vuelve más sutil, más capciosa, más inaprensible,—se convierte en una mujer, se hace cristiana…)

El platonismo se funde con el cristianismo. Pero, a causa de esta fusión, la relación entre el hombre y el otro mundo mediante la razón se debilita poco a poco, hasta llegar a ser sustentada sólo por la fe. De esta manera, el mundo verdadero se aleja, se hace inaccesible “ahora”, y es prometido tras la muerte al que hace penitencia. El autor que mejor representa la fusión entre cristianismo y platonismo es San Agustín. La figura del bienintencionado, del piadoso, del virtuoso aparece en Abelardo y triunfa en Santo Tomás de Aquino.

El Greco: Resurrección, 1595, El Prado.

El Greco: Resurrección, 1595, El Prado.

El mundo de las Ideas es simplemente una promesa nunca cumplida. La idea se vuelve “más sutil, más capciosa, más inaprensible” , se convierte en “mujer“. Obsérvese el sexismo de Nietzsche al entender que la naturaleza femenina consiste en una promesa sexual nunca cumplida.

c) Siglo XVIII europeo: Ilustración

3. El mundo verdadero, inasequible, indemostrable, imprometible, pero, ya en cuanto pensado, un consuelo, una obligación, un imperativo.

(En el fondo, el viejo sol, pero visto a través de la niebla y el escepticismo; la Idea, sublimizada, pálida, nórdica, königsberguense.)

La Ilustración y Kant demostraron que las bases teóricas de la metafísica platónico-cristiana eran falsas. La única realidad es la Naturaleza. Para Kant el límite del conocimiento está marcado por la experiencia sensible. El mundo inteligible, el mundo de las ideas, es indemostrable e imprometible. Pero este mundo no desaparece totalmente. En cuanto el hombre no es sólo un fenómeno natural sino también un ser moral, está legitimado a “postular” (pensar) la existencia de Dios, la inmortalidad del alma y su propia libertad pues nuestra naturaleza moral no puede sostenerse sin estos “consuelos“. La existencia de Dios se sostiene por el imperativo moral.

Beksinski. Las Ideas de Platón vistas a través de la niebla y el escepticismo...

Beksinski. Las Ideas de Platón vistas a través de la niebla y el escepticismo…

Éste es el mismo sol de Platón, la Idea del Bien en el exterior de la caverna. Pero la Idea se ha debilitado demasiado. Al principio era objeto directo del conocimiento, luego sólo prometida y ahora es sólo un postulado de la razón práctica, un objeto de “fe racional”, una vaga esperanza. El viejo sol, visto a través de la niebla del escepticismo ilustrado, de la niebla de Königsberg, la ciudad donde nació y vivió Kant.

d) Mediados del siglo XIX: Positivismo.

4. El mundo verdadero—¿inasequible? En todo caso, inalcanzado. Y en cuanto inalcanzado, también desconocido. Por consiguiente, tampoco consolador, redentor, obligante: ¿a qué podría obligarnos algo desconocido?…

(Mañana gris. Primer bostezo de la razón. Canto del gallo del positivismo.)

Impera el método científico como el único modo verdadero de conocimiento. El positivismo toma en serio la idea de Kant de que el conocimiento no puede ir más allá de la experiencia sensible y atribuye sus postulados de la razón práctica a inconfesables prejuicios teológicos. El “mundo verdadero” más allá de los sentidos queda como algo inalcanzado y desconocido. Y, por tanto, tampoco se sostiene la razón práctica kantiana: ya ni obliga, ni consuela, ni redime. Es decir, sin el consuelo de Dios y la inmortalidad del alma qué sentido tiene el deber.

Es el primer bostezo de la razón. Comienza a despejarse la oscuridad creada por Platón, y la razón despierta de su sueño dogmático. En el capítulo anterior Nietzsche afirma “Hoy nosotros poseemos ciencia exactamente en la medida en que nos hemos decidido a aceptar el testimonio de los sentidos, —en que hemos aprendido a seguir aguzándolos, armándolos, pensándolos hasta el final.” El remedio contra la superstición metafísica es la ciencia y los sentidos.

Stephen Hawking

Stephen Hawking

e) Nihilismo activo: Nietzsche.

5. El “mundo verdadero”—una Idea que ya no sirve para nada, que ya ni siquiera obliga,—una Idea que se ha vuelto inútil, superflua, por consiguiente una Idea refutada: ¡eliminémosla!

(Día claro; desayuno; retorno del bon sens [buen sentido] y de la jovialidad; rubor avergonzado de Platón; ruido endiablado de todos los espíritus libres.)

Aparece Nietzsche, que comienza a hacer ver que la historia del mundo “verdadero” es la historia de un error. Esta es la época en que inicia su crítica a la metafísica, representada por Humano, demasiado humano (1878), El paseante y su sombra (1879) , Aurora (1881) y La ciencia jovial (1882). El primero de ellos está dedicado a los espíritus libres. Ante la inutilidad de la Idea, que ni siquiera obliga, se toma la decisión de eliminarla. Este es el nihilismo activo: destrucción de todos los valores suprasensibles heredados de Platón. Retorna el buen sentido, es decir, la asunción de que el único mundo que hay es éste en que vivimos y que el otro, el mal llamado “verdadero”, no era más que una carga. “Ruido endiablado de los espíritus libres”, “rubor avergonzado de Platón”. Es el momento del león. Entre los espíritus libres se cuenta ante todo Voltaire a quien está dedicado Humano, demasiado humano.

The Fight Club (Fincher, 1999)

The Fight Club (Fincher, 1999)

f) INCIPIT ZARATHUSTRA.

6. Hemos eliminado el mundo verdadero: ¿qué mundo ha quedado?, ¿acaso el aparente?… ¡No!, ¡al eliminar el mundo verdadero hemos eliminado también el aparente!

(Mediodía; instante de la sombra más corta; final del error más largo; punto culminante de la humanidad; INCIPIT ZARATHUSTRA [comienza Zaratustra] .)

Comienza Zarathustra: Llega la obra cumbre de Nietzsche Así habló Zaratustra (1883). Toda la metafísica occidental se había construido alrededor de un “mundo verdadero” imaginario que nos servía para orientarnos en el mundo de lo sensible. Es decir, nuestros criterios epistemológicos y morales provenían de ese “mundo verdadero”: el verdadero conocimiento era el conocimiento de las Ideas, el buen comportamiento era el comportamiento afín a la Idea del Bien. Pero ¿y qué hacer tras la desaparición de las Ideas? ¿qué hacer tras la muerte de Dios? ¿qué es verdadero? ¿qué falso? ¿qué esta bien? ¿qué está mal? Tras haber eliminado el “mundo verdadero” hemos eliminado ya no sabemos qué hacer en el “aparente“. De esta desesperanza propia del nihilismo pasivo viene a liberarnos Zaratustra.

Malevich: Cuadrado negro, 1923

Malevich: Cuadrado negro, 1923

En este momento, surge Zarathustra, con su doctrina del eterno retorno y el superhombre. Es el momento de la sombra más corta, es decir, donde ya no hay engaños, donde todo se muestra tal como es. Es el momento del fin del error más largo, es el momento de la verdad. La afirmación del eterno retorno convierte la vida en lo absoluto y nos libera de las pesadas cadenas de la metafísica platónico-cristiana.

Bibliografía

  1. Deleuze, G.: Nietzsche. Barcelona: Anagrama, 1996
  2. Echegoyen Olleta, J.:Historia de la filosofía. Vocabulario y ejercicios. Madrid: Editorial Edinumen, 1996.
  3. Kundera, M.: La insoportable levedad del ser. Valenzuela, F. (trad.) Barcelona: Tusquets Editores, 1992.
  4. Nietzsche, F.:
    • Así habló Zaratustra. Sánchez Pascual, A. (trad.) Madrid: Alianza Editorial, 1992.
    • Crepúsculo de los ídolos. Sánchez Pascual, A. (trad.) Madrid: Alianza Editorial, 2002.
    • Ecce homo. Sánchez Pascual, A. (trad.) Madrid: Alianza Editorial, 1988.
    • El Anticristo. Maldición sobre el cristianismo. Cano G. (trad.) Madrid: Biblioteca Nueva, 2000.
    • El nacimiento de la tragedia. Sánchez Pascual, A. (trad.) Madrid: Alianza Editorial. 1994.
    • El paseante y su sombra. Arántegui, J. L. (trad.) Madrid: Siruela, 2003
    • La ciencia jovial [La gaya scienza]>. Cano, G. (trad.) Madrid: Biblioteca nueva, 2001.
    • La filosofía en la época trágica de los griegos. Moreno Claros, L. F. (trad.)Madrid: Valdemar, 2001
    • La genealogía de la moral. Sánchez Pascual, A. (trad.) Madrid: Alianza Editorial, 1986.
    • Más allá del bien y del mal. Sánchez Pascual, A. (trad.) Madrid: Alianza Editorial, 1988.
    • Sobre verdad y mentira en sentido extramoral. Luis Ml. Villanueva (trad.) Madrid: Editorial Tecnos, 1986
    • La voluntad de poder. Froufé, A. (trad.) Madrid: Edaf, 2001.
  1. Safransky, R.: ¿Cuánta verdad necesita el hombre? Ugarte, V. (trad.) Madrid: Lengua de trapo, 2004
  2. Savater, F.: Idea de Nietzsche. 3ª edición. Barcelona: Editorial Ariel, 2001
  3. Tejedor Campomanes, C.: Historia de la filosofía, 2 Bachillerato. Madrid, Ediciones SM, 2001

7 replies »

  1. Hola!Me podría ayudar en la exposición de la temática de Nietzsche por ejemplo del texto ¨Pongo a un lado,con gran reverencia,el nombre de Heráclito………El mundo ¨aparente¨ es el ¨mundo verdaro¨ no es más que un añadido mentiroso¨perteneciente al ¨El crepusuculo de los idolos¨

  2. Hola, me gustaría saber cómo entiendes exactamente la frase del texto: “Primer bostezo de la razón. Canto del gallo del positivismo”. Uno bosteza cuando está cansado o aburrido. ¿De qué está cansada la razón? Respecto a la segunda parte, para Nietzsche, ¿la razón y el positivismo son términos opuestos? Gracias de antemano y un saludo

    • Hola Beatrix, buena pregunta… La razón bosteza porque lleva despierta desde la noche de los tiempos fabulando sobre el “mundo verdadero”. Está cansada y le ha llegado la hora de irse a dormir. La oscuridad termina, canta el gallo del positivismo. Triunfo de la ciencia y los sentidos.

      La razón metafísica es lo opuesto al positivismo. Tenemos ciencia en tanto en cuanto hemos dejado a un lado la razón de la tradición filosófica y nos hemos centrado en afinar los sentidos.

      Saludos.

    • Hola Jara, frente a la Idea del Bien de Platón Nietzsche propone una transmutación de los valores. El Bien absoluto para Nietzsche es la vida en cada uno de sus instantes. De ahí la idea del eterno retorno.

      Saludos.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s