Cine

Buñuel: Tristana (1970)

Esta es una conocida escena de Tristana, película de Buñuel inspirada en la novela homónima de Galdós. En ella Don Lope, personaje magistralmente interpretado por Fernando Rey, expone la teoría surrealista sobre el trabajo de la que Buñuel habla en sus memorias. El trabajo, categoría idolatrada tanto por Marx como por el pensamiento liberal, no es sino la explotación del hombre por el hombre. En el trabajo el hombre no se realiza, sino que se autodestruye.

El argumento de Tristana es sencillo: Don Lope, prototipo del hidalgo español, se hace cargo de Tristana, “hija natural”, cuando esta queda huérfana. Es, por tanto, su hija, pero no tarda en convertirla también en amante. Con el tiempo, Tristana se harta del viejo Don Lope y se escapa con un pintor italiano. Sin embargo, tras unos años de felicidad vuelve a España presa de una grave enfermedad. Obsesionado con ella, Don Lope la acoge en su casa. Tras serle amputada la pierna, Tristana se casa con Don Lope y se venga del viejo lascivo.

Tristana supuso la vuelta a España de Buñuel tras el escándalo de Viridiana. La película está ambientada en Toledo y no en Madrid como en la novela de Galdós. En los años veinte Buñuel estudiaba en la Residencia de Estudiantes y solía visitar la ciudad. Tenía, dice, un “ambiente indefinible”. En 1923 fundó la Orden de Toledo de la que se nombró a sí mismo condestable. De la Orden formaban parte Pepín Bello, Dalí, Jeanne (esposa de Buñuel), Alberti… Para acceder al rango de caballero había que “emborracharse por lo menos durante toda una noche y vagar por las calles. A menudo, en un estado rayano en el delirio, fomentado por el alcohol, besábamos el suelo, subíamos al campanario de la catedral, íbamos a despertar a la hija de un coronel cuya dirección conocíamos y escuchábamos en plena noche los cantos de las monjas y los frailes a través de los muros del convento de Santo Domingo. Nos paseábamos por las calles, leyendo en alta voz poesías que resonaban en las paredes de antigua capital de España, ciudad ibérica, romana, visigótica, judía y cristiana.” (L. Buñuel: Mi último suspiro, p. 83).  Durante sus visitas a Toledo nunca dejaban de visitar la tumba del cardenal Tavera, esculpida por Berruguete y sobre la que se inclina sensualmente Catherine Deneuve. También aparece en la película el campanario de la catedral del que habla más arriba.

Otro tema filosófico sobre el que puede reflexionarse tras ver la película tiene que ver con las teorías de Freud. Desde la clásica simbología sexual, como el ponerle las zapatillas a Don Lope, hasta  el intrincado Edipo en la relación entre Don Lope y Tristana. El sueño de Tristana en el que la cabeza de Fernando Rey hace de badajo para una enorme campana tiene múltiples e interesantes lecturas. Atracción sexual y hostilidad latente están perfectamente integradas en ese sueño.

El sueño de Tristana

Por último, es interesante que una vez vista la película se reflexione sobre la condición de la mujer durante el franquismo, la represión de la moral católica, el maltrato… Es un documento muy realista que nos puede ayudar a darnos cuenta de cuánto han cambiado las cosas y cuánto tienen aún que cambiar.

Ficha técnica de Tristana

  • Dirección: Luis Buñuel
  • Ayudante de dirección: José Puyol, Pierre Lary, Alvaro Lion
  • Producción: Luis Buñuel, Robert Dorfman
  • Guión: Luis Buñuel, Julio Alejandro
  • Sonido: José Nogueira, Dino Fronzetti
  • Fotografía: José F. Aguayo
  • Montaje: Pedro del Rey
  • Escenografía: Enrique Alarcón
  • Reparto: Catherine Deneuve, Fernando Rey, Franco Nero, Lola Gaos, Antonio Casas, Jesús Fernández, Juanjo Menéndez
  • País(es): España, Francia, Italia
  • Año: 1970
  • Duración: 96 minutos
  • Compañías: Productora Época Films, Talía Films, Les Films Corona, Selenia Cinematográfica

Categorías:Cine, Cine y Filosofía

Tagged as: , , ,

4 replies »

  1. Hola Eugenio. En algún momento de la juventud pareciera que necesitamos liberarnos, como en un estado de catarsis, y caer completamente borrachos o drogados. Lo hace el hombre culto y también el silvestre. Con los años, lo normal es despreciar esta actitud a la que una vez recurrimos.
    Bueno, estas son mis impresiones de la vida, espero no haber molestado a nadie.

    Me gusta

    • Hola Ente, lo normal es esa evolución en cómo vivimos la embriaguez pero también existe otra contraria como la de Bukowski que perseveró toda su vida para permanecer borracho 24/7. Ya que estamos, quiero reivindicar a Bukowski. Es cierto que muchos de sus relatos pornográficos no valen nada y fueron escritos para un uso meramente comercial pero no hay que olvidar al maravilloso Bukowski poeta.

      Me encantaron algunos momentos de este documental (Born into this)

      Un saludo.

      Me gusta

  2. Pues, muchas gracias por compartir este vídeo tan interesante para mi gusto. Mire, me ha hecho pensar que, si no fuera por el miedo a qué pensarán los padres, uno haría muchas cosas que le liberarían de la crudeza sucia y seca de cada día de esta miserable vida.

    Me gusta

  3. Cualquiera podría decir lo mismo, “han llegado tarde las cámaras y los coños apretados”, pero otra cosa es hablar del más bellos silencio que jamás se oyera, y las palabras de sus poemas, mortífera tristeza, replican en la cabeza como la misma del sueño de Tristana, una campana dentro de la otra.

    Me gusta

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s