Diario de lecturas

Amos Oz: Contra el fanatismo

Amos Oz


Amos Oz: Contra el fanatismo. Barcelona: Nuevas ediciones de bolsillo, 2005

Amos Oz es un novelista israelí nacido en Jerusalén en 1939. Competía junto a Paul Auster por el Príncipe de Asturias de este año. Perdió. Mondadori está publicando en su colección De bolsillo algunas de sus novelas. También ha publicado estas tres conferencias (Sobre la naturaleza del fanatismo, Sobre la necesidad de llegar a un compromiso y su naturaleza, Sobre el goce de escribir y el compromiso) bajo el título Contra el fanatismo. En estos días en que Israel ha iniciado una injustificable ocupación del Líbano que ya ha costado la vida a más de trescientos civiles la lectura de Amos Oz nos devuelve un poco la esperanza de la paz.

Según Oz un fanático es quien te quiere tanto que te obligará a pensar y a vivir tal como él piensa y vive. En ese sentido, dice Oz, el 11-S fue un verdadero acto de amor. La meta de Bin Laden no era destruir Estados Unidos sino convertir a Occidente a la verdadera fe; en realidad, piensa el fanático, fue por nuestro bien.

Así que Oz desconfía de los amores y los sentimientos como vía hacia la paz y se encomienda al pragmatismo. Alguien pragmático es simplemente el que es capaz de aceptar la realidad tal como es, diversa: Buenas cercas hacen buenos vecinos. Oz afirma que el problema palestino-israelí es un problema trágico, en el sentido de que ambos bandos tienen razón, ambos bandos reclaman lo que por derecho es suyo. Cuando los problemas son de este tipo, por mucho que duela, hay que ser pragmático y no fanático. ¿Qué significa ser pragmático para Oz? Volver a las fronteras de 1967 y compartir Jerusalén. Así de fácil.

Sin embargo, Oz deja fuera de su reflexión el contexto internacional en que se encuadra actualmente el problema palestino. En estos momentos, el mundo está sumido en una guerra por el petróleo. A veces más virulenta, a veces menos. En esta guerra el poderío militar de Israel en la zona juega un papel fundamental. En estos momentos no creo que se trate tanto de machacar a los palestinos sino de advertir a Siria e Irán.

Categorías:Diario de lecturas, Ensayo

Tagged as:

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s