Filosofía helenística

Epicteto y la vía del samurai

Existe un evidente parecido de familia entre las sentencias del Hagakure o vía del samurai que lee Forest Whitaker en Ghost Dog (Jim Jarmusch, 1999) y la sabiduría estoica representada por estas máximas del Enquiridion de Epicteto.

De lo que existe, unas cosas dependen de nosotros, otras no. Y las cosas que dependen de nosotros son por naturaleza libres, mientras que las que no dependen de nosotros son ajenas. Recuerda que si las cosas por naturaleza ajenas las creyeres libres andarás obstaculizado, afligido, lleno de turbación e increparás a los dioses y a los hombres; en cambio, si sólo lo tuyo juzgas que es tuyo y lo ajeno, como realmente es, ajeno, no increparás a nadie, no acusarás a ser alguno, pues ni te dejarás persuadir de que haya algo perjudicial.

Si sales de casa para bañarte, represéntate las cosas que suelen ocurrir en el baño público: los que salpican, los que dan empujones, los que insultan, los que roban.

Lo que turba a los hombres no son los sucesos, sino las opiniones acerca de los sucesos. Por ejemplo, la muerte no es nada terrible; sino la opinión de que la muerte es terrible, ¡eso es lo terrible!

No pretendas que lo que sucede suceda como quieres, sino quiérelo tal como sucede, y te irá bien.

Nunca digas respecto a nada «Lo he perdido», sino «Lo he devuelto». ¿Ha muerto tu hijo? Ha sido devuelto. ¿Ha muerto tu mujer? Ha sido devuelta.

Si deseas dedicarte a la filosofía, estáte dispuesto desde ahora mismo a ser ridiculizado y burlado por muchos.

¿Ha muerto el hijo o la mujer de otro? Nadie hay que no diga: «Es el destino humano». Pero cuando muere el hijo de ese mismo, al momento: «¡Ay de mí, qué desdichado soy!».

Señal es de incapacidad natural pasarse la vida ocupado en las cosas concernientes al cuerpo, como en hacer mucha gimnasia, comer mucho, beber mucho, evacuar mucho, copular mucho. Estas cosas se han de hacer, más bien, accesoriamente; dedíquese, en cambio, a la mente toda la atención.

Bibliografía

  1. Hitoshi Oshima (ed.): La vía del samurái. Libro de los cinco anillos de Miyamoto Mushashi y Hagakure de Yamamoto Tsunetomo. Amaranta Oshima (tr.) Madrid: La Esfera de los Libros, 2007.
  2. Epicteto: Enquiridión. José Manuel García de la Mora (int., trad. y notas). 2ª ed. Barcelona: Anthropos, 2004.

2 replies »

  1. Hay un estoicismo cristiano. Es una filosofía de la resignación, de la humillación, de la mansedumbre, del resentimiento. El cristianismo, igual que pervirtió a Platón, también lo hizo con el estoicismo.

    Pero también existe este otro estoicismo panteísta, del individuo convertido en destino, en guerrero. La idea de destino no le era ajena a Nietzsche.

    Un saludo.

    Me gusta

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s