Gnosticismo

Simón el Mago

La caida de Simón el Mago

La caída de Simón el Mago

Simón el Mago está considerado el padre del gnosticismo. Vivió en Samaria (Cisjordania) en el siglo primero y fue convertido al cristianismo por Felipe el evangelista. Las fuentes que dan fe de su vida son las habituales para el conocimiento de la doctrina gnóstica: Justino Mártir, Ireneo de Lyon, Hipólito, Clemente de Alejandría y, además, Hechos de los Apóstoles y Apócrifos de Pedro.

Se cuenta en los Hechos de los Apóstoles 8: 9-24 que vivía en Samaria un tal Simón que tenía engañada a la muchedumbre con trucos de magia. Convertido al cristianismo Simón vio en los milagros de que eran capaces los apóstoles una fuente de poder. Cuando Pedro y Juan visitaron Samaria Simón les ofreció dinero a cambio de que le transmitiesen los poderes del Espíritu Santo mediante la imposición de manos. Los apóstoles, ofendidos, rechazaron el ofrecimiento al tiempo que maldecían su naturaleza demoniaca. El origen de la palabra simonía, venta de favores eclesiásticos, está en el intento de soborno de Simón.

La Caida de Simón el Mago (1400) (Simón el Mago en el suelo, Nerón en el trono, Pedro de rodillas rezando y Juan haciendo la señal de la cruz)

Bennozo Gozzoli: La Caída de Simón el Mago (1400) (Simón el Mago en el suelo, Nerón en el trono, Pedro de rodillas rezando y Juan haciendo la señal de la cruz)

En los Apócrifos de Pedro, la leyenda continúa. Se cuenta que Simón viajó a Roma y gracias a sus engaños consiguió apoyos para su recién fundada religión. Simón enseñaba que él era el Padre, que anteriormente se había manifestado como hijo, en la persona de Jesús. Tenía además una compañera, que antes había sido prostituta, y que se decía era la reencarnación de la bella Helena por la que murieron aqueos y troyanos. Pedro fue enviado a Roma para neutralizar la suplantación divina de Simón. El enfrentamiento de Pedro y Simón es digno de una película de superhéroes. La primera prueba es la resurrección de los muertos. Primero Simón consigue que un muerto hable y simule haber revivido. Pedro le advierte que eso no es más que un engaño: una verdadera resurrección requiere que el muerto se levante y continúe con su vida normal. Y entonces Pedro obra el milagro. Simón no se da por vencido y recurre a su truco más popular: el vuelo sin motor. Pedro, irritado con la magia chapucera de Simón, reza a Dios para que lo haga caer. Y así ocurre, Simón cae, como puede verse en las imágenes, rompiéndose una pierna y quedando desautorizado ante los romanos.

¿Qué puede sacarse en claro de estas historias? En mi opinión, su interés reside en demostrar la arbitrariedad del dogma evangélico. Aprendemos, por ejemplo, que en las leyendas de la época eran habituales los hombres santos capaces de resucitar a los muertos, curar enfermedades, volar y demás maravillas. O también, que el catolicismo triunfante nunca vio apropiado colocar una mujer junto al hijo de dios, que la debilidad de Simón por su hetaira no era más que otro síntoma de su corrupción moral.

Este es un buen momento para recordar que la trinidad gnóstica originiraria se componía de Padre, Madre e Hijo, lo cual es razonable e igualitario. Por el contrario, la trinidad católica se compone de Padre, Hijo y Espíritu Santo, un “misterio” y, además, “machista”.

Bibliografía

  • García Bazán, Francisco, La Gnosis eterna. Antología de textos gnósticos griegos, latinos y coptos I, Madrid: Trotta, 2003.
  • García Bazán, Francisco, La Gnosis eterna II. Pistis Sophia. Madrid: Trotta, 2007.
  • Antonio Piñero, José Montserrat Torrents, Francisco García Bazán, Textos Gnósticos. Biblioteca de Nag Hammadi, Tres volúmenes:
  1. Volumen I: Tratados Filosóficos y Cosmológicos, Editorial Trotta: Madrid, 1997 {3ª edición 2007}.
  2. Volumen II: Evangelios, Hechos, Cartas, Editorial Trotta: Madrid, 1999 {3ª edición 2007}.
  3. Volumen III: Apocalipsis y otros escritos, Editorial Trotta: Madrid, 2000.
  • Jonas, Hans, La religión gnóstica. El mensaje del Dios Extraño y los comienzos del cristianismo, Editorial Siruela: Madrid, 2000 (2ª edición 2003).
  • Montserrat Torrents, José, Los Gnósticos, 2 volúmenes; Editorial Gredos: Madrid, 1990.
  • Etienne Gilson: La filosofía en la Edad Media. 6ª reimp. Madrid: Gredos, 1995.
  • Otto Rahn: Cruzada contra el grial. La tragedia del catarismo. 2ª ed. Madrid: Hiperion, 1986
  • Wikipedia: Simón el mago
  • Wkipedia: Gnosticismo

Categorías:Gnosticismo, Religión

Tagged as: ,

2 replies »

  1. Parece ser que en hebreo se traduce originalmente como LA ESPÍRITU SANTO, no estoy para nada acreditada en el comentario, lo he leído y no recuerdo en este momento en dónde. Lo importante es que existe la Santísima Trinidad, es natural, pero tonto, atribuir “sexo” o género a Dios Padre y al Espíritu Santo, en términos humanos, cada que tratamos de encasillar lo sobrenatural en los limitados alcances humanos, fallamos y entonces juzgamos erróneo aquello que es VERDAD, pero que no podemos ver por nuestra propia y debilitada naturaleza humana.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s