Diario de lecturas

Ignacio Gómez de Liaño: Breviario de filosofía práctica


Ignacio Gómez de Liaño: Breviario de filosofía práctica. Madrid: Siruela, 2005.

Este libro se compone de dos conferencias en las que Liaño expone resumidamente lo esencial de su trayectoria filosófica.

La primera de ellas, titulada Composición musical de la persona, es un compendio de dos libros anteriores, Iluminaciones filosóficas (2001) y Sobre el fundamento (2002). Según Liaño la tarea de la filosofía es indagar qué significa ser persona y qué podemos hacer para modelarnos del mejor modo posible.

La segunda conferencia, titulada Diagramas para el conocimiento y la formación del yo es complemento de la anterior. Hace un recorrido por los diferentes diagramas mnemónicos que, para modelar al ser humano, han sido propuestos por gnósticos, budistas y Giordano Bruno. Su repercusión actual puede observarse en el Teatro-Museo de Dalí en Figueras o en psicoterapias de tipo jungiano. Las investigaciones que subyacen a este breve texto pueden encontrarse en sus trabajos sobre Bruno, Mundo, magia y memoria (1973) y El idioma de la imaginación (1983), y en las más de dos mil doscientas páginas que componen El círculo de la sabiduría (1998) y Filósofos griegos, videntes judíos (2000).

He tenido noticia reciente de Gómez de Liaño a través de un interesante artículo sobre El jardín de las delicias incluido en el volumen dedicado a El Bosco por la Fundación Amigos del Museo del Prado. Liaño asimila el misterioso panel central a uno de esos diagramas simbólicos gnósticos a cuya investigación ha dedicado más de veinte años. Considerando que era uno de los mejores artículos del libro decidí conocer un poco más en profundidad su pensamiento. La obra recomendada como introducción es este Breviario de filosofía práctica.

En Composición musical de la persona, la primera conferencia, Liaño dedica las primeras ochenta páginas a exponer una metafísica en la que podemos observar fuertes influencias de Ortega y Nietzsche: “Yo soy yo y mis circunstancias”, el papel decisivo del cuerpo y la sensibilidad, la muerte del yo… Nada extraño y todo en un lenguaje asequible. El resto de la conferencia está dedicado a la parte más personal de su filosofía. Es una filosofía práctica, es decir, busca ofrecer modelos para que la persona se autoconstruya del modo más armónico posible. Las grandes religiones ofrecen a sus fieles relatos en los que inspirarse para modelar su carácter y tomar decisiones. Así, la antigua Grecía ofrecía los modelos de Aquiles (valiente, orgulloso, vengativo) y Ulises (cauto, escéptico, perseverante), y el judaísmo configura su identidad a partir de los protagonistas del A. T. (el sentimiento de culpa, Adán, la paciencia, Job, y una fe a prueba de bombas, Noé o Abraham). El gnosticismo y, más tarde, Giordano Bruno, intentaron ofrecer diagramas mnemónicos repletos de historias de personajes arquetípicos que permitieran al individuo armonizar la compleja multiplicidad del yo. Liaño termina la conferencia exponiendo el significado aproximado de un diagrama de Bruno.

En la segunda conferencia, Diagramas para el conocimiento y la formación del yo, Liaño cuenta cómo descubrió e informó a Dalí de la relación existente entre los diagramas de Bruno que había investigado en los setenta y el Teatro Museo de Figueras. Liaño dedicó los veinte años siguientes al estudio de los diagramas mnemónicos gnósticos (setiano-barbelognóstico, valentiniano, maniqueo) y los mandalas del budismo tántrico. Afirma que, sorprendentemente, los diagramas budistas tienen un claro origen gnóstico.

Dice Liaño que no es suficiente con conocer superficialmente estos diagramas, sino que es necesario practicar mucho para hacerse una idea cabal de su utilidad. Del mismo modo que no tenemos ni idea de lo que es capaz un piano hasta que le dedicamos abundantes horas de práctica, tampoco somos capaces de comprender la utilidad de un diagrama mnemónico sin habernos ejercitado antes con él. Pues esto mismo es lo que le ocurre al propio libro: a partir de la información que ofrece no soy capaz de entrever de ningún modo las enormes posibilidades soteriológicas de los diagramas mnemónicos.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s