Diario de lecturas

Omar Jayyam: Rubayat


Omar Jayyam: Rubayat. Clara Janés y Ahmad Taherí (trad.) Madrid: Alianza, 2007.

Edición biligüe de este clásico universal de la literatura árabe. Frente al fanatismo fundamentalista que asola el mundo islámico las rubayat de Jayyam (1048-1132) nos reconcilian con oriente porque Jayyam, con envidiable espíritu dionisiaco, canta al instante, al vino, al amor y al placer. Y no hace una simple apología del carpe diem, sino que en un tono nietzscheano, asume la ausencia de dioses y el papel en la vida del mal y el dolor. Además, sin dudarlo, rechaza el dogma religioso que engaña a muchos educándolos en vanas quimeras como paraíso e infierno, renuncia, sacrificio y obediencia. Es natural que durante siglos estos breves poemas del sabio sufí estuviesen prohibidos.

Aquí resuenan las enseñanzas estoicas de Epicteto y Quevedo:

136

Pasó el ayer, no guardes de él recuerdo.
Por el mañana que no ha llegado no estés inquieto.
No te apoyes en lo no sucedido ni en lo que fue:
sé alegre, que no se lleve tu vida el viento.

En cualquier caso, mis preferidos son:

81

¿Hasta cuándo pasarás la vida en el egoísmo
o bien preguntando por el ser y el no ser?
Bebe vino, que la vida corre y la muerte va detrás,
y es mejor que transcurra en el sueño o la ebriedad.

31

Cuando el señor ordenó el diseño del universo,
¿por qué a tara y defecto lo sujetó?
Si salió bien, ¿por qué falla?
Si el perfil salió mal ¿de quién es el error?

89

Dicen que el que lleva una vida ascética
se levantará del modo en que muera.
Con vino y amantes sin cesar estemos,
pues así, del hoyo, nos levantaremos.

Categorías:Diario de lecturas, Poesía

Tagged as:

6 replies »

  1. Haré aquí la entrada, en vez de en Pessoa y así tenemos ya aquí un comentario.

    Omar Jayyam siempre es vitalista, la vida es un regalo y hay que saber vivirla, de eso tratan su Rubaiyatas; como dices, efectivamente, nunca fueron aquí elogiadas y mucho menos, se fomentaba su lectura.

    Clara Janés fue también una de las primeras autoras que nos visitó en el AULA LITERARIA, su charla fue magnífica, no por seria y transcendente, sino por su jovialidad y humor, llegó a cantarnos varias canciones y nos desplegó toda su alegría. Coincidía muy bien con mi perspectiva de la vida.

    Como ves, cada día me parezco más a una Nietzscheana, limando sus asperezas. Una pena que a este hombre no le entendiera nadie (¿se le entiende hoy día?), creo que como no se ponga mi hijo Benjamín a explicarlo y a vocearlo por ahí, seguiremos con la idea tétrica de Nietzsche, de su anticristo y de matadioses, con su idea del superhombre que tanto daño hizo a la humanidad, etc, etc, etc.

    Eugenio=el bien-nacido (gene=nacimiento, mujer, madre)¿Por qué te empeñas en arruinarte la alegría?, no tendrás más que esta oportunidad de vivirla. Ya te digo, de tristes y apesadumbrados está lleno el mundo, de alegres no. Hay que ser originales. (No me vayas a decir que alegres y ligeritos de mollera hay demasiado suelto por el mundo ya. No, no es esa mi alegría; hablo de una alegría inteligente, donde el dolor tiene mucha cabida)

  2. ¡Qué pena no haber estado en esa charla de Clara Janés! Sólo conocía de su obra esta traducción tan lograda de Jayyam. ¿Me recomienas algún libro de poemas suyo?

    En clase intento enseñar a los alumnos que la “voluntad de poder” en Nietzsche no es el “tirano” que desea más y más poder, dinero, esclavos… Esta “voluntad de poder” tiene carencias, está mermada, es defectuosa, siempre insatisfecha.

    Gilles Deleuze (que, por cierto, se tiró de un ¿sexto piso? cuando la vida ya no le parecía interesante) da una interpretación muy hermosa de la “voluntad de poder”. Dice que en Nietzsche “voluntad de poder” es “poder de la voluntad”, es decir, es una voluntad plena que no quita, sino que da, como la del artista que no puede evitar parir su obra. Ese es para Nietzsche el verdadero übermensch, el artista: el que ama la vida, las apariencias y las transforma para crear la obra de arte. La “voluntad de poder” crea, da, se ofrece en sacrificio. No roba ni mata como pensaron los nazis.

    Mi carácter. Esta es una anécdota que supongo le ha ocurrido a muchos niños. Cuando tenía ocho años el maestro de religión hablaba con desprecio de Judas en clase. A mí Judas me caía bien. Jesús “tenía superpoderes” y Judas me daba pena porque terminaba colgándose. Así que le hice al maestro las mismas preguntas que hace Jayyam (en otro estilo más directo):

    Cuando el señor ordenó el diseño del universo,
    ¿por qué a tara y defecto lo sujetó?
    Si salió bien, ¿por qué falla?
    Si el perfil salió mal ¿de quién es el error?

    Me llamó hereje y me echó de clase. Literalmente.

    Hoy ya tengo 43 y no he hecho otra cosa en la vida que buscar la respuesta a esas preguntas. Ese es mi destino y mi trabajo. Pero no es incompatible con pasar buenos ratos “en el sueño o la ebriedad”.

    He leído tu relato “Todo tan fácil” y me ha gustado mucho. Me recordó a una película japonesa reciente que comento en el blog “Despedidas”. Si no la has visto creo que te gustará.

    Esa experiencia de un orden cíclico en el Universo con el que conectamos mediante nuestros ritos repetitivos, esa conexión con el todo, está muy bien reflejada en tu relato. Quiero decir que se siente.

    Gracias por dejármelo.

    Saludos.

  3. En ese artículo preisamente, de TODO TAN FÁCIL, intento hacer llegar lo importante y definitivas que pueden llegar a ser ciertas frases, ciertas afirmaciones o negaciones, cuando somos pequeños, cómo se nos cuelan por el oído se apoderan de nuestro cerebro y acampan allí, robusteciéndose incluso. Pero luego hemos de ir desterrándolas, si se requiere, o hemos de ir revisándolas al menos.

    El papel de Judas o el papel de Jesús, son eso, roles que les tocó hacer. Si no se llamara Judas se llamaría de otra manera. JUDAS representa al TRAIDOR, nos guste o no. Traiciona al AMIGO, al MAESTRO, está merecido su castigo. Otra cosa es que como humano me ponga a pensar que no debo juzgar a nadie, que el malo está muchas veces solo, que merece más la compasión que el bueno sin fisuras (la simpatía por el perdedor); pero el papel de Judas es el de TRAIDOR repito.

    En la obra de teatro LA VIDA ES SUEÑO, Calderón soluciona esto muy bien, un final que no suelen entender los chicos. Al soldado que ayudó a Segismundo a salir de la torre Segismundo manda encerrarlo, encarcelarlo, cuando es el único que ellos entienden le ayudó a vencer. Sin embargo era un TRAIDOR A SU PADRE, el rey regente, y al traidor no hay que darle más oportunidades (con una vez basta dice Segismundo).

    Yo creo que lo de Judas es hora de entenderlo de otra manera y aliviar ese corazón. Acuérdate cuando veas el VIDEO de la charla de JOAN MARGARIT las respuestas que les da a ciertas preguntas que le hacen los chicos.

  4. ¿Y que más da quién es el malo o el bueno?, lo importante son los papeles:EL BUENO Y EL MAALO, da igual que uno se lo asigne a Judas y otro a Jesús, etc. Alguien hará siempre esos papeles, cada uno que elija

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s