Aula de Filosofía de Eugenio Sánchez Bravo

Abrir puertas a la filosofía desde la literatura, el cine, el arte, la música, la televisión, la ciencia…

El caso del Hombre de las Ratas

Sigmund Freud

Sigmund Freud

El análisis de un caso de neurosis obsesiva (1909), también llamado el caso del Hombre de las Ratas, pertenece al volumen X de las obras completas de Sigmund Freud en la traducción de Luis López Ballesteros. La neurosis obsesiva es especialmente interesante para descubrir el funcionamiento del inconsciente. En este breve texto Freud presenta el historial clínico y el tratamiento exitoso de un joven paciente, Ernst Lanzer (1878-1914), así como algunas reflexiones generales sobre los procesos anímicos obsesivos.

El paciente se presenta en la consulta afirmando que en los últimos cuatro años ha estado padeciendo miedos injustificados respecto a su madre y su novia además de impulsos suicidas y supersticiones varias. Como es habitual Freud busca el origen de la patología en su sexualidad infantil y descubre en ella el germen del trastorno obsesivo. Desde muy temprano el sujeto experimenta junto al deseo obsesivo de ver una mujer desnuda el temor irracional de que su padre morirá y, a continuación, el despliegue de acciones absurdas para castigarse por haber tenido esa idea.

El desencadenante de la crisis obsesiva del paciente tuvo lugar mientras hacía el servicio militar. Uno de sus superiores, de tendencias algo sádicas, le describió un modo de tortura en el que “se adaptaba a las nalgas un recipiente y se metían en él unas cuantas ratas, que luego…se le iban introduciendo…”. Entonces el paciente tuvo la idea de que ese tormento le fuese aplicado a su novia y a su padre. Al día siguiente su superior le entregó un paquete postal advirtiéndole de que debía pagar el reembolso al teniente A. Pero inmediatamente surgió en él la idea de que si devolvía ese dinero realmente su padre y su novia serían torturados. Y quedó preso del dilema entre la obligación de devolver el dinero y el temor a hacerlo, lo cual degeneró en un viaje surrealista en tren en el que está a punto de bajarse en cada estación con la intención de volver a la oficina de correos para hacer la devolución.

¿Cómo explicar esa irrupción de hostilidad hacia sus seres más queridos? ¿Qué se esconde detrás de la obsesión con la devolución del dinero? Freud vuelve a indagar en la infancia y consigue que el paciente recuerde que tales impulsos hostiles tienen allí su origen. Recuerda que a los doce años se había enamorado de una niña que no le hacía demasiado caso así que fantaseó con que si su padre muriera quizás ella le prestaría más atención. Pensar que puede haber deseado la muerte de su padre desata en él arrebatos de culpa y vergüenza. Freud le explica que a un intenso cariño consciente le corresponde un intenso odio reprimido. Si el cariño no extingue al odio este permanece agazapado en el inconsciente escapándose de vez en cuando.

La hostilidad reprimida hacia su novia se escondía detrás de sus impulsos suicidas. Por ejemplo, en una ocasión en la que estaba prisionero de sus estudios, su novia tuvo que abandonarlo para cuidar a su abuela enferma. Su primera reacción fue desear la muerte de la vieja y, a continuación, imponerse el suicidio como castigo. Otro ejemplo, durante un verano su novia se había ido a un balneario acompañada por un primo suyo, Dick, que la cortejaba. Los celos se manifestaron en la normal fantasía de muerte de Dick acompañada de sanciones como un estricto régimen de adelgazamiento que incluía “correr sin sombrero por las calles bajo el ardiente sol de agosto y a subir las pendientes de la montaña a paso gimnástico, hasta que la fatiga le hacía detenerse bañado en sudor”. Esta manía senderista podía concluir con la tentación de arrojarse desde un precipicio.

Otras actividades obsesivas relacionadas con la amada fueron, por ejemplo, las siguientes: mientras navegaban en barco le ponía siempre una gorra para evitar que le sucediera algo, o en medio de una tormenta tenía que contar hasta 40 o 50 entre trueno y relámpago, o, y esta es la más interesante, el día en que su novia se marchó el sujeto tropezó con una piedra en el camino y decidió retirarla para evitar que el coche de su amada volcara por su culpa. Sin embargo, minutos después regresó para colocarla en su sitio pensando que esas manías suyas no tenían sentido. En este caso se observa claramente que la “obsesión protectora puede sólo significar una reacción -remordimiento y penitencia- contra un impulso antitético, y, por tanto, hostil”. Es decir, en primer lugar retira la piedra para protegerla lo que significa que le guarda rencor por haberse ido y, a continuación, la coloca en su sitio alegando que ha sido estúpido moverla, pero, en realidad, está dando rienda suelta de nuevo a su hostilidad.

Este conflicto entre amor y odio se manifestó también en sus rezos. Durante una temporada religiosa se impuso la obligación de rezar, tarea que cada vez le llevaba más tiempo, pues en sus oraciones se introducían deseos hostiles y blasfemias.

Pero volvamos al conflicto principal,  ¿por qué fantasea el sujeto con que las ratas ataquen a su padre y a su novia? La palabra Ratten (ratas) está asociada a Raten, plazos o dinero, es decir, la herencia que obtendría de su padre cuando este muriera, dinero que le permitiría sellar su compromiso con su novia. Está claro que el padre aparece como un obstáculo para su vida amorosa y de ahí la fantasía sádica. Asimismo, dentro del universo simbólico del paciente, las ratas eran niños, la rata “roe y muerde y con dientes agudos, se muestra sucia, glotona y agresiva” y es castigada por el hombre. Esto saca a la luz el hecho de que a su novia le habían extirpado los ovarios y no podía tener hijos. Aunque incapaz de reconocerlo, experimentaba cierta hostilidad hacia ella por su esterilidad, de ahí la fantasía de las ratas.

¿Y la devolución del dinero?  El paciente sabía muy bien que a quien adeudaba el dinero no era a ningún teniente sino a la joven y bonita dependienta de la oficina de correos. Devolver el dinero significaba, por tanto, abandonar a su novia por otra más fértil.

Del caso del Hombre de las Ratas Freud extrae algunas lecciones generales sobre el comportamiento obsesivo. Por ejemplo, su ambivalencia respecto a la superstición. El obsesivo suele ser lo suficientemente inteligente como para desechar todas las supersticiones populares, pero vive preso de sus propias reglas absurdas. Asimismo la dualidad amor-odio en que se debate suele tener como consecuencia la parálisis de la voluntad así que suelen ser personas que dilatan al máximo dar solución a sus problemas y fantasean con la muerte propia o de otros para no tener que hacerles frente. El combate amor-odio en que vive le conduce, por lo general, a una disociación de la personalidad. Así, por un lado, bondadoso, alegre, reflexivo e inteligente, y por otro, sádico, perverso y violento. En medio, tristemente sometido a constantes rituales absurdos para ahuyentar la culpa.

Una interpretación peculiar, política, del caso del Hombre de las Ratas es la que hace Slavoj Zizek. Aquí tienes el enlace.

23 comentarios el “El caso del Hombre de las Ratas

  1. Pingback: Freud: Cinco psicoanálisis « Aula de Filosofía de Eugenio Sánchez Bravo

  2. Pingback: Lecturas recomendadas Psicología « Aula de Filosofía de Eugenio Sánchez Bravo

  3. Pingback: Slavoj Zizek: una lectura política del Hombre de las Ratas. « Aula de Filosofía de Eugenio Sánchez Bravo

  4. gabriela
    12 agosto, 2009

    En este caso particular de trastorno obsesivo, se destaca una ambivalencia entre sentimientos de amor y odio, semejante a una de las leyes del proceso primario, (icc), ausencia del concepto de contradicción. Cuando Freud extrae sus conclusiones dice que este combate entre el amor y el odio lo conduce a su paciente a una disociación de la personalidad, estariamos hablando de esquizofrenia?, se abriria un pasaje de la neurosis a la psicosis?

    • Eugenio Sánchez Bravo
      12 agosto, 2009

      Creo que no debes confundir disociación de la personalidad y esquizofrenia. Sobre si el trastorno obsesivo compulsivo del protagonista puede suponer un tránsito de la neurosis a la psicosis, creo que sí, totalmente.

  5. gabriela
    14 agosto, 2009

    Es cierto si de ezquizofrenia hablamos hacemos referencia a una personalidad escindida verdad?

  6. Eugenio Sánchez Bravo
    14 agosto, 2009

    Asociar personalidad escindida y esquizofrenia es un tópico que no se ajusta a las definiciones actuales de la psiquiatría. La esquizofrenia está más relacionada las alucinaciones visuales y auditivas y la afectividad plana.

    Cito del artículo de Wikipedia: “El término «esquizofrenia» es comúnmente mal interpretado dandole el sentido de que las personas afectadas tienen una «doble personalidad». Aunque algunas personas con diagnóstico de esquizofrenia pueden escuchar voces y pueden vivir las voces como personalidades distintas, la esquizofrenia no se trata de una persona que va cambiando entre distintas personalidades múltiples. La confusión surge en parte debido a los efectos del significado que le dió Bleuler a la esquizofrenia, literalmente «escisión» o «ruptura de la mente». El primer uso indebido del término dandole la interpretación de «doble personalidad» fue en un artículo del poeta T. S. Eliot en 1933.”

    Por si quieres echarle un vistazo, está muy completo:

    http://es.wikipedia.org/wiki/Esquizofrenia

  7. SJAH
    19 mayo, 2010

    El psicoanálisis está muerto.

    Pleno siglo XXI, con los avances en neurociencia y en genética que tenemos a la mano, más las terapias conductuales… Freud es el ‘Carlos Jesús’ de la psicología.

    Y toda la teoría psicoanalítica no vale más que la ‘Ilíada’ de Homero.

    • ruben alfredo ortiz romero
      15 agosto, 2011

      pues con todo y neurociencia, te podes gastar todo tu dinero, y nadie te cura tu sistema nervioso.muchos especialistas de hoy acuden a FREUD porque el sicoanalisis es muy practico,y efectivo para comprender los moviles de la conducta humana,aunque,ya se sabe que nadie puede tener una solucion absoluta,para cada emfermedad de la sique.pero todo tiene su aplicabilidad.si no te sirve un sistema .buscas otro

      • Eugenio Sánchez Bravo
        16 agosto, 2011

        Esto me parece lo más sensato.

      • Gaby
        29 septiembre, 2012

        Completamente de acuerdo contigo Ruben, tenes toda la boca llena de razón.

        • Anónimo
          23 abril, 2013

          Estoy de acuerdo con ello.Además,si no conocemos del tema todo lo que digamos es una mera especulación.

    • ente
      29 septiembre, 2012

      SJAH, busque usted la importancia de Freud en las enciclopedias, en los diccionarios de psicología. Freud fue un pionero, dedicó su vida al estudio del alma humana, no está bien menospreciar su trabajo, no está bien denigrar su figura. Muchos autores modernos se valen de sus obras para continuar explicando realidades de nuestro comportamiento, véase como ejemplo: Van Rillaer en La agresividad humana. Decía E. Claparéde que la obra de Freud “por su fecundidad, constituye uno de los acontecimientos más importantes que haya registrado jamás la historia de las ciencias del espíritu”.
      Por otra parte, La Ilíada, junto a Gilgamesh o la propia Bíblia, por la antigüedad de sus textos y por el examen que realizan y el testimonio que guardan sobre el ser humano, su amor y su odio, sus ideales, sus temores y sus deseos, no perderán actualidad para los humanos mientras estos conserven sus sentimientos.
      Es vergonzoso el trato que guarda usted para el padre del psicoanálisis.
      No espero respuesta.
      Gracias, Eugenio, por hablar de Freud.

    • Anónimo
      4 diciembre, 2013

      Recuerda que el que no aprende del pasado está condenado a repetirlo… el nubil analista cree que lo de hoy y sus tendencias dan un curso terapéutico más acertivo sin embargo debemos ampliar nuestros conceptos y con ello las terapias para apoyar al ser humano que es tan complejo,,,

  8. SJAH
    19 mayo, 2010

    por cierto, impedir las mayúsculas es obligar al lector/participante a incurrir en constantes faltas de ortografía. fatal.

    • Eugenio Sánchez Bravo
      19 mayo, 2010

      Hola SJAH, el uso correcto de las mayúsculas es importante. El psicoanálisis ha descubierto espacios dentro del ser humano que desconocíamos. Eso es un hecho, lo mismo que la evolución de Darwin. La ortodoxia y las escuelas sí que pueden ser cuestionables.

  9. Isidro Rebollo
    31 enero, 2011

    SJAH, más te vale tener razón en el avance de las neurociencias. .. porque como no te funcione!!!… no sabes el trabajo que te espera, la ardua tarea de salir de la mentira que te aferra a la idea de que la química y el electro darán solución a las preguntas.
    Reza por tener suerte. Mi suerte fue preguntarme en vivo y en directo. Qué peso me quité sin esperar nada de nadie… tan solo de mí. Gracias (A)…Carlos Jesús

  10. Fabri
    23 septiembre, 2011

    quen dice que el psicoanalisis quedo atras? … Hace poco una psicologa que practica Gestalt dijo eso tambien…La respuesta a esa persona es: si, la verdad que hace mucho tiempo que murio Freud ya y Lacan tambien, bastante. Pero quien dice que el psicoanalisis quedo atras? … Hay pseudos-analistas eso es cierto, pero un millon ! … Que ellos hagan mala practica no signifca que el pscoanalsis no funcione…Ahora, algo muy criticable no es para el analizante, sino para el analizado: No se aguanta que no le digan Vos tenes esto con aquello y te vas a curar asi. El analizado quere saber todo y lo quiere ya, si no tiene respuesta busca en otro lado y abandona el psicoanalisis. Pero ! … A tener cuidado cuando se habla de psicoanalisis porque es muy espectacular, hay que saber mirarlo y es aplicable a todo en la vida, simplemente. Asi como se habla de politica, de enfermedades, de relaciones, de deportes, siempre va a estar la nocion de INC que nos dejo Papa Freud o pulson o libido, etc etc etc….Saludos !

    • Ada Alvarez
      10 octubre, 2011

      Hola querido amigo no fui los viernes a la biblioteca pero se que estuvo muy espectacular me contaron,y agradezco tu informe respeto al psicoanálisis.Ya que te encontré buscando el caso clínico del Hombre de las ratas, estoy estudiando la carrera de Causeling y consulte el caso de Freud.Un abrazo y besos de Ada Alvarez trabajo con Moffatt

  11. carolina
    24 octubre, 2012

    muy interesante artìculo!! (y muy penosa la ignorancia de algunos tambien, por cierto)

  12. Ever Samuel
    5 noviembre, 2013

    Esta bueno el articulo, resumido y apropiado para entenderlo.

  13. Pingback: El psicoanálisis y el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) | Sobreviviendo a Sigmund.....

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 21 febrero, 2009 por en Filosofía y Ciudadanía, Psicoanálisis, Psicoanálisis, Psicología, Trastornos personalidad y etiquetada con .

Nº de visitas desde 1/11/2008

  • 3,903,978 visitas
Licencia Creative Commons

Aula de Filosofía de Eugenio Sánchez Bravo se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 3.0 Unported.

Quiero leer o estoy leyendo



















Únete a otros 1.349 seguidores

Follow me on Twitter

no_a_la_lomce
Imalogo
Wikileaks
José Couso crimen de guerra
DMD
febrero 2009
L M X J V S D
« ene   mar »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
232425262728  

Archivos

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.349 seguidores

%d personas les gusta esto: