Diario de lecturas

Jesús Alonso Burgos: Blade Runner. Lo que Deckard no sabía. (2011)

Bladerunner

Jesús Alonso Burgos: Blade Runner. Lo que Deckard no sabía. Madrid: Akal, 2011.

Lo que Deckard no sabía era que en 1992, diez años después del estreno de Blade Runner, a Ridley Scott se le iba a ocurrir destrozar su propia obra maestra con un “montaje del director”.

Scott, en un delirio megalómano, suprime el final feliz, la voz en off y convierte a Deckard en replicante. Como bien explica Alonso Burgos, entre las virtudes del original de 1982 estaban la ambigüedad acerca de la naturaleza del detective y el modo en que evoluciona la visión que tiene de sí mismo y los replicantes. Nada de esto tiene sentido si Deckard es sencilla y llanamente un androide obsesionado con falsos implantes de memoria.

La voz en off del narrador es un recurso cinematográfico imprescindible para ver en el personaje que interpreta Harrison Ford algo más que un asesino en serie. Para terminar, en mi opinión, la sorpresa del final feliz, el luminoso retorno a la Naturaleza, ofrece un contrapunto adecuado a la omnipresente oscuridad de la dominación técnica.

Lo que Deckard no sabía era que Ridley Scott ni siquiera había leído la novela de Philip K. Dick en la que se basa el guión de Blade Runner, ¿Sueñan  los androides con ovejas eléctricas?. La novela del gurú de la ciencia-ficción se centraba más en el conflicto entre el ser humano y el androide. Ridley Scott orienta la película hacia las relaciones entre identidad, memoria y olvido, los tres temas que confluyen en la escena final entre Deckard y Roy.

Alonso Burgos minusvalora la literatura de Philip K. Dick y pasa por alto que su éxito no reside en sus logros formales sino en la potencia de sus visiones, en la naturaleza mística de sus escritos. La idea borgiana de que la metafísica es una de las ramas de la literatura fantástica se materializa en su trilogía final: VALIS (1978), The Divine Invasion (1980), The Transmigration of Timothy Archer (1981).

Lo que Deckard no sabía era que al director de Blade Runner le iba a funcionar a la perfección la maniobra barroca de reciclar y acumular símbolos sobre los que los filósofos derramarían tinta a raudales: la Trinidad (Tyrell creador, Roy crucificado y la paloma que sube a los cielos) sirve para replantear en términos gnósticos el problema del mal. Cuando la criatura se halla frente al creador, le aplasta el cráneo, porque la humanidad es libertad y la libertad tiene cierta tendencia innata hacia el mal. El problema de esta sobrecarga simbólica es que, en realidad, no apunta a nada. Es un escenario teatral, ecléctico y espectacular, pero, en el fondo, vacío, una suma de detritus culturales. La misma virtud y el mismo defecto están presentes en otro gran hito de la ciencia ficción posterior: The Matrix (Lana Wachowski y Lilly Wachowski, 1999).

maxresdefault

Blade Runner (Ridley Scott, 1982)

Lo que Deckard no sabía era que la humanidad no reside en un Test Voigt-Kampff, ni en implantes de memoria, sino en la lucha a muerte por el reconocimiento. Y, aunque resulte difícil ver en Roy algo parecido a una minoría étnica, los replicantes, pellejudos o “skin-jobs”, eran como aquellos indígenas a los que durante la conquista los europeos les negaron el alma y, por tanto, la condición humana. Cabe releer de nuevo algo sobre la Junta de Valladolid donde los intelectuales de la época concluyeron que, si bien los indígenas eran humanos, debían ser tutelados por alguien superior.

Lo que Deckard no sabía era que Ridley Scott venía del mundo de la publicidad, que lo suyo eran los decorados, los escenarios, la potencia de las imágenes, y no tanto el alma de los personajes.

blade_runner_background1

Todo un logro de Ridley Scott dar vida los diseños futuristas de Syd Mead. No han perdido frescura y conservan ese aire melancólico de Nighthaws de E. Hopper.

Ficha técnica

Blade Runner (Ridley Scott, 1982)

Blade Runner (Ridley Scott, 1982)

– Dirección: Ridley Scott

– Ayudante de dirección: Newton Arnold, Peter Cornberg

– Dirección artística: David Snyder

– Producción: Michael Deeley, Charles de Lauzirika (Final Cut version) Hampton Fancher, Brian Kelly, Jerry Perenchio, Ivor Powell, Run Run Shaw, Bud Yorkin

– Diseño de producción: Lawrence G. Paull, Peter J. Hampton (escenas adicionales)

– Guion: Hampton Fancher, David Peoples y Roland Kibbee (sin créditos); basado en la novela ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? (Do Androids Dream of Electric Sheep?, de 1968) de Philip K. Dick.

– Música: Vangelis

– Sonido: Bud Alper (sound mixer), Peter Pennell (editor de sonido)

– Fotografía: Jordan Cronenweth.

– Montaje: Les Healey (Director’s cut), Marsha Nakashima

– Vestuario: Michael Kaplan, Charles Knode, Jean Giraud (sin créditos)

– Efectos especiales: William Curtis

– País: Estados Unidos

– Año: 1982

 

 

 

11 replies »

  1. Hola Eugenio. ¿Los enunciados son tuyos o estaban así en el ensayo original?
    Siempre me ha gustado más el largometraje original de 1982, aunque hubiera tras de él la mano de algún productor (y sus intereses).
    Las novelas de Dick son otro mundo aparte, difícil de explicar, pero lleno de sensaciones (algo así como el de Bradbury).
    Gracias por compartir.

    • Hola ente, fue fácil hacer la reseña porque en muchas cosas estaba de acuerdo con el autor. Un libro bien documentado y bien escrito.

      Me gustan las apreciaciones que hace sobre la versión original frente al montaje del director y la efectividad del exceso de símbolos tan característico del barroco.

      No estoy de acuerdo en la valoración que hace de Philip K. Dick. Nunca me gustó demasiado ¿Sueñan los androides…? pero no es ni de lejos su mejor trabajo.

      Le he dado un toque poético repitiendo varias veces el título pero el texto es mío. 🙂

      Un abrazo.

      • Me gusta hacer preguntas porque me suelen venir bien las respuestas.
        Por si alguien no se atreve a preguntarlo: Rick Deckard es un personaje de la novela “Do androids dream of electric sheep?” (1968).
        Un abrazo.

        “Antes que el amor, el dinero, la fe, la fama y la justicia, dadme la verdad”.
        Henry David Thoreau

  2. Hola Eugenio. ¿Puedo dejar este mensaje aquí?:

    Bladen es un joven estadounidense que padece de osteogénesis imperfecta. En el vídeo que enlazo se queja de gente como el propietario del canal llamado: “LeafyIsHere”, un tipo despreciable que ha llegado a burlarse de personas con autismo. Bladen está cansado de que haya personas ganando dinero riéndose de los demás en YouTube: “… es algo repugnante… he perdido la fe en la humanidad…”:

    Ayudemos a Blanden a ver que no todos somos iguales que “LeafyIsHere”. Por favor, miren el vídeo de Bladen hasta el final y denle un “like”.

      • Tienes toda la razón. Hace unos días, al ver el número tan grande de gente que daba un “pulgar abajo” al vídeo de Bladen, me quedé mal. Pero ya somos muchos más los que le hemos apoyado.
        🙂
        Gracias.

  3. Hola Eugenio. Quizá esto lo sepa ya mucha gente, pero me gustaría comentarlo:
    El nombre de Rick Deckard pudiera ser una referencia a René Descartes.
    Uno de los personajes de la película dice una frase de Descartes: Pienso, luego existo (la chica replicante, Pris: “I think, Sebastian… therefore I am).
    Además, el replicante rubio parece el superhombre de Nietzsche.
    Perdóname por esta simpleza.

    Un saludo cordial.

    • Hola ente, son reminiscencias filosóficas que están ahí. Gracias por recordarlas

      Alonso Burgos explica que es una pena cómo en la versión doblada al castellano se pierde el origen cartesiano de “I think, Sebastian… thereforer I am”.

      Un abrazo.

      • Oh, no había visto la traducción española desde hacía muchos años. Las voces son bonitas, pero el traductor hizo un mal trabajo. Qué pena.
        Me gusta que me recuerdes esos detalles.
        Por cierto, la banda sonora de Blade Runner es muy relajante. Es casi mágica, la recomiendo para relajarse.
        Cuídate.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s