Diario de lecturas

Franz Kafka: Aforismos de Zürau

Franz Kafka con Ottla, su hermana favorita, ca. 1914

Franz Kafka: Aforismos de Zürau. Roberto Calasso (ed., prol. y epílogo). Madrid: Sexto Piso, 2005.

Este es el volumen con el que la editorial Sexto Piso se estrena en España. No puedo evitar que el logo me recuerde al suicidio de Deleuze, a la estrecha frontera entre el conocimiento y la locura.Roberto Calasso reedita estos aforismos que en 1953 Max Brod había publicado con una organización que los devirtuaba completamente y bajo el pretencioso título de Consideraciones acerca del pecado, el dolor, la esperanza y el camino verdadero.

Calasso, por el contrario, utiliza el título mucho más apropiado de Aforismos de Zürau y coloca cada sentencia en un página en blanco como si fuesen breves poemas. La razón del título es que allí, en la pequeña aldea de Zürau, en la casa de su querida hermana Ottla, durante el otoño-invierno de 1917-18, es donde fueron escritos. Por primera vez, gracias a la incipiente tuberculosis que padecía, tenía la excusa perfecta para alejarse de su familia, su trabajo y su matrimonio. Por primera vez, libre, por primera vez, lo dejaban en paz. Sin embargo, el precio por este simulacro de libertad fue una muerte temprana en 1924.

En mi opinión, creo que el relato de La metaformosis podría ser una traducción simbólica de este conflicto: hay cierta autocomplacencia en la autodestrucción pues esta significa para el monstruo una dulce venganza contra la familia, la oficina, la lujuria, el mundo, el Mal.

Los mejores aforismos son apólogos brevísimos cuyo sentido es siempre un enigma “kafkiano”:

Se les ofreció la posibilidad de ser reyes o correos de reyes. A la manera de los niños todos quisieron ser correos. Por eso es que no hay más que correos, que recorren el mundo y se gritan unos a otros los mensajes sin sentido, a falta de reyes. Con gusto le pondrían fin a sus miserables vidas, pero no se atreven por el juramento que prestaron. (p. 64)

Además estos Aforismos de Zürau son muy conocidos porque incluyen las pocas reflexiones teológicas explícitas que Kafka hizo. En un cierto tono budista Kafka habla de “lo indestructible” que habita en nosotros y en el Cosmos, de la fe en el Paraíso… Personalmente, no acabo de encajar estas ideas con el resto de su obra.

Una última cita:

Su desfallecimiento es el de un gladiador tras el combate, su trabajo fue el blanquear un ángulo en el despacho de un funcionario. (p. 50)

Un libro imprescindible.

Categorías:Diario de lecturas, Novela

Tagged as:

1 reply »

  1. Tienes razón, un libro imprescindible (al menos para quienes somos devotos del escritor checo). Por otra parte, hay que tener en cuenta lo que representa esta curiosa pero sumamente significativa obra, pues es expresión de toda una experiencia ontológica que se produce al interior de Kafka-ser, una evolución religiosa cuya consciencia es la voluntad de escribir. Su poética es otro asunto: en Zürau la inquietud trascendente roza muy de cerca la consciencia mística, mas invariablemente con el cariz absurdo de la duda y el distanciamiento escépticos…

    Me gusta

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s