Arte

Fernando Castro Flórez: Sainetes (2004)

fernando-castro-flores-sainetes

Fernando Castro Flórez: Sainetes. Y otros desafueros del arte contemporáneo. Murcia, Cendeac, 2004.

Sainetes es un texto de Castro Flórez dividido en cinco capítulos. Cada uno de ellos se abre con un diagnóstico breve y certero de algún aspecto problemático en el arte contemporáneo. A continuación se desgranan una serie fragmentos sin conexión aparente y en los que “no se concluye nada”. La única lógica en los libros de Castro Flórez es la de la repetición compulsiva de determinadas obsesiones pero sin llegar nunca a salir de un bosque de autores, datos, citas, notas a pie de página y tecnicismos varios. Sin embargo, como he dicho en otra reseña, al concluir la lectura siempre nos es dada alguna sorpresa que nos devuelve el entusiasmo por la Estética. En este caso, la inquietante imaginería beckettiana de Tony Oursler, trasladada con éxito al curioso videoclip de David Bowie.

En el primer capítulo, “Tribulaciones y lección de sombras”, Castro Flórez realiza una introducción a la influyente obra de Omar Calabrese, La era neobarroca. Resultaba típico de la Modernidad interpretar una imagen o un verso como un enigma que ocultaba un mensaje secreto que podía ser devuelto a la luz. Una aproximación neobarroca al mismo problema sugeriría que el enigma no encubre nada, sino que se resuelve en una sobredosis de interpretaciones, en un pliegue infinito.

En “Todo está copiado” el autor da cuenta de uno de los síntomas más llamativos de la decadencia del arte contemporáneo: el potencial subversivo de la obra de arte ha sido mercantilizado y sobrevive sólo en forma de parodia. Así, por ejemplo, esa pareja de filósofos gémelos de Oursler que repiten textos de Baudrilard y Virilio, como si fuese una obra dramática de Beckett. (Switch, 1996).

En el capítulo “¡Qué pantano!”, resalta cómo el artista actual se ha convertido en un sampleador condenado a repetirse a sí mismo. Ya no es noticia ni escándalo que una obra de arte consista en llenar de basura el suelo del museo sino que tampoco sorprende que la señora de la limpieza destruya la obra durante su turno de trabajo. Así ocurrió en la Tate en 2004 y así sucedió hace unos días en un museo de Milán. La falta de magia es anonadante.

Todos somos conscientes de que el arte contemporáneo es un timo gigantesco. La crítica no hace sino dar vueltas una y otra vez al mismo problema: ¿cómo es posible que eso haya ocupado los museos de todo el mundo? En el fondo, lo que se discute es cuál puede ser el origen del valor, ya sea en el arte o en cualquier otro tipo de mercancía. Y la pregunta no nos dirige hacia la belleza o la verdad o la transgresión sino hacia el vacío, la nada. Sin embargo, a pesar de todo, como decía Wilde, “[…] en ningún tiempo la crítica ha sido más necesaria que ahora”.

“Notas descaradas” llama la atención sobre un fenómeno que a Foucault le hubiera sorprendido: el modo en que el “panoptismo disciplinario” se ha convertido en un “extraño deseo de ser vigilados”.

La cubierta es una reproducción de una obra del artista salmantino Domingo Sánchez Blanco, Conferencia al oído (2004). Es sencillo interpretarla: el mandarín imperial representa la figura del comisario o curador de exposiciones que ha adquirido un prestigio inusitado en esta era del arte entendido como inversión financiera. Sus delirios textuales destinados a justificar bienales y trienales de todo el mundo son un ejercicio de puro sadismo hacia el turista-consumidor.

8 replies »

  1. Me sorprende que le dediques tantas entradas a Castro Florez si compruebas que se repite tanto. Tambien me sorprende tu afirmación “Todos somos conscientes de que el arte contemporáneo es un timo gigantesco” con la que estoy de acuerdo, pero me daba la impresiín que estás en sintonía con parte de la estética del arte contemporáneo.
    Yo sí pienso que es un timo y un chiringuito de cierto stablishment en el que participan unos cuantos profesores universitarios muy mediocres.

    Me gusta

    • Hola Hesperetusa,

      no imaginas lo que se repite. Nunca había pensado que un autor de prestigio reconocido llevase por los menos diez años copiando y pegando de un libro a otro páginas y páginas. Ahora bien, eso no es extraño dentro del arte contemporáneo: hacer fotos de fotos y venderlas en ferias de arte es algo habitual 🙂

      Sobre lo que me comentas de mi sintonía con el arte contemporáneo… realmente lo que ocurre es que necesito que alguien le abra posibilidades al mundo ya sea usando la literatura, la música, una performance, lo que sea… la cotidianeidad es terrible y dar clase puede ser muy alienante. Así que necesito el arte, cualquier tipo de arte, como respirar.

      Probablemente conozcas este web (http://universes-in-universe.org/esp/). Me resulta simpático cómo se fusiona la agencia de viajes y el “discurso curatorial”.

      Gracias por comentar.

      Saludos.
      Eugenio.

      Me gusta

      • Ay, yo dambién doy clase, de Historia principalmente, y también es alienante. Además ser profesor de Historia en este país de taifas se ha vuelto incómodo y peligroso.

        Tengo la suerte, mientras me dejen los mandamases ignorantes y sus politicas bárbaras de poder impartir Historia del Arte…, y es verdad, al menos en esa clase se puede sentir cierta compesación.

        Miro el enlace.

        Con lo que cuentas Castro Florez creo que lo mejor será leer su primer libro que es del que debe haber copiado.

        Me gusta

  2. No quiero ser pesao, pero ¿qué pasó con Pola Oloixarac? Hace poco sacó otro libro y a ver si me animo a comprarlo. De hecho, el otro no lo compré.

    Saludos

    Me gusta

    • Hola Matías, para nada pesado. Empecé Las teorías salvajes pero me quedé clavado a las treinta páginas. Me pareció adivinar por dónde iba a ir la cosa: ¿una especie de “antropología de la crueldad”?. Tengo que retomarlo. Pero ahora tengo la mesa llena de exámenes por corregir :).

      Saludos.

      Me gusta

  3. Bueno, de hecho empieza así, pero termina siendo una novela satírica cultísima, con google implicado. También hay instrucciones para hackear google.

    Un saludo y suerte con los exámenes.

    Me gusta

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s