Cine

Mireille Enos, The Killing (Veena Sud, 2014)

10 replies »

  1. Saludos Eugenio:
    Quizá porque estoy dándole vueltas al ” discurso “. Veo las imágenes y ” siento desde la estética del dolor, o del impacto o de la tristeza “. Se me ocurre preguntarte…¿ La realidad de la imagen es su propio discurso ? Un gran saludo.
    Francisco.

    • Hola Francisco, esa es una pregunta complicada. Doy un rodeo.

      ¿Por qué me parecen reseñables estos fotogramas de The Killing? En primer lugar se escucha de fondo a Pollock, sólo que en lugar de pintura es la sangre de las víctimas de un asesinato múltiple lo que decora las parades. Luego, el contraste de la barbarie con el rostro de ángel impasible de la actriz protagonista. Además está el lago, pero lo importante se oculta bajo la superficie. Parece una estampa de calendario pero en el fondo del lago los peces devoran a las jóvenes víctimas de un violador en serie.

      Creo que es la conexión de las imágenes entre sí la que genera una tensión, un antagonismo, que me hace recordar el cine de Lynch. Buen cine.

      En este caso, las imágenes se bastan a sí mismas. Para el espectador, sin necesidad de hacer este ejercicio de interpretación que he hecho aquí, funcionan como una montaña rusa.

      Saludos.
      Francisco.

  2. Hoy he leído esto que dijo Stephen Fry y me gustaría compartir:

    “If you know someone who’s depressed, please resolve never to ask them why. Depression isn’t a straightforward response to a bad situation; depression just is, like the weather.

    Try to understand the blackness, lethargy, hopelessness, and loneliness they’re going through. Be there for them when they come through the other side. It’s hard to be a friend to someone who’s depressed, but it is one of the kindest, noblest, and best things you will ever do.”

    Estoy de acuerdo.

  3. Un largometraje que podrás disfrutar en el cine en noviembre es Interstellar (2014):

    Hay unas secuencias en el espacio que me parecen muy atractivas e inquietantes.

    • Ojalá Nolan vuelva a remontar 🙂 Excepto Memento, ninguna de sus películas me ha gustado demasiado: ni la saga de The Dark Knight, ni Inception, ni The Prestige…

      Bonitos versos de Dylan Thomas recitados por Michael Caine, me parece.

      Do not go gentle into that good night,

      Rage, rage against the dying of the light.

      Un vídeo en el que recita Tom O’Bedlam

      Un abrazo.

  4. Me encanta cuando descubres el tesoro de las cosas, el corazón que está debajo latiendo delicadamente. Sí, en la película es la voz del estupendo Michael Caine la que da vida al poema; las palabras tienen una fuerza fantástica.
    Gracias.

    Nota triste: se murió el editor Jaume Vallcorba, de Acantilado, seguro que tienes algo de ésta (no tuve sino que comprobarlo en el buscador de Aula).

    Un abrazo.

  5. Acantilado hizo un gran trabajo con Zweig y otros autores como Chateaubriand, Tolstoi, Pessoa o Leon Bloy. Aunque compraba sus libros, siempre me parecieron demasiado caros.

    Las grandes editoriales como Random House-Mondadori, a través de gigantes de la distribución como Amazon (aunque ahora estén en guerra), publican en formato e-book pero ahorrando todo lo posible en traductores y supongo que esclavizando a los autores. Venden barato pero el producto es, en muchas ocasiones, infumable. Las editoriales pequeñas como Pálido Fuego o Sexto Piso hacen un producto de calidad pero los libros suelen costar 20, 30 € e incluso más y no estan disponibles en formato e-book.

    Un punto de vista optimista es que cada segmento de la industria editorial tiene su nicho particular y que pueden convivir. Personalmente creo que no es eso lo que ocurrirá. Internet lo absorberá todo y lo que no se integre desaparecerá del mapa. Ya ha ocurrido en la música y también se verá en los libros, la ropa, etc. Hoy he leído que la comida tradicional puede ser sustituida por un bebedizo de polvos llamado Soylent que naturalmente está disponible online. http://www.eldescodificador.com/2014/08/25/polvos/

    Empiezo a notar que el mundo en el que nací, con cines, librerías, restaurantes, tiendas de ropa o de discos está a punto de desaparecer. No siento nostalgia. Sólo constato el hecho de que la generación que está por venir vivirá en un mundo completamente distinto a aquel en el que nosotros crecimos.

    Todo fluye, decía Heráclito. Está bien que sea así.

    Saludos.

  6. Hola Eugenio. Tienes razón.

    Yo no podía comprar esos libros porque el sueldo me daba sólo para comida, alquiler y coche; es verdad que por eso casi todos mis libros son de ediciones baratas, así me entró la afición por los clásicos (¡je, je, je!, esos en algunas editoriales suelen tener precios más asequibles).

    Ahora por las noches leo libros en inglés que encuentro en la Red, como: A practical approach to motor vehicle engineering and maintenance – Third edition (2011), esto es porque estoy desarrollando una inusitada afición a la serie televisiva Wheeler dealers (2003-2014), y todo esto gracias a lo que tu hablas: Internet absorbe las ilusiones, los deseos…

    Sobre los quioscos, las tiendas de ropas, la comida, etc., te cuento una pequeña anécdota: compré unas golosinas en un estanco de la capital y no me las pude comer porque estaban caducadas, ¡ya hasta los niños no compran chucherías en los estancos! El mundo cambia.

    Gracias por todo.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s