Cine

Noah (Aronofsky, 2014) & Transcendence (Pfister, 2014)

Coloco juntas en esta entrada dos películas decepcionantes cuyo nexo común es un fondo crítico e irreflexivo contra la técnica.

Noah (Aronofsky, 2014) es la recreación más chapucera que cabe imaginar del mito bíblico del arca de Noé.  En la filmografía del director contrasta la originalidad de Pi (1998) con los tópicos manidos de The Wrestler (2008) o Black Swan (2010). En cualquier caso, Noah es su peor película.

En la versión de Aronofsky, Noah es un ecologista-guerrero (tipo Avatar de Cameron) al que dios encarga la tarea de salvar a todas las especies animales de la creación excepto al bípedo implume.  Los hombres, descendientes de Caín, se caracterizan por vivir en ciudades, excavar minas, destruir los bosques y matarse unos a otros sin reparos :). Dios decide hacer desaparecer a la humanidad de la faz de la tierra con un diluvio que recuerda las posibles consecuencias del cambio climático.

Cabe mencionar que resultan especialmente patéticos los “ángeles caídos” estilo Transformers que ayudan a Noah en la construcción del arca.

Cuando en la nave ya sólo queda Noah y su familia, el héroe se entera de que va a ser abuelo: dos nietas. Yahvé las ha enviado en un último arrebato de sadismo para que sea él quien decida si la humanidad debe proseguir. De todos modos, Noah, un ecologista radical, un nihilista, un terrorista sin piedad, está convencido de que debe poner fin a un linaje defectuoso y se dispone a degollar a las niñas pero…

Transcendence (Pfister, 2014) cuenta con el aval de Christopher Nolan como productor ejecutivo. Sin embargo, está lejísimos de la relativa calidad del cine de Nolan. Transcendence es un fiasco de proporciones bíblicas. En el fondo, aparte de unos efectos visuales más o menos logrados, no deja de ser la enésima advertencia contra la posibilidad de que algún día la Inteligencia Artificial adquiera conciencia: se convertirá en dios, nos superará y nos destruirá.

La trama de fondo no va más allá de Terminator, Matrix… o Los nueve billones de nombres de Dios, un hermoso cuento de Arthur C. Clarke donde, en el momento en que la computadora Mark V descifra todos los nombres de Dios, “arriba, sin ninguna conmoción, las estrellas se estaban apagando”. La misma idea en esta entrevista a Stephen Hawking para el programa Last Week Tonight de John Oliver.

Categorías:Cine, Propaganda y cine

Tagged as: ,

18 replies »

  1. Hola Eugenio.

    Hace un mes vi esas dos películas. No me gustaron. Me costó resistir hasta el final de sus metrajes. Aún así, hay varias cosas que llevé mejor con Noah (2014): algunas imágenes muy inquietantes y bellas; la idea de que detrás de todo está un Dios estúpido, egocéntrico y sádico; que Noé pasara de las órdenes últimas de ese Dios extraño; y, por último, que enloqueciera para poder resistir tanta mierda…
    De Transcendence (2014) no recuerdo que me gustara nada.

    Un saludo cordial. Sigo eligiendo vivir.

    Me gusta

      • Estimado amigo, estoy redescubriendo esos breves momentos de felicidad que a veces tenemos en la vida. Hay que sembrar mucho y equivocarse a porrillo para tener un minuto de paz interior.

        Ah, tengo que comentarte una escena de película que me asombró y me gustó mucho, pertenece al largo “El Lute 2: Mañana seré libre” (1988); Al Lute (Imanol Arias) la guardia civil le ha dado varios balazos por escapar de su detención; él huye saltando un muro; entonces, por un camino se encuentra a unos labradores o gente de un pueblo, le ven la sangre y hablan de llamar a la benemérita; sorprendentemente el Lute responde haciéndose pasar por un loco de la religión, un tipo que purga sus castigos sangrando. Los campesinos piensan que a estos locos es mejor dejarlos pasar y el Lute continúa su escapada. Esta escena me dejó con la boca abierta.

        Gracias por todo.

        Me gusta

  2. Echo de menos alguna pequeña charla contigo.
    En mi adolescencia, Sissy Spacek me parecía la actriz casi perfecta, sobre todo por su androginia, una mujer nada sensual o carnosa, o así la veía yo.
    Un abrazo y mucho ánimo.

    Me gusta

  3. De verdad Transcendence nos habla de los peligros de la inteligencia artificial o de muchas más cosas. Este blog habla de filosofía, pero me temo que la película no ha sido entendida.

    Me gusta

      • La mayoría de la crítica ha concebido esta película como una suerte de obra antitecnológica, cuando en realidad es precisamente todo lo contrario, en parte. El hecho de promover un asunto ya reiterado en el universo cinematográfico y literario, no significa que en su concepción sea un trabajo contra el control de la inteligencia emocional. Esa sería una visión superficial de lo que la película pretende.

        Desde mi análisis, pone en solfa a nuestro ego, al seguir creyéndonos auténticos dioses, cuando la tozuda realidad demuestra que, visto lo visto, más que dioses somos todo lo contrario, por lo que no estaría de más una seria introspección y, cómo no, poner en duda nuestra propia inteligencia. Desde esa óptica, perfectamente podríamos dejar que una inteligencia superior nos enseñara el camino, sí ese camino que llevamos miles de años dejándolo plagado de minas. Eso supondría perder nuestras “verdades”, nuestra “libertad creadora”. ¿Cuáles son nuestras verdades y cuál es nuestra libertad creadora? En un ejercicio de completa especulación, que resulta obvio en todo este escrito, podríamos imaginar que en un futuro algunos avances tecnológicos dieran con una mayor armonía y simbiosis entre el ser humano y la naturaleza, sin duda mucho mayor que la que nosotros hemos tenido o, mejor dicho, jamás tuvimos, salvo en ese panteísmo inicial de cualquier especie animal. Curiosamente y visto como va el planeta y sus dirigentes, hoy y no es ya especulación, hemos elegido ser gobernados (votamos) por seres sin alma ni espiritualidad, únicamente interesados en el poder y en nuestro dinero, si bien no más que el reflejo de justo lo que haríamos muchos en la misma situación. La mayoría que diría mi abuelo y su sempiterna frase “todo es mentira”.

        En definitiva, si nos libráramos del egoísmo innato, del miedo también innato pero más influido por aquellos que les interesamos adocenados; podríamos llegar a límites dificilmente imaginables hoy día. Pero seguimos ciegos y no dejaríamos que ninguna máquina nos cure ni nos guíe. En la obra, una entidad mixta humana y máquina (vemos que al final él sí es él y no solo lo que la máquina ha confeccionado), tecnológica y éticamente avanzada logra comprender los errores del ser humano y subsanarlos, comprendiendo, entre otras cuestiones, que la violencia tan nuestra no es el camino, logrando una simbiosis con la naturaleza, utilizando energía limpia solar. Pero nuevamente el miedo, el egoísmo y la autosuficiencia ególatra amputan tal posibilidad, al asumir que el hombre perdería su esencia y liberta. ¿Esencia y liberta para?, matar, odiar, violar, guerrear…. Digo parece porque no es así. Esa entidad ha logrado mezclarse y adaptarse, movida por el agua y el aire y llegando a todos los rincones del planeta. Se puede ver en las gotas finales que caen al charquito, donde la entidad sigue viva. El suspenso es para el ser humano, que se queda a ciegas en un mundo sin electricidad donde tendrá que volver a aprender y quizá, cuando sea consciente de su existencia y de la del planeta, esa entidad resurgirá como maestra y guía moral o ética. La película a quien pone en solfa es al hombre, no a esa posibilidad de avance tecnológico. Lo que no quiere decir que tenga o no razón, ahí no entro, pero sí digo que quienes digan que esta película es una crítica a la tecnología no han comprendido nada. Incluso ese final con el amigo dubitativo, reflexionado sobre lo ocurrido, observa maravillado que él, el genio medio máquina medio hombre, ha dejado abierta una tenue posibilidad reflejada en esos dos girasoles a modo de él y ella y esa agua aún con posibilidad de estar purificada por la nanotecnología.

        Se ha dicho que la película es mala y que a mitad de la misma se hace efectista y de típica acción, cuando no es así en ningún momento. ¿Perfecta?, no, obviamente, pero sí mucho más digna que lo que se escribe. Se trata de una obra que consigue plantear una serie de temas de gran profundidad, estando muy por encima de auténticos bodrios artificiales, efectistas y vacíos como Matrix u Origen, dos ejemplos de cine bien valorado, que no soportan el más mínimo análisis.

        Recordemos, que es una película que no solventa, más aún promueve reflexiones. De entre estas me quedo con ¿deberíamos temer aquello que no podemos controlar y, por tanto, aniquilar sin más, desde una óptica que parte de nuestra superioridad? Se ha llegado a escribir diciendo que es “propaganda antitecnológica” . Incomprensible.
        En la película, los contrarios a lo tecnológico, prácticamente todos, aseveran que es solo máquina, que no hay en ella nada de humano y nada del científico, ya que supondría conflictos que “una máquina no puede conciliar”, pero observamos al final que se autosacrifica, contradiciendo todas las afirmaciones previas y demostrando lo contrario. Primero su amor por ella (no nos engañemos, todo es un mecano para una bella historia de amor, si bien por el camino promueve conceptos y reflexiones) y la capacidad de verla morir, morir él y abandonar su visión de un mundo mucho mejor. El desenlace de la película claramente indica que todos estaban equivocados, incluso ella cuando duda de la máquina, de él. El doctor Will, su personalidad y talento, son los que estaban actuando, en una capacidad no conocida al utilizar todo el potencial tecnológico, únicamente guiados para reconducir a la humanidad (insisto, solo analizo, no digo que todo eso me parezca filosóficamente bien, mal o regular. Ese tema nos llevaría océanos de tiempo). No se borraron las personalidades de los “híbridos”, no hubo fallecidos, los que trabajaron para él lo hicieron desde el convencimiento y la aceptación libre. Finalmente el miedo (atisbos religiosos y espirituales) provocó la total destrucción de un don que en la película era la posible inmortalidad, sostenibilidad, un nuevo nivel de empatía entre especies, ecosistemas y su imbricación. Saludos.

        Me gusta

  4. La obra plantea un tema muy recurrente en nuestros tiempos como son los límites de la ciencia y la determinación de una postura ética sobre la inteligencia artificial y su proyección.

    Como toda película moderna que se precie, lamentablemente, juega con el guión y con el espectador. El hecho de que todos, absolutamente todos, estén en contra del genial científico es, sin duda, significativo. Incluso su esposa finalmente sucumbe ante la posibilidad de que su esposo esté abocado a una suerte de locura en la figura de un dios que modifica voluntades y está materialmente dominando el mundo, desde el clima, la medicina, los ecosistemas…

    Toda la obra enfrenta lo humano con esa especie de ser superior plasmado en la figura mixta o híbrida de una mente humana de lucidez y genialidad extrema fusionada con el inmenso potencial de la más alta tecnología. Todos observan aterrorizados como ese dios puede acabar o, mejor, transformar el mundo como lo conocemos. Hacer que los humanos pierdan parte de su esencia, en la presunción de que la esencia humana es intocable, pues somos una figura moldeada por esos dioses que no son más que una invención de un ser tan soberbio que se considera la especie elegida.

    Estamos ante una película circular, pues termina donde empieza, esto es, en ese amigo del científico que al final se da cuenta del grave error que han cometido y busca desesperadamente encontrar algo que sabe que tuvo que dejar el genio. Un pequeño rayo de esperanza antes de la destrucción total de la moderna tecnología y sus “peligros”. Y ese último resquicio o pequeña luz está plasmada en una metáfora sentimental o afectiva que representan esos dos girasoles que no son más que el amor de una mujer soñadora en mundo mejor y el genio que intentó hacerlo realidad, y ese goteo de agua pura y limpia que alimenta a las dos plantas, sí ese H2O que ya no queda en un planeta agotado por el ser humano. Otra nueva fusión entre lo mejor del ser humano, ella y su ideario de salvar ecológicamente el planeta, y él en su ideario de llevarlo a la práctica mediante la tecnología hasta el punto de posibilitar un nuevo status u orden de cosas que nos haga mejores y cohesionados en un estado idóneo con la naturaleza.

    La prueba más evidente de que la máquina fusionada con el hombre, de que ese temor atávico que conduce a su destrucción, era infundado se plasma nuevamente en la inmolación personal, en el abandono de un sueño y de una realidad mucho mejor, en renunciar a salvar el planeta, con tal de cumplir con la petición de su esposa, aún a costa de la muerte final de ésta y de él mismo, solo, someramente salvados en ese último rincón, ese reducto privado que representan los dos girasoles.

    Frente a todo ello, lo humano y el uso de la violencia que es el fácil recuso que siempre empleamos y que acaba destruyendo la obra de un genio, que estaba consiguiente depurar el planeta, hacer a los hombre mejores, utilizando solo energía limpias, depositando en la medicina y en la cura de las enfermedades todo el potencial obtenido a través de la hibridación del hombre y la tecnología. Frente a ello, insisto, el humano responde con la violencia. Por eso al final dicen los humanos, “no ha muerto nadie, no ha utilizado su potencia para aniquilarnos, no ha borrado la memoria y las emociones de las personas, no ha..”. Todo ellos observan el grave error. Y por eso, al principio y al final, observamos un mundo distópico, con las personas cabizbajas … Esa es la película, para bien o para mal o, al menos, lo que yo he podido extraer de la misma. Saludos.

    Me gusta

  5. Y ya puestos a reflexionar pues…

    ¿Es la inteligencia artificial una amenaza para nuestro modo de vida actual? Tal vez aún no pero, ¿qué pasaría si la llevásemos a un nivel superior, si los ordenadores reciben la capacidad no sólo de pensar, también de sentir, o si fuésemos capaces de transportar la mente de un hombre a un ordenador para interactuar con las posibilidades del mismo o con todos los ordenadores del mundo? ¿Qué es un hombre, su cuerpo y su mente, o solo su mente que es la que es capaz de pensar, sentir, amar…? Si no fuese necesario en la virtualidad, ¿necesitamos el lastre de nuestro cuerpo? Ello podría servir para crear un mundo mejor, más eficiente y autosostenible a través de la tecnología o, tal vez, alberga enormes riesgos al no conocer qué efectos puede crear en esa inteligencia artificial o en la mente de ese ser humano que ya habita en lo virtual. Miedos que en el fondo no son más que un reflejo de nosotros mismos, pues al atesorar poder hemos comprobado qué ha sido capaz de hacer nuestra especie con sus semejantes o lo que nos rodea. Por tanto, pensamos que “otros” harían lo mismo, esto es, nuestras atrocidades. ¿Son las emociones positivas y maravillosas o están lastradas de afectividades y sentimientos que engloban lo mejor y lo peor? ¿Debemos de considerarlo revolucionario, emocionante y potencialmente extraordinario o, por el contrario, es sumamente preocupante?

    En la película el hombre que consigue lo que se denomina singularidad o trascendencia, es en esencia un hombre bueno, limpio y honesto que utiliza las enormes posibilidades dadas para fines benefactores, pero y si no fuera así y el ego, el poder, sus pasiones fuesen utilizadas para el exclusivo beneficio personal o de un grupo. Del grupo de aquellos que lo adorasen como a un dios inmortal, bien por miedo, bien por intereses, bien por manipulación… ¿No es eso exactamente el reflejo de nuestra sociedad de ahora y de antaño?, por tanto, ¿debemos de temer lo que ya conocemos? ¿El poder omnímodo corrompe omnímodamente? ¿Es legítimo centralizar el poder en la mente de una sola persona? ¿Es posible que se esté produciendo una alteración afectiva en nuestra sociedad y sus miembros al ser sustituido el contacto físico por el virtual? ¿Ha dado tiempo a nuestra especie a verdaderamente cambiar tan rápido aquello que tenemos como importa arraigada por el efecto de millones de años? ¿Fue internet y por deriva las nuevas tecnologías verdaderamente creado para hacer un mundo mas cercano, eficaz y mejor, o en realidad es una forma de control planetario orweliano y de la desaparición progresiva de las reivindicaciones sociales vía real para hacerlas ya virtuales, pensando que al quejarnos en las redes ya hemos aligerado nuestra conciencia y así ya no ser una preocupación para los que nos gobiernan o para los que dirigen a los que nos gobiernan?

    Me gusta

    • Hola Altaica. Resulta que eso de lo que hablas (y mucho más) ya lo han contado otras películas con más acierto visual y con mejores ideas que este largometraje. La película “Transcendence” parece una copia mala de otra copia regular. No es original y está mal llevada en su realización. Busca en la historia del cine y encontrarás estupendos largometrajes de ciencia ficción (incluso en el cine mudo).

      No pretendo quitarte la razón, todos somos libres de tener una opinión distinta.

      Me gusta

  6. Dejo dos enlaces como muestra de variantes del tema de “Transcendence” de hace ya más de 50 años:

    – “The Brain of Colonel Barham” (1965) http://www.imdb.com/title/tt0667829/
    – “Donovan’s Brain” (1953) http://www.imdb.com/title/tt0045699/

    Cualquiera, con unas horas de tiempo, haría una lista de unas 40 películas o series que han tratado el tema, de ahí que uno puntúe a la baja las nuevas copias, porque siente que ya ha visto esa historia muchas veces. Eso sin contar el asunto de que las máquinas se hacen con todo, antes que “Terminator” la idea estaba en algunos episodios de “The outer limits” (hasta Cameron lo ha reconocido).

    Me gusta

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s