Cine

Cameo de Baudrillard en Falling Skies (2011-2013)

vlcsnap-2013-08-04-13h46m40s167

vlcsnap-2013-08-04-13h46m43s193

vlcsnap-2013-08-04-13h53m37s245

Falling Skies es una serie de televisión de ciencia ficción producida por Steven Spielberg, Ya está en su tercera temporada. El argumento gira, como era de esperar, en torno a una invasión alienígena. Los extraterrestres, llamados Espheni, utilizan ciertos parásitos para modificar el ADN humano y convertirnos en esclavos con ideología de insectos. El resultado es una sociedad mejor, un orden político ideal de corte platónico. Estos devaneos genéticos dan pie a plantear interrogantes sobre cuáles son los límites que definen al ser humano. Es el mismo tópico sobre el que giraba la ya cancelada Stargate Atlantis. En Guía de complejos José Luis Molinuevo analiza espléndidamente el tema.

En cualquier caso, el tema de la entrada es la metedura de pata colosal de los guionistas al citar a Baudrillard como padre de la idea de la imposibilidad de distinguir la realidad del sueño. Este es el problema del que arranca la filosofía de Descartes pero no tiene nada que ver con la teoría del simulacro en Baudrillard. En lo que a la filosofía se refiere Hollywood lleva, al menos, tres siglos de retraso.

Baudrillard, con quien los hermanos Wachowski contactaron para pedirle asesoramiento para The Matrix, insistía en que el problema cartesiano no tenía nada que ver con el simulacro, que, desde Nietzsche, la dualidad apariencia/realidad había entrado en una crisis definitiva.

Las ideas expuestas por Baudrillard en Simulacres et Simulation (libro publicado en 1981 y del que aún no tenemos una traducción completa al castellano) sugieren que lo que llamamos real ha sido sustituido por lo virtual, lo más verdadero que lo verdadero y más falso que lo falso. Para entender esta paradoja piensa en la pornografía. Nunca se ha rodado con tanto detalle y tan de cerca la actividad sexual y al mismo tiempo nunca antes la habíamos falseado tanto. Lo mismo vale para la guerra televisada o el capital. Lo virtual es por naturaleza obsceno y esto está íntimamente relacionado con que la pornografía sea el antecedente directo de la producción de la subjetividad como mercancía, objetivo último de las redes sociales.

En cualquier caso, uno de los libros de Baudrillard se titula El crimen perfecto. Este, dice el filósofo francés, es aquel en el que no se encuentra el cuerpo de la víctima. Eso es precisamente lo que ha ocurrido con lo real. Ha desaparecido. ¿Qué guerra existe fuera de las imágenes de la guerra? ¿Qué valor tienen las cosas fuera del que marca un capital que ha enloquecido?

13 replies »

  1. Parafraseando a Baudrillard, diría que la obscenidad reside en que se ha arañado tanto la realidad buscando lo más real de lo real que, zás, nos hemos topado con lo virtual, instalándonos en un espacio que compartimos aplicando filtros de colores,…hemos traspasado la frontera. Y ahora recuerdo a Eugenio Trías.

  2. ¿A que sí? Las reacciones a la noticia casi se dividen en dos: a) Los que piensan que Pitt es un poco de físico canijo para interpretar a todo un Platón ganador de medallas olímpicas y b) Los que alucinan con que Badiou abandone el delta del Mekong para integrarse en la máquina de propaganda del Imperio. Si saliese adelante tenemos peliculón, ya lo creo. Yo desconfío de que llegue a buen puerto porque prefiero no hacerme ilusiones. También se incluye en el posible elenco a Sean Connery como Sócrates y a Meryl Streep.

  3. Hola.
    Pitt es un tipo alto y tiene la espalda ancha (como Platón). Hace poco entró por sorpresa en un cine español para promocionar la última de sus películas y, si lo comparamos con los demás, es un hombre grande. Ahí no hay truco como con Tom Cruise, que siempre le toman de manera que no parezca tan bajito como es. Además, Pitt da relevancia a cualquier proyecto cinematográfico en el que se involucra. No es por discrepar, pero Pitt es un buen actor; a mí, además, me cae bien porque, junto a su mujer, participan en una ayuda con dinero a los necesitados. Se pega la paliza de viajar y estar días promocionando un tipo de auxilio a los más desgraciados. Me da buenas vibraciones, vaya.
    Saludos.

  4. Hola.
    Me gustaría compartir una frase de una canción de Los Beatles, Strawberry fields forever, que compuso Paul McCartney. La he recordado viendo el programa Informe Semanal de RTVE:

    “Living is easy with eyes closed, misunderstanding all you see”

    Como dice un compañero de la Red, la traducción podría ser algo así:

    “Vivir resulta fácil si lo haces con los ojos cerrados, malinterpretando todo lo que ves.”

    Se cumplen 50 años del primer álbum de Los Beatles y nos siguen contando cosas.
    Saludos.

    • Hola ente, uno de los motivos con que suele defenderse la filosofía es ese: ayuda a deshacer prejuicios y examinar críticamente el mundo aunque esto implique de suyo complicarse la vida. El pensamiento es afín a la melancolía, aunque no siempre. Ahí está Spinoza: el pensamiento llevado a su máxima expresión es amor dei, pura mística.

      Sin embargo, cuando pienso en la vida del hombre corriente, ese que Russell calificaba “sin barniz filosófico”, creo que tampoco se libra del dolor, de la muerte, del vacío. Quiero decir que tarde o temprano la vida empieza a darte bofetadas que son muy difíciles de “malinterpretar”. Al final, todos somos filósofos, nos guste o no, a fuerza de golpes.

      Sea como sea, bienvenido es este recuerdo del primer álbum de los Beatles.

      Un abrazo.

  5. Hola Eugenio. Gracias por enseñarme tu visión de esta cuestión. Creo que llevas razón. Entonces pienso que son los ojos de un hombre joven (Lennon tenía 27 años entonces. McCartney compuso Penny Lane, que venía en la cara B) los que interpretaban que la vida era más sencilla con los ojos cerrados, malinterpretando las cosas. Quizá funcione solamente en la juventud, no sé.

    Por otra parte, yo siempre atribuyo el éxito de Los Beatles a que hablaban de amor correspondido 😉

    No paro de aprender contigo. Gracias.

    • Hola ente, en general creo que todas las generaciones piensan de las demás viven con los ojos cerrados. Los padres de los hijos, los políticos nuevos de los viejos, el ejecutivo recién licenciado del viejo empresario… Y viceversa. Me sorprende sobre todo el abismo que se crea entre padres e hijos llegado determinado momento.

      Sobre lo que te comentaba antes de que tarde o temprano la vida nos convierte a todos en filósofos a fuerza de golpes he pensado en La muerte de un viajante o Todos eran mis hijos de Arthur Miller. ¿Qué piensas?

      La música de los Beatles fue la banda sonora de una época en la que se creía que se podían cambiar las cosas. Personalmente prefiero a Dylan (el talante melancólico, supongo) pero fueron los Beatles, como bien dices, quienes combinaron calidad, experimentación y un sueño colectivo de cambio. Al César lo que es del César.

      Gracias infinitas a ti por tu curiosidad.

  6. Hola Eugenio.
    Sobre Arthur Miller tengo un recuerdo que es como un mazazo: yo me veía como el personaje central de La muerte de un viajante; al ver la versión cinematográfica de 1985 con mi ex-pareja, ella me comentó que “sería imposible vivir con alguien así, que siempre insiste en hablar de lo negativo”. Así descubrí lo insoportable de alguien como yo. Hay que tener mucha paciencia conmigo. Pero, al comienzo de mi vida, creo que era un soñador, en la infancia y más tarde, luego, a base de golpes, me que quedado bastante atrofiado, pero con ligeras recuperaciones, sobre todo gracias a Aula y a la amistad contigo.
    Tengo que conseguir el largometraje All my sons (1987), es una buena versión del teatro de Miller. Parece que el sueño americano es como la ilusión de un niño, algo muy frágil.
    Pareciera que cumplimos un programa con esto del relevo de los sueños y las diferencias entre padres e hijos, todo esto tiene pintas de formar parte de un programa, la metáfora de un programador sigue ahí.
    ¡Ja, ja, ja! Sobrevivir con un poquitín de locura. No me queda otra.
    Un Abrazo.

  7. Por cierto, un día tenemos que hablar de Bob Dylan y Bruce Springsteen. Quién no ha entendido una frase de alguna canción suya y se ha puesto a meditar durante un tiempo.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s