Filosofía

George Carlin: acerca de la libertad, el aborto, la educación y la religión

George Carlin

George Carlin

George Carlin (1937-2008) es un humorista de corte socrático que se atreve a tratar problemas filosóficos fundamentales con un estilo muy peculiar. Pesimista, ateo, provocador, irreverente… sus monólogos están repletos de sabiduría. Su carrera abarca desde los años sesenta hasta la primera década del siglo XXI. Grabó catorce especiales para la HBO de los cuales puedes ver más abajo algunos fragmentos. Espero que los disfrutes.

1. Libertad

En este primer vídeo reflexiona sobre hasta qué punto hemos renunciado a la libertad en favor de la ilusión, del espectáculo, de la seguridad. También resuenan en sus críticas a la obsesión por la asepsia y la esterilización las ideas de Baudrillard en La transparencia del mal.

2. Aborto

Respecto al aborto Carlin utiliza una batería de argumentos incontestables. Me gustan especialmente dos: a) “¿Por qué cuando se trata de nosotros es un homicidio y si se trata de un huevo es una tortilla?”  y b) Los pro-vida dicen que la vida surge en el momento de la concepción pero eso es falso, la vida comenzó hace miles de millones de años.

3. Educación

La educación no funciona bien. Nunca lo hará. Quienes controlan el poder sólo necesitan borregos que no se hagan preguntas, trabajadores obedientes. No hace falta que nadie aprenda Filosofía para eso.

4. Religión

Carlin expone con contundencia el argumento del mal que ya utilizaron en su momento Epicuro y Hume para desarmar a los defensores de la Idea de Dios. Aquí tienes la versión de Hume.

[Filón]

¿Y es posible, Cleantes, dijo Filón, que después de todas estas reflexiones y de infinitas más que podrían sugerirse, sigas perseverando en tu antropomorfismo y asegures que los atributos morales de la Deidad, su justicia, benevolencia, generosidad y rectitud son de la misma naturaleza que esas virtudes tal y como se dan en las criaturas humanas? Concedamos que su poder es infinito; todo lo que Él quiere, se hace. Pues bien: como ni el hombre ni ningún animal son felices, hemos de concluir que Él no quiere su felicidad. Su sabiduría es infinita; jamás se confunde al elegir los medios que le llevan a un fin determinado. Pero ocurre que el curso de la Naturaleza no tiende a la felicidad del hombre o del animal; por lo tanto, no ha sido establecida para este propósito. No hay en toda la gama del conocimiento humano unas inferencias que sean más ciertas e infalibles que éstas. ¿En qué sentido, por tanto, puede decirse que su benevolencia y generosidad se asemejan a la benevolencia y generosidad de los hombres? Las viejas preguntas de Epicuro están todavía sin respuesta: ¿Es que quiere evitar el mal y es incapaz de hacerlo? Entonces, es que es impotente. ¿Es que puede, pero no quiere? Entonces es malévolo. ¿Es que quiere y puede? Entonces, ¿de dónde proviene el mal? Tú, Cleantes, atribuyes a la Naturaleza un propósito y una intención. Pero te ruego que me digas: ¿es el único objeto de ese curioso artificio y maquinaria que ella ha depositado en todos los animales la preservación de los individuos y la propagación de la especie? Parece suficiente para su propósito, si el universo se limita a eso y no cuida ni se preocupa de los seres que lo componen. No hay recurso para esta otra finalidad; no hay maquinaria alguna que esté exclusivamente dirigida a darnos placer o sosiego; no hay un depósito en el que se almacenen la alegría y el contento puros; no hay ninguna cosa grata que no traiga consigo una necesidad o una carencia. O, por lo menos, los pocos fenómenos de tal clase se ven abrumadoramente superados en número por los fenómenos opuestos, mucho mayores en importancia. Ciertamente, nuestro sentido de la música, de la armonía y de la belleza de cualquier clase nos proporciona una satisfacción que no es absolutamente necesaria para la preservación de la especie. Pero, por otra parte, ¿qué dolores insoportables no tienen lugar -gotas, cálculos renales, jaquecas, dolores de muelas, reumatismo- hiriendo la maquinaria animal en una pequeña medida o de una manera incurable? La alegría, la risa, el juego y la juerga parecen satisfacciones gratuitas que no tienen una ulterior finalidad; el tedio, la melancolía, el descontento y la superstición son dolores de la misma naturaleza. ¿Cómo puede desplegarse la Divina benevolencia en el sentido que le dais vosotros, los antropomorfistas? Nadie, a excepción de los místicos -como tú gustas llamarnos-, puede explicar esta extraña mezcla de fenómenos haciéndolos proceder de atributos infinitamente perfectos, pero incomprensibles. [Cleantes] ¿Por fin has traicionado, Filón, tus propias intenciones?, dijo Cleantes sonriendo. Debo confesar que el hecho de que estuvieses tan de acuerdo con Demea me sorprendió un poco; ahora veo que lo que estabas haciendo era preparar un secreto ataque contra mí. Y tengo que reconocer que has dado con un asunto digno de tu espíritu de oposición y controversia. Si puedes descubrir este punto y probar que la humanidad es infeliz y está corrompida, entonces habremos terminado de una vez por todas con la religión. Pues, ¿cuál es el propósito de establecer los atributos naturales de la Deidad, si los atributos morales son dudosos e inciertos?

David Hume: Diálogos sobre religión natural.

5. Ecologismo

Y para terminar una reflexión sobre la debilidad de las teorías ecologistas que, como bien señala Eduardo en los comentarios, recuerda a Zizek.

10 replies »

  1. Hola,

    Carlin es un grande! y se disfruta más si se tienen nociones filosóficas. me gusta su período post 90s, es más filosófico y ácido en sus críticas. su crítica al ecologismo, por ejemplo, se puede encontrar en planteamientos actuales que hace zizek. así que como dice humberto maturana sobre la biología del conocer: mientrás más conosco, más veo, y mientras más veo, más conosco.

    saludos.

  2. Ojo con Bill Hicks, que es más ofensivo que Carlin. Lamentablemente su muerte prematura no le permitió ampliar sus temas. Chris Rock es otro grande. Lo mismo Bill Maher, aunque carece del encanto que tienen los otros mencionados. Sam Kinison tiene sus cosas buenas. Y Pryor es un monstruo, al igual que Lenny Bruce. Lamentablemente no se encuentra mucho material sobre él.

  3. Hola. Sí que es inteligente el discurso de Carlin.
    Yo tengo la idea sobre el humor, o lo que nos causa risa, que viene a ser algo así como que esconde un tabú. De pequeños, por ejemplo, las cosas que nos sacaban una carcajada solían estar prohibidas, como: un pedo, una palabrota… De adolescentes, los escucho, se ríen de bromas sobre la droga o el sexo. Ya de mayores, recuerdo pasar a la Democracia en España, y había muchas cosas que empezaban a poder ser motivo de risas, como hablar de las votaciones, de los políticos… Hoy, superadas muchas barreras, casi nadie se ríe del deje de un homosexual, cuando eso era motivo de risas desde Dios sabe cuándo. Esto lo digo por aportar algo distinto de lo que estupendamente ya has hablado en tu publicación. Creo que Carlin le saca partido a estos tabúes actuales, como hacía Lenny o Richard Pryor, éste último me ha hecho reír muchísimo, es como un pariente lejano, de tanto que le he visto.
    Saludos a todos.

    • Creo que, como dices, siempre, independientemente de la época, hay una coerción invisible pero férrea de lo políticamente correcto. El comediante, el bufón, es el que pone de manifiesto ese tipo de hipocresía.

      Saludos.

  4. Qué gran verdad eso de que los conservadores se preocupan hipócritamente por el nonato y luego al nacido que le den.
    Desde que alcancé el uso de la razón, igual que ocurrió a Carlin, dejé de ser católico y me convertí en un infeliz. Pero me río de todo lo ruin. ¡Ja!
    Está muy bien relacionar todos estos sentimientos que producen el sarcasmo, la filosofía y la hipocresía. Todo vuelve, estuve viendo Luces de Bohemia”, que la policía dispare a un disidente, que carguen contra la muchedumbre que protesta, que el poeta se muera de hambre… Todo esto se repetirá por la eternidad.
    Saludos.

  5. Si pueden, descarguen los shows completos, guárdenlos y herédenselos a sus nietos; ahí está todo lo que necesitan saber sobre cómo vivir. mientras, una rutina muy inteligente sobre los Derechos…
    saludos,

  6. He visto en otro comentario la mención a Bill Hicks, pero insisto para quien no lo conozca. Es, junto a George Carlin, Lenny Bruce, Sam Kinison y Richard Pryor, un maestro del humor crítico y mordaz. Y otros que sean más actuales, seguir la pista a Doug Stanhope y Jim Jefferies. Imprescindibles todos ellos.

    Saludos.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s