Antiguas entradas PAU

Texto Horkheimer (PAU Extremadura)

Miguel Brieva: Alcanzamos la madurez democrática o nuestra versión de un mundo administrado totalitariamente donde todo será regulado, ¡todo!

Miguel Brieva: Alcanzamos la madurez democrática o nuestra versión de un mundo administrado totalitariamente donde todo será regulado, ¡todo!

Max Horkheimer: Sociedad en transición: estudios de filosofía social. “La teoría crítica, ayer y hoy” (1970). Joan Godó Costa (tr.) Barcelona: Planeta-De agostini, 1986, pp. 58-59.

Ahora debo describirles a ustedes cómo se llegó de la teoría crítica de entonces a la teoría crítica de hoy. Aquí, el primer motivo lo constituye la idea de que Marx estuvo equivocado en muchos puntos. Sólo mencionaré unos pocos:

En un principio el objetivo principal de la teoría crítica fue el análisis de la sociedad en la República de Weimar. Este orden social estaba atrapado entre Escila y Caribdis, el fascismo en su variante nacionalsocialista y el comunismo en su variante estalinista. El único camino posible parecía ser la revolución. Mediante esta podría alcanzarse, como ansiaba Marx, la igualdad social y en una sociedad sin clases, una “sociedad correcta”, sería posible un “pensar correcto” ajeno a la lucha de clases.

Sin embargo, cabe señalar en este momento una característica común a la teoría crítica de los años veinte y la posterior a la Segunda Guerra Mundial: su carácter negativo. Sus miembros eran conscientes de que no era posible formular las características de la sociedad ideal sino solamente señalar lo malo que debía desaparecer.

Existían, pues, dos ideas básicas en la primitiva teoría crítica: esperanza en la revolución comunista como alternativa al nacionalsocialismo y que sólo era posible un discurso negativo pero no positivo acera de la sociedad ideal. Se mantenía, por un lado, la confianza en la transformación social pero ya existía una seria desconfianza hacia la fe ciega en el progreso propio de las utopías de la Razón como la paz perpetua de Kant.

Esta primitiva teoría crítica evolucionó hasta la teoría crítica posterior a la Segunda Guerra Mundial cuando fue consciente de los numerosos errores de Marx.

Marx afirmó que la revolución sería un resultado de las crisis económicas, cada vez más agudas, unidas a la progresiva miseria de la clase trabajadora en todos los países capitalistas. Esto induciría finalmente al proletariado a poner fin a este estado y a crear una sociedad justa. Empezamos a darnos cuenta de que esta teoría era falsa, porque a la clase trabajadora le va ahora mucho mejor que en tiempos de Marx. Muchos trabajadores se convierten de simples obreros manuales en empleados con una categoría social más elevada y con mejor tenor de vida. Además, el número de empleados aumenta constantemente con respecto al de los obreros.

Marx creía que la revolución sería el resultado de crisis económicas cada vez más agudas que empobrecerían cada vez más a la clase trabajadora. Pero no fue esa la evolución del capitalismo: muchos trabajadores se convirtieron en empleados con una categoría social más elevada, aumentaron los salarios y se convirtieron en consumidores.

Miguel Brieva

Miguel Brieva, otra vuelta de tuerca a la teoría crítica

Algunos miembros de la Escuela de Frankfurt como Marcuse fueron muy críticos con esta evolución del capitalismo hacia una “sociedad del bienestar”. A pesar del optimismo que provocaba el progreso económico Marcuse descubría tras esa celebración al “hombre unidimensional“, una versión peculiar de “el último hombre” de Nietzsche. Es decir, un hombre que no busca superarse a sí mismo, que se conforma con la mediocridad y el rebaño. Esta generalización del hombre unidemensional ha sido posible gracias al desarrollo de los medios de comunicación de masas tal y como pusieron de manifiesto Horkheimer y Adorno en Dialéctica de la Ilustración.

El hombre unidimensional

El hombre unidimensional

En segundo lugar, es evidente que las crisis económicas graves son cada vez menos frecuentes. En gran parte pueden impedirse mediante intervenciones de tipo económico-político. En tercer lugar, lo que Marx esperaba en definitiva de la sociedad correcta es probablemente falso por el mero hecho de que (y este principio es importante para la teoría crítica) libertad y justicia están tan unidas como que constituyen cosas opuestas; a mayor justicia, menos libertad. Para que las cosas se efectúen con justicia, se les deben prohibir a las personas muchas cosas, sobre todo el no imponerse a los demás. Pero cuanta más libertad hay, tanto más aquel que desarrolla sus fuerzas y es más listo que el otro podrá al final someter al otro, y por consiguiente, habrá menos justicia.

El segundo error de Marx, dice Horkheimer, es que las crisis continuas que Marx pronosticaba para el capitalismo no han sucedido. Observa que la fecha de publicación de la conferencia es 1970. Entre la crisis del 29 y 1970 el modo de producción capitalista experimentó un crecimiento continuo gracias a las políticas de John Maynard Keynes quien, en tiempos de crisis, sugirió que el Estado debería intervenir en la economía, crear grandes infraestructuras y, consiguientemente, puestos de trabajo. La alternativa soviética, por el contrario, se desplomó debido a la carrera armamentística con Estados Unidos.

Si Horkheimer viviese hoy su discurso sería radicalmente diferente. La crisis del petróleo de 1973 fue el principio de una serie de caídas periódicas de la Bolsa que funcionaron exactamente como Marx predijo: acumulación de la riqueza en unas pocas manos y extensión de la pobreza. A la crisis del petróleo le siguió la de las empresas vinculadas a internet (las puntocom) en los noventa y en la primera década del siglo XXI la burbuja inmobiliaria.  Lasolución a la crisis de 2008 en Europa actual no pasa por las teorías de Keynes sino por un neoliberalismo brutal que recorta en Sanidad y Educación para salvar a la banca. Este retroceso del capitalismo era algo que Horkheimer no supo prever.

forrgesmarx

“En segundo lugar, es evidente que las crisis económicas graves son cada vez menos frecuentes. En gran parte pueden impedirse mediante intervenciones de tipo económico-político.” Pobre Horkheimer…:)

El tercer error de Marx se refiere a la sociedad perfecta que Marx planteó como utopía. Es imposible porque justicia y libertad son ideales contradictorios. A mayor justicia, menor libertad. Si queremos que las cosas se hagan justamente será necesario prohibir a las personas imponerse unas a otras. A mayor libertad, menos justicia porque los más capacitados se impondrían a los más débiles.

Es evidente aquí la presencia de la vieja polémica entre sofistas como Calicles y Trasímaco, defensores de la libertad del más fuerte, y Sócrates, defensor de la igualdad. Este enfrentamiento se prolonga en la obra de Nietzsche que toma partido por los sofistas.

El camino de la sociedad que por entonces comenzamos a vislumbrar y que ahora juzgamos, es completamente diferente. Hemos llegado a la convicción de que la sociedad se desarrollará hacia un mundo administrado totalitariamente. Que todo será regulado, ¡todo! Precisamente cuando se haya llegado al punto de que los hombres dominen a la naturaleza, y todos tengan suficiente comida y nadie necesite vivir peor o mejor que el otro, porque cada cual podrá vivir de un modo bueno y agradable, entonces tampoco significará ya nada que uno sea ministro y el otro simplemente secretario, entonces acabará siendo todo igual. Entonces podrá regularse todo automáticamente, tanto si se trata de la administración del Estado, como de la regulación del tráfico o de la regulación del consumo. Esta es una tendencia inmanente en el desarrollo de la humanidad, tendencia que, sin embargo, puede ser interrumpida por catástrofes. Estas catástrofes pueden ser de naturaleza terrorista. Hitler y Stalin son síntomas de ello. En cierto modo, quisieron realizar la unificación demasiado deprisa y exterminaron a los que no se ajustaban a ella. Tales catástrofes pueden ser ocasionadas por la competencia, la cual ha pasado de los individuos a los Estados y finalmente a los bloques, y conduce a guerras que interrumpen por completo todo el desarrollo. Piensen ustedes en la bomba de hidrógeno y todo lo demás, por ejemplo, bombas capaces de infectar con bacterias a países enteros.

En la segunda etapa de la teoría crítica Horkheimer quedó convencido de que la sociedad se desarrolla hacia un mundo administrado totalitariamente en el que todo estará regulado. Una vez que se haya consumado el desarrollo tecnológico suficiente para alcanzar, tanto en el capitalismo como en el comunismo, la igualdad económica, la sociedad sin clases, la satisfacción plena de las necesidades de todos, el Estado será omnipresente en todos los asuntos humanos. Observa que sus predicciones no se alejan mucho de nuestra actual obsesión por el control: cámaras de seguridad, las redes sociales, propaganda mediática, márketing político…

Miguel Brieva

Miguel Brieva: “la sociedad se desarrollará hacia un mundo administrado totalitariamente. Que todo será regulado, ¡todo!”

Evidentemente esta evolución puede ser interrumpida por causas naturales o de naturaleza terrorista como los proyectos de Hitler o Stalin, que intentaron llevar a cabo ese proyecto demasiado aprisa. También pueden frenarlo las rivalidades entre los Estados, una guerra nuclear, por ejemplo. Es decir, si una catástrofe no lo impide el curso de la historia está ya sentenciado: el individuo será absorbido por el Estado.

Los peligros de las sociedades modernas vienen de planteamientos organicistas que ya estaban presentes en la República de Platón o las utopías marxista o nacionalsocialista. La desaparición del individuo bajo el manto de un orden social totalmente regulado es, para Horkheimer, el verdadero peligro. Y no sólo afecatará a las sociedades comunistas sino también a las democracias capitalistas occidentales.

Así, nuestra teoría crítica más moderna ya no defiende la revolución, porque, después de la caída del nacionalsocialismo, en los países del Occidente, la revolución se convertiría de nuevo en un terrorismo, en una nueva situación terrible. Se trata más bien de conservar aquello que es positivo, como, por ejemplo, la autonomía de la persona individual, la importancia del individuo, su psicología diferenciada, ciertos factores de la cultura, sin poner obstáculos al progreso.

Por ello, la nueva teoría crítica no defiende ya la revolución marxista. Después de la caída del nacionalsocialismo una revolución no sería más que otra acción terrorista. Se trata únicamente de conservar lo que es positivo, “la autonomía de la persona individual, su psicología diferenciada y no poner obstáculos al progreso”, es decir, las ideas básicas del liberalismo de Locke.

el roto 18 de abril de 2015

Así, nuestra monarquía parlamentaria tiene una serie de rasgos que la conectan con las características menos deseables de la constitución republicana de Kant: el ideal ilustrado del “piensa por ti mismo” queda castrado por el imperativo hobbesiano de la obediencia a la ley. Además, el Jefe del Estado, el Rey, está por encima de las leyes como el tirano de Hobbes. En el artículo 56 de la Constitución puedes leer: “La persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad.”

images

“la autonomía de la persona individual, su psicología diferenciada y no poner obstáculos al progreso”

Bibliografía

  1. Miguel Brieva: Enciclopedia Universal Clismón.
  2. Miguel Brieva: Dinero
  3. Max Horkheimer: Sociedad en transición: estudios de filosofía social.

11 replies »

  1. Muy bueno el comentario. No sabes cómo nos facilitas las cosas, no sólo a los alumnos si no también a los profes. Un saludo,
    María José Suárez

  2. Y a los padres que tenemos que ayudar a nuestros hijos que les cuesta racionalizar la filosofía abstracta y en ocasiones imposible de digerir…mil gracias. Mali

  3. Hola Eugenio soy jake: he leído todas las entradas que has publicado, debido a tantos dias de lluvia. Muchas gracias por enseñarnos

    • Hola jake, gracias a ti por tu atención.

      La relación entre teoría crítica y capitalismo es tan compleja. Cuando defendemos la filosofía frente a la LOMCE se hace siempre desde el punto de vista de la teoría crítica: formar individuos autónomos, que piensen por sí mismos. Pero, en el fondo, las viñetas de Miguel Brieva reflejan la realidad de un modo fiel. La teoría crítica es insuficiente, anacrónica. Hay que revisar a fondo los temarios de filosofía. Estamos perdiendo pie.

      Saludos
      Eugenio.

  4. Muy facil de comprender estas explicaciones. Con respecto a la cuestion sobre la libertad representada por los mas fuertes de voluntad, en contraposicion a la postura de la igualdad y la justicia preferida por los mas debiles, al vencer la justicia y la idea de la iguJoaldad en una determinada sociedad, no ocurre que han vencido los menos fuertes o debiles?. Y si es asi, que verdaderamente han vencido los debiles , no resulta que son ma s fuertes a su modo?. No seran en nuestras sociedades desarrolladas los libres de voluntad y mas listos que el resto, los banqueros, politicos y demas?

    • Hola José Carlos esa es la argumentación que usa Platón en el Gorgias contra Calicles. En el fondo, creo que tiene razón Calicles. Sócrates juega con las palabras para irritarlo. Despliega toda su ironía no con la sana intención de perseguir la verdad sino de golpearle con sus propias armas retóricas. En ese fragmento, Gorgias, 481 b – 485 d, no busques la verdad sino un juego retórico. Calicles afirma algo que cree verdadero y Sócrates le hace una reducción al absurdo que todos han olvidado. Sin embargo, las ideas de Calicles permanecen a lo largo del tiempo.

      Saludos.
      Eugenio.

  5. Hola Eugenio,
    ¿Cómo estás?.

    Llevo ya algún tiempo siguiendo la web, y me gusta mucho. Asi que, aprovecho para darte la enhorabuena por la página. Siempre he sido algo reticente a comentar en tú página (si podrás recordar, también lo era para hablar en tús clases ^^), pero este artículo que has publicado acerca de la filosofía social, tema que me interesa mucho, me ha dado el impulso que necesitaba para hacerlo, gran artículo. Quería pedirte también Eugenio si conoces algún tipo de referencias o libros que abarque esta rama de la filosofía, para mi opinión, tan poco difundidas. Quiero también, aprovechar la ocasión para pasarte un artículo de ‘Javier Gomá Lanzón’, un artículo que publicó recientemente en el períodico el país y donde trata el idealismo de la actual filosofía:- http://cultura.elpais.com/cultura/2013/03/14/actualidad/1363283723_240070.html – Es un artículo que me ha gustado en particular, y con el cuál coincido en muchas cosas, quería pasartelo y saber tú opinión.
    Pues nada más Eugenio, a ver si coincidimos algún día y espero que todo te vaya bien,

    Un saludo, Eugenio.

    • Hola Cristian. qué sorpresa tan bonita! No sabía de tu interés por el blog y me alegra mucho que todavía me tengas en cuenta.

      He leído el artículo de Javier Gomá. En esto de la Filosofía no hay verdad y falsedad sino que cada uno elige su camino que se confunde a veces con el trato que te da la vida. La búsqueda de “un ideal cívico para un hombre democrático” es, en mi opinión, un proyecto viciado desde el principio. Se inspira en la filosofía como creadora de ideales y cita, entre otros, a Platón y a Heidegger. Heidegger confundió la vida auténtica con la ideología nazi. Lo habitual es que se interprete el mito de la caverna de Platón como un ejemplo de liberación pero es todo lo contrario. No olvides que Platón dice que la diversidad de opiniones (algo que es bueno y democrático) pertenece a las sombras de la caverna mientras que la contemplación de la Idea del Bien (un estado racista que practica la eugenesia, prohíbe la libertad de expresión y expulsa el arte de la ciudad) es el objetivo a perseguir.

      Personalmente me dedico, como algunos de los que cita Javier Gomá, a estudiar los cadáveres en descomposición de todos los ideales moderno y a investigar qué nuevo tipo de humanismo cabe en esta época digital, de imágenes. Simplificando, mi opción es postmoderna y estética. Me inspiro en Jean Baudrillard y un filósofo español (ex-profe) que es José Luis Molinuevo.

      Esa es más o menos la línea del blog. Me parecen loables los planteamientos del estilo de Javier Gomá pero mi camino es otro.

      Saludos. Espero verte más por aquí.

      Que todo te vaya muy bien.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s