Cine

Transmutación de valores, voluntad de poder y ¿superhombre?

im_FollowingPoster

La serie de televisión The Following (Williamson, 2013) tiene como punto de partida una interpretación habitual del superhombre de Nietzsche. Quien renuncia a los valores heredados del platonismo, el cristianismo y la Ilustración engendra a un monstruo, a un asesino para quien la belleza está asociada a los placeres de la crueldad y la muerte. La Soga de Hitchcock es otro buen ejemplo.

En esta escena el malvado profesor de literatura Joe Carroll, obsesionado con el romanticismo negro de Poe, invita a sus alumnos a crear su propio código moral como hiciera la protagonista de La Letra Escarlata de Hawthorne.

Es una escena en la que también puedes reconocer el viejo discurso sofista de Calicles y Trasímaco al que Platón atacó una y otra vez en sus Diálogos (sin mucho éxito, por cierto).

The Following está lejos de ser una serie de culto. Es mero entretenimiento pero puede ayudarte a concretar una de las posibles variantes del superhombre de Nietzsche.

En mi opinión, resulta más interesante identificar al superhombre con el artista trágico, dionisiaco. Por diversos motivos, tiendo a atribuirle ese papel al poeta Charles Bukowski.

vlcsnap-2013-02-25-20h55m16s177

vlcsnap-2013-02-25-20h56m50s248

vlcsnap-2013-02-25-20h57m01s108

vlcsnap-2013-02-25-20h57m01s109

vlcsnap-2013-02-25-20h57m06s157

vlcsnap-2013-02-25-20h57m10s200

vlcsnap-2013-02-25-20h57m15s243

Otra serie de televisión cuyo punto de partida son las reflexiones de Nietzsche en torno al nihilismo es House of Cards (Fincher, 2013). En este caso, el trasfondo es la política de Washington  y el protagonista un maquiavélico Kevin Spacey dispuesto a hacer aquello que a los demás les repele, “lo necesario”.

Del mismo modo que Nietzsche hablaba en El crepúsculo de los ídolos de médicos con licencia para suprimir el dolor innecesario y terminar vidas humanas, aquí Frank Underwood remata con una sangre fría espeluznante a un perro que acaba de ser atropellado.

vlcsnap-2013-02-26-20h00m58s115

vlcsnap-2013-02-26-20h01m01s142

vlcsnap-2013-02-26-20h01m04s172

vlcsnap-2013-02-26-20h01m04s173

vlcsnap-2013-02-26-20h01m08s216

vlcsnap-2013-02-26-20h01m12s0

vlcsnap-2013-02-26-20h01m15s23

vlcsnap-2013-02-26-20h01m18s59

vlcsnap-2013-02-26-20h01m25s127

Como advierte José Luis Molinuevo, la retórica del fascismo está en plena ebullición y la consumimos a gusto en el formato “imagen”, tanto cimematográfica como televisiva.

Ficha técnica de The Following (Williamson, 2013)

the-following-posterCreada por: Kevin Williamson

Intérpretes: Kevin Bacon (Ryan Hardy), James Purefoy Dr. Joe Carroll), Natalie Zea (Claire Matthews), Annie Parisse (Debra Parker), Valorie Curry (The Nanny).

Música: John Frizzell

País: Estados Unidos

Productores ejecutivos: Kevin Williamson, Marcos Siega

Producción: Rebecca Dameron, Michael Stricks

Fotografía: David Tuttman

Ficha técnica de House of Cards (Fincher, 2013)

house-of-cards-posterDireción: David Fincher.

Intérpretes: Kevin Spacey, Robin Wright

Música: Jeff Beal

País: Estados Unidos.

Producción: David Fincher, Kevin Spacey, Eric Roth, Joshua Donen, Dana Brunetti, Andrew Davies, Michael Dobbs, John Melfi, Beau Willimon

Fotografía: Eigil Bryld

Distribuidora: Netflix

 

11 replies »

  1. Eugenio, he perdido el amor por nuestra raza. Las mujeres, llenas de vanidad y aspiraciones irreales, y los hombres, generalmente insaciables en sus ansias de procrear y deseos de lucha, siempre arrastrándose por un beso de mujer, me quitan todo deseo de vivir. Nunca les haría daño, pero los aborrezco.

    Me gusta

    • No considero que todos los seres humanos sean superficiales, vanidosos e interesados, debes darte una oportunidad para reconocer a los demás de forma más objetiva, los seres humanos tiene buenos punto a favor, sino mirate tu eres uno también, entonces la pregunta seria: ¿Dime tu cómo eres? Desde ese punto debemos partir, para entender como te puedes relacionar con los demás y que ven en ti ellos.
      Te deseo mucha suerte, porque las relaciones personales jamás son fáciles, siempre depende de dos o más personas.

      Me gusta

      • Esta tarde estaba de pie, junto a un grupo de personas, esperando a que un semáforo se pusiera verde para los peatones. Cuando comenzamos a andar, un hombre que venía en sentido contrario, empujando una silla de ruedas en la que estaba sentada una anciana, tuvo que pararse en mitad de la pendiente que hace la carretera en ese lugar para permitir que la avalancha de personas que cruzaba el paso de peatones no tropezara con ellos. Yo me aparté detrás de una farola. Al pasar junto a mí, el hombre, con la frente sudada y una sonrisa amarga, me dijo: “Eres el único que tiene humanidad”. Para quitarle hierro al asunto, le repliqué: “Los demás son robots”, y sonreí. Él levantó el índice y asintió diciéndome: “Eso es”.
        Por supuesto que sé que no todos somos superficiales, vanidosos o cualquier otra cosa. La forma en la que me expreso es solamente una manera de criticar la antiutopía a la que nos avocamos. Creo que tú mensaje iba por mí, gracias. Saludos.

        Me gusta

        • Escribo muy rápido, el último “tu” no lleva tilde, lo siento: “Creo que tu mensaje iba por mí, gracias”.
          Jo, lo siento. Las prisas.

          Me gusta

  2. ¿El caso del “mal necesario” tiene ramificaciones en NIetszche? Lo asociaba a la teoría del Estado vinculada a Hobbes, mientras que a NIetzsche entendí que estaba en la familia spinozista de repudiados por los dispositivos establecidos (Spinoza, único judío “excomulgado” ahí es nada). No he visto the following, aunque esa escena parece un resumen del “nihilismo de palo” que tanto y tan bien se vendió en USA y provincias imperiales desde los noventa hasta la caída de Fanny Mae y de las ventas de Porsche Cayenne en 2008. Ahora venden “we’re the 99%” que tampoco compro. Sí, cada uno se ha forjado su “propio código”, lo que pasa es que hay tan pocos mimbres que cada código es sospechosamente igual que el anterior: tatuados, pircineados, instagramizados, nostálgicos y resignados al fin de las cosas. Ah! Tengo una propuesta para el blog: un repasito a la miniserie “Black Mirror”. Creo que ya escribiste sobre ella. Ya se ha emitido la segunda temporada. El capítulo tercero es un dedo en el ojo de Toni Negri y su “Imperio y multitud” y una revisión genial de “Masa y poder”….vamos, que me ha encantado.

    Saludos a todos.

    Me gusta

    • Hola Andrés, qué alegría verte por aquí. No he visto Black Mirror todavía. Iba a empezar a verla esta semana porque le habían dedicado un artículo interesante en Diario Kafka. Ahora que me la recomiendas con más razón la veré. Sobre Nietzsche y la “mentira de Estado” puedes leerlo de los dos modos. A veces le entra una megalomanía platónica:

      Nosotros los que somos de otra creencia -, nosotros los que consideramos el movimiento democrático no meramente como una forma de decadencia de la organización política, sino como forma de decadencia, esto es, de empequeñecimiento del hombre, como su mediocrización y como su rebajamiento de valor ¿a dónde tendremos que acudir nosotros con nuestras esperanzas? – A nuevos filósofos, no queda otra elección…una nueva especie de filósofos y de hombres de mando, cuya imagen hará que todos los espíritus ocultos, terribles y benévolos que en la tierra han existido aparezcan pálidos y enanos.
      Más allá del bien y del mal, § 203

      Otras veces dice lo contrario:

      Donde el Estado acaba, allí comienza el hombre que no es superfluo: allí comienza la canción de quienes son necesarios, la melodía única e insustituible.
      Así habló Zaratustra, Del nuevo ídolo

      Gracias por tus comentarios siempre tan provechosos.

      Un abrazo.

      Me gusta

    • He visto el tercer capítulo de la segunda temporada de Black Mirror, The Waldo Moment. Señala con pesimismo una de las posibles desviaciones de la democracia directa que defienden los gurús de las nuevas tecnologías. De todos modos, nada diferente a las críticas de Platón a la democracia. Me ha sorprendido que la idea de Toni Negri de dar armas a la multitud para defenderse del Imperio también está en Platón. Saludos y gracias por tus aportaciones.

      Me gusta

  3. Más radical me parece ver al superhombre nietzscheano, al que (se) cuestiona las formas de sentir, hacer, pensar, desear, considerar, que se aleja de las formas de lo deseable, de lo legítimo y sobre todo de lo ilegítimo. El poder lejos de ser lo que dice no o lo que dice sí, está en aquello que no podemos ni siquiera poner sobre la mesa (ni como un no ni como un sí), porque además de lo dicho y lo no dicho, está lo indecible. En ese sentido,y sobre todo hoy donde están prefijados y moldeados los roles “disruptivos”, el superhombre no trasgrede ni destruye, es decir, no es políticamente incorrecto. Es diferente por lo propio y no por lo reactivo. Es más simple y, al parecer, más difícil de “lograr”.

    Me gusta

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s