Cine

Hillcoat: The Road (2009). II Ciclo de Filosofía y Cine.

the_road

El miércoles 16 de enero de 2013 a las 17.00 el Departamento de Filosofía del IES Valle del Jerte proyectará en la biblioteca del centro la película The Road (Hillcoat, 2009). A continuación, como es habitual, tendremos un pequeño debate.

Invitados alumnos y profes. 🙂

Observaciones filosóficas de Manuel Curiel Arroyo.

El cine es un ritual. Una vez que la sala se sume en la oscuridad, en cierto modo nuestro mundo cotidiano queda en suspenso y esperamos con inquietud ese otro universo del que seremos silenciosos espectadores en un instante. Por eso es tan importante la luz de una película, y desde luego la luz de The Road no solo no nos deja indiferentes sino que se convierte en el paisaje por excelencia del filme. Otra luz, otro mundo. Claro que el planeta con el que vamos a encontrarnos no resulta precisamente acogedor: una precariedad de recursos angustiosa y una historia de amor filial que se antoja un imposible. La educación del hijo se apuntala hilvanando los recuerdos de una madre lejana y extraña con el obsequio de un refresco o la seguridad moral de saberse en el bando de los buenos. La vida antes del cataclismo, sin embargo, tampoco parece gozar del privilegio de la felicidad.

¿Hay futuro más allá de la comida de mañana o sobrevivir otra noche al enemigo? Los supervivientes mejor organizados tan solo se preocupan de buscar gasolina y algo que llevarse a la boca, a ser posible carne. El otro aspecto memorable de la cinta es la deshumanización simbolizada en la ingestión de carne: es el fin del sueño, de la utopía y de la sociedad humana incluso en su estadio más elemental y atomizable. Y es que, a diferencia de otras películas, en The road no hay héroes ni una sociedad entontecida que tenga al menos la convicción comunitaria de que juntos podrían sobrevivir como en las películas de catástrofes al uso. Y si no hay mitos, es porque se están forjando a la vez que la parábola de un mundo por venir, al que nosotros también nos arrojaríamos con los ojos cerrados en vez de asistir al triste espectáculo de contemplar al último caníbal devorándose a sí mismo.

Una reflexión final sobre el discurso de la esperanza: ¿hablamos de la esperanza que efectivamente tenemos o de la que nos gustaría tener?

Observaciones filosóficas de Eugenio Sánchez Bravo.

Tanto la película como la novela me decepcionaron profundamente porque son una mezcla sutil pero evidente del arte y la propaganda. Veamos.

The Road es la adaptación al cine de la novela homónima de Cormac McCarthy. Suya también es la novela que inspiró No es país para viejos que dio a Javier Bardem un Óscar al mejor secundario.

El argumento es bien sencillo: un extraño cataclismo ha destruido la vida la tierra exterminando plantas y animales. Sólo sobreviven algunos hombres, la mayoría de ellos se han vuelto locos o convertido en caníbales. La película cuenta la historia de un padre y su hijo que intentan sobrevivir en ese infierno sin esperanza. Novela y película pretenden ser ejemplos aplastantes de la vieja tesis de Hobbes sobre el estado de naturaleza: el hombre es un lobo para el hombre. Si esto es un hecho entonces el mejor amigo del hombre es su pistola, la conducta más sensata es “dispara primero y pregunta después” y, en definitiva, la garantía de la ley es la espada. Cuando desaparece el orden social cualquiera puede ser no sólo un enemigo sino un potencial caníbal hambriento.

Esta visión que presenta al ser humano como un egoísta criminal por naturaleza, además de legitimar el derecho a portar armas, es la que subyace al capitalismo salvaje y la dictadura del mercado que dominan al mundo globalizado. Es vergonzoso que se siga insistiendo en vender como un hecho lo que no es más que una teoría sobre la naturaleza humana. Marvin Harris, el famoso antropólogo, defiende la idea contraria: en una situación de escasez de recursos, cooperación y solidaridad son con diferencia las estrategias más eficaces. Si partimos de las premisas de Hobbes una sociedad más justa es un objetivo imposible y, por tanto, un pensamiento político de izquierdas mera utopía.

Otro detalle interesante: las escenas de terror más impactantes de la película están relacionadas con la antropofagia. En la película se dice de los  caníbales que han perdido la humanidad. No es que defienda esa dieta en particular pero creo relevante mencionar que este es el mismo tipo de discurso que justificó el genocidio del pueblo azteca. Para los conquistadores eran un pueblo inmoral y, por tanto, no alcanzaban el rango de seres humanos. Así que había que tratarlos como bestias pues carecían de alma. Evangelizar a los indígenas consistía en enviarlos inmediatamente con Dios para ver si Él podía corregirlos en el más allá.

Separar lo humano de lo inhumano es más difícil de lo que parece. Lo humano no remite a una esencia sino a un abismo, a una nada. Al utilizar un cliché como la antropofagia la novela de McCarthy y la película de Hillcoat pierden profundidad y caen en zona kitsch.

Creo que es buena idea dejar constancia de que en el debate posterior a la película surgieron todos los tópicos kitsch de la cultura norteamericana presentes en la película: los caníbales son gente sin alma, la adoración por las armas de fuego, el hombre es un lobo para el hombre, el eructo del jovencito tras la Coca-Cola, la fe en Dios a pesar de las peores calamidades, Charlize Theron tumbada en la hierba a punto de enseñar el J’adore de Dior, la familia heterosexual con tres hijos y perro como solución final.

Ficha técnica de The Road

Cartel de The Road (Hillcoat, 2009)

Cartel de The Road (Hillcoat, 2009)

– Director: John Hillcoat

– Guión: Joe Penhall (Basado en la novela de Cormac McCarthy, La carretera)

– Interpretación: Viggo Mortensen, Kodi Smit-McPhee, Charlize Theron, Robert Duvall, Guy Pearce

– Fotografía:  Javier Aguirresarobe

– Música: Nick Cave

– Año:  2009

– Duración: 112 min.

– País: Estados Unidos

– Web oficialhttp://www.widepictures.es/theroad/

– Productora: Dimension Films / 2929 Production

Categorías:Cine, Cine y Filosofía

Tagged as: ,

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s