Arte

Arte y publicidad

La publicidad de los perfumes de Cacharel para la Navidad 2012 me ha hecho pensar en la relación habitual entre arte y publicidad. El arte crea imágenes innovadoras, de una profunda carga simbólica, y la publicidad las transforma en un envoltorio kitsch estrictamente pensado para vender un producto. En este caso, perfumes, una mercancía que es puro diseño, pura forma sin contenido.

Así, el primer fotograma pertenece a la última película de Lars von Trier, Melancholia (2011). Es una imagen onírica donde la protagonista intenta huir de las convenciones sociales pero el destino en forma de esas misteriosas raíces le impide escapar.

También hay algo de ironía en que la actriz es Kirsten Dunst (la chica de Spider-man) y las raíces se parecen a las telarañas que lanzaba la versión malvada de Peter Parker en la tercera parte de la trilogía.

vlcsnap-2013-01-10-19h27m58s75

Lars von Trier, Melancholia, 2011

El segundo fotograma pertenece a la campaña publicitaria del perfume Catch me de Cacharel. La modelo Diana Moldovan es perseguida por dos individuos, uno de ellos con una sospechosa linterna en la mano. Sin embargo, en este caso, la protagonista no tiene problemas para dejarlos atrás en la carrera. Es una anuncio dirigido a jóvenes libres, ligeras, seductoras e independientes. En Cacharel.com puedes verlo  completo.

Cacharel, Catch me, 2012

Cacharel, Catch me, 2012

La publicidad de la otra fragancia estrella de Cacharel tampoco está libre de sospecha. El anuncio del perfume Amor Amor forbidden kiss es una descarada imitación romántica de los tatuajes del torturado protagonista de Memento (Michael Nolan, 2000). Para quienes no hayan visto la película les cuento que el guión es una obra maestra del propio Nolan y está construido sobre la amnesia anterógrada de Guy Pearce. Como el protagonista no puede formar nuevos recuerdos tiene que tatuarse todo el cuerpo con hechos esenciales que le ayuden a descubrir al asesino de su mujer. La anécdota policiaca encubre un problema mucho más profundo: ¿quiénes somos cuando perdemos nuestros recuerdos? ¿si perdemos la memoria perdemos también nuestra identidad? ¿es el Alzheimer una muerte anticipada?

Cacharel elimina cualquier fondo filosófico y copia hasta el blanco y negro de Memento. La versión completa del anuncio también en cacharel.com.

Cacharel, Amor Amor forbidden kiss, 2011

Cacharel, Amor Amor forbidden kiss, 2011

Michael Nolan, Memento (2000)

Michael Nolan, Memento (2000)

Michael Nolan, Memento (2000)

Michael Nolan, Memento (2000)

Nuestra realidad es tan superficial como las imágenes que dispara la publicidad. Baudrillard no estaba equivocado cuando hablaba de Formas como el arte que orbitaban sin significado ni referencia que les diese sentido. Es muy parecido a lo que ocurrió con la crisis de los derivados financieros: la pura especulación hermanada con la mera apariencia.

____________________________________________________

Anuncios de Catch me y Amor Amor forbidden kiss y sus respectivos orígenes.

 

13 replies »

    • Hola Cristina, sí que decía que debíamos disfrutar del espectáculo del capital, por ejemplo, abandonando el valor uso y el valor de cambio, desligándose de cualquier significado y entrando en órbita, como si fuese un dios griego.

      El problema es que, a pesar de que esté de acuerdo con su análisis, a mí me cuesta, sobre todo en el terreno del arte, dar por buenos los anuncios de Cacharel. Fueron los situacionistas los que constataron que cualquier imagen puede ser reintegrada en el sistema como mercancía. Buscaron alternativas y hallaron ¿desvaríos?

      A lo mejor mi problema es que soy profesor de Filosofía, una antigüalla a punto de desaparecer gracias a Wert. ¿Quién sabe?

      Añado tu blog a mis enlaces de Música. Me ha gustado. Es difícil integrar la danza en las clases de música.

      Gracias por el comentario. Me gusta pensar en estos temas.

      Saludos.

  1. Nos apropiamos de las imágenes y de la manera de ver de los demás. En tumblr se rebloggea, en pintarest se repinea, marketing voraz fagotizando imágenes, parece que estemos ávidos de impactos visuales, cuanto más tenemos más queremos. La publicidad no respeta el arte si puede vender productos, sueños o ninfas.

    • Algo que me llama mucho la atención del fenómeno publicitario es que cuanto más “nada” es el producto más se invierte en el diseño, El frasco, la caja, los modelos, la literatura (que si notas de pimienta y mandarina)… todo un ritual religioso para esconder un aroma, nada. En cualquier caso, los beneficios son gigantescos.

      Lo mismo pasaba con el arte religioso: tanto oro y tanta plata para adornar una ridícula transubstanciación, otra nada. Y los beneficios también gigantescos.

      Cuanto más vacía la forma mayor el rendimiento económico. Eso dice también mucho del capital. En el fondo, también una nada.

  2. Bueno, no es por incordiar pero tal vez en lo del perfume no esté tan claro que sea “nada”. Dice un proverbio bereber (cito de memoria pero lo leí):”Un hombre pasa la vida buscando la comida de su madre, una mujer el aroma de su padre”. Por otro lado es el olor – artificial o natural eso da igual – un rastro que marca la memoria, que se ancla en la parte más primitiva de nuestro cerebro, y cuando reaparece inesperadamente es un detonador de los recuerdos más ocultos. En un relato de Miguel Ángel Asturias las mujeres de un jefe que salía a la guerra, adornado de oro molido, paradas al pie de un lago viéndolo alejarse exclamaban “Ahí va el dueño de nuestro olor”. Me parece que esa nada es más tangible que muchas otras. Un saludo

    • Hola Alejandro, qué citas tan interesantes. Te diría lo siguiente: hay dos tipos de recuerdos, el caso de dónde puedo haber dejado las llaves y “En busca del tiempo perdido” de Marcel Proust. Del mismo modo, una cosa son las mercancías objeto de campañas publicitarias y otra los olores que describes. Las mercancías, en general, son intercambiables y los olores de los que hablas no.

      Lo que destruye al arte es devenir exclusivamente mercancía, mero valor de cambio. Una de las enfermedades del arte contemporáneo es el sentir común de que cualquier cosa puede ser arte si alguien está dispuesto a pagar una millonada por ello.

      Saludos.

  3. Tienes toda la razón, las mercancías son intercambiables y los olores no, aunque podría decirse que en nuestro mundo ni los olores son naturales, hemos adornado, enriquecido, disfrazado, pervertido…todas nuestras conductas, incluidas las más primarias, las más íntimas, las más alejadas de neocórtex. Y ese envoltorio es parte ya del continente en muchos casos (me estoy acordando de una canción de Krahe, “Huevos de corral”, escuchala si puedes)
    .Pero el problema, como señalas es la capacidad del sistema para transformar en mercancía todo lo que toca – y nada escapa a su largo brazo – y llevarnos como al necio a confundir valor con precio como dijo Machado. Lo del arte merece reflexión aparte que queda pospuesta por mi parte. Por cierto perdona mi mala educación debí decirte en el primer comentario lo estimulante que es tu página, los artículos, comentarios de películas, reflexiones, una gran tarea. Un saludo

  4. Es una imagen onírica donde la protagonista intenta huir de las convenciones sociales pero el destino en forma de esas misteriosas raíces le impide escapar.

    Eso mismo le pasa a Lars von trier en mi opinión… es alguien que no deja venir… esas imágenes. Algunos piensan que es un director de arte pero cae en las mismas vulgaridades del mal cine.

    Su lenguaje, el guion es esotérico… claro esta si no tienes algún grado en masonería no puedes entender el guion de esta película. De lo que verdaderamente habla.. pero me refiero a esas imágenes vulgares como el del pene de Dafoe… un pene computarizado… si aquí se habla de mutilar carne… y el directo me tira una imagen de un pene computarizado, el falo, el símbolo del hombre. Son las mismas convenciones sociales o quiza Dafoe no es pudiente en el área pubica.

    Aparte aquí Dunst no esta huyendo en el fotograma… esta siendo recibida por los arboles que tiernamente la invitan hacia la oscuridad. Es una película oscura. Nadie lo puede negar.

    • Hola, es cierto que el simbolismo y el fondo filosófico en las últimas películas de Lars von Trier puede considerarse excesivo.

      También ocurre que parece haber pasado de la austeridad del cine dogma a un manierismo que asume los modos y maneras de la publicidad.

      Creo que no interpretas bien el fotograma en el que Dunst huye vestida de novia y es atrapada por esas raíces negras. La actriz pasa por dos fases en la película: una es de negación de las convenciones sociales, del meteorito y otra de aceptación de la desaparición de la vida, de reconocimiento de la verdad, de iluminación. Creo que el fotograma corresponde al primer estadio. El diálogo que sostiene con su hermana casi al final de la película donde afirma que la vida no merece ser salvada sería un ejemplo de lo segundo.

      Saludos.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s