Cine

Gideon Raff: Homeland (2011)

Homeland (Gideon Raff, 2011)

En 2012 Homeland obtuvo el premio Emmy a la mejor serie dramática desplazando a Mad Men después de sus cinco años de dominio consecutivos. También recibió el Globo de Oro y los actores protagonistas Damian Lewis y Claire Daines fueron recompensados con sus respectivos premios Emmy.

Es fácil adivinar los motivos por los que Homeland ha conectado tan bien con el público estadounidense. Dicho en pocas palabras: resucita con éxito los fantasmas de la Guerra Fría. En un clásico de la ciencia ficción de los años cincuenta, Invasion of the Body Snatchers (Siegel, 1956; Hirschbiegel, 2007), la gente corriente era sustituida por duplicados alienígenas sin sentimiento alguno. Quienes lograban mantenerse al margen ya no eran capaces de distinguir si percibían el mundo correctamente o si estaban  presos de un delirio paranoico donde cualquiera podía ser un enemigo. Donde en los cincuenta se hablaba de alienígenas en realidad se referían al contagio comunista contra el que había que estar prevenidos en todo momento.

Homeland recupera todos esos estereotipos pero sustituyendo a los comunistas por el fundamentalismo islámico de Al-Qaeda. Un país en estado de guerra permanente es mucho más fácil de controlar. La población está atemorizada, la amenaza está por todas partes, cualquiera puede ser un terrorista suicida: LA GUERRA ES LA PAZ, como decía George Orwell.

En cualquier caso, la deriva ideológica de Homeland está ya presente en los títulos de crédito iniciales. Estos muestran la versión oficial de la Historia en la primera década del s. XXI. Un montaje perverso enseña en primer lugar  la comparecencia de Colin Powell en la ONU argumentando a favor de la invasión de Iraq. A continuación, las típicas imágenes traumáticas de los atentados del 11 de Septiembre. Por último, se muestra al presidente Obama cabeza abajo recomendando un permanente estado de alerta. Todo en un blanco y negro que imita la verosimilitud del documental.

Esa versión oficial de la historia sugiere que Colin Powell y la Administración Bush tenían razón al recomendar la invasión de Iraq por posesión de armas de destrucción masiva y relaciones ilícitas con Al-Qaeda. El recelo o la desconfianza de la comunidad internacional frente a las advertencias iluminadas o prefabricadas (escójase lo que se prefiera) de la primera potencia mundial es la debilidad de Occidente ante el mundo árabe.

Homeland (Gideon Raff, 2011)

Homeland (Gideon Raff, 2011)

La imagen final de Obama cabeza abajo tiene una clara connotación despectiva: el actual presidente no ha estado a la altura de su tarea; es, en la jerga del Tea Party, negro, medio árabe y socialista.

Homeland (Gideon Raff, 2011)

En realidad Homeland es cine de espías de una calidad extrema si lo comparamos con la pobreza habitual de los productos que ofrecen las carteleras de cine (este fin de semana Resident Evil 5 & Taken 2). Sin embargo su brillantez formal está al servicio de una ideología muy determinada. Homeland está producida por Fox 21, compañía de la que es propietario el ultraconservador Rupert Murdoch. Recuérdese que José María Aznar, el de la foto de las Azores, fue contratado como consultor por Murdoch tras abandonar la presidencia del gobierno.

La otra foto de las Azores.

Ficha técnica de Homeland

Homeland (Gideon Raff, 2011)

Género: Thriller, “Guerra Fría”

Creado por: Gideon Raff

Interpretación: Claire Danes, Damian Lewis, Morena Baccarin, David Harewood, Diego Klattenhoff, Jamey Sheridan, David Marciano, Navid Negahban, Jackson Pace, Morgan Saylor.

Música: Tema inicial “Terminal 7” by Tomasz Stanko Quintet y Sean Callery

País: Estados Unidos.

Duración: 2 temporadas de 13 episodios.

Producción:  Howard Gordon, Alex Gansa, Gideon Raff, Michael Cuesta, Henry Bromell, Chip Johannessen, Meredith Stiehm, Alexander Cary, Avi Nir, Ran Telem

Rodado en: Charlotte, North Carolina

Duración de capítulos: 50–60 minutos

Distribución: Showtime

Fecha de estreno: 2 de octubre de 2011 hasta hoy.

P. D.: La banda sonora de la serie incorpora muchos temas de jazz. Aquí Thelonius Monk, probablemente un bipolar y fetiche de la agente Carrie Mathison.

12 replies »

  1. Hola Eugenio,

    Esta serie es maravillosa, yo también la estoy siguiendo y la verdad es que la intriga no puede ir a más.
    Muy interesante el artículo!

    saludos

  2. No comparto la valoración que hace de la serie. Creo que sí incorpora un amplio espectro de consideraciones ideológicas y éticas que comprenden a muchas de las personas implicadas en la llamada “war on terror”.

    El personaje de Claire Danes, durante la primera temporada de Homeland, conoce la “conspiración del infiltrado”, y para confirmarla, no duda en violar la ley tanto ella como sus compañeros. Es uno de los momentos más repugnantes: el personaje de Damian Lewis sufre el trauma de un cautiverio atroz mientras ella lo contempla comiendo comida rápida. En fin, no es un planteamiento sutil.

    Al mismo tiempo, el personaje de Damian Lewis se encuentra con una sociedad que no es la suya pero él cree que alguna vez lo fue: varios de los capítulos están dedicados a explicar conceptos como violencia, terrorismo y justicia.

    Un indicador de que el mensaje es más amplio de lo sugerido en la entrada podemos encontrarlo en internet: en los muchos foros de discusión sobre la serie encontramos que la gente apoya la acción que quiere emprender el personaje de Damien Lewis. Esto no es casual.

    Sobre Obama…yo no sé mucho del Tea Party pero sí sé que si ese hombre es socialista yo soy mormón. El señor que estaba mirando tan tranquilo la ejecución sumaria de un hombre como un show ajeno a él para mí ya es una pieza más. De hecho, en la serie se muestra y critica ese concepto de guerra selectiva y despersonalizada. Las personas que ocupan esa habitación siempre son “lo peor” de los USA. Curiosamente, también son sus dirigentes. Un mensaje un poco populista, podría decirse.

    Sobre la Fox…pues qué quiere que le diga. La fox produce también a los Simpsons o Futurama. El señor Murdoch será muchas cosas, pero no parece ser un sentimental: si algo da un buen dinero se progrma y punto. Lo demás es literatura.

    Saludos.

    • Hola Andrés, bienvenida sea la diversidad de opiniones.

      No coincidimos en nuestras valoraciones.

      Creo que la serie es, aparte de muy entretenida, una forma malintencionada de reescribir la historia. Estados Unidos perdió la guerra de Vietnam pero ganó la guerra de propaganda gracias a Rambo. La intoxicación de las imágenes fue global. Supongo que, excepto los vietnamitas, nadie es consciente del sacrificio y la valentía de un pueblo que tuvo que enfrentarse a una maquinaria bélica despiadada. Tras el 11 de septiembre, Carrie empleará todos los medios a su alcance para que no vuelva a ocurrir. Todas sus acciones, todas, están finalmente justificadas. Por el contrario, del protagonista árabe (Abu Nazir) la única imagen es la de un monstruo a abatir.

      Los foros en los que se apoye a Damian Lewis me resultan totalmente incomprensibles. Creo que el guionista en ese caso no está especialmente brillante. No creo que sea motivo suficiente para entender el giro que da el carácter del personaje la muerte del hijo de su torturador.

      Este es un esquema de pensamiento que al señor Murdoch y a la Fox le interesa propagar. Me dices que Murdoch produce los Simpson. Algunos pueden ver en esta serie algo subversivo. A mí me parece una sarta de estereotipos sexistas insoportables. El héroe, Homer, un borracho que se pasa el día viendo la tele. Su mujer, ama de casa como debe ser. Burt, el niño como deben ser los niños, traviesos y enemigos de la escuela (cuidado que allí te enseñan a pensar). Lisa, muy obediente, va al conservatorio, sensata.

      Desde aquí no vemos mucha diferencia entre Obama y Romney pero:

      Saludos.

      • Bueno, yo creo que si un hombre que resulta ser soldado de un ejército sufre un bombardeo dron de sus antiguos compañeros y que resulta negado –de hecho, las pruebas son eliminadas por el departamento de Estado– esto sí podría ser motivo para tomar venganza. Para mí lo sería. Creo que esto sí está bien explicado en el cpítulo de Gettysburg.

        De hecho, Abu Nazir no es el torturador de Lewis: era un fantasma en la pared que resulta ser el cuidador del preso cuando éste ya había abandonado su humanidad. Yo sí entiendo que se apoye la acción de Lewis. Es más, creo que ese nivel de sacrificio es el al final, ha aportado más espacios de libertad y seguridad. No viviríamos en el reino del capital fantasma si hubiese una amenaza contrapuesta a su poder. La revolución francesa nos dio nuestro mundo pero fue el Terror del Comité de Salud Pública el que lo aseguró –“hay que . Lo contrario es querer una revolución sin revolución y la pervivencia del ridículo status quo actual (creo que ya sabe a quién cito con esto último).

        Creo que invierte el poder del capital para absorber opuestos: es Obama la versión light de la gestión imperial (sus políticas han sido estética pura: perdió lamentablemente la batalla por la sanidad, desarrolló una opción enloquecida como el Tea Party, abandona a su suerte a sus aliados exteriores, algo que es meramente demócrata, no aporta un nuevo New Deal) mientras Romney es la versión hard. Pero si el señor Romney cumpliese con la tradición republicana de mandar al cuerno al “mundo” y dedicarse a los USA, por mí como si (re)instaura la esclavitud: la clase trabajadora de los Estados Unidos no me merece ninguna simpatía y su “izquierda” me parece lo suficientemente inútil, distraída, comercial y superficial como para permitirlo.

        Y sobre los Simpsons: son una parodia. Polichinela moderno y estas cosas. Homer no es un héroe, Lisa representa esa izquierda inofensiva, estéril, snob modernilla made in USA, Marge y Bart…en fin. Son un espejo deformante, sí, pero espejo de la actitud yanqui.

        • Hola Andrés, has expuesto las ideas de Žižek de un modo claro y contundente. Hoy la viñeta de El Roto me ha recordado a tu comentario.

          Personalmente no tengo clara la apuesta de Žižek. Somos individuos imperfectos y nuestros organismos políticos tienen necesariamente que serlo también. Cuando hace propuestas como en las páginas finales de En defensa de las causas perdidas me parece que pierde el sentido del humor y la ironía que tanto enganchan de sus libros. Es un cambio brusco: como pasar repentinamente de El Banquete a Las Leyes en Platón. Prefiero El Banquete. Prefiero oír hablar a Žižek de Hitchcock.

          Tu análisis de la política exterior demócrata y republicana es históricamente correcta pero en los últimos veinte años la tendencia se ha invertido. Recuerda el clan Bush. No digo que Obama mereciese el Nobel de la paz pero es que si lo comparamos con el anterior parece un santo.

          Un saludo.

    • Hola José Luis,

      es cierto que la calidad de las series se deteriora mucho cuando se añaden temporadas y temporadas simplemente porque se alcanzan unas determinadas cuotas de audiencia. Lo he notado especialmente con la segunda temporada de Boss donde la trama se vuelve insostenible (a veces rozando el ridículo) o la quinta de Breaking Bad donde ya no queda nada de la sobrecogedora mutación de Walter.

      Tengo la sensación de que la política de la BBC es en este sentido más sensata. Me viene a la mente The Crimson Petal and the White.

      Aunque tampoco es cuestión de volverse platónico, que ese es un callejón sin salida: “Pues el verdadero juez debe juzgar no porque se entera por la platea, aturdido tanto por el alboroto…”.

      Saludos.

  3. Voy a tener que dejar de ver la serie por progre, guay y postmoderna (ambigua moralmente), y aun la tachan por aquí de americanista. Donde vamos a llegar. En cuanto a su guión y su interés (suspense, etc…), es deslumbrante, aunque insisto, un poco maniquea y políticamente correcta. A ZP le tiene que molar.

  4. Un lustro después el tiempo le da la razón al autor del artículo de este blog… aunque apenas estoy terminando la temporada 3 ya no me quedan dudas que es un fakin lavado de cerebros… muy bien hecha. Seguiré viéndola por su calidad y por eso de “ten cerca a tus amigos y más aún a tus enemigos”

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s