Cine

Gus Van Sant: Boss (2011)

Tom Kane (Kelsey Grammer) afectado por la  Demencia de cuerpos de Lewy (Lewy Body Dementia)

Me parece que la serie de televisión Boss (2011) resulta filosóficamente relevante por varios motivos.

En primer lugar, por sus resonancias teológicas. Tom Kane no es simplemente un alcalde de Chicago afectado por un tipo peculiar de demencia. Tom Kane es un reflejo del poder absoluto, Tom Kane es dios. Es dios tal y como lo describen los gnósticos o Cioran, es decir, un aciago demiurgomaligno, tenebroso, el símbolo por excelencia de la soledad, un monstruo fascinante. El poder y la creación vinculados desde siempre al principio del mal. Lo peor de todo es que este dios menor, como el protagonista, pierde progresivamente la memoria del Origen. Y este olvido, este trastorno, esta debilidad, lo convierten en un ser irracional, desesperado, vengativo, letal para quienes lo rodean.

En segundo lugar, por el modo en que las imágenes dan vida a los aforismos de Baudrillard sobre el poder y la política. El poder carece de fundamento: es una ilusión óptica, un juego de apariencias, una alucinación colectiva. A las masas, a lo social, la clase política y la corrupción le resultan indiferentes. La masa sólo quiere espectáculo. Tom Kane sabe que en su oficio todo se juega en las apariencias. Por eso, cuando surgen los primeros síntomas de su demencia, se desata la conspiración en su contra. Para evitar olvidar las decisiones que toma, decide vigilarse continuamente colocando cámaras en su despacho. Es a través del objetivo de la cámara como preserva su identidad. Hay en estos fotogramas una cita explícita de Blade Runner (Ridley Scott, 1982), un clásico sobre la conexión entre los recuerdos y el yo.

Fotograma de Boss (2011)

Fotograma de Boss (2011)

Fotograma de Boss (2011).

En último lugar, por las reflexiones sobre política y educación. En el tercer capítulo se establece una confrontación entre el modelo del Estado del Bienestar y el Neoliberal. El personaje anónimo, que defiende el Estado del Bienestar, argumenta que la educación no puede quedar en manos de las multinacionales, que si ese es nuestro modo de pensar deberíamos dejar que controlaran todos los ámbitos de la política. La educación, dice, no es un producto o una mercancía sino un derecho inalienable. Si dejamos este derecho en manos de compañías cuyo único objetivo es maximizar beneficios, estas no van a esforzarse en perseguir el verdadero objetivo de la educación en una sociedad libre: crear ciudadanos críticos capaces de gobernarse a sí mismos.

Meredith Kane, esposa del alcalde y directora de Scientia, la empresa beneficiada con la privatización de la educación pública, se justifica de este modo: el nivel en Matemáticas y Ciencias en Estados Unidos ha caído alarmantemente. Liberalizando servicios como el transporte, los comedores escolares, el mantenimiento, el material escolar… podrá aumentarse el salario de los profesores cuyos alumnos obtengan mejores resultados. Una vez completada la extenalización del sector educativo la compañía gestora no tendría los problemas que tiene el Estado para despedir a los “malos profesores”, la verdadera amenaza de una escuela de calidad. La educación puede mejorarse, pero sólo si abandonamos las ideologías y “hacemos números”.

Ambos discursos están obsoletos: ya nadie cree en el primero y el segundo es puro cinismo.

Quizás Baudrillard tenga razón: no hemos entendido nada si pensamos que el dinero dedicado a comprar armas o desaparecido en casos de corrupción podría haberse desviado a educación o sanidad. El organismo político no funciona de ese modo. Y más nos vale que no lo haga: supondría la realización de un mundo administrado totalitariamente (Horkheimer).

Por último, el análisis que hace Baudrillard de la escuela trasciende ambos puntos de vista (aunque no tengo claro si para algo bueno):

Secondary-school pupils are demanding more school, more funding, more staff, more security. Nineteenth-century demands. School is finished. All we can do is transform it into a gigantic Web café. In their own heads, the school students have already moved over into multimedia and the twenty-first century, as is attested by the incongruity of the demonstrations, including the incongruity of the anachronistic violence of the hooligan element. (Jean Baudrillard: Cool Memories IV, p. 76)

Ficha Técnica

Boss (2011)

Género: Filosofía política

Escrito por: Farhad Safinia

– Director del primer episodio: Gus Van Sant

IntérpretesKelsey Grammer as Tom Kane, Connie Nielsen as Meredith Kane, Martin Donovan as Ezra Stone, Kathleen Robertson as Kitty O’Neill, Hannah Ware as Emma Kane, Jeff Hephner as Ben Zajac.

Banda sonora: Brian Reitzell. Tema inicial: “Satan, Your Kingdom Must Come Down” por Robert Plant

País: Estados Unidos.

Duración: 1 temporada de 8 episodios de 55 minutos.

Productores ejecutivos: Kelsey Grammer, Farhad Safinia, Dee Johnson, Gus Van Sant, Richard Levine, Lyn Greene, Brian Sher, Stella Bulochnikov-Stopler.

Productoras: Category 5 Entertainment, Grammnet Productions, Lionsgate Television

Bibliografía

11 replies »

  1. Hola. El de arriba es uno más de sus artículos plenos de fuerza e ideas con los que aprendo ilusionado buscando respuestas. Una vez dijo el veterano actor Spencer Tracy al trabajar con Montgomery Clift: “La calidad interpretativa de Montgomery Clift es tal que hace que los demás actores parezcamos simples chapuceros”. Bien, este cuaderno nos refleja a los demás aficionados nuestra mediocridad, lo cual es de agradecer.
    La trampa en la que cayó Gus Van Sant cuando le propusieron en 1998 hacer el “remake” de Psycho (1962) pudiera ser digna de estudio filosófico, me refiero a la solución que tuvo Van Sant, copiar el original plano a plano. ¡Una película clonada! Su vida fue corta, los críticos la mataron sin dejarla andar unos pasos. ¿Harían lo mismo con un Elvis Presley clonado?
    Los creadores han encontrado un refugio en la televisión. El tiempo trae cosas inesperadas.
    Hubo una época en la que se creaban clubes de fans para seguir a los ídolos, El Dúo Dinámico, Torrebruno, Joaquín Prat…, todos tenían su club de seguidores. Hoy la masa usa a sus ídolos para insultarlos y denigrarlos. Ahora el espectáculo está en buscar defectos y reírse de los que salen en la televisión, escriben en la prensa o parlotean en la radio. Clubes de hijos de puta, podrían llamarse. No entiendo a dónde nos dirigimos molestándonos en criticar a los ídolos y dejando de lado la crítica al tiempo en el que estamos, al gran monstruo de sociedad que nos da sombra. El cinismo se ha hecho con las voluntades de todos.

    Me gusta

    • Hola ente, me alegra que la entrada te haya gustado. La idea de Gus Van Sant de clonar Psycho es como el Quijote de Pierre Menard de Borges. Siempre me gustó mucho ese cuento. Te obliga a buscar dónde esta la diferencia, si la hay, entre el original y el doble.

      Es evidente que cuanto menos sepamos sobre el rescate que se avecina para septiembre mejor para los gobiernos. Para ello, en vez de un canal de economía 24/7 tenemos Olimpiadas, fútbol, programas del corazón. Es una forma de verlo. Otra, más pesimista, es que la gente no quiere política ni economía sino espectáculo a toda cosa. La victoria de los políticos es que, a pesar de todo, seguimos participando en sus elecciones cada cuatro años. Como en la novela de Saramago una auténta revolución sería una abstención del 100%. Esa es la pesadilla del poder.

      Me gusta esta idea de Zizek: cuando a Lenin le iban peor las cosas, cuando la revolución parecía imposible, cuando era un desarrapado fuera de Rusia ¿qué hizo? Leer a Hegel, pensar. Es la única receta que puedo darte. Aunque nos digan lo contrario, que es tiempo de actuar por buenos o malos motivos, creo que es tiempo de pensar, de contemplar y esperar. Había un místico español, un tal Miguel de Molinos, que defendía el quietismo. Una hermosa palabra.

      Un abrazo.

      Me gusta

      • Sí, lleva razón.
        Una de las imágenes que me impactaron en estos últimos meses es la de un colectivo de policías y bomberos manifestándose frente a otros que les frenaban.
        Todo esto del asalto a los supermercados tiene un gran conflicto de fondo. Intentar resolver esto usando la anarquía, aunque en principio parezca que no trae nada bueno, puede ser un detonador de ira contenida, que el poderoso se manifieste con sus correctivos y que el pueblo eche un pulso a los políticos. Ya lo sé, soy un soñador.
        Saludos.

        Me gusta

        • En Grecia los disturbios han sido muy graves. Aquí supongo que no lo serán menos. La conclusión será la misma: rescates y salida del euro, es decir, empobrecimiento de todos para beneficio de unos pocos.

          Prefiero la solución de Bartleby (“preferiría no hacerlo”) a gran escala. Apagar los móviles, los ordenadores, las televisiones, dejar de consumir, de responder a las encuestas, de votar…

          Yo también soy un soñador.

          Me gusta

  2. Le he dado vueltas y le doy la razón. Los peces en el muelle, por ejemplo. Hay una especie de ellos que se empeña en picar el anzuelo de los pescadores. Si nos fijamos, vemos que otros ignoran la carnaza que contiene el anzuelo y hasta el engodo que les arroja el pescador. Ese tipo de pez es libre, ya el mar contiene todo lo que él necesita para vivir; puede irse a otro lugar si el muelle estuviera esquilado. Ignorar los reclamos nos da libertad, pues.
    Saludos.

    Me gusta

  3. Se me ha estropeado el estómago. ¿Por qué lo graban? Están convencidos de que en un juicio serán exculpados.
    Ver estas cosas me derrumba. Estamos hechos de hierro, golpeamos sin piedad. Esto no tiene cura, es muerte, muerte, muerte sin sentido. Tratan a los más desfavorecidos y a sus protestas como si fueran ratas cargadas de peste. Mañana los sustituirán. Odioso. Tremebundo.

    Me gusta

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s