Historia de la Filosofía (Extremadura)

Campo semántico Sartre (PAU Extremadura)

Simone de Beauvoir, Sartre y el Che, Cuba, 1960

1. Teoría del conocimiento

  • Visión técnica del mundo

La visión técnica del mundo tiene su origen en Platón. El Demiurgo, artesano del Universo, plasma las Ideas en la Materia. La esencia precede, por tanto, a la existencia. Esta visión del mundo se prolonga a lo largo de toda la Historia de la Filosofía y se consuma en el triunfo de la técnica. En el mundo técnico, el mundo artificial creado por el hombre, la esencia precede a la existencia. Sartre coincide aquí con Heidegger. Para este el triunfo de la técnica a nivel planetario supone un modo de interpretar la realidad regido por la calculabilidad, la utilidad y la rentabilidad. El mundo y, el propio hombre, quedan reducidos a “cosa“. En ambos casos, Sartre y Heidegger recuperan aquella formulación del imperativo categórico kantiano según la cual es necesario tratar al hombre como un fin en sí mismo y no como un medio.

Un ejemplo sencillo para entender lo que significa la visión técnica del mundo es la película Avatar de James Cameron, donde la multinacional sólo está interesada en explotar los recursos de Pandora.

Fotograma de Avatar (Cameron, 2009). Destrucción del Árbol Madre (Home Tree)

2. Teoría Política/Estado

3. Antropología

  • Existencialismo

El existencialismo es un movimiento filosófico que alcanza su máximo apogeo tras la Segunda Guerra Mundial en la figura de Jean Paul Sartre. Partiendo del ateísmo, la tesis básica del existencialismo es que la existencia precede a la esencia, es decir, que no existe una naturaleza humana que nos determine, sino que estamos “condenados a ser libres”. Frente al “ser-en-sí“, amorfo, sinsentido y causante de la “náusea”, existe el “ser-para-sí“, el hombre, capaz de proyectarse libremente en el porvenir.

Nuestras decisiones determinan lo que somos y también comprometen al resto de la humanidad. Plantearse de ese modo la toma de decisiones implica necesariamente la angustia, el desamparo y la desesperación pues cada uno de nuestros actos determina qué será de la humanidad entera y, además, ni existe Dios ni ideas claras sobre el Bien y el Mal. Para evitar estos sentimientos recurrimos a la mala fe, es decir, a evitar la pregunta ¿qué ocurriría si los demás eligiesen lo mismo que yo?. En este sentido Sartre critica la vida inauténtica del mismo modo que Heidegger.

Al modo del imperativo categórico kantiano mis acciones determinan no sólo mi naturaleza sino la de toda la humanidad. Aunque Sartre es crítico con Kant pues ni siquiera la lógica del imperativo categórico es suficiente para guiarnos en nuestras acciones. Si a un individuo le está dado elegir entre ir al frente a combatir a los nazis o quedarse en la retaguardia para cuidar de su madre, ambas opciones podrían convertirse en ley universal.

El existencialismo es un humanismo porque está en las manos del hombre vivir su vida en libertad  y  responsabilidad,  apurando  hasta  el  fondo  el  vaso  de  la finitud y el absurdo de la condición humana.

  • Proyecto

El ser humano está condenado a ser libre y, por tanto, a proyectarse en el porvenir. Es necesario distinguir entre el querer cotidiano consciente y el proyecto de vida profundo que hemos elegido. Cada una de nuestras decisiones obedece a ese proyecto, aunque, en ocasiones, no seamos conscientes del mismo. En este caso, el pensamiento de Sartre está muy próximo a Freud: existe una diferencia esencial entre lo que creemos que estamos haciendo y lo que realmente estamos haciendo. Por ejemplo, imagina a alguien con una formación reactiva: puede ser que conscientemente crea que está enamorado de su pareja y que por ello va a pedirle matrimonio, pero en realidad lo único que desea es alejarse de la homosexualidad que tanto odia.
4. Metafísica/Realidad

  • Esencia/Existencia

La distinción esencia-existencia tiene su origen en Tomás de AquinoAristóteles había establecido las siguientes oposiciones: materia – forma y potencia-acto.Tomás de Aquino añade una tercera: esencia – existencia. Su objetivo es separar radicalmente a Dios de las criaturas. Al contrario que en Aristóteles donde las esencias son eternas, en Tomás de Aquino sólo en Dios coinciden la esencia y la existencia, sólo Dios es.

Para el existencialismo, por el contrario, Dios no existe y el hombre es un ser en el que la existencia precede a la esencia, su naturaleza no viene dada de antemano por un ser superior. En definitiva, un ser que está “arrojado en el mundo” y “condenado a ser libre”.

  • Realidad/Nada

Frente al “ser-en-sí“, cerrado, amorfo, sinsentido y causante de la “náusea”, existe el “ser-para-sí“, el hombre, capaz de proyectarse libremente en el porvenir. Sartre se inspira en este caso en la idea de “ser-en-el-mundo” de Heidegger.

El “ser-en-sí” es “el ser que es lo que es” y nada más. Es opaco a sí mismo porque está lleno de sí. Es macizo, no tiene ningún secreto, es plena positivdad, no cnoce la relación con otro, es indefinidamente él mismo y se agota siéndolo. Ni siquiera le afecta la temporalidad. Es un ser cerrado sobre sí mismo, sin conexión con nada, sin sentido alguno, una opacidad absurda.

El hombre es un ser-para-sí, es decir, “tiene de ser lo que no es”. Es, en el fondo, una nada, un vacío. Aquello que “es lo que no es y no es lo que es“, es necesariamente temporal. Esto es evidente ante la experiencia de la muerte, de la finitud. Pero es una nada capaz de abrir una grieta o fisura en el seno compacto del ser y proyectarse en el futuro. Esta grieta en el ser es el origen de la libertad. No es una libertad de la voluntad sino que es una libertad incrustada en el ser, es una libertad ontológica.

El «ser-para-sí» es el ser que es para sí mismo su propia falta de ser —es lo que no es y no es lo que es—.Y si el hombre es fundamentalmente proyecto, «deseo de ser» entonces el hombre desea llegar a ser en-sí. Con otras palabras: si el hombre es la nada, en cuanto para-sí, desea llegar a la positividad plena, al «en-sí». Si lo alcanzara este ser sería una síntesis «en-sí-para-sí», «la conciencia hecha sustancia», Dios. Por eso la conclusión: «Ser hombre es tender a ser Dios o, si se prefiere, el hombre es fundamentalmente deseo de ser Dios».

Si Dios ha muerto, alguien debe ocupar su lugar. Sartre hace ocuparlo al hombre. Es decir, con Sartre y para Sartre la Teología debe dejar paso libre a una antropología, a un hombre cuyo proyecto inicial y fundamental no es otro que hacerse Dios. Pero este proyecto sartreano está destinado al fracaso. Todo el intento humano por ocupar el puesto de Dios caerá por tierra, porque el hombre es una «pasión inútil».

5. Ética

  • Responsabilidad – Elección

Si el hombre es realmente consciente de que su elección implica a la humanidad entera no podrá dejar de sentir una responsabilidad extrema, una profunda angustia. Mi voluntad es “legisladora universal” lo cual es una reminiscencia claramente kantiana, teniendo en cuenta que Sartre es crítico con el imperativo categórico kantiano pues no lo considera suficiente para ayudarnos a elegir.

Sin embargo, la mayoría actúa como si su elección sólo le afectase a sí mismo, actúa, dice Sartre, de mala fe. No son capaces de enfrentarse a la catástrofe de que todo el mundo actuase como ellos y prefieren pensar que ya habrá otros que tomen la decisión correcta. Un ejemplo clásico es el de los responsables de los campos de concentración que se excusaban diciendo que obedecían órdenes. Piensa también, por ejemplo, que el Sindicato de Estudiantes convoca una huelga para protestar por los recortes en Educación. Puedes elegir no ir a la huelga y hacer un examen importante, o quedarte en casa a estudiar o irte al bar. Para aliviar la angustia que te produciría pensar que esa decisión compromete la de todos los demás, te dices a ti mismo que ya habrá algún “pringado” que proteste.

Para liberarnos de la angustia nos encerramos de nuevo en la caverna platónica renunciamos a pensar por nosotros mismos. Según Sartre esto es lo que hacemos cada vez que no nos planteamos la pregunta “¿qué sucedería si todo el mundo hiciera lo mismo?”.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s