Historia de la Filosofía (Extremadura)

Campo semántico Horkheimer (PAU Extremadura)

Max Horkheimer

1. Teoría del conocimiento

  • Teoría tradicional / Teoría Crítica

En 1937, Horkheimer publicó Teoría tradicional y teoría crítica, el texto fundacional de la Escuela de Frankfurt. En ese texto Horkheimer cuestiona la pretensión de neutralidad de la teoría tradicional, es decir, de la sociología burguesa. Esta, que tiene su origen en Comte, busca en realidad domesticar y dominar los antagonismos de clase que ha generado el orden socioeconómico liberal-capitalista anulando la posibilidad de cualquier posible revolución.

La Teoría Crítica es una alternativa a la teoría tradicional o sociología “burguesa”. La teoría crítica hereda de Marx la voluntad de transformar la sociedad convirtiéndose en actividad ético-política. El «teórico crítico» será, en efecto, «el teórico cuya ocupación consiste en acelerar un proceso que debe conducir a la sociedad sin injusticia». Aquel, pues, cuyo trabajo esté guiado por un interés emancipatorio.

Habermas pertenece a la segunda generación de la Escuela de Frankfurt. Mantiene de la teoría crítica original el objetivo de transformar la realidad social. Sin embargo, se diferencia de Horkheimer y Adorno en que consideró que era posible combinar el carácter científico de la sociología burguesa con la intención crítica o emancipadora.

A partir de la década de 1970, Habermas elaboró la teoría de la acción comunicativa. Propuso revitalizar las democracias situando como utopía a perseguir (ideal regulativo) la situación ideal de habla. Esta es aquella en la que todos los participantes son iguales, tienen los mismos derechos para argumentar y discutir, y se respeta siempre la fuerza del mejor argumento. Cuando más se acerque nuestra democracia a la situación ideal de habla mejor será nuestra situación política.

2. Teoría Política/Estado

  • Administración totalitaria

La Escuela de Frankfurt criticó al totalitarismo nazi, comunista y también a las democracias capitalistas porque en todos esas formas de gobiernos los individuos se ven sometidos al Estado, es decir, nos encaminamos hacia un “mundo administrado totalitariamente”.  El control de las mentes a través de la “industria cultural” o “cultura de masas” fue el objetivo primoridal de la crítica de la Escuela de Frankfurt. En los años sesenta, una vez abandonada toda esperanza revolucionaria, Horkheimer se limita a defender las libertades básicas del liberalismo de Locke. Dicho con otras palabras, de nada sirve una libertad democrática formal si no se desarrolla la libertad interior, la autonomía individual. Las democracias están anquilosadas porque los individuos carecen de libertad interior, los medios de comunicación de masas los han convertido en zombies.

  • Sociedad justa/correcta

Lo que Marx se había imaginado como socialismo es en realidad el mundo totalitariamente administrado. Es un mundo en el que no hay clases sociales, donde a nadie le falta de nada pero donde los individuos se convierten en máquinas. Aspira a ser una sociedad justa pero carece de lo esencial para el hombre: la libertad. La decepción de Horkheimer respecto al comunismo soviético es evidente. También renuncia a la posibilidad de cambiar las injusticias sociales de las democracias capitalistas a través de la revolución. Se limita a defender la concepción liberal de los derechos individuales.

  • Progreso

¿Progresa la humanidad hacia una paz perpetua como planteaba Kant? Horkheimer es a este respecto muy pesimista. Nos invita a contemplar la violencia omnipresente en el mundo actual: los líderes occidentales no dudan en estrechar la mano de asesinos de masas cuando les conviene. Ante esta situación no podemos evitar el anhelo de alguien que compense a las víctimas, necesitamos el postulado de la existencia de Dios.

Para la ciencia la Tierra es un pequeñísimo átomo en medio del universo infinito cubierto por una capa de moho poblada de microbios. Suponer que el individuo está destinado a algo más requiere del impulso de la religión.

En definitiva, respecto al progreso del género humano las ideas de Horkheimer son pesimistas y escépticas. La historia corre hacia un mundo totalmente administrado donde lo que llamamos inteligencia e imaginación desaparecerán. Y, sin embargo, es necesario intentar realizar lo que se considera verdadero y bueno. “Pesimistas teóricos y optimistas prácticos“.

  • Libertad

El tratamiento del tema de la libertad parece muy diferente en la Historia de la Filosofía y en la Historia real. En la primera se estudia principalmente la libertad interior o libre albedrío, mientras que en la segunda se lucha por la libertad externa o libertad política.

En la historia real la libertad que se persigue es la libertad política o económica. Poder hacer lo que queramos, poder elegir entre muchas cosas, verse limitado lo menos posible. Esta es la libertad que buscan los individuos, las clases sociales y las naciones. En nuestro mundo real, es más libre quien recorre los escaparates del centro comercial y puede elegir entre las diversas mercancías que quien, con poco dinero en el bolsillo, no puede consumir.

Sin embargo, la libertad que importa a la Historia de la Filosofía, la libertad de pensamiento o libertad de expresión padece hoy día una enfermedad extraña. Una mayor permisividad no significa un aumento de libertad. Los medios de comunicación de masas actúan como adormecedores de la voluntad. Nuestras democracias occidentales son un buen ejemplo de ese letargo político. Solemos decir que no puede hacerse nada o que los políticos son corruptos o que los partidos lo controlan todo o que los expertos son quienes deben encargarse de la política. Son argumentos razonables pero al mismo tiempo aparentes porque están encubriendo nuestra incapacidad para hacernos cargo de la situación y emitir un juicio independiente.

Resulta escandaloso el contraste entre los logros materiales alcanzados y la “repugnancia” de la mayoría a esforzarse por participar y dinamizar la vida política de un país. Esa es la vulnerabilidad más grave de la democracia porque cuando los logros materiales decaen y se extiende la crisis la mayoría se cree débil e impotente para cambiar el curso de las cosas y recurre a los discursos peligrosos de líderes salvapatrias.

  • Justicia

La sociedad perfecta que Marx planteó es imposible porque justicia y libertad son ideales contradictorios. A mayor justicia, menor libertad. Si queremos que las cosas se hagan justamente será necesario prohibir a las personas imponerse unas a otras. A mayor libertad, menos justicia porque los más capacitados se impondrían a los más débiles y habría menos justicia. Este es uno de los elementos básicos de la separación de Horkheimer respecto a la primera Teoría Crítica

  • Revolución

Tras la Segunda Guerra MundialHorkheimer fue consciente de los numerosos errores de Marx:

  • Marx creía que la revolución sería el resultado de crisis económicas cada vez más agudas que empobrecerían cada vez más a la clase trabajadora. Pero no fue esa la evolución del capitalismo. El capitalismo se las ha arreglado para ir elevar el nivel de vida en los países desarrollados e ir desplazando la miseria de los trabajadores de un país a otro.
  • Horkheimer quedó convencido de que la sociedad, tanto capitalista como comunista, se desarrolla hacia un mundo administrado totalitariamente en el que todo estará regulado. El Estado será omnipresente en todos los asuntos humanos. La nueva teoría crítica propuesta por Horkheimer no defiende ya la revolución porque no sería más que otra acción terrorista. Se trata únicamente de conservar lo que es positivo de las democracias occidentales, “la autonomía de la persona individual, su psicología diferenciada y no poner obstáculos al progreso”, es decir, las ideas básicas del liberalismo político de Locke.

3. Antropología

  • Hombre y Naturaleza
Parte fundamental de la Escuela de Frankfurt es la crítica de la razón ilustrada. La Ilustración perseguía la consecución de la emancipación del ser humano a través de la razón. Sin embargo,  la razón ilustrada quedó reducida a razón instrumental, dominadora de la naturaleza, incapaz de plantearse fines o de ser crítica. La razón científica, positiva ha llevado a la humanidad a una forma extrema de barbarie: las dos guerras mundiales, los campos de concentración y la puesta en peligro de la vida sobre el planeta. De ahí la desconfianza de Horkheimer y Adorno respecto a la razón. Horkheimer concluye su trayectoria filosófica recurriendo a la mística y la religión y Adorno a la teoría estética.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s