Cine

Shyamalan: The Village (El bosque, 2004). I Ciclo de Filosofía y Cine.

Shyamalan: The Village (El bosque, 2004)

El miércoles 7 de marzo a las 16.30 el Departamento de Filosofía del IES Valle del Jerte proyectará en la biblioteca del centro la película The Village (El bosque, Shyamalan, 2004). A continuación, como es habitual, tendremos un pequeño debate.

Vista desde la distancia, la historia de Shyamalan es una alegoría perfecta para explicar cómo se utilizó el miedo y la mentira de Estado para preparar la invasión de Irak en 2003.

Invitados profes y alumnos.

El USO POLÍTICO DEL MIEDO Y LA MENTIRA DE ESTADO

Reflexiones filosóficas sobre El Bosque (The Village, Shyamalan, 2004)

El miedo y la mentira de Estado fueron considerados por Platón necesarios para articular una sociedad ideal o utópica.

Platón, en La República y Las Leyes, hace un uso repetido de la mentira de Estado para organizar su modelo de sociedad perfecta.

“…parece que los gobernantes deben hacer uso de la mentira y el engaño en buena cantidad para beneficio de los gobernados”

Veamos tres ejemplos básicos:

a) Platón compara al político con el pastor de un rebaño. Del mismo modo que el pastor se esfuerza por mejorar la raza de su ganado, el político ha de hacer lo posible por mejorar la raza de su pueblo. Esto se consigue garantizando que se unan las mejores mujeres con los mejores hombres y las malas con los malos. A los hijos de primeros se les educará para servir a la ciudad y a los hijos de los segundos se les esconderá en lugar secreto. Es natural que los poco agraciados protesten, así que

“… deberán hacerse ingeniosos sorteos, para que el mediocre culpe al azar de cada cópula, y no a los gobernantes.”

b) Otra de las funciones básicas del político para mantener el orden social es convencer a todos los ciudadanos de que el hombre injusto, el tirano, aunque posea todas las riquezas del mundo, es esencialmente infeliz. De este modo, todos apetecerán seguir las leyes de la ciudad. Aunque sea falsa, hay que introducir esa idea en la cabeza de los individuos desde niños a través de juegos, coros y representaciones teatrales.

c) La clase social encargada de defender la ciudad, los guardianes o soldados, debe ser educada en la mentira de la inmortalidad del alma y el paraíso en el más allá para los valientes. De este modo serán soldados más eficaces pues no temerán a la muerte.

Si quisiéramos encontrar estrategias parecidas a las de Platón en la sociedad actual no costaría mucho esfuerzo. De todos modos, insisto, la clase gobernante no tiene sólo el monopolio de la violencia sino también de la mentira. La función del arte es mentir al servicio del gobernante. Es decir, pintar dioses terribles que atemoricen al pueblo o mostrar que la felicidad pertenece sólo al hombre justo y no al injusto. Quien ponga en duda estas verdades será tratado por un organismo específico, la Junta Nocturna, que procederá a la ejecución del hereje si este no se retracta. Un ejemplo maravilloso de este modo de proceder es la quinta sinfonía de Shostakovich. Este fue advertido por Stalin de que el público al salir del teatro tenía que salir eufórico aunque sus condiciones materiales de vida no fuesen buenas y careciesen de las libertades mínimas. Escucha el movimiento final y notarás los efectos.

En El bosque, Shyamalan plantea la creación de una sociedad ideal y da por supuesto que el miedo y la mentira de Estado son absolutamente necesarios tal y como afirmaba Platón hace muchos siglos. Creo que Shyamalan está justificando las mentiras que utilizó el Gobierno de Bush para legitimar la invasión de Irak en 2003. El discurso de Colin Powell en la ONU, televisado para el mundo entero, fue un uso paradigmático del miedo y la mentira de Estado con el fin de proteger nuestra civilización perfecta: las democracias occidentales.

Hoy día está ocurriendo lo mismo con el modo en que se está gestionando la crisis económica. Está claro que se ha producido un “golpe de estado financiero” que ha sustraído el poder a los gobiernos nacionales para otorgárselo a los mercados. Los economistas, disfrazados de nuevos sacerdotes, insisten machaconamente en que o Recortes Sociales o Caos Financiero. De nuevo, el uso político del miedo y la mentira.

Ya se está preparando del mismo modo la próxima invasión de Irán… Y, en el fondo, considero que el mensaje de Shyamalan es tremendamente pesimista, para el director de El sexto sentido no hay otro modo de mantener el orden social que el miedo.

Eugenio Sánchez Bravo.

Categorías:Cine, Cine y Filosofía

Tagged as:

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s