Ética

Spielberg: Munich (2005)

Mahmud Abás reclamando un Estado Palestino en la ONU el 23 de se septiembre de 2011

Hoy el líder palestino Mahmud Abás ha pedido ante la ONU el reconocimiento de Palestina como un Estado de pleno derecho. Probablemente el Consejo de Seguridad no de luz verde a la única propuesta viable para que haya alguna vez paz en la zona: volver a las fronteras de 1967  y compartir la ciudad de Jerusalén. Así lo reconoce hasta el propio escritor israelí Amos Oz.

Es, por tanto, un buen momento para recordar la película Munich de Steven Spielberg. Estrenada en 2005, el director norteamericano de ascendencia judía llevaba al cine los hechos acaecidos tras el atentado del grupo terrorista Septiembre Negro en las Olimpiadas de Munich de 1972. Al asesinato de 11 atletas israelíes le siguió la caza y ejecución de quienes planearon el ataque por parte de un comando autorizado por la primera ministra Golda Meir. Un ejemplo clásico de terrorismo de Estado. Spielberg muestra de un modo diáfano cómo ambos bandos se consideran en posesión de la verdad y, para ambos, es legítimo el uso de la violencia, de la barbarie incluso. Aunque, naturalmente, también se puede objetar que el director simplifica demasiado y “barre para casa” dando una imagen falsa de Estados Unidos: en la película lugar de libertad, reflexión y arrepentimiento, y, en realidad, culpable inequívoco de que Israel haya incumplido sistemáticamente las resoluciones de la ONU sin ser sancionado.

En el primer capítulo de Ética para Amador Fernando Savater plantea la complejidad de las distinciones morales utilizando una situación límite: “Buscar gresca con los demás ya hemos dicho que es por lo común inconveniente, pero ¿debemos consentir que violen delante de nosotros a una chica sin intervenir, por aquello de no meternos en líos?” Parece que la violencia, en principio mala, también puede ser, por otro lado, buena. Pero la situación límite que Savater usa como ejemplo puede resolverse fácilmente. Munich, por el contrario, es un ejemplo histórico de cómo en la vida real las cosas pueden complicarse lo suficiente como para enturbiar definitivamente el bien y el mal, y dejar solamente la sensación de “horror” con que termina El corazón de las tinieblas.

Tras ver la película y reflexionar sobre el primer capítulo de Ética para Amador, ¿crees que es posible diferenciar el bien y el mal o en realidad tales distinciones no son más que una ilusión? ¿eres platónico o sofista? ¿es posible, como decía Kant, el progreso de la humanidad hacia una paz perpetua? ¿hay alguna posibilidad de que la imagen de arriba no se convierta en el principio de la próxima Intifada?

En el diálogo entre el líder del comando israelí y un terrorista palestino con que abro y cierro el post  hay ciertas ideas sobre las que merece la pena detenerse.  El terrorista palestino, que confunde al ejecutor israelí con un miembro de ETA, le explica que los grupos terroristas de izquierda europeos (ETA, ANC, IRA…) dicen que luchan por la “Revolución Internacional” pero, en realidad, les ocurre como a todos, quieren una tierra. “Home is everything”. En realidad, la trampa nacionalista es la causa de su declive pues no se pueden ganar guerras en el siglo XXI con conceptos del s. XIX. ¿Para qué necesitas un Estado si hoy día los Estados ya no significan nada?

Ficha técnica

Cartel Munich (Spielberg, 2005)

– Título original: Munich

– Año: 2005

– Duración: 164 min.

– País: Estados Unidos

– Director: Steven Spielberg

– Guión: Tony Kushner, Eric Roth (Novela: George Jonas)

– Música: John Williams

– Fotografía: Janusz Kaminski

– Reparto: Eric Bana, Daniel Craig, Ciaran Hinds, Mathieu Kassovitz, Hanns Zischler, Geoffrey Rush, Mathieu Amalric, Ayelet Zurer, Michael Lonsdale, Lynn Cohen, Gila Almagor, Marie-Josée Croze, Omar Metwally, Yvan Attal, Valeria Bruni Tedeschi

– Productora: DreamWorks Pictures / Universal Pictures / Amblin Entertainment

– Web oficial: http://www.munichmovie.com/

12 replies »

  1. “¿Para qué necesitas un Estado si hoy día los Estados ya no significan nada?”..no sé yo si esta pregunta es acertada. Es como decir “¿Para que quieres enseñanza pública si está fatal la que hay?”.

    A lo mejor no se trata de renunciar a conceptos pasados –habida cuenta del terrible fracaso que ha supuesto el posmodernismo y su p… manía de entrecomillar y distanciarse de todo– si no de reencontrarlos en el negativo. Tampoco coincido en usar el término “nacionalista” vaciado de contenido desde los años 90 y que, cuando lo leo, solo entiendo “aquí está la etiqueta más cómoda que he encontrado para descalificar a los que no piensan como yo”.

    El cosmopaleto reza para encontrar rastros de “nacionalismo” en cualquier acto de resistencia para poder rajar de “lo que está mal” y de “cómo debería ser en un mundo perfecto, donde las banderas sean trapos de colores y las fronteras, imaginarias”. Pensamiento rápido, cómodo y servil. Será por eso que tenemos que leerlo a diario en la prensa escrita.

    En lo que no se ha dicho de ellos, en lo que no se ha practicado. A pesar de la distancia, la verdad simbólica que predicaba Robespierre está más cerca de mí que los dislates de Toni Negri o las pedanterías de Derrida. “Home is everything”.

    Saludos y felicidades por el blog, aunque echo de menos el diario de lecturas.

    Me gusta

    • Hola Andrés, es una suerte poder contar con tu punto de vista. Muchas gracias por tomarte el tiempo de dejar tu comentario.

      La intención del post es polémica y me alegra haber captado tu atención. Cuando Abbas pide un Estado palestino y pide volver a las fronteras del 67 hay una imagen muy esclarecedora que no suele aparecer en los informativos y que debería hacerlo siempre:

      El Estado palestino devorado por Israel desde 1947

      Lo que intento explicar es que me parece justo lo que Abbas reclama pero también destinado al fracaso. Porque ya no existe el Estado palestino. Es un fracaso trágico y una puerta abierta a la violencia. A esa violencia legítima que no lleva a ninguna parte.

      “El cosmopaleto reza para encontrar rastros de “nacionalismo” en cualquier acto de resistencia”. Es cierto, es una treta algo sucia que abunda en los medios de comunicación.

      En la mención de Robespierre entreveo una mención a Zizek. Tengo en las estanterías En defensa de las causas perdidas. A ver si puedo empezarlo.

      Este es el primer mes de mi vida adulta en el que no he leído ningún libro. Me he mudado desde Tenerife a Plasencia (Cáceres). Adaptarme a todas las novedades en el trabajo y en la vida cotidiana me llevará algo de tiempo. Yo también lo echo de menos: leer literatura, poesía, pensar un poco… Pero, por ahora, todo es nuevo y no tengo un momento de respiro. Estoy siempre agotado.

      A ver si este es un mes más relajado.

      Un saludo muy cordial y encantado de escuchar tus ideas. Hace falta, más que nunca, ese pensamiento de trinchera.

      Me gusta

  2. Espero que Plasencia pueda ser un hogar para ti lo antes posible. De la insularidad a la periferia interior…un auténtico viaje, sí señor. Tengo una pregunta…¿Por qué ahora tanto “Ética para Amador”? Es que en la trinchera nos sorprende un poco la dimensión pública del autor…

    Por si le apetece escuchar qué hizo Amador al final
    http://www.unalineasobreelmar.net
    Saludos y suerte en su nueva vida!

    Me gusta

    • Hola Andrés, las menciones a Ética para Amador son para los alumnos de Ética de 4º de ESO. Hay un concurso organizado por la editorial Ariel por cumplirse los 20 años de la publicación del libro. Como ves, estoy colgando películas que puedan relacionar con el libro. Que cuestionen el libro. Hacerles pensar por sí mismos. Ya veremos.

      Un saludo.

      Me gusta

  3. El otro día vi el puente de los espías, lo cual me llevó a pensar en éste lado de spielberg, en el cual mantiene una rigidez y una constancia enorme. Las pelis de ésta corriente en su filmografía serían schindler’s list, munich, war horse, lincoln y bridge of spies. La única peli que rompe éste canon es saving private ryan.

    En todas ellas tenemos gente de distintas nacionalidades que tienen una misión, una tarea, son individuos atrapados en un sistema que condiciona su sentido ético y a menudo se ven animados por la gente de su entorno a actuar según el bien de la comunidad (digamos la polis) en vez de seguir su propio sentido de la justicia, digamos el instinto ético de cada uno de ellos.

    Eventualmente, todos ellos ven como se disuelve su identidad al intentar defender “aquello que no puede ser de otra forma” (Wittgenstein); en el caso de Munich, Eric Bana se rompe como ser humano hasta cuestionarse qué significa ser israelí y, de paso, qué quiere decir ser judío (en esa última escena); en Lincoln, daniel day lewis lucha no sólo contra confederados y aristócratas del sur, sino que en sus propias filas el esfuerzo bélico no se identifica con esfuerzo humano o una lucha por el bien, sino que pierden de vista la razón para luchar y Lincoln tiene que, de alguna forma, combatir con ellos para que acepten que él sabe cuál es el rumbo que hay que tomar; en war horse tenemos un caballo que cumple esa misma función de sostén espiritual: todos los que se encuentran con él cambian y reencuentran la humanidad, desde que es comprado para combatir y es usado por los alemanes como caballo de carga, la historia de la niña, los dos soldados en la trinchera… el caballo actúa como catalizador, los devuelve a su estado natural de animal ético, homos eticus u homus politicus. Schindler’s list es una elegía para ese valor ético connatural al hombre (y a mujer).

    En esta última peli, quizá el personaje de Hanks es demasiado bueno, pero el proceso es el mismo: lo repudian en su propio país, lo atacan, y finalmente tiene razón al representar no a un espía ruso, sino a un hombre. Un director tan completo y tan complejo como Spiellberg se puede mirar y remirar y descubrir siempre nuevas capas en su trabajo. A mi Munich me parece una película totalmente inmisericorde con el ser humano, y punto. El personaje de Daniel Craig me pone los pelos de punta.

    Saludos

    Me gusta

    • Hola Matías, nada más lejos de mi intención que ser rudo en mi respuesta pero deja que me explique con claridad. Para mí es más fácil. Spielberg hace cine de entretenimiento y también cine político y alguna comedia. En el entretenimiento Duel, Tiburón, Indiana, ET… clásicos. En cuanto al cine político, en mi opinión, cuenta siempre la misma historia: la historia de los vencedores. Es siempre tan políticamente correcto. Aunque intente disfrazarlo de muchas maneras al final se debe a su público y a una ideología muy conservadora. Hablas de la profundidad con que retrata al ser humano. Munich, por ejemplo. Para mí es kitsch. El modo en que filma a las víctimas del holocausto entrando en las cámaras de gas en La lista de Schindler me recordó (no sé por qué) la fotografía que se usa en publicidad. Y comedias como La terminal sólo se sostienen por Tom Hanks.

      Para mí Spielberg es sólo entretenimiento. Ha intentado hacer otras cosas pero no me convence.

      Saludos y muchas gracias por comentar.

      Me gusta

  4. Hola Eugenio. Fui a ver El puente de los espías hace unas semanas porque me la recomendó un amigo muy cinéfilo; tengo que decir que me gustó mucho. Es cierto eso que dices del guiño habitual que hace el director al estilo de vida americano pero, en este caso, trata del valor de la honestidad independientemente de cuestiones puramente ideológicas. Los dos personajes principales pertenecen a mundos enfrentados en la Guerra Fría pero tienen algo en común más valioso que todo lo que les separa, que es su dignidad insobornable.
    Quizá sobrara la escena del reconocimiento en los medios; simplemente ensalzando la invisibilidad contra el anillo de Giges, contra la negligencia y la mediocridad política, algo que también se muestra como común en ambos bandos. La acción concreta hacia los que, “casualmente”, puedan depender de ella.
    Si por fin vas a verla ya dirás qué te pareció.
    Un abrazo

    Me gusta

    • Hola Marisa, vi El puente de los espías pero tampoco me convenció. Como si entre ese tipo de ficción y yo hubiese un muro de escepticismo. Intento meterme en la película pero no puedo. Como le digo a Matías ni las peores imágenes de La lista de Schindler me parecieron verosímiles.

      Hay un momento del Spielberg “político” que salvaría. Es la pelea entre dos soldados en Salvar al soldado Ryan. Creo recordar que uno estrangula al otro. Esa violencia pura, instintiva. El combate cuerpo a cuerpo. La muerte inevitable, sin sentido, casual.

      Ojalá exista esa dignidad por encima de la política.

      Un abrazo.

      Me gusta

    • Ese combate esencial entre dos seres humanos también aparece en La guerra de los mundos cuando el protagonista tiene que proteger a su hija de un psicópata. Donde habitualmente Spielberg usa una elipsis, en estos casos se detiene en todos los detalles.

      Me gusta

  5. Entiendo lo que dices ya que si tuviera que escoger alguna película sobre el nazismo, la II Guerra Mundial o sobre ciencia-ficción, no recurriría a la filmografía de Spielberg.
    Y también comprendo eso que dices de la posibilidad o no de “meterse” en la película, en ese sentido hay otros directores, también consagrados, como Malick o Lars von Trier, que tienen una carga emocional más directa pero también más difícil de verbalizar. Es curioso pero me interesa ver al ser humano que hay detrás de un texto o de una imagen pero no tanto la ficha técnica o las credenciales, la otra parte “real” que se transmite. Sé cuando algo concreto me gusta y creo que también sé por qué. Y todo eso a la vez es muy circunstancial.
    Si no pudiéramos creer en la dignidad, si no hubiera buena gente, ¿para qué intentar comunicar algo? ¿para quién?
    Abrazos

    Me gusta

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s