Historia de la filosofía (Canarias-2014)

Hitler y el superhombre de Nietzsche

El fragmento de arriba pertenece al documental propagandístico El triunfo de la voluntad (Triumph des Willens, 1935), título de evidentes resonancias nietzscheanas.  Dirigido por Leni Riefenstahlestá dedicado íntegramente al Congreso del Partido Nacionalsocialista celebrado en Nüremberg en 1934. En líneas generales, celebra el advenimiento del Führer como el de un nuevo Mesías. La maestría técnica que alcanza Riefenstahl en el uso del medio cinematográfico al servicio de la propaganda política es indiscutible y ha sido imitada ad nauseam.

Más de una vez ha surgido en clase qué tipo de relación hay entre Nietzsche y el Nacionalsocialismo. En definitiva, ¿qué opinaba Hitler del superhombre de Nietzsche? Žižek cuenta en Visión de paralaje una anécdota muy interesante al respecto: hasta el propio Hitler era consciente de que el superhombre estaba más allá de nuestras posibilidades, que el nihilismo era y sigue siendo nuestra única posibilidad y condición.

Una de las curiosas historias sobre Hitler cuenta que en los famosos registros de sus “conversaciones en la mesa”, durante una mañana a principios de 1940, se despertó aterrorizado y luego, con las mejillas inundadas por las lágrimas, le explicó a su médico la pesadilla: “Vi en mi sueño al futuro superhombre: es completamente insensible, sin consideración alguna por nuestros dolores y me parece insoportable“. La misma idea de Hitler, nuestro candidato principal a la persona más malvada de todos los tiempos, horrorizándose ante la ausencia de compasión es, por supuesto, muy extraña, pero, filosóficamente hablando, tiene sentido. A lo que se refería implícitamente Hitler era al pasaje nietzscheano del León al Niño. Ya no es posible para nosotros, atrapados como estamos en la telaraña de la actitud reflexiva del nihilismo, entrar a la “inocencia de los comienzos”, la vida plena más allá de cualquier justificación: todo lo que podemos hacer es embarcarnos en “superar la moral por medio de la sinceridad”,’ o sea, para llevar la voluntad moral de verdad a su autocancelación, para tomar conciencia de la verdad como voluntad de verdad en sí (que es una ilusión de y para los débiles). “No podemos crear nuevos valores”, sólo podemos ser el León que, en una explosión de activo nihilismo, despeja la mesa y así “crea la libertad para una nueva creación”. Es después de nosotros que habrá de aparecer el Niño, quien habrá de marcar “un nuevo Comienzo, un Sí sagrado”.

Slavoj Žižek: Visión de paralaje. Marcos Mayer (tr.) Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica, 2006, p. 68

20 replies »

  1. Sobre la voluntad de poder y el superhombre mi opinión coincide con la interpretación de Gilles Deleuze (Deleuze: Nietzsche. Barcelona: Anagrama, 1996)

    La voluntad de poder no es una voluntad que quiere el poder como se quiere algo que no se tiene. El poder es lo que quiere en la voluntad. El poder es el elemento genético y diferencial en la voluntad. El poder es precisamente lo que estalla jubilosamente, crece, conquista, crea y, ante todo, valora. Por eso la voluntad de poder es esencialmente creadora y donadora: no aspira, no busca, no desea, sobre todo no desea el poder. Da: el poder, en la voluntad, es algo inexpresable (móvil, variable, plástico); el poder, en la voluntad, es como “la virtud que da”; la voluntad por el poder es en sí misma donadora de sentido y de valor.

    La virtud que da, es decir, no el anhelo perpetuamente insatisfecho de la carencia, incapaz de conservar y gozar nada de lo que consigue, con los ojos siempre clavados en el prado del vecino, incapaz de regalar -ésta es la auténtica forma de poseer algo- sin cuenta ni medida, de derrochar; no esto, sino el poder del artista, del creador, del aventurero, del amante, el poder que todo lo vierte y nada pierde, el poder que está reunido consigo mismo, con lo que puede, y por tanto desconoce el miedo a gastarse y a la insuficiencia, la ambición y el cálculo: el poder que es lo que tiene, que crea lo que conquista y que por eso da incesantemente sin disminuirse.

    Rara es la virtud más alta, e inútil, y resplandeciente, y suave en su brillo: una virtud que hace regalos es la virtud más alta.[…]

    Cuando vuestro corazón hierve, ancho y lleno, igual que el río, siendo una bendición y un peligro para quienes habitan a su orilla: allí está el origen de vuestra virtud.

    Cuando estáis por encima de la alabanza y de la censura, y vuestra voluntad quiere dar órdenes a todas las cosas, como la voluntad de un amante: allí está el origen de vuestra virtud. […]

    Poder es esa nueva virtud; un pensamiento dominante es, y, en torno a él, un alma inteligente: un sol de oro, y en torno a él, la serpiente del conocimiento. […]

    ¡Permaneced fieles a la tierra, hermanos míos, con el poder de vuestra virtud! ¡Vuestro amor que hace regalos y vuestro conocimiento sirvan al sentido de la tierra! Esto os ruego y a ello os conjuro.

    ¡No dejéis que vuestra virtud huya de las cosas terrenas y bata las alas hacia paredes eternas! ¡Ay, ha habido siempre tanta virtud que se ha perdido volando!

    Así habló Zaratustra, De la virtud que hace regalos

    Me gusta

  2. Hola. Voy a intentar aportar algo.
    Como buena fotógrafa, Leni coloca estratégicamente varias cámaras en el recinto, que ruedan seguido, luego se realiza un montaje, juntando las películas en cortes según las respuestas de la masa a la arenga de Hitler. El resultado es efectista.
    Es curiosa la unión y apoyo de la Iglesia Católica a todos los regímenes poderosos en el transcurrir de la historia; cito palabras del abogado defensor en la estupenda película ¿Vencedores o vencidos? (1961): “el Vaticano, al firmar un Concordato con Hitler, le dio un primer timbre de prestigio”. En este caso, es un obispo de la Iglesia Evangelista, atribuida al Reich, el que puede verse apoyando al Partido en el extracto de arriba.
    Cuando Hitler se levanta sobre las puntillas y exclama no basta el “Yo creo”, y coloca sobre su pecho las dos palmas de las manos, una sobre la otra, señalando ese verbo como algo de nuestra pertenencia y exclusividad, sino, dice, es necesario el “Yo lucho”, ahora extiende el brazo derecho para imponerse a lo que le rodea, en este caso el verbo luchar se impone, porque es dominante, conquista… Relacionar la creencia en una idea con la lucha para sostenerla es tan universal que explica bien el que millones de alemanes cayeran en la trampa, viendo como mejoraban sus carreteras, el país creaba riquezas y, en definitiva, se ganaba una calidad de vida perdida tras la Primera Guerra Mundial, entonces conocida como la Gran Guerra.

    Esa voluntad insatisfecha me recuerda mucho a Schopenhauer; hablé una vez con un escritor profesional sobre la insatisfacción de no publicar una obra, cuando, en verdad, ya existen millones de obras publicadas, él me dijo algo así como: “es como cuando quieres que una mujer sea tu novia. La quieres tú, no quieres que sea de otro”.

    Me gusta

    • Hola Ente, ese momento del discurso, “Yo lucho”, es esencial.

      El problema de la Voluntad o el Deseo en Schopenhauer es que es imposible satisfacerlos. Siempre quiere lo que no tiene, es insaciable. Por eso genera tristeza y desesperación. La solución moral de Schopenhauer es la renuncia a la Voluntad. Algo mucho más fácil de decir que de hacer, como él mismo ponía de manifiesto con su propia vida.

      La Voluntad de la que habla Nietzsche, interpretado por Deleuze, elude ese problema. La Voluntad no anda carente de, sino que da, otorga, regala, como el alma del artista. Pensar en el artista dionisiaco como el modelo a seguir.

      Sobre la coyuntura histórica que rodeó el ascenso de Hitler son interesantes los comics de Jason Lutes: Berlín, ciudad de piedra y Berlín, ciudad de humo.

      Un saludo.

      Me gusta

  3. Entonces, Eugenio, el problema de no publicar se puede solucionar regalando la obra en Internet. Otra cuestión es que a alguien le interese. Contado así parece un chiste de “regalo sexo”, del estilo de Lenny Bruce; ah, vi el otro día la película Lenny (1974), con Dustin Hoffman, me gustó la última hora, a lo mejor la recuerda…

    Leo en los comentarios que tenía ¡150 exámenes por corregir! Como para no conocer la fatiga…

    En los enlaces a Jason Lutes, en su diario de lecturas, descubro algunas almas gemelas como visitantes comentaristas. Esto da vida.

    Eugenio, gracias por las explicaciones, solucionan mis deficiencias a la hora de comprender.

    Me gusta

    • Hola Ente, Lenny es una gran película. La tristeza profunda del comediante. La volveré a ver, apenas la recuerdo, excepto a un Dustin Hoffman brillante.

      Cuando Nietzsche habla sobre el artista cuya alma se desborda, que se ofrece a sí mismo casi en sacrificio, está hablando sobre sí mismo. Prácticamente nadie leyó el Zaratustra cuando se publicó. Por otro lado, me gusta el lado cómico que le encuentras. Siempre es bueno desmitificar.

      Un saludo y gracias por tu atención y tus comentarios.

      Me gusta

  4. Eugenio, hace unos momentos he colocado esto en la página:
    Crítica cinematográfica con ayuda de la filosofía.
    Bajo mi idea de fundar una forma de crítica cinematográfica que recurra en sus argumentos a la filosofía, no sintiéndome yo competente para ello y descubriendo que ya existía, dejo la dirección de la página de Internet de Filosofía del profesor Eugenio Sánchez Bravo: https://auladefilosofia.net/; por ser siempre un estímulo para el aprendizaje y un modelo a seguir para el esparcimiento gratuito de la filosofía y el compartimiento de pensamientos.

    Espero que no le moleste. Quería que lo supiera.

    Me gusta

    • Hola Ente, no me molesta en absoluto. Al contrario, te agradezco mucho el post y la recomendación.

      Sin embargo, quiero que perseveres, tienes una sensibilidad peculiar y envidiable.

      No me pierdo un artículo de tu blog porque siempre aprendo cosas.

      Es necesario que ahí afuera esté tu forma de percibir el mundo.

      Un saludo.

      Me gusta

  5. Sigamos, pues, llenando este gran libro cuyas páginas se abren allende los mares y las montañas más lejanas; a ver qué nos deparan los días de Internet, era ésta del conocimiento libre; ¡qué gozo tendrían los antiguos griegos de haber contado con este descubrimiento! Pero a ellos los llevamos en los genes, somos sus herederos. Carguemos con las tristezas y con nuestro deber de aprendizaje y búsqueda de conocimiento, profesores y alumnos, sigamos la vieja costumbre de escribir, bien o regular, continuemos aprendiendo.
    Gracias.

    Me gusta

      • No entiendo porque siempre que se habla de Nietzsche aparece hitler.Me queréis explicar ya que tiene que ver Nietzsche con hitler.No se puede derivar del concepto de superhombre de Nietzsche la ideología del nazismo. Los valores de Nietzsche son los de la ilustración. El superhombre es un concepto en contraposición a los conceptos propios del cristianismo y nada tiene que ver con la conquista militar del mundo. La hermana de Nietzsche tergiverso muchos escritos de su hermano y hubo notables malipunaciones pero todavía hay gente que no se entera de esto y sigue poniendo videos del nazismo cuando se habla de Nietzsche. Demencial. Ssaludo|

        Me gusta

  6. Hola Eugenio.
    Siento comentarte que el vídeo de tu enlace está caducado y no lo consigo encontrar en otro lado, ¿hay alguna forma de encontrarlo transcrito?
    Felicidades por el resto del trabajo realizado, muy bueno y más que apto para mi PAU.

    Me gusta

  7. Hijos mios!! tienen que saber la verdad… la verdad del Holocausto!!! Deben de leer el ebook: Mi causa polemica. de C. Von Toffler, en LULU…
    El libro nos dice a ¨quien¨ hicieron el holocausto… y cuando me refiero a ¨¨quien¨ es terrorifico

    Me gusta

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s