Música

Mozart, Nietzsche y El lobo estepario


Las bodas de Fígaro, acto I, escena 5ª, “Non so più cosa son, cosa facio”

El lobo estepario de Hermann Hesse fue en los años setenta un libro muy leído. Daba vida a tres de las ideas más comunes del movimiento hippie: la búsqueda de la sabiduría a través de alucinógenos, la revolución sexual y una cierta tecnofobia consecuencia del deseo de una “vuelta a la naturaleza”. Los tiempos cambian y las modas pasan pero el libro de Hesse ha permanecido porque es mucho más aparte de ese cliché. Como otras obras suyas, por ejemplo Demian o Siddharta, El lobo estepario pertenece a esos textos de filosofía perenne de la que hablaba Aldous Huxley.

En la tortuosa personalidad del protagonista, Harry Haller, se condensan el malestar y el nihilismo de la época de entreguerras. Son Freud y Nietzsche los terapeutas que Hesse elige para diagnosticar y remediar la desesperación existencial de Harry. Dentro de la novela, Freud y Nietzsche se transfiguran en músicos. Así, Freud toma la forma de Pablo, un saxofonista de jazz, que, junto a Armanda y María,  enseñan a Harry el camino del cuerpo, el teatro del inconsciente. Nietzsche se encarna en la figura de Mozart e intenta remediar el nihilismo de raíz platónica de Harry. Para éste el mundo que le rodea, el “mundo aparente”, es una realidad despreciable, que sólo se soporta si se tiene acceso a la Belleza pura e inmaterial del arte, especialmente de la música. La lección que Mozart-Nietzsche da a Harry en uno de sus éxtasis lisérgicos es que no hay más mundo que el aparente. Asumir y reivindicar la vida, el cuerpo, la levedad, el baile, la risa, es el único camino para sanar del nihilismo. Al terminar la novela las figuras de Pablo y Mozart se convierten en una sola en la mente de Harry que, finalmente, comprende:

Oh, lo comprendí todo; comprendí a Pablo, comprendí a Mozart, oí en alguna parte detrás de mí su risa terrible; sabía que estaban en mi bolsillo todas las cien mil figuras del juego de la vida: aniquilado, barruntaba su significación; tenía el propósito de empezar otra vez el juego, de gustar sus tormentos otra vez, de estremecerme de nuevo y recorrer una y muchas veces más el infierno de mi interior.

Alguna vez llegaría a saber jugar mejor el juego de las figuras. Alguna vez aprendería a reír. Pablo me estaba esperando. Mozart me estaba esperando.

Creo que Las bodas de Fígaro, dejando aparte sus connotaciones políticas, es la ópera de Mozart que mejor representa esa celebración nietzscheana de la vida, de la levedad de la existencia, de la inocencia del devenir, del juego del artista, del juego del niño… Así, por ejemplo, Acto primero, escena primera, el conocido dueto entre Figaro y Susanna preparando su boda. O, más arriba, la tensión sexual del aria de Cherubino “Non so più cosa son, cosa facio”.


Las bodas de Fígaro, acto I, escena 1ª, “Cinque, dieci, venti, trenta”

Ficha técnica

W. A. Mozart: Le Nozze di Figaro

Director

John Eliot Gardiner, 1993

Intérpretes

  • Bryn Terfel: Figaro
  • Alison Hagley: Susanna
  • Pamela Helen Stephen: Cherubino
  • Rodney Gilfry: El conde de Almaviva
  • Hillevi Martipelto: La condesa de Almaviva
  • The Monteverdi Choir- The English Baroque Soloists

Categorías:Música

Tagged as: , , , , ,

5 replies »

  1. Escucho a Mozart y pienso en el placer.Querémos el placer.Yo creo que no y creo que la mente es la que lo quiere obligándonos a ese “intentar hace lo correcto”etc.Mozart te deja ese “entender algo” (la música en este caso) a un nivel más elevádo al cuál llegándo te encontrarías(si cees en la posibilidad,por error)para que luego,llegues a ese nivel y te déas cuenta de que no hay nada que etender..Es lo que más te puede enseñar.Esa vondad de Mozart ese placer tan sutíl que desplega en el oído de los oyentes es en realidad algo que el ha hecho porque su mente quería ese acto.reer que “quiéres”es el único error.Eso es lo que mozrt te enseña.Creo que esto ha sido lo más raro que he escrito pero no me extraña por lo mucho que “filosofo” para encontrar soluciones y soluciones Me gustaría expresar lo mucho que me agdezco esta página.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s