Historia de la filosofía (Canarias-2014)

Términos PAU Kant

1. Contrato social

El contrato social permite a los individuos salir del estado de naturaleza para entrar en el estado civil. No es un hecho histórico sino una hipótesis que nos dice cómo debe ser administrado el Estado. El contrato social es el propio de una constitución republicana si implica la igualdadsumisión absoluta de los individuos a una autoridad, lo cual acerca el pensamiento kantiano a Hobbes y, al mismo tiempo, garantiza la libertad o que el individuo es colegislador, esto es, que ninguna ley puede ser aprobada sin su consentimiento y que, por tanto, el gobernante tiene que dictar las leyes como si emanasen de la voluntad general, lo cual aproxima el pensamiento de Kant a Rousseau. El contrato social originario ha de respetar también el principio de ciudadanía, que implica la elección de representantes. Al contrario que Rousseau, para quien todos los hombres son ciudadanos, Kant distingue entre ciudadanos activos y pasivos siguiendo el criterio de posesión de tierras.

2. Racionalismo-empirismo.

El empirismo es la teoría filosófica según la cual el origen y límite del conocimiento es laexperienciasensible. Los empiristas más conocidos son Hobbes, Locke, Hume y Berkeley.

El racionalismo es la doctrina filosófica que no reconoce como fuente de conocimiento más que la razón, rechazando, por tanto, la revelación, la fe y los sentidos. En la historia de la filosofía el racionalismo tiene un significado más restringido y comienza en el s. XVII con la figura del matemático R. Descartes. Otros racionalistas conocidos son Leibniz y Spinoza.

Es interesante comparar empirismo y racionalismo:

  1. Según el empirismo el origen del conocimiento es la experiencia mientras que para el racionalismo es la razón. Según el racionalismo a partir de las ideas innatas el conocimiento avanza de forma necesaria y a priori: por ejemplo, en Descartes, Dios es una idea innata que funciona como criterio de evidencia, como fundamento de todo nuestro conocimiento. Para el empirismo la mente es como una “tabla rasa” y, por tanto, toda idea que se pueda encontrar en ella procede de la experiencia; realiza, por tanto, una crítica sistemática de la metafísica.
  2. Según el empirismo el conocimiento humano tiene límites, está limitado por la experiencia sensible, mientras que el racionalismo tenía una confianza absoluta en los poderes de la razón para conocerlo todo.
  3. El racionalismo buscaba un método que unificara el saber y había tomado como modelo a la ciencia moderna únicamente en su aspecto matemático, mientras que el empirismo, inspirándose en la física de Newton,tiene un carácter más crítico y habría recogido el otro aspecto: la importancia de la experiencia.
  4. Empiristas y racionalistas defienden el fenomenismo: lo que directamente conoce la mente son sus ideas (no las cosas), y pensar se reduce a relacionar ideas entre sí. Por esta razón, los empiristas conceden gran importancia a los análisis de los mecanismos psicológicos que explican las asociaciones de ideas entre sí y el aislamiento del sujeto frente a la realidad. El fenomenismo conduce al clásico cuestionamiento de la existencia del mundo externo. Descartes tendrá que recurrir a Dios como garantía de la existencia del mundo externo. Locke considera absurdo demostrar determinadas cosas y da por supuesto que nuestras ideas de sensación, al menos las que se refieren a cualidades primarias, son una copia exacta del mundo real. Hume entiende que la única garantía del mundo externo es el hábito o costumbre que producen en nosotros la constancia y coherencia de nuestras percepciones, así como su valor de supervivencia.

3. Libertad.

La cuestión de la libertad es la tercera de las antinomias de la Crítica de la Razón Pura. Kant concluye que se puede demostrar tanto que somos libres como que todo está determinado. La única explicación de esto es que el determinismo es lo propio del fenómeno (la suma de las sensaciones más el espacio-tiempo y las categorías, especialmente la de causalidad) mientras que la libertad es lo propio del noúmeno o la cosa en sí. La libertad queda por tanto fuera de los límites del saber humano tal como ocurre con otras Ideas de la Razón como la Idea de Dios.

En la Crítica de la Razón Práctica la libertad  aparece como un postulado. Un postulado es un concepto de origen matemático. Un postulado es  una proposición que resulta imposible demostrar pero que si no la presuponemos el edificio entero de las matemáticas se viene abajo. La libertad es un postulado en el sentido siguiente: es imposible demostrarla pero si no la suponemos toda nuestra vida moral se vuelve un sinsentido pues no podríamos atribuir a nadie responsabilidad ni culpa.

La libertad está directemente relacionada con una de las formulaciones del imperativo categórico: ““Obra de tal manera que la voluntad pueda considerarse a sí misma, mediante su máxima, como legisladora universal”. La voluntad humana ha de ser legisladora universal, es decir, completamente autónoma. Las leyes morales han de emanar de la voluntad misma. Este ideal conecta la ética con otros ideales políticos como la emancipación de la humanidad, tanto social como individualmente, el paso a su mayoría de edad, es una consecuencia de la realización de la Razón en la vida privada y pública.

En términos políticos, la libertad es para Kant y Rousseau un derecho natural que corresponde a todo individuo. Kant defiende, por tanto, la libertad política positiva, por la cual cada individuo se convierte en colegislador, es decir, en coautor de las leyes del Estado. En este punto, Kant se aparta de Hobbes y se acerca a la idea de autolegislación presente en el concepto de “voluntad general” de Rousseau. El gobernante debiera legislar como si fuera posible que la voluntad unida del pueblo diera su consentimiento a las leyes .

El concepto de libertad jurídica no expresa desobediencia civil, puesto que Kant, al igual que Hobbes, consideraba que la sumisión al poder del Estado era una condición necesaria para el orden social. Para evitar excesos del gobernante Kant confía en su defensa de la libertad de expresión.

4. Giro copernicano

Matemáticas y Física son ciencias y, por tanto, conocimiento verdadero universalmente válido. Es decir, ambas ciencias aumentan nuestros conocimientos sobre el mundo (sintético) y nos proporcionan conocimiento necesario, universal e independiente de la experiencia (a priori). Kant llega de este modo a la sorprendente conclusión de que poseemos conocimiento necesario sobre el mundo que es previo a la experiencia. ¡Menuda sorpresa! ¡Sabemos cosas verdaderas sobre el mundo sin haberlas previamente experimentado!. Pero, después de Hume, ¿cómo es eso posible? ¿cómo son posibles los juicios sintéticos a priori con sus extraordinarias propiedades?

Para explicar su hipótesis Kant afirma que es necesaria una “revolución filosófica” análoga a la que dio origen a la revolución científica. Así, Kant cree que no hay más remedio que dar a la filosofía un giro copernicano. Vamos a explicarlo despacio. El empirismo de Hume minusvaloró el alcance de nuestro conocimiento porque afirmaba que todo nuestro conocimiento tiene su origen en la experiencia. Esta posición era para Kant análoga al geocentrismo astronómico (hipótesis falsa aunque muy intuitiva). El racionalismo cartesiano sobrevaloró el alcance de nuestro conocimiento porque creía que podía avanzar exclusivamente a partir de ideas innatas (hipótesis también falsa pero más afín al resultado kantiano pues es análoga al heliocentrismo). Kant adopta una postura intermedia entre empirismo y racionalismo: El conocimiento es una síntesis entre lo dado por la experiencia y lo que pone el sujeto que conoce. El gran descubrimiento kantiano es que el mundo es, en parte, el producto de nuestra mente. Por ese motivo podemos formular juicios a priori sobre él. El giro copernicano consiste, por tanto, en situar al sujeto y no al objeto (la experiencia) en el centro del conocimiento. Queda superado por tanto el escepticismo de Hume respecto a la física. Pero ¿podrá la metafísica llegar a ser una ciencia? Si atendemos a que el conocimiento versa sólo sobre la síntesis de lo a priori y lo dado, es decir, el fenómeno, entendemos que es imposible pues la metafísica trata con meros conceptos (Ideas de la Razón) y aspira a conocer la cosa en sí o noúmeno. Sin embargo, esto no es tan malo como parece, porque al poner límites a la razón estamos haciendo que sea posible al menos pensar esas Ideas de la Razón a través de su uso práctico como postulados. Como dice Kant, el giro copernicano que limita el poder de la razón suprime el saber para dejar sitio a la fe. Un ejemplo sencillo es la idea de libertad: si nos atenemos al fenómeno es una idea imposible pues todo está determinado por la categoría de causa-efecto. En cambio si pensamos que el conocimiento llega sólo hasta el fenómeno pero que existe un noúmeno más allá en ese ámbito es posible pensar la libertad. Kant no ejerce de ateo ilustrado como podría parecer sino de “cristiano alevoso” como le llamará Nietzsche.

Ahora bien, ¿qué hace nuestra mente con la caótica información que nos llega a través de los sentidos? Si podemos responder a esta pregunta sabremos en qué dominios podemos alcanzar un conocimiento sobre el mundo verdadero y universalmente válido.

  1. La sensibilidad. Estética trascendental. En la sensibilidad hay: 1) una materia (empírica): las sensaciones (caóticas); 2) una forma (a priori): el espacio y el tiempo. El resultado de esta unificación y ordenación de las sensaciones en el espacio-tiempo es el fenómeno, que es el objeto de nuestra experiencia. La consecuencia más importante de esta doctrina es que nosotros percibimos únicamente los fenómenos. Las cosas en sí mismas a las que Kant llama noúmenos son incognoscibles. Las matemáticas son a priori, se construyen enteramente al margen de toda experiencia, y sintéticas, nos informan sobre las propiedades del armazón del mundo: el espacio-tiempo. La geometría se ocupa de la forma a priori del espacio y la aritmética, forzando un poco la cuestión, del tiempo pues los números se construyen “por la adición sucesiva de unidades en el tiempo”. La física se ha convertido en ciencia al apoyarse en las matemáticas porque estas marcan las leyes de la estructura espacio-temporal del mundo.
  2. El entendimiento. Analítica trascendental. El entendimiento es la facultad de juzgar. Juzgar significa subsumir (incluir) una percepción es decir, un fenómeno, en un concepto. Sólo existe conocimiento cuando el concepto general va acompañado por la intuición empírica. Ahora bien, resulta que existen dos tipos de conceptos: unos son empíricos (o a posteriori); es decir, son generalizaciones tomadas de la experiencia (como “piedra” o “calor”). Otros son a priori, y son “puestos” por el entendimiento. Kant los llama “categorías“. Por ejemplo, la categoría de “causa“. Si hemos de analizar el fenómeno “el sol calienta la piedra” siguiendo la filosofía de Hume todo lo que podemos afirmar es que a un suceso A (el sol) acostumbra seguirle un suceso B (el calentamiento de la piedra) pero esta es una relación contingente, sólo probable. En cambio, utilizando la teoría kantiana de las categorías si pienso: “El sol calienta la piedra”, “calienta” supone implícitamente la categoría de causa (“es causa del calentamiento de”). Esta categoría es a priori y, por lo tanto, nos guste o no, nuestra mente impone a la realidad la estructura causa-efecto y nuestras asociaciones causa-efecto apoyadas en la experiencia tienen un carácter necesario y universalmente válido. Las categorías fundamentales que Kant descubre son la sustancia y la causalidad. La física es la ciencia de la naturaleza, es decir, el conjunto de todos los fenómenos (no de los noúmenos o cosas en sí mismas, que nos son desconocidas) en cuanto están determinados por leyes generales. Asimismo distingue dos tipos de física:
    • La física experimental, cuyas leyes como ya decía Hume son sólo leyes probables, ya que son tomadas de la experiencia.
    • La física pura, que contiene los principios más generales de la física experimental. Sólo estos principios, o leyes, son juicios sintéticos a priori. Sólo la física “pura” cumple las condiciones de universalidad y necesidad que Kant exige a la “ciencia”. ¿Cómo son posibles las leyes o principios de la física pura? Porque en el fondo son las categorías que nuestra mente necesita utilizar para poder conocer el mundo. Y resulta que, casualmente, coinciden los presupuestos fundamentales de la física de Newton:
    1. Principio de permanencia de la sustancia: “En todo cambio de los fenómenos permanece la sustancia, y el quantum de la misma no aumenta ni disminuye en la naturaleza”.
    2. Principio de sucesión temporal según la ley de causalidad: “Todos los cambios tienen lugar de acuerdo con la ley que enlaza causa y efecto”.
    3. Principio de la simultaneidad según la ley de la acción recíproca o comunidad: “Todas las sustancias, en la medida en que podamos percibirlas como simultáneas en el espacio, se hallan en completa acción recíproca”.

5. Ilusión trascendental

Lo primero que hay que saber sobre la tercera y última facultad del conocimiento es que la razón no conoce sino que piensa. Veamos, conocer, según Kant, es lo que hace el entendimiento en los juicios, es decir, aplicar a los fenómenos particulares conceptos generales, algunos de ellos a priori (categorías). Hay, por tanto, en el conocimiento, dos elementos necesarios: concepto y experiencia (fenómeno). Pues bien, pensar consiste sólo en organizar los conceptos según sus relaciones lógicas, encajando unos dentro de otros según sean más o menos universales. El resultado de la actividad de la razón son los conceptos universalísimos que Kant llama Ideas de la razón:

  • Alma. El conjunto de nuestros conocimientos acerca de los fenómenos de la experiencia interna
  • Mundo. El conjunto de nuestros conocimientos acerca de los fenómenos de la experiencia externa
  • Dios. La síntesis de ambas.

Ahora bien, aunque mediante las ideas podemos pensar la totalidad de los fenómenos, ellas mismas no nos dan a conocer nada pues para ello necesitaríamos tener alguna intuición (experiencia) de las Ideas de la razón, cosa que no es posible. Por lo tanto, la metafísica como ciencia es imposible porque el límite de nuestro conocimiento es la experiencia sensible. Pero se da el hecho –faktum, que es la palabra que usa Kant para ponerse serio- de que el hombre es un animal metafísico, de que el hombre posee una tendencia natural a preguntarse ¿Quién soy?, ¿Qué sentido tiene el mundo? ¿Existe Dios? a pesar de ser consciente de que nunca podrá obtener una respuesta. A esta tendencia al error le llamamos ilusión -engaño- trascendental. Kant la compara con la imposibilidad que tenemos de ver la Luna siempre del mismo tamaño: nos guste o no, la vemos mayor cuando está más cerca del horizonte. No podemos conocer las Ideas de la razón, pero, dice Kant, podemos atribuirles un uso regulativo en dos sentidos:

  • negativo, señalan los límites del conocimiento;
  • positivo, impulsan a organizar cada vez mejor los conceptos del entendimiento.

Aunque imposibles de tratar mediante la razón pura Kant cree que podemos realizar un nuevo acercamiento a los grandes temas metafísicos a través de la razón práctica. Los postulados de la razón práctica son presupuestos o condiciones necesarias de la existencia de la moralidad, es decir, proposiciones que es necesario suponer si no queremos admitir que la moral y el deber no son más que un absurdo. Así:

  1. La libertad. ¿Qué sentido tienen el deber, la culpa, la responsabilidad, los juicios si no somos libres?
  2. La inmortalidad del alma. La Naturaleza ha puesto en el hombre la tendencia al deber y ya sabemos que la Naturaleza no hace nada en vano. Si ha puesto dicha tendencia en el hombre la ha puesto para que sea cumplida pero en esta vida el hombre es un ser limitado, condicionado por las urgencias del cuerpo, por el deseo, por el egoísmo… Por ello, como garantía de la posibilidad de un progreso indefinido en la virtud es necesario que el hombre sea inmortal.
  3. La existencia de Dios. La virtud consiste en la intención y la lucha por someterseal deber “por el deber”. La felicidad – bien supremo de ser humano, recuérdese a Aristóteles- queda excluida como motivo determinante de la acción moral; pero no como “premio” de la virtud. Para los epicúreos y los estoicos, virtud y felicidad coincidían. Pero tal coincidencia no es evidente. A menudo observamos que el cumplimiento del deber lleva aparejado normalmente lo contrario a la felicidad. Para que el deber y la moral tengan sentido es necesario que Dios exista y haga coincidir virtud y felicidad en el futuro.

Dios, inmortalidad y libertad no son fenómenos, sino noúmenos. Son indemostrables e incognoscibles. Los postulados de la razón práctica únicamente nos permiten creer en ellos, pero creer con una “fe racional”, es decir, “creer con algún fundamento racional”. En definitiva, el resultado de las dos primeras críticas es “suprimir el saber [metafísico] para dejar sitio a la fe”.

6. Imperativo

Kant se ocupa del tema de la moral en su obra Crítica de la razón práctica. Del mismo modo que, en respuesta al escepticismo y el relativismo de Hume, había buscado en su Crítica de la razón pura el fundamento del conocimiento científico (universal y necesario) Kant  busca en la ética el fundamento de una ley universal.

Los imperativos morales pueden ser de dos tipos: a) Máximas: principios subjetivos de acción y b) Leyes prácticas: Son principios objetivos y universales, es decir, válidos para todos.

Las leyes morales se hallan del lado del deber moral. Según Kant el deber moral es un hecho (faktum) del que cualquiera es consciente: todos hemos experimentado el conflicto entre los intereses o los impulsos de nuestro cuerpo y la voz de la “conciencia” o el deber. Sólo somos libres cuando obedecemos a la ley moral que dicta el deber. En cambio, cuando nos dejamos llevar por nuestros instintos estamos siendo determinados. La libertad, paradójicamente, pertenece al campo del deber. Y, pertenece, además, al reino de la cosa en sí, del alma.

Según Kant, a la hora de valorar una acción hay que atender exclusivamente a la intención de la que emana esa acción y nunca a las consecuencias de la misma. No hay nada bueno ni malo en el mundo, salvo una buena o una mala voluntad. Una voluntad es buena cuando la guía una buena intención y una intención es buena cuando busca cumplir el deber por respeto al deber y no por las consecuencias de la acción.

Kant distingue obrar por respeto al deber y obrar conforme al deber. Obrar conforme a deber es, por ejemplo, “no robar” por miedo al castigo. Obrar por respeto al deber es, asimismo, “no robar” porque se considera que nadie debería hacerlo. El Estado nos exige solamente obrar conforme a deber pues su ámbito es el de la legalidad. Sin embargo, la moral nos exige obrar por respeto puro al deber. Es el reino de la moralidad.

En el reino de la moralidad sólo vale guiarse por los principios de la moral formal y el imperativo categórico.

Kant dice que hay dos clases de moral: la moral material y la moral formal:

(1) La moral material

Una moral es material cuando sus imperativos nos dicen qué tenemos que hacer -la norma que hay que seguir- y qué fin obtendremos si actuamos de ese modo. Un ejemplo: “Si quieres ser feliz -fin- entonces debes elegir siempre el término medio -norma-” Todos los sistemas morales anteriores al de Kant son “materiales”. Kant considera que fueron incapaces de fundar deberes universales. En efecto, los imperativos de esta moral son siempre hipotéticos, del tipo: “Si quieres…, en­tonces debes…” : Por ello, el imperativo sólo obligaría a los que aceptan el fin (por ejemplo, la felicidad), pero no a los que no lo acepten como algo deseable: no sería, pues, un deber universal. Además, estos imperativos son siempre empíricos o materiales, ya que sólo mediante la experiencia se puede determinar cuáles son las normas para alcanzar la felicidad. Ahora bien, la experiencia no puede nunca fundamentar una afirmación universal. Así, es posible que mucha gente no esté de acuerdo en que la felicidad se encuentre en el término medio. Las morales materiales no incluyen, por tanto, leyes prácticas sino sólo máximas. Las morales materiales son, además, heterónomas.

(2) La moral formal

La moral formal es aquella en la que no se propone ningún fin concreto ni norma alguna. Es a priori pues su propuesta es ajena a la experiencia. Se formula mediante el imperativo categórico y no hipotético, es decir, la máxima no está sometida a condición alguna. La moral formal es, también, autónoma pues el deber emana directamente de la voluntad.

La moral formal contiene un único imperativo, el imperativo categórico. Este imperativo es:

“Obra sólo según una máxima tal que puedas querer al mismo tiempo que se torne ley universal” (Fundamentación, II).

Se trata de un imperativo categórico, porque no está sometido a condición alguna, es decir, no dice: “Si quieres…” (en cuyo caso sería hipotético). Y es formal, ya que no expresa lo que hay que hacer (entonces sería material). Lo único que dice es que para que una “máxima” personal de conducta que ella misma sí es material y particular pueda ser considerada por mí como un deber moral, es preciso que yo pueda querer que se convierta en un deber universal. Es decir, que lo que yo considero un deber para mí deba ser también un deber para todos.

Otra formulación del imperativo categórico es:

“Obra de tal manera que uses la humanidad, tanto en tu persona como en la persona de cualquier otro, siempre como un fin y nunca solamente como un medio” (Ibíd.).

Esta fórmula utiliza como criterio la necesidad de considerar a cada ser humano racional como un fin en sí mismo.

Los postulados de la razón práctica son presupuestos o condiciones necesarias de la existencia de la moralidad, es decir, proposiciones que es necesario suponer si no queremos admitir que la moral y el deber no son más que un absurdo. De esta manera Kant rescata los grandes temas metafísicos a través de la razón práctica. Así:

  1. La libertad. ¿Qué sentido tienen el deber, la culpa, la responsabilidad, los juicios si no somos libres?
  2. La inmortalidad del alma. La Naturaleza ha puesto en el hombre la tendencia al deber y ya sabemos que la Naturaleza no hace nada en vano. Si ha puesto dicha tendencia en el hombre la ha puesto para que sea cumplida pero en esta vida el hombre es un ser limitado, condicionado por las urgencias del cuerpo, por el deseo, por el egoísmo… Por ello, como garantía de la posibilidad de un progreso indefinido en la virtud es necesario que el hombre sea inmortal.
  3. La existencia de Dios. La virtud consiste en la intención y la lucha por someterseal deber “por el deber”. La felicidad – bien supremo de ser humano, recuérdese a Aristóteles- queda excluida como motivo determinante de la acción moral; pero no como “premio” de la virtud. Para los epicúreos y los estoicos, virtud y felicidad coincidían. Pero tal coincidencia no es evidente. A menudo observamos que el cumplimiento del deber lleva aparejado normalmente lo contrario a la felicidad. Para que el deber y la moral tengan sentido es necesario que Dios exista y haga coincidir virtud y felicidad en el futuro.

Dios, inmortalidad y libertad no son fenómenos, sino noúmenos. Son indemostrables e incognoscibles. Los postulados de la razón práctica únicamente nos permiten creer en ellos, pero creer con una “fe racional”, es decir, “creer con algún fundamento racional”. En definitiva, el resultado de las dos primeras críticas es “suprimir el saber [metafísico] para dejar sitio a la fe”.

Bibliografía.

  1. Kant, I.: Ideas para una historia en clave cosmopolita y otros escritos sobre Filosofía de la Historia. Madrid: Editorial Tecnos, 1987.
  2. Kant, I.: ¿Qué es Ilustración? 4ª edición. Madrid: Editorial Tecnos, 1999.
  3. Kant, I.: La paz perpetua. 6ª edición. Abellán, J. (trad.) Madrid: Editorial Tecnos, 1998.
  4. Kant, I.: Crítica de la Razón Pura. Madrid: Alfaguara, 1986.
  5. Pérez Quintana, Antonio: Republicanismo y paz. Oviedo: Eikasia, 2005
  6. Safranski, R.:  El mal o El drama de la libertad. Gabás, R. (trad.) Barcelona: Tusquets Editores, 2000
  7. Safranski, R.: ¿Cuánta globalización podemos soportar? Barcelona: Tusquets, 2004.
  8. Safranski, R.: ¿Cuánta verdad necesita el hombre? Madrid: Lengua de Trapo, 2004
  9. Sánchez Ferlosio, Rafael: Mientras no cambien los dioses nada habrá cambiado. Madrid: Destino, 2002
  10. Duque, F.: ¿Hacia la paz perpetua o hacia el terrorismo perpetuo? Madrid: Círculo de Bellas Artes, 2006.
  11. Tejedor Campomanes, C.: Historia de la filosofía, 2 Bachillerato. Madrid: Ediciones SM, 2001.
  12. Hernández, J. L., Benítez, L., Díaz, J. A.: La filosofía moderna. La Laguna-Tenerife: Benchomo S. L., 2002

65 replies »

  1. Ya que está suprimida la desobediencia civil, pues estamos sometidos a la autoridad del Soberano que ha legislado teniendo en cuenta la voluntad de todos, es necesario que se respete al menos la libertad de expresión para ayudar al soberano a reconocer sus errores.

    Me gusta

  2. Después de estudiar Kant, hay algo que no acabo de entender:

    Las ideas trascendentales de la Razón son: Mundo, Dios y Alma, a su vez los postulados de la Razón Practica son la Libertad, la existencia de Dios y la inmortalidad del Alma, y por otra parte los derechos de los ciudadanos según la Constitución republicana de Kant son la Libertad, la Igualdad, y la Ciudadanía.

    Entiendo que Kant considera la Libertad como un derecho natural en el hombre y que de hay derive que sea un postulado de la moral y un derecho para el ciudadano, pero si la existencia de Dios y la inmortalidad del Alma derivan de las respectivas idead de Dios y Alma,¿el postulado de la libertad, deriva de alguna forma de la Idea de Mundo? o ¿los derechos de Igualdad y Ciudadanía, de los restantes postulados?.

    No puedo evitar ver que entre todo ello pueda existir alguna relación.

    Desde ya, muchas gracias.

    Me gusta

    • Existe relación pero no debes llevar el paralelismo tan lejos porque pertenecen a libros diferentes de Kant y temas muy distintos. Las Ideas de la Razón: Mundo, Alma y Dios son el límite del conocimiento, donde el conocimiento tiene que detenerse porque ya no hay experiencia sensible. En la Crítica de la Razón Pura Kant muestra cómo puede demostarse que el Mundo es y no es eterno, que el Alma es libre y no libre, que Dios existe y no existe. A esto se le llama antinomia o paradoja, un absurdo, en definitiva.

      Los postulados de la razón práctica pertenecen al libro Crítica de la Razón Práctica. Aquí Kant se enfrenta a las ideas de la razón pero desde el punto de vista de la moral no del conocimiento. Relativas al Alma Kant estudia la libertad y la inmortalidad. Tenemos que ser libres, dice Kant, porque si no ¿qué sentido tiene decir de alguien que es culpable? Tenemos que ser inmortales para cumplir con el deber. También aparece Dios: tenemos que pensar que existe porque si no ¿por qué actuar bien si actuando mal me irá mejor en la vida? Pero la Idea Mundo no lo vas a encontrar como postulado.

      Los tres principios de la constitución republicana pertenecen ya a la teoría política y el único tema común con lo anterior es la libertad. Kant entiende que no es posible dudar de ella y que, además, es un derecho inalienable, pues la tenemos en estado de naturaleza. Rousseau pensaba del mismo modo. Pero en los principios del contrato de la constitución republicana no busques ni a Dios ni al Mundo.

      Me gusta

  3. Mañana tengo un examen y me gustaría que opinaras sobre este concepto no lo llevo muy claro.

    LIBERTAD JURÍDICA: Principio fundamental de la constitución republicana (constitución que se rige por el derecho y que kant considera como lo fundamental para alcanzar la paz perpetua) donde todas las personas sean tratadas como ciudadanos y no como siervos o esclavos al mismo tiempo que se reconozcan lo derechos de los ciudadanos y que todos sean iguales ante la ley, ausencia de privilegios. Esto también implica que los ciudadanos sean participes de la participación y consentimiento acerca de la política. Para Kant, el pueblo no debe rebelarse ni siquiera cuando las leyes no sean justas, por que eso implicaría volver al Estado de Naturaleza o de guerra que siempre es peor que el Estado civil. El cambio a una Constitución republicana debe hacerse mediante sucesivas reformas

    Me gusta

  4. Perdona amigo, pero en el concepto de racionalismo-empirismo, en el segundo párrafo, la definición seria de racionalismo y no de empirismo como ahí has escrito.

    Te felicito por tu trabajo, salvo ese pequeño error todo lo demás es excelente.

    Me gusta

  5. Eugenio que te parece que mi maestra se base, en los folios escritos pra evaluar un examen?¿, vamos que si tienes 6 tendras mas notas que si completas 4,, aunque le estes describiendo de tu ultimo fin de semana jajajajajaja patetico… otra cosa, porfas no caigas en la ambiguedad de: si no esta escrito (el examen) como el libro no vale!….. En fin, algunos maestros quitan las ganas de estudiar filosfia.
    me encantan como hablan de que el saber, el conocimiento y la ciencia es importante para el ser humano, pero no puedes ampliar el tema en el examen por que entonces ” te estarias yendo por las ramas” jajajajajajajajaj bueno las contracciones de la vida. un saludo y gracias por la pagina esta muy completa!! Nota: sigo en busquedad de la Felicidad de Mi amigo Aristoteles..

    Me gusta

  6. Hola Carlos, me alegra que te guste la página. Personalmente siempre me ha gustado ir por libre. Quiero decir que, independientemente del profesor, los hay buenos y malos como en todo, si asignatura me gustaba, la curraba muchísimo por mi cuenta y, si no, pues nada, aprobar y listo. Un saludo.

    Me gusta

  7. Realmente muy útil, lo único que para la PAU es demasiado extenso. Sin embargo, de esta fuente se pueden hacer buenos resúmenes.

    Muchísimas gracias.

    Me gusta

  8. Hola de nuevo Eugenio: sigo en mi búsqueda de la máxima verdad de Kant y, como no, de sus influencias. ¿Me podría aconsejar alguna página en donde se puede explique la teoría contractualista de Locke? Muchas gracias de antemano.

    Me gusta

    • Hola Filosofeando, ambos rehúsan la democracia directa al estilo de Rousseau y prefieren un sistema representativo tal como tenemos hoy día. Además para ambos el sufragio no es universal sino censitario, depende de si se poseen tierras o no. Un saludo.

      Me gusta

  9. Hola de nuevo Eugenio. Perdone que le siga molestando, pero es que me acabo de encontrar con una gran duda. ¿Qué diferencia hay entre intuición sensible y fenómeno? Gracias por la respuesta anterior y por esta de antemano.

    Me gusta

    • 316. El fenómeno es «el objeto indeterminado de la intuición empírica». ¿Qué es eso que corresponde a la representación y a que llamamos árbol? Kant no lo sabe; pero eso, sea lo que fuere, en cuanto es el término o punto de referencia de la representación interna, lo llama fenómeno, porque es algo que aparece; Kant prescinde de lo que es.

      317. La realidad de la cosa en sí misma es el noumeno noumena; hasta qué punto el fenómeno, lo que aparece, está acorde con el noumeno o la realidad; ésta es otra cuestión de que por ahora prescinde el filósofo.

      http://www.e-torredebabel.com/Balmes-Historia-Filosofia/Kant-H-F-B.htm

      Me gusta

  10. Quería saber que le parece este término, ya que el día 25 tengo un examen y no sé si está del todo bien. Gracias de antemano.=)

    Hipótesis según la cual los individuos realizan un pacto o contrato mediante el que crean el Estado civil y se someten a un orden legal, para salir del estado de naturaleza en el que se supone que vivíamos antes de este hecho y que se caracterizaba por ser un estado semisalvaje, sin leyes y en guerra permanente. El contrato social fue, según Kant, la primera obligación moral que se trazaron los individuos, con el fin de buscar la paz, la justicia y la libertad, que sólo son posibles en un estado civil. Kant piensa que el sistema de gobierno que se deriva directamente del contrato social y que garantiza estos derechos es la constitución republicana.
    Esta idea de un contrato originario la toma Kant de una tradición de pensamiento político iniciada con Hobbes y continuada por Locke y Rousseau, y que se denomina contractualismo. Esta corriente afirma que el hombre no es un ser social por naturaleza, como afirmaba Aristóteles, sino por convención, creando la sociedad a partir de un contrato en el que se buscan las condiciones más ventajosas para todos. En el caso de Kant, el contrato social implica la sumisión absoluta de los individuos a una autoridad, lo cual acerca el pensamiento kantiano a Hobbes pero, al mismo tiempo, supone que el individuo es colegislador, esto es, que ninguna ley puede ser aprobada sin su consentimiento y que, por tanto, el gobernante tiene que dictar las leyes como si emanasen de la voluntad general, lo que por otra parte aproxima el pensamiento de Kant a Rousseau.
    Pero este pacto no es un hecho histórico, sino una idea de la razón que debe servir de guía al gobernante para establecer como leyes sólo aquellas a las que todos los ciudadanos pudieran dar su consentimiento.

    Me gusta

  11. Hola! tengo hechos dos términos de Kant, me gustaría que los leyese, porque no sé si están completos. Gracias!

    IMPERATIVO:
    Los imperativos son principios prácticos que nos dicen como debemos comportarnos. Representan un mandato objetivo que impone la razón a la voluntad y que se refiere al deber ser. Son, por tanto, principios relativos a la ética, y se expresan mediante mandatos. Kant distingue dos tipos de imperativos:
    – Los hipotéticos: nos dicen lo que debemos hacer para conseguir un objetivo determinado, es decir, expresan los medios para conseguir un fin. Estos imperativos son propios de las éticas materiales, esto es, de aquellas que dicen al hombre lo que debe hacer para conseguir un fin. Son particulares y contingentes.
    – Categóricos: son absolutos, sin condición alguna, no establecen ningún fin, válidos a priori, en cualquier circunstancia puesto que no establecen normas, solo indican la forma que tendrá cualquier norma concreta que dirija nuestra acción. Son, por tanto, universales y necesarios. Para Kant, estos imperativos son los que caracterizan la moral formal que él defiende, puesto que, persiguen el deber con independencia de las consecuencias que dicha acción traiga al sujeto. El deber es para Kant la única forma de moralidad, actuar por deber, por respeto a la ley moral autónoma.

    LIBERTAD JURÍDICA:
    Según Kant, la libertad es aquella que poseían los individuos en el estado de naturaleza y en la que no obedecían ninguna ley. Estos individuos abandonan el estado de naturaleza, por medio de un contrato social, es decir, un acuerdo entre todos para formar una sociedad civil, con el objetivo de evitar las guerras, salvaguardar sus libertades y que el Estado sea una constitución republicana, esto es, un conjunto de leyes instauradas mediante un consenso de todos, por tanto, no existe un rey. De este modo, el ciudadano se convierte en colegislador, es decir, un coautor de las leyes del Estado. Al mismo tiempo, implica la imposibilidad de imponer una ley sin someterse también uno mismo a ella. En esto, Kant se aparta de Hobbes y se acerca a la idea de autolegislación presente en el concepto de voluntad general de Rousseau.
    La libertad jurídica, junto con la igualdad, son derechos innatos e inalienables que están en la base de la constitución republicana, lo cual la convierte en la única válida para dirigir el funcionamiento de los Estados.

    Me gusta

  12. hola, mira que mi profesor dice no está bien no me la ha aprobado en examen y me gustaría saber si hayalgun fallo, gracias

    3- Comparación con otros autores Kant
    En el siglo XVI- XVIII, después de romperse con una visión del mundo unido a la religión se queda un vacío en cuanto a la obtención del conocimiento, y este vacío aparecen dos corrientes modernas: el racionalismo con René Descartes y el empirismo con David Hume ambas llegan a un callejón sin salida.
    El empirismo, opuesto al racionalismo, pues éste consideraba que la experiencia no era válida para obtener el conocimiento si no que era la razón, la razón es, pues, el fundamento del conocimiento, que va construyéndose mediante un proceso intuitivo y deductivo, mientras los empiristas consideraban que el punto de partida del conocimiento reside de la experiencia, es decir de nuestras impresiones, que, además de originar nuestras ideas, dan validez al conocimiento.
    La solución kantiana, ante estas diferencias, pasa por realizar una teoría de la convergencia entre el racionalismo y el empirismo y para ello cuenta con la obra físico- matemática de Newton al contrario que Hume que la critica.
    Kant coincide con Hume en que la realidad comienza con la experiencia, es decir en el momento en el que la realidad le envía al ser humano un conjunto de sensaciones, pero se diferencia de él en que el ser humano organiza estas sensaciones gracias a las formas a priori de la sensibilidad que son el espacio y el tiempo y las formas a priori del entendimiento que son las categorías, luego la razón es la encargada de sintetizar hechos que presenta una regularidad en la realidad. Así coincide con Descartes en la existencia de ideas innatas (tiempo, espacio y categorías), pero se distancia de él en que no las vincula a contenidos del pensamiento, sino a formas cognitivas que aplicamos a los objetos para poder conocerlos. A diferencia, Hume niega la existe de ideas innatas puesto que el ser humano cuando nace su mente es como un papel en blanco y va conociendo a lo largo de su experiencia.
    Kant, al igual que Descartes y que Hume coinciden en la necesidad de reflexionar sobre el conocimiento humano y que la realidad no existe independientemente del sujeto que la conoce: no conocemos el mundo tal y como es, sino tal y como somos
    Con esto podemos ver como Kant hace una síntesis en entre la razón y al experiencia; los datos sensibles sin conceptos son inconexos; los conceptos sin datos quedan vacíos. Además Kant converge ambas corrientes, racionalismo y empirismo, y cree necesarias ambas facultades para conocer, tanto razón como sentidos. Además el produce un “giro copernicano” en el tema del conocimiento, porque cambia la manera de conocer puesto que ahora, es el objeto el que debe someterse al sujeto.
    En cuanto a los límites del conocimiento Hume afirma que el garante último del conocimiento es la experiencia. Al igual que Kant dice que el conocimiento es limitado porque solo conocemos lo que podemos percibir y experimentar. Para Kant el conocimiento solo se puede referir a los fenómenos (mundo cognoscible). En consecuencia, ambos filósofos afirman que no es posible la metafísica como ciencia. Sin embargo, Descartes afirmaba que la metafísica si es ciencia ya que acepta la existencia de sustancia y causa, además pensaba que el conocimiento es ilimitado, porque la razón, única fuente válida para acceder a él, es infinita
    En su consideración de la metafísica, Kant sostiene también una posición intermedia entre Descartes y Hume: afirma que el ser humano no puede dejarse de plantear cuestiones que están más allá de los límites de la experiencia, como la felicidad o libertad, la inmortalidad del alma y la existencia de Dios.
    La metafísica, aunque no es ciencia, es un saber racional, que no se puede conocer pero si pensar.
    Para Descartes que tiene una posición dogmática dice que usando la razón podemos adquirir un conocimiento seguro y universal. En última instancia su verdad está garantizada por Dios. Hume tiene una postura escéptica porque afirma que el conocimiento solo es probable. Para Kant el conocimiento es posible pero no incuestionable y debe ser criticado siempre (criticismo).
    Descarte dice que Dios es el ser necesario que garantiza la veracidad del conocimiento. Para Hume es una tarea ardua demostrar la existencia de Dios, dado que carecemos de impresiones de Dios. Kant concibe a Dios como una idea trascendental, como una idea de la razón, Dios es la causa de todos los fenómenos que el hombre puede tener, pero no es causado por nada.
    La filosofía de Kant al igual que la de Plantó son idealistas. La de Platón lo es porque al intentar dar respuesta a la afirmación de Heráclito de que todo en la naturaleza cambia crea dos mundo, (mundo sensible y mundo de la Ideas). Kant porque reduce la realidad a conceptos mentales que el hombre pone para conocer (espacio, tiempo y categorías), y estas ideas la comparten todos los seres humanos.
    Kant hace suya la teoría del contracto social y se deja influir por Hobbes y Rousseau, con quien vamos a compararlo ahora. Los problemas a explicar en este hipotético contracto de constitución del Estado son: en qué situación se encontraba el ser humano antes de que existiese el Estado, cuales son las condiciones del contracto y cuál es la finalidad del Estado
    – El estado de naturaleza: Kant parte al igual que Hobbes de una concepción pesimista de ser humano. Hobbes y Kant creen que en estado de naturaleza es de total salvajismo, barbarie, prima la ley del más fuerte, no existe el derecho privado y existe total libertad. Estas ideas se alejan mucho del pensamiento de Rousseau: “el hombre es bueno por naturaleza” no busca guerra ni competir, en este estado el hombre convive en paz con los otros hombres
    – El contracto social: Kant coincide con Hume en que los hombres se ponen de acuerdo para salir de la penosa situación del estado natural y en la necesidad de crear un poder para el cumplimiento de las leyes.
    Kant, Rousseau y Hobbes dicen que los hombres funda un estad basado en leyes y en derechos. La configuración del modelo del estado está sujeta a la idea de soberanía, en quién recae la titularidad del poder político. La diferencia entre ambos se acentúa cuando Hobbes se la concede al monarca, dueño del estado, así las leyes son impuestas (absolutismo) , mientras que Kant coincide con Rousseau en que la soberanía reside en la voluntad unida del pueblo (autolegislación). Así dejamos de ser súbditos para convertirnos en ciudadanos
    – La finalidad del estado: Hobbes considera que el paso del estado de naturaleza se realiza por un criterio de utilidad porque así el hombre consigue su felicidad pero a cambio tienen que renuncia a su libertad y aceptar no agredir al otro. La diferencia con Rousseau es clara pues este considera que el hombre se convierte en agresivo, tacaño e infeliz cuando pasa a vivir en la sociedad. Kant considera que el paso del estado natural a la sociedad civil se debe a que ésta debe ser instaurada como un DEBER MORAL y así se consigue el fin último de Kant la paz.
    Por último, vamos a proceder a comparar la teoría ética Kantiana con la Aristotélica.
    Kant propone una ética autónoma en la que la norma moral derive de la propia razón del sujeto. Es una ética formal que no indica qué hacer sino como debemos actuar. Una conducta tiene valor moral si la ha guiado la buena voluntad. As, la ley moral se convierte en un imperativo categórico: “se cumple la ley por la ley misma”.
    Por el contario, la ética Aristotélica es materialista porque es una ética de “medio y fines” en la que dota de contenido concreto al ben e indica que hacer para lograrlo. El contenido del bien radica en la búsqueda de la propia felicidad (Eudaimonía).

    Me gusta

  13. Hola eugenio, soy alunma de tarde y me gustaria saber si la definición del concepto de imperativo categórica esta bien:
    Un imperativo es un mandato con un carácter objetivo que prescribe cómo debemos conducirnos. Los principios prácticos son las máximas; son subjetivos porque prescriben cómo conducirnos en circunstancias concretas. Kant sostiene que existen dos tipos de imperativos: Los imperativos hipotéticos: son aquellos que declaran la acción como medio necesario para conseguir un determinado fin. Son pues imperativos condicionados. Por ejemplo, el imperativo, “si quieres aprender alemán vete a la academia”. La condición es el fin que se pretende, en este caso, aprender alemán. La acción necesaria para realizar dicho fin es ir a la cademia.
    Los imperativos categóricos: son aquellos que no están sometidos a condición alguna. Según Kant estos mandatos son universales y necesarias, y únicamente persiguen como propósito hacer el bien. Por ejemplo: Ama a tu prójimo. La acción de amar no proporciona ninguna recompensa a cambio. Realizas la acción de forma desinteresada, con el único objetivo de hacer, según Kant, el bien. Dos formulaciones de imperativo categórico más conocidos de Kant, son las siguientes: -“Obra sólo de acuerdo con la máxima por la cual puedas al mismo tiempo querer que se convierta en ley natural”. -“Obra de tal manera que uses a la humanidad, tanto en tu persona como en la persona de cualquier otro, siempre como un fin y nunca solamente como un medio”. A juicio de Kant, el imperativo categórico es el único que tiene valor moral ya que expresa una ley práctica.
    De ante mano, te doy las gracias!=D

    Me gusta

  14. Hola Eugenio, primero darte las gracias por este espacio donde nos ayudas a los estudiantes a comprender mejor la filosofía, me estás ayudando mucho a prepararme la PAU. Segundo, me he fijado que en el término 6, El Imperativo, se repiten los conceptos de Alma, Inmortalidad y Dios del término 5 Ilusión Trascendental. Quería saber si es un error o a caso tiene que ver también con este último término.

    Me gusta

  15. Giro coperniccano: Kant llama “giro copernicano” al cambio radical que establece en su concepción del proceso del conocimiento.
    Nosotros, sujetos, percibimos la realidad porque la captamos a través de los sentidos y del espacio y el tiempo, que son intuiciones que están en nosotros y así interpretamos o explicamos la realidad porque relacionamos lo que percibimos mediante la causalidad y el resto de las categorías, que también están en nosotros.Por tanto, de modo que el objeto queda afectado por el espacio, el tiempo y las categorías.
    Kant dice que su forma de comprender el conocimiento, el Idealismo Trascendental, es un giro copernicano con respecto a la filosofía anterior. Copérnico dio la vuelta a la imagen del universo, hizo con la razón una especie de salto mortal, un giro radical en la interpretación del movimiento de los astros con respecto al geocentrismo; del mismo modo, Kant realiza un cambio radical en su concepción del conocimiento. En efecto, el sentido común es realista, al igual que es geocéntrico; el sentido común nos dice que conocemos la realidad porque nos hacemos una imagen objetiva de las cosas, una especie de fotografía interior de la realidad exterior. Por el contrario, Kant dice que es imposible conocer las cosas tal cual son porque nosotros influimos inevitablemente en ellas, las afectamos con nuestras estructuras mentales al conocerlas. El centro del conocimiento no es, pues, la realidad objetiva, sino nosotros, los sujetos que conocemos.

    ilusión trascendeltal: Ilusión trascendental” es una expresión que Kant utiliza para referirse a la metafísica, que pretende conocer noúmenos. Kant distingue entre fenómenos y noúmenos. Los fenómenos, que son los sucesos de la naturaleza, son objetos que están fuera de mí pero no son independientes de mí, puesto que yo los afecto con mis sentidos y con mis estructuras mentales: espacio, tiempo y categorías. En cambio los noúmenos, por ejemplo el alma o Dios, son objetos que están fuera de mí y son independientes de mí, trascendentes a mí, puesto que no puedo abarcarlos con los sentidos ni con el espacio, el tiempo y las categorías. Kant llama a los noúmenos “objetos puros” y a los fenómenos “objetos de conocimiento”.
    En su obra Crítica de la razón práctica llega a la conclusión de que la existencia de los noúmenos se desprende de nuestra vida moral. Sin libertad no tendríamos vida moral, pero la tenemos. Por tanto, la libertad tiene que existir.La libertad no se percibe con los sentidos, ni se intuye encuadrándola en el espacio y el tiempo, ni se representa con la causalidad y las demás categorías. La libertad no es, pues, un fenómeno, es un noúmeno. No podemos conocer la libertad, ya que solo podemos conocer fenómenos, pero la libertad existe.
    El imperativo categórico por el que nos regimos como seres morales es universal y eterno, y no tendría sentido si no hubiera en nosotros algo de esas características.De aquí se deduce la existencia del alma humana.
    Para nosotros siempre hay una fisura entre lo real y lo ideal, entre lo que es y lo que debe ser, entre lo existente y lo mejorable, entre nuestra imperfección real y la perfección que perseguimos como seres morales.Dios es un ser en el que lo ideal es real. En Dios se unen o sintetizan lo existente y lo perfecto, lo real y lo posible, lo que es y lo que debe ser, lo real y lo ideal.Por ello dios tiene que existir porque sino existiera no tendríamos aliciente para lllevar a cabo la vida moral.

    imperativo: Los seres humanos actuamos porque nuestra conciencia moral o voluntad se mueve por principios, valores o juicios morales, se rige por esos juicios y acomoda a ellos la conducta. Los juicios morales a los que nuestra voluntad obedece son imperativos, y hay imperativos de dos tipos: hipotéticos y categóricos.
    Los imperativos hipotéticos dicen “si quieres tal cosa, debes hacer tal otra”. Contienen un mandato, “haz esto”, “debes hacer esto”, pero ese mandato está supeditado a una condición –“si quieres…”-, de modo que si la condición no nos interesa no tenemos por qué que cumplir el mandato.
    Los imperativos categóricos dicen “haz esto” de manera rotunda y universal; formulan un deber que no está sujeto a condiciones, una ley moral que ha de ser obedecida siempre y en todo caso. Cumplimos el mandato del imperativo hipotético si nos interesa algo ajeno al deber, pero cumplimos el mandato del imperativo categórico solo por cumplimiento del deber.
    Pues bien, una voluntad buena es aquella que se rige siempre por imperativos categóricos: “haz esto”, “no hagas esto”, sin condiciones.Y ¿en qué consiste el “esto” de los mandatos?, es decir, ¿cuál es el contenido del deber? ¿cuáles son las acciones que debemos hacer y cuáles las que no debemos hacer?
    Ninguna acción en concreto, dice Kant. Lo relevante para llamar buena o mala a una acción no es su contenido, es su forma, su intención, lo que nos mueve a hacerla. Por ello, cualquier acción es buena si la hacemos con buena intención, con buena voluntad, y la buena voluntad se rige por un imperativo formal: “Hagas lo que hagas, actúa de manera que puedas querer que el motivo que te ha llevado a actuar sea una ley universal”.

    Contrato social: Hipótesis según la cual los individuos realizan un pacto o contrato mediante el que crean el Estado civil y se someten a un orden legal, para salir del estado de naturaleza en el que se supone que vivíamos antes de este hecho y que se caracterizaba por ser un estado semisalvaje, sin leyes y en guerra permanente. El contrato social fue, según Kant, la primera obligación moral que se trazaron los individuos, con el fin de buscar la paz, la justicia y la libertad, que sólo son posibles en un estado civil. Kant piensa que el sistema de gobierno que se deriva directamente del contrato social y que garantiza estos derechos es la constitución republicana.
    Esta idea de un contrato originario la toma Kant de una tradición de pensamiento político iniciada con Hobbes y continuada por Locke y Rousseau, y que se denomina contractualismo. Esta corriente afirma que el hombre no es un ser social por naturaleza, como afirmaba Aristóteles, sino por convención, creando la sociedad a partir de un contrato en el que se buscan las condiciones más ventajosas para todos. En el caso de Kant, el contrato social implica la sumisión absoluta de los individuos a una autoridad, lo cual acerca el pensamiento kantiano a Hobbes pero, al mismo tiempo, supone que el individuo es colegislador, esto es, que ninguna ley puede ser aprobada sin su consentimiento y que, por tanto, el gobernante tiene que dictar las leyes como si emanasen de la voluntad general, lo que por otra parte aproxima el pensamiento de Kant a Rousseau.
    Pero este pacto no es un hecho histórico, sino una idea de la razón que debe servir de guía al gobernante para establecer como leyes sólo aquellas a las que todos los ciudadanos pudieran dar su consentimiento.

    LIBERTAD JURÍDICA: Principio fundamental de la constitución republicana (constitución que se rige por el derecho y que kant considera como lo fundamental para alcanzar la paz perpetua) donde todas las personas sean tratadas como ciudadanos y no como siervos o esclavos al mismo tiempo que se reconozcan lo derechos de los ciudadanos y que todos sean iguales ante la ley, ausencia de privilegios. Esto también implica que los ciudadanos sean participes de la participación y consentimiento acerca de la política. Para Kant, el pueblo no debe rebelarse ni siquiera cuando las leyes no sean justas, por que eso implicaría volver al Estado de Naturaleza o de guerra que siempre es peor que el Estado civil. El cambio a una Constitución republicana debe hacerse mediante sucesivas reformas.

    Racionalismo-empirismo: El empirismo es la teoría filosófica según la cual el origen y límite del conocimiento es la experiencia sensible. Los empiristas más conocidos son Hobbes, Locke, Hume y Berkeley.
    El racionalismo es la doctrina filosófica que no reconoce como fuente de conocimiento más que la razón, rechazando, por tanto, la revelación, la fe y los sentidos. En la historia de la filosofía el racionalismo tiene un significado más restringido y comienza en el s. XVII con la figura del matemático R. Descartes. Otros racionalistas conocidos son Leibniz y Spinoza.
    Según el empirismo el conocimiento humano esta limitado por la experiencia sensible mientras que el racionalismo tenía una conferencia absoluta en la razón para conocerlo todo.El racionalismo buscaba un método para unificar el saber tomó la ciencia moderna como modelo en su aspecto matemático, el empirismo se inspiró en la física moderna para el carácter de la experiencia.Empiristas y racionalistas defienden el fenomelismo: lo que directamente conoce la mente con sus ideas y pensar se reduce a relacionar ideas entre si.El fenomelismo conduce aal cuestionamiento del mundo externo:Descartes recurre a dios, locke expone que nuestras sensaciones son copia del mundo real.

    Me gusta

  16. Buenas tardes, he visto en la programacion de la PAU que cae el concepto de libertad no libertad jurídica. Si pongo el concepto que usted tiene publicado de libertad jurídica me lo dan por valido no?
    Muchas gracias.

    Me gusta

  17. Buenas Eugenio, mi profesor de filosofía me aconsejó visitar su pagina web, y la verdad es que me ha ayudado bastante en Platón, Aristóteles,… pero ahora mismo estoy con kant, y me pidió buscar información sobre Fenomenismo y escepticismo, pero no lo veo por aquí. Me podrías facilitar algún link?
    Saludos desde Canarias

    Me gusta

    • Hola, aquí te dejo mis apuntes del fenomenismo y el escepticismo en Descartes y Hume. Espero que te sirva:

      Descartes

      Se califica de racionalista aquella doctrina filosófica que no reconoce como fuente de conocimiento más que la razón, rechazando, por tanto, la revelación, la fe y los sentidos. En la historia de la filosofía el racionalismo tiene un significado más restringido y comienza en el s. XVII con la figura del matemático R. Descartes. Las características generales del racionalismo son tres:
      Confianza plena en la razón humana.
      La razón es la única facultad que puede conducir al hombre al conocimiento de la verdad. La razón se opone a los sentidos que son considerados engañosos.
      El poder de la razón radica en la capacidad de sacar de sí misma las verdades primeras y fundamentales (llamadas ideas innatas), a partir de las cuales, y por deducción, es posible obtener todas las demás, y construir el sistema del mundo. Estas ideas innatas tienen una semejanza clara con la teoría platónica de la reminiscencia. Las ideas de la razón coinciden con la verdadera realidad del mundo. En el fondo, el primer racionalista fue Parménides al afirmar que lo mismo es pensar y ser. La confianza en la razón es tal que se acepta su valor sin previa crítica; es, como dirá más tarde Kant, una razón dogmática.
      Por todo esto, el racionalismo se opone radicalmente al empirismo inglés para el que la única fuente de conocimiento son los sentidos.
      Búsqueda de un nuevo método
      El modelo de este método lo encuentra Descartes en la ciencia más desarrollada del momento: las matemáticas. Los racionalistas quieren proceder del mismo modo que los matemáticos, de tal manera que el sistema filosófico construido posea la misma evidencia y necesidad que un sistema matemático. El método perfecto es el que utiliza Euclides en Los principios de geometría. Se tratará, en filosofía, de establecer -al modo de los geómetras- unos axiomas evidentes de los que pueda deducirse con necesidad un sistema filosófico cerrado y completo.
      Subjetividad y realidad
      No sólo se toma de la ciencia el método sino que además Descartes adopta su cosmovisión: el mecanicismo. El mundo es una máquina para cuya explicación son suficientes los átomos y las leyes de la física. Descartes se dejó seducir por esta explicación, y la extendió incluso a los cuerpos animados (animales, cuerpo humano). Pero dejó aparte el alma humana, sustancia pensante y voluntad libre, haciendo de ella un mundo independiente. El Universo queda fraccionado en dos mundos: la máquina y el pensamiento. Y el pensamiento queda encerrado en sí mismo.
      Triunfa, por tanto, el subjetivismo, característico también del empirismo. El hombre es un ser vuelto sobre sí, que no conoce directamente sino su propio pensamiento. Las cosas son sólo conocidas en las ideas, no directamente en sí mismas. Por ello, es posible dudar de su existencia. La realidad del mundo ya no es evidente: ha de ser demostrada. Es lo que se conoce como el problema del mundo externo.
      Este problema se ve además potenciado por la influencia matemática en el método de Descartes. Para el filósofo francés una idea es verdadera si es evidente y el modelo de evidencia son las verdades matemáticas. Los sentidos nos engañan continuamente. ¿Cómo saber que esta realidad que vemos no es un sueño?
      Para solucionar el problema del mundo externo Descartes aplica una duda radical a la información que recibimos mediante los sentidos, a los razonamientos matemáticos y a la realidad misma. Pero, al tiempo que lo cuestiona todo, se da cuenta de que no puede dudar de que duda y descubre la primera verdad evidente y sólida, el famoso cogito ergo sum, “Pienso, luego existo”.
      El que yo pueda dudar demuestra que soy imperfecto: “hay mayor perfección en conocer que en dudar”. Descartes descubre entonces en su alma una idea singular: la idea de perfección. ¿De dónde procede tal idea? No puede haber sido construida por mí mismo (es lo que Descartes llama una idea “facticia”), ni venir de fuera (idea “adventicia”), ya que ni yo ni las cosas del mundo somos perfectos: tiene que ser una idea innata, puesta en mí por un ser que realmente sea perfecto: Dios. Dios, por tanto, existe.
      Descartes aporta otra prueba de la existencia de Dios: el “argumento ontológico”. Es un argumento a priori porque no parte de ningún hecho de la experiencia. Cualquiera, hasta el más ateo, tiene la idea de un ser perfecto. Pero un ser perfecto no puede existir sólo en la mente sino que tiene que ser real. Esto es lógico por la siguiente razón: si sólo existiera en la mente lo perfecto no lo sería tanto porque carecería de la existencia. Así que Dios tiene que existir.
      Una vez que hemos demostrado la existencia de Dios es fácil argumentar a favor de la existencia del mundo externo y la correspondencia aproximada de mis ideas con el mundo real. Dios -que es un Dios bueno y veraz, y no un “genio engañador”- no ha podido dotar al hombre de una facultad de conocimiento que le induzca sistemáticamente al error.

      Hume

      En general, el empirismo es una corriente filosófica contrapuesta, en muchos aspectos, al racionalismo, lo cual se refleja en las frecuentes polémicas entre los representantes de ambas corrientes. La contraposición parece más clara si se tiene en cuenta que el racionalismo había tomado como modelo a la ciencia moderna únicamente en su aspecto matemático, y que el empirismo había recogido el otro aspecto: la importancia de la experiencia. Con el empirismo, el problema del conocimiento – origen y validez del mismo- pasa a ser el tema fundamental, o, al menos, el tema previo e ineludible antes de comenzar cualquier otra investigación. Las tesis fundamentales del empirismo se pueden resumir así:
      El origen del conocimiento es la experiencia.
      La mente es como una “tabla rasa” (expresión aristotélica utilizada por los escolásticos) y, por tanto, toda idea que se pueda encontrar en ella procede de la experiencia. Esta tesis implica la negación de las ideas innatas de los racionalistas. En la aceptación o no de las ideas innatas está, pues, la diferencia radical entre racionalismo y empirismo.
      Hume formulaba esta idea en el principio de copia. Todas nuestras ideas no son sino copias de nuestras impresiones, es decir, que nos es imposible pensar algo que no hemos sentido previamente con nuestros sentidos internos o externos. Si esto es así, todos los discursos de la metafísica acerca de la sustancia (el universal, el alma y Dios) no son sino una pérdida de tiempo o algo peor. Así, en el capítulo final de la Investigación, Hume afirma “Si procediéramos a revisar las bibliotecas convencidos de estos principios, ¡qué estragos no haríamos! Si cogemos cualquier volumen de Teología o metafísica escolástica, por ejemplo, preguntemos: ¿Contiene algún razonamiento abstracto sobre la cantidad y el número? No. ¿Contiene algún razonamiento experimental acerca de cuestiones de hecho o existencia? No. Tírese entonces a las llamas, pues no puede contener más que sofistería e ilusión.” (David Hume: Investigación acerca del conocimiento humano, Madrid, Alianza, p. 192).
      La crítica de Hume a la sustancia se extiende desde la realidad de los Universales (Ideas en Platón y Formas en Aristóteles) hasta la existencia de la sustancia perfecta (Dios) pasando por el alma.
      El conocimiento humano no es ilimitado.
      La experiencia es también su límite. Esta segunda tesis marca también las diferencias con el racionalismo, para el que la razón – si sigue un método adecuado- podría llegar a conocerlo todo. Los empiristas niegan tal posibilidad: no podemos ir más allá de la experiencia. De este modo, el campo del filosofar se reduce notablemente, ya que sólo es posible conocer lo experimentable. Y también se reduce la certidumbre del conocimiento: sobre muchas cuestiones sólo cabe un conocimiento probable. La consecuencia filosófica más grave de esta segunda tesis es la negación de la metafísica, entendiendo por “metafísica” el conocimiento de realidades no empíricas como Dios o el alma. Aristóteles y Tomás de Aquino, por ejemplo, también eran empiristas en el sentido de admitir que la experiencia es el origen de todo conocimiento (primera tesis del empirismo). Pero pensaban que era posible ir más allá de la experiencia mediante procedimientos racionales. Ahora bien, si se afirma que la razón está “encerrada” en los límites de la experiencia, entonces la metafísica se convierte en imposible.
      Fenomenismo: Todo conocimiento es conocimiento de ideas.
      En esta tesis coinciden empiristas y racionalistas: lo que directamente conoce la mente son sus ideas (no las cosas), y pensar se reduce a relacionar ideas entre sí.
      La primea consecuencia del fenomenismo es el cuestionamiento de la existencia del mundo externo. Recuerda que la solución de Descartes pasaba por demostrar la existencia de Dios. Una vez demostrada todo resulta fácil: Dios es omnipotente y bueno así que no crearía al hombre con de modo que se engañase continuamente. Por lo tanto, el mundo externo está ahí fuera y es, al menos sus cualidades primarias, tal como lo vemos. El empirista Hume afirma que sabemos que el mundo externo es tal y como lo vemos porque hemos sobrevivido. Si nos equivocásemos sistemáticamente no podríamos ni cruzar la carretera. Hemos sobrevivido y hemos desarrollado el hábito o costumbre de dar por buenas aquellas percepciones que son constantes y coherentes. Es decir, si un día llego a clase y veo un dragón rojo pensaré que me he equivocado con las pastillas del desayuno, pero si veo a los mismos alumnos de todos los días daré por buena la percepción. Resumiendo, la garantía del mundo externo para el racionalismo es Dios y para el empirismo es algo más pragmático, el hecho de que hasta el momento hemos sobrevivido dando por buenas ciertas percepciones. Además, Hume rechaza el argumento ontológico indicando que no es posible demostrar a priori la existencia de Dios, puesto que la existencia de algo sólo se puede decidir con la experiencia, nunca con el mero análisis de una idea. La no existencia de un objeto correspondiente a una idea no es algo contradictorio con dicha idea: no es absurdo que no existan los triángulos, ni las mesas, ni tampoco Dios.

      Me gusta

  18. Hola tengo una duda con el concepto de imperativo me podrías decir si esta definición esta completa
    .Los seres humanos actuamos porque nuestra conciencia moral o voluntad se mueve por principios, valores o juicios morales, se rige por esos juicios y acomoda a ellos la conducta. Los juicios morales a los que nuestra voluntad obedece son imperativos, y hay imperativos de dos tipos: hipotéticos y categóricos.
    Los imperativos hipotéticos dicen “si quieres tal cosa, debes hacer tal otra”. Contienen un mandato, “haz esto”, “debes hacer esto”, pero ese mandato está supeditado a una condición –“si quieres…”-, de modo que si la condición no nos interesa no tenemos por qué que cumplir el mandato.
    Los imperativos categóricos dicen “haz esto” de manera rotunda y universal; formulan un deber que no está sujeto a condiciones, una ley moral que ha de ser obedecida siempre y en todo caso. Cumplimos el mandato del imperativo hipotético si nos interesa algo ajeno al deber, pero cumplimos el mandato del imperativo categórico solo por cumplimiento del deber.
    Pues bien, una voluntad buena es aquella que se rige siempre por imperativos categóricos: “haz esto”, “no hagas esto”, sin condiciones. Y ¿en qué consiste el “esto” de los mandatos?, es decir, ¿cuál es el contenido del deber? ¿cuáles son las acciones que debemos hacer y cuáles las que no debemos hacer?
    Ninguna acción en concreto, dice Kant. Lo relevante para llamar buena o mala a una acción no es su contenido, es su forma, su intención, lo que nos mueve a hacerla. Por ello, cualquier acción es buena si la hacemos con buena intención, con buena voluntad, y la buena voluntad se rige por un imperativo formal: “Hagas lo que hagas, actúa de manera que puedas querer que el motivo que te ha llevado a actuar sea una ley universal”. Este es el imperativo categórico, una fórmula aplicable a cualquier acción. Al emprender cualquier acción -dice Kant- pensemos si el motivo que nos lleva a actuar puede ser universalmente deseable; si lo es, la acción es buena y debemos hacerla, y si no lo es, la acción es mala y no debemos hacerla. Esta es la forma en que actúa una voluntad buena.
    Otra formulación que hace Kant del imperativo categórico es la siguiente: “Nunca trates a un ser humano como medio; trátalo siempre como un fin”.

    Me gusta

  19. Buenas noches Eugenio, antes de nada, gracias por contestarme el otro día. Me sirvió. Tengo que hacer un trabajo, sobre las teorías contractualistas de Aristotételes, kant, Hobbes, Lucke y Rousseau. Qué puedo decir de kant? Muchas gracias de antemano, un saludo.

    Me gusta

    • En el primer artículo definitivo de Hacia la Paz Perpetua Kant establece que la constitución republicana ha de establecerse sobre tres principios: libertad, igualdad y ciudadanía.

      La libertad es para Kant y Rousseau un derecho natural que corresponde a todo individuo. Kant defiende, por tanto, la libertad política positiva, por la cual cada individuo se convierte en colegislador, es decir, en coautor de las leyes del Estado. En este punto, Kant se aparta de Hobbes y se acerca a la idea de autolegislación presente en el concepto de “voluntad general” de Rousseau. El gobernante debiera legislar como si fuera posible que la voluntad unida del pueblo diera su consentimiento a las leyes. El concepto de libertad jurídica no expresa desobediencia civil, puesto que Kant, al igual que Hobbes, consideraba que la sumisión al poder del Estado era una condición necesaria para el orden social. Para evitar excesos del gobernante Kant confía en su defensa de la libertad de expresión.

      El segundo de ellos, la igualdad, implica “la dependencia de todos respecto a una única legislación común (en cuanto súbditos)”. Establece que todos los ciudadanos son iguales ante la ley. Este principio es una crítica evidente a un aspecto de la realidad política de la época: los privilegios de la nobleza hereditaria. Sin embargo, según Kant, el principio de igualdad tiene una excepción: el soberano. Kant, como Hobbes, entiende que, debido a la maldad intrínseca del ser humano, el estado civil sólo es posible si existe una autoridad absoluta por encima de las leyes encargada de hacerlas cumplir. Ante las decisiones del monarca no cabe el derecho de resistencia. Todos somos súbditos.

      El tercer principio establece el derecho de ciudadanía que se refiere a la posibilidad de los individuos de participar en la legislación del Estado, de ser colegisladores. Rousseau, desde su propuesta de democracia asamblearia, considera que ser ciudadano implicaba participar en la creación de las leyes, mientras que para Kant implica solamente que la voluntad general del pueblo esté representada en la mente del soberano. Hay otra diferencia más entre Rousseau y Kant: para Rousseau todos los individuos son ciudadanos mientras que para Kant existen ciudadanos pasivos (sin derecho a voto) y ciudadanos activos (con derecho a voto). Estos últimos son sólo los hombres mayores de edad propietarios de tierras, funcionarios o con alguna profesión liberal. Quedan excluidos del voto los niños, las mujeres y los asalariados.

      Saludos.
      Eugenio.

      Me gusta

  20. Hola, buenas noches Eugenio. Necesito tu ayuda para el término libertad de Kant, ¿podrías pasarme alguna definición más concreta y que me sirva para el examen de PAU?

    Me gusta

    • Hay dos sentidos de libertad a comentaren Kant:

      – La libertad como antinomia en la Crítica de la Razón Pura y postulado en la Crítica de la Razón Práctica.
      – La libertad jurídica como principio de la Constitución Republicana.

      De ambos aspectos puedes encontrar información en el blog. Busca en términos o campo semántico de Kant.

      Me gusta

  21. HolaEugenio,podrías echarle un vistazo a ésto,se trata de la primera pregunta del examen sobre Kant de la “ilustración”:
    Kant establece el concepto de minoria de edad refiriendose,a la incapacidad del ser humano de valerse de su propio pensamiento y dejar que otros lo hagan en su lugar.El problema reside porque tanto el pensamiento como los individuos están sometidos a dogmas religiosos o políticos a los cuales están obligados a remediar;de esa manera consegirá la mayoría de edad,es decir,ser independientes de valerse de su propio conocimiento y pensamiento sin nececidad de recurrir a los demás.

    Me gusta

    • Hola anita, necesito algo más de contexto: Kant habla de sensibilidad, entendimiento y razón. Si el “saber” es conocer tienes que explicar la analítica trascendental: conocer es la suma del fenómeno más las categorías. Espero que te sirva.

      Saludos.

      Me gusta

  22. Hola Eugenio, necesito que me ayudes otra vez. Es la última petición que le hago, o eso espero…
    Tengo que escribir brevemente, como una cara de un folio o incluso menos, la crítica de Kant al empirismo y al racionalismo. Pero no estoy muy convencida de lo que llevo hasta ahora escrito, creo que faltan cosas y no sé si lo que llevo está bien, bueno aquí te lo dejo:

    LA TEORÍA DEL CONOCIMIENTO DE KANT INTENTA RESOLVER LA OPOSICIÓN ENTRE RACIONALISMO Y EMPIRISMO. EL RACIONALISMO ES LA DOCTRINA FILOSÓFICA QUE RECONOCE COMO FUENTE DE CONOCIMIENTO LA RAZÓN, RECHAZANDO, POR TANTO, LA REVELACIÓN, LA FE Y LOS SENTIDOS. LOS RACIONALISTAS CONOCIDOS SON: DESCARTES, LEIBNIZ Y SPINOZA. Y EL EMPIRISMO ES LA TEORÍA FILOSÓFICA SEGÚN LA CUAL EL ORIGEN Y LÍMITE DEL CONOCIMIENTO ES LA EXPERIENCIA SENSIBLE. LOS EMPIRISTAS MÁS CONOCIDOS SON HOBBES, LOCKE, HUME Y BERKELEY. KANT DESPERTÓ DEL «SUEÑO DOGMÁTICO» TRAS LEER LAS CRÍTICAS DE HUME AL RACIONALISMO, Y QUEDÓ CONVENCIDO DE QUE NUESTRO CONOCIMIENTO NO PUEDE EXTENDERSE MÁS ALLÁ DE LA EXPERIENCIA. ADEMÁS, KANT CRITICA QUE EL EMPIRISMO DE HUME MINUSVALORÓ EL ALCANCE DE NUESTRO CONOCIMIENTO PORQUE AFIRMABA QUE TODO NUESTRO CONOCIMIENTO TIENE SU ORIGEN EN LA EXPERIENCIA. Y QUE EL RACIONALISMO CARTESIANO SOBREVALORÓ EL ALCANCE DE NUESTRO CONOCIMIENTO PORQUE CREÍA QUE PODÍA AVANZAR EXCLUSIVAMENTE A PARTIR DE IDEAS INNATAS. LA SOLUCIÓN KANTIANA PASA POR REALIZAR UNA SÍNTESIS DE RACIONALISMO Y EMPIRISMO. ESTA CONSISTE EN AFIRMAR QUE SÓLO HAY CONOCIMIENTO CUANDO A LOS ELEMENTOS RACIONALES DEL CONOCIMIENTO SE LES SUMA LA EXPERIENCIA SENSIBLE. EL GRAN DESCUBRIMIENTO KANTIANO ES QUE EL MUNDO ES, EN PARTE, EL PRODUCTO DE NUESTRA MENTE. POR ESE MOTIVO PODEMOS FORMULAR JUICIOS A PRIORI SOBRE ÉL.

    PD: ¿No crees que debería poner algo más sobre los juicios, o sobre fenómeno/noúmeno?; aunque solo me pide la crítica…

    Saludos.

    Me gusta

    • Hola Silvia, para lo que te preguntan está muy bien.

      Personalmente, añadiría que, aunque aparentemente es el empirismo el que gana la batalla en Kant al decir que el conocimiento no puede ir más allá de la experiencia, la filosofía kantiana es, en el fondo, racionalista e idealista. Esto ocurre porque defiende la existencia de juicios sintéticos a priori. Estos consisten en conocimiento sobre el mundo previo a la experiencia y son los que hacen posible la Física pura. Es decir, para Kant la Física de verdad se hace sin experimentos: el conocimiento seguro (principio de permanencia de la sustancia, de asociación causa-efecto y acción recíproca) está en nuestra mente, en las categorías, y es independiente de la experiencia. Esto es mucho más racionalismo que empirismo. Si a esto le añades que vuelve a retomar los temas de la metafísica como son la libertad, la inmortalidad y Dios a través de la razón práctica, parece que Kant no acabó de despertar del sueño dogmático por mucho que dijera lo contrario.

      Si te sientes cómoda explicando lo anterior añádelo y si no, déjalo como lo tenías que está muy bien.

      Saludos.
      Eguenio.

      Me gusta

  23. Buenos días Eugenio!
    Quería saber tu valoración sobre en contenido de estos conceptos para ver si los tengo que ampliar o mejorar.

    2.1 Racionalismo-Empirismo
    Corrientes filosóficas modernas que coinciden en la realidad no existe independientemente del sujeto que la conoce, pero se distancian en que los racionalistas piensan que la razón es el origen y el fundamento del conocimiento y que poseemos ideas innatas, además aseguran que podemos acceder a un conocimiento objetivo y universal; mientras que los empiristas consideran que el origen de todo conocimiento reside en la experiencia sensible, negando, por tanto la existencia de ideas innatas, además mantienen que solo podemos obtener un conocimiento probable; por último, los racionalistas afirman que el conocimiento es limitado porque la razón es infinita, mientras que los empiristas sostienen que el conocimiento es limitado, pues solo podemos conocer lo podemos percibir.

    2.2 Imperativo
    Es un mandato conforme a una regla o norma que describe cómo debemos actuar. Kant distingue entre mandatos y máximos. Los mandatos son principios prácticos o leyes prácticas y son objetivos, puesto que aspiran a servir para todo sujeto racional; los máximos son principios prácticos subjetivos. Los imperativos pueden ser hipotéticos y categóricos. El imperativo hipotético manda algo de forma condicionada, como medio para conseguir un fin determinado. Si el mandato manda algo como bueno absolutamente, con independencia del provecho o perjuicio que implique, nos encontramos ante un imperativo categórico, que prescribe la acción moral como fin en sí misma conforme a la formulación siguiente: “Obra solo según una máxima tal que puedas querer al mismo tiempo que se torne en ley universal” Según Kant, solo el imperativo categórico es propiamente moral.

    2.3 Giro copernicano
    Expresión que alude a la revolución epistemológica iniciada por Kant, análoga a la efectuada por Copérnico en astronomía: el sujeto, no el objeto, produce el conocimiento. Conocer es resultado de lo dado por los sentidos y de las estructuras cognitivas que aporta el sujeto. Solo conocemos fenómenos objetos afectados por esas estructuras mentales. No podemos conocer la realidad en sí misma, lo “nouménico”: hay unas condiciones que posibilitan el conocimiento, tanto a la facultad de la sensibilidad como a la facultad del entendimiento. En definitiva, lo que el sujeto conoce son sus propias ideas acerca de las cosas, no las cosas en si mismas, que son incognoscibles.

    2.4 Libertad
    Es el requisito necesario para que tenga lugar la Ilustración. Kant defiende la libertad de hacer uso público de la razón: posibilidad de que una persona, en tanto que experta, exprese su opinión públicamente sin restricciones. Es, además, uno de los postulados de la razón práctica: es la condición de posibilidad de la moralidad, pues solo un ser libre es responsable y posee conducta moral. El grado de moralidad de un pueblo revela su grado de libertad. Kant distingue dos sentidos de libertad: 1) se refiere a la acción que es independiente de todo lo natural y 2) es la capacidad de los seres humanos para determinarse a obrar según leyes que son dadas por su propia razón. Libertad equivale a autonomía de la voluntad. El fundamento de la moralidad no es libre albedrío, sino la libertad idéntica a la ley moral.

    2.5 Contrato social
    Expresión que se refiere al acuerdo mediante el que, hipotéticamente, los individuos decidimos salir del estado de naturaleza e instaurar el Estado con el fin de alcanzar la paz y la seguridad. Las teorías contractualistas con las que dialoga Kant son las de Hobbes, Locke y Rousseau. Kant, como Hobbes, piensa que el ser humano es estado de naturaleza vive en una situación de inseguridad permanente. Movido por el deber moral de buscar la paz, sale de ese estado de naturaleza y renuncia a su libertad natural en favor de un Estado civil que se rija por leyes comunes y públicas, a las que debemos obedecer porque cuentan con nuestro consentimiento.

    2.6 Ilusión transcendental
    Es el error en el que cae la razón cuando intenta conocer objetos que están más allá del límite de la experiencia, es decir, cuando intentamos aplicarles las categorías, incurriendo en antinomias, paralogismos o sofismas. Así, la metafísica es imposible que se convierta en ciencia, pues sus objetivos de estudio carecen de datos sensibles que provean de contenido a las categorías del entendimiento. Sin embargo, según Kant, con el afán de buscar leyes coda vez más generales, tenemos una tendencia natural e inevitable a preguntarnos por esos “incondicionados” o noúmenos. Estas ideas se emplean legítimamente cuando de ellas; esto es, cuando son tomados como un objeto ideal para perfeccionar nuestro conocimiento.

    Muchas Gracias.

    Me gusta

  24. Hola Eugenio! Quería saber si me podrías ayudar con algo: mi profe de filosofía nos mandó de tarea responder la pregunta de quién soy y qué soy para Kant y no encuentro esta info en internet.
    Saludos

    Me gusta

    • Hola Romi, pues yo tampoco sé si sabría responder correctamente.

      Es posible que por “quién soy” se refiera a la parte nouménica del ser humano, aquella que es libre, capaz de experimentar el deber, nuestro ser moral.

      Y es posible que por “qué soy” se refiera a la parte fenoménica, aquella que está determinada por la causalidad y no es diferente del resto de la naturaleza.

      Pero todo esto es mera suposición. Sin un contexto adecuado no te puedo explicar más.

      Saludos.

      Me gusta

  25. Pingback: KANT | aula28blog
    • El escepticismo de Hume es radical. Todo es contingente. No podemos saber nada del futuro con seguridad. Ni siquiera si el sol saldrá mañana. Y si no sabemos seguro que el sol saldrá mañana para qué trabajar, para qué alimentarse… El escepticismo lleva a una parálisis suicida.

      Eso sí, como recurso literario es maravilloso.

      Saludos.

      Me gusta

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s