Ética

Dick Cheney y el Waterboarding

Dick Cheney sensiblemente enfadado

Dick Cheney sensiblemente enfadado

Dick Cheney (1941- ) es el actual Vicepresidente de EE.UU. En el año 2001 fue elegido para el puesto por George Walker Bush. Anteriormente había servido como Secretario de Defensa en el gobierno de George H. W. Bush (1989-1993). Entre sus infamias políticas podemos citar las siguientes:

– Durante la presidencia de Ronald Reagan (1981-1989) fue congresista por el estado de Wyoming. En 1989 fue nombrado presidente de la Asamblea Republicana de Representantes. En 1979 el FSLN (Frente Sandinista de Liberación Nacional) desbancó del poder en Nicaragua al detestable general Somoza. Cheney, desde su puesto en el Congreso, apoyó al Gobierno de Reagan en la financiación de la contra: paramilitares sanguinarios, entrenados y armados por militares estadounidenses. Desde sus bases en Honduras iniciaron una más de las sangrientas guerras civiles que asolaron América Latina en los ochenta.

Afganistán padeció un gobierno títere de la la Unión Soviética desde 1978. Los talibanes, guerrilla islámica fundamentalista, aspiraban a liberar al país del dominio soviético. Sus actividades provocaron la intervención directa del ejército ruso. La retirada soviética en 1989 desencadenó una guerra civil que terminaría en 1996 cuando los talibanes tomaron Kabul e impusieron la demencial sharia. Durante todo el proceso EE.UU. y, por tanto, Dick Cheney desde su puesto en el Congreso, financió y entrenó a los talibanes. Sin embargo, los antiguos amigos anticomunistas se convirtieron pronto en enemigos terroristas cuando le negaron a la petrolera californiana UNOCAL el permiso para construir un gaseoducto que atravesase el país desde el Mar Caspio hasta el mar. Bajo el pretexto de que los talibanes escondían a Bin Laden, supuesto culpable de los atentados a las Torres Gemelas, EE.UU. organizó una Coalición Internacional que, con el beneplácito de la ONU, invadió Afganistán en 2001. Cheney, ya vicepresidente, y con buenos contactos con las petroleras fue uno de los instigadores de la invasión. Tras la derrota de los talibanes el gobierno estadounidense consiguió por fin su gaseoducto soñado. Los prisioneros de guerra, privados de cualquier tipo de derecho, fueron encerrados en la cárcel de Guantánamo (Cuba). Allí, en Guantánamo, toda cuestión relativa a los Derechos Humanos ha quedado vergonzosamente entre paréntesis.

Waterboarding

Waterboarding

– Durante la guerra entre Irán e Iraq (1980-1988) la política estadounidense fue la de apoyar a Sadam Hussein frente al régimen islamista iraní. EE.UU. ayudó a Sadam proporcionándole incluso armas químicas. Sin embargo, al gobierno estadounidense le perdió la codicia, porque decidió vender también armas a los iraníes para financiar a la contra nicaragüense. Cheney fue, como miembro de la comisión de investigación del Congreso, el encargado de tapar esta alarde de cinismo, más conocido como Iran-gate.

– La Guerra del Golfo (1990-1991), desencadenada por la invasión de Kuwait por parte de Iraq, también tuvo como protagonista a Cheney, por entonces Secretario de Defensa. EE.UU., país autoproclamado defensor de la democracia y la libertad, acudió inmediatamente en ayuda de la dictadura kuwaití para garantizarse su influencia en el Golfo Pérsico.

– Cuando los demócratas alcanzan el poder de la mano de Bill Clinton (1993-2001) Cheney se pasa al sector privado. Enseguida pasa a ocupar el puesto de Presidente de Halliburton Company, una compañía dedicada principalmente al transporte de Gas Natural Licuado. Halliburton, empresa cuyas acciones controlan George Walker Bush y Dick Cheney, ha recibido 16000 millones de $ del gobierno norteamericano para la reconstrucción de Iraq.

– Gracias al triste escándalo Lewinski y el pucherazo de Miami, George Walker Bush alcanza la presidencia en 2001. Nombra vicepresidente a Cheney. Este fue el principal promotor de la Guerra de Iraq en la que vivimos inmersos y cuyas consecuencias son bien conocidas en Madrid (11-M) y en Londres (7-J). Cheney defendió la intervención militar contra el antiguo aliado Sadam Hussein, con o sin el aval de la ONU. Utilizando la más vil propaganda convencieron al mundo de que el régimen iraquí poseía “armas de destrucción masiva”. Tras la invasión, el control del petróleo iraquí y los beneficios de Halliburton siembran la sospecha hasta en el más pánfilo.

– Hace poco el infame Cheney ha ocupado las portadas de la prensa estadounidense por defender, en el caso de individuos sospechosos de terrorismo, una técnica de interrogatorio peculiar conocida como waterboarding. Utilizada ya por la Santa Inquisición, consiste en colocar a la víctima sobre una mesa inclinada de modo que la cabeza quede a menos altura que los pies. Se le tapa la boca con un trapo o plástico y se vierte agua hasta que la víctima, desesperada por el temor a una muerte inminente, cede. Este método de presión tiene la ventaja de que, aunque el preso patalea y cree que se ahoga, en realidad no causa daños irreversibles. Los oficiales de la CIA que han probado el “chapuzón” no soportaron más de 15 segundos. Cheney argumenta que es una técnica de interrogatorio legítima si, mediante la información recabada, se consigue salvar vidas. Dicen que en Guantánamo es un método habitual de presión.

Otros métodos de interrogatorio utilizados por la CIA son la bofetada en la cara, en el estómago (se recomienda no usar el puño pues puede causar lesiones internas), la celda a cincuenta grados bajo cero, la privación de sueño o de sensaciones (capucha, guantes, orejeras, gafas negras, grilletes…), la humillación sexual, el aprovechamiento de las fobias personales o culturales, etc. En principio, no son considerados oficialmente métodos de tortura sino técnicas de interrogatorio.

El problema principal que desde hace siglos plantean estos métodos consiste en que la víctima terminará diciendo exactamente lo que el verdugo quiere oír. Que les pregunten, si no, a todas las desgraciadas que confesaron ser brujas y tener comercio carnal con Satanás, antes de que las hicieran a la parrilla.

Enlaces:

Categorías:Ética, Guerras, Política

Tagged as: ,

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s