Música

Cioran: Bach y Wagner

Emile Cioran

Emile Cioran

Cioran (1911 – 1995) fue un pensador apátrida que escribió sus ensayos en francés a lo largo del s. XX. Heredó de su maestro Nietzsche la idea de que “la vida sin música es un error”.

La estética romántica, tal y como se da en Schopenhauer, atraviesa la obra de Cioran. Para este la música nos libera del mundo, borra nuestro yo y nos transforma en espíritu, es una “pequeña muerte” como el amor -pero mejor-, nos coloca directamente del otro lado de la realidad y nos acerca, prematura y pedagógicamente, al fin. El valor de la música reside en su capacidad para sutraernos de la existencia y, por tanto, en prepararnos para morir. Estas potencialidades fatales se dan principalmente en dos grandes genios alemanes, Bach y Wagner.

En este mundo nuestro en que la música se ha vulgarizado de tal modo que ha quedado reducida a contaminación sonora quizás sea bueno recordar de mano de Cioran aquellos tiempos en que tuvo pretensiones cuasi-religiosas:

Bach y Wagner, que aparentemente presentan diferencias radicales, son los músicos que en el fondo más se parecen. No como arquitectura musical, sino como sustrato de sensibilidad. ¿Hay en la historia de la música dos creadores que hayan expresado más amplia y completamente el indefinible estado de la languidez? Que en el primero sea divino y en el segundo erótico, o que uno condense la languidez de su alma en una construcción sonora de absoluto rigor y el otro dilate su alma con una música de prolongadas modulaciones, no invalida en absoluto el que ambos tengan en común una profunda sensibilidad. Con Bach, uno ya no está en el mundo a causa de Dios; y con Wagner, a causa del amor. Lo importante es que los dos son decadentes, que ambos desgarran la vida con una especie de ímpetu negativo, los dos nos invitan a morir fuera de nosotros. Y ninguno de ellos puede ser entendido sino en el cansancio, en las nadas vitales, en los goces de la aniquilación. Ni uno ni otro puede servir de antídoto a la tentación de no ser.

Emile Cioran: El ocaso del pensamiento, Barcelona: Tusquets, p. 140

Categorías:Música

Tagged as: , ,

2 replies »

  1. lo que falta en este maravilloso blog es un buscador
    Contiene muchisima información buena pero un poco dificil de encontrar.
    un saludo,
    Alina

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s