Cine

Leones por corderos vs Rambo

Cartel de la pelicula

Cartel de la película

Voy a comparar en este artículo dos modos opuestos de usar el cine para hacer propaganda política. Por un lado, analizaré las ideas subyacentes en el discurso de Leones por corderos (Lions for lambs, 2007). Por otro, utilizaré las consignas, más elementales y directas, de la última entrega de Rambo (John Rambo, 2008).

Leones por corderos aspira a presentar con cierta profundidad las diferentes ideas que existen en la sociedad estadounidense sobre la intervención americana en Afganistán e Iraq. Para ello utiliza tres historias diferentes que terminan interconectadas. La primera nos presenta a Redford, profesor de ciencias políticas, haciendo apología del compromiso frente a un joven desinteresado que representaría el estado general de la juventud americana. La segunda relata la entrevista que le hace Streep, una experimentada periodista de izquierdas, a Cruise, un congresista sin escrúpulos decidido a utilizar la guerra como trampolín político. La tercera es la historia de dos jóvenes ex-alumnos de Redford que mueren en combate en Afganistán convencidos de que ese es su deber como ciudadanos americanos comprometidos con la libertad y la democracia.

Debajo de la aparente seriedad dramática del planteamiento existe una solapada voluntad de manipulación. La película utiliza la siguiente argucia: plantea dudas razonables sobre determinados temas para hacer pasar como verdades indiscutibles otras cuestiones sobre las que existen sospechas bastante serias. Por ejemplo,

  • Se plantean dudas sobre la estrategia seguida por el gobierno estadounidense en Afganistán e Iraq. Pero no se cuestiona en absoluto la legitimidad de la invasión de ambos países. Centrémonos en Afganistán. Se da por incuestionable la versión oficial: la invasión de Afganistán tuvo como causa aparente el derrocamiento del régimen talibán por proteger a los terroristas de Al Qaeda, culpables del 11/S.
    Sin embargo, la versión oficial hace aguas por muchos sitios: todavía estamos muy lejos de conocer la verdad de los atentados a las Torres Gemelas, los talibanes fueron entrenados y armados por Estados Unidos para luchar contra la Unión Soviética, los talibanes que durante los ochenta fueron los defensores de la libertad frente a la tiranía soviética se convirtieron de la noche a la mañana, por obra y gracia de los medios de comunicación, en la encarnación del mal, la primera decisión que tomó el presidente-títere Karzai puesto por EE.UU. fue dar autorización a UNOCAL para la construcción de un gaseoducto a través del país, autorización que los talibanes le habían negado a la petrolera californiana. Esos son los hechos. Y mientras no se aclare la verdad de los hechos, los ideales de libertad y democracia permanecen inoperativos.
  • Se presentan como razonables las dudas de la juventud americana respecto a los políticos y sus guerras. Sin embargo, al mismo tiempo, se hace apología del patrioterismo y se les pide con urgencia compromiso con la causa de la democracia y la libertad. Pero en ningún momento se aclara que el único compromiso de un ciudadano en democracia es con la verdad y no con ideales cuya única utilidad es llenar bolsas de plástico con cadáveres de negros e hispanos. En ningún momento se plantea la posibilidad de una verdadera resistencia: aquí no se mueve nadie hasta que no se aclare la verdad.
    La película ensalza la honorable muerte de dos jóvenes soldados a manos de una multitud de cobardes afganos. La escena tiene un aire de familia con el inolvidable final de Dos hombres y un destino. Sin embargo, si esta última era una muerte elegida que implicaba una hermosa celebración de la amistad, en Leones por corderos, nos hallamos frente a un sacrificio inútil de dos pardillos que no tienen ni idea de por qué mueren. Es una muerte tan triste y sin sentido como un accidente de tráfico.
  • Se salva al investigador, al periodista, deseoso de publicar las mentiras de la guerra. Pero no hay salvación posible para los grandes medios de comunicación cuya maquinaría debe funcionar al unísono con la del interés nacional. Este es un estereotipo clásico en la literatura y el cine americanos: el individuo contra el sistema. Es una maniqueísmo que impide acercarse a las verdaderas causas del problema: ¿por qué resulta tan difícil difundir la verdad en la sociedad de la información? ¿Por qué no se menciona ni una sola vez en la película el caso Guantánamo

Cuando el objetivo es manipular prefiero antes la contundencia de los argumentos de Rambo que las amables apariencias de Redford.

El enemigo de Rambo nunca estuvo en Oriente Medio. Aunque hubo una excepción interesante. En la tercera entrega de Rambo el protagonista se aliaba con los talibanes para luchar contra los soviéticos. Los mismos talibanes que a finales de los ochenta eran guerrilleros por la libertad se convierten en la película de Redford en los terroristas protectores de Al Qaeda. Demonios para los que se ha construido el infierno de Guantánamo.

Cartel de la pelicula

Cartel de la película

Pero como decía, el enemigo de Rambo nunca estuvo en Oriente Medio. El enemigo de Rambo siempre fue el hombre amarillo, el hombre asiático. En las dos primeras entregas el enemigo fue el inolvidable charlie, el Vietcong, el peligro comunista, y en Rambo IV la Junta Militar Birmana. Para entender la elección de Birmania hay que tener en cuenta lo siguiente: recuérdese que la principal amenaza actual de Estados Unidos es China. Recuérdese que China compra su petróleo barato en Birmania y Sudán. Dos lugares en los que la opinión internacional pide insistentemente la intervención de la ONU, es decir, dos manantiales de petróleo que Estados Unidos quiere cerrarle a China. Rambo no es otra cosa que una maniobra propagandística más para movilizar a la opinión pública contra el gobierno birmano y forzar en el futuro una intervención militar extranjera.

En este caso, uno tiene que estar necesariamente de acuerdo con Rambo: la Junta Militar Birmana es una tiranía execrable. Pero ¿por qué misteriosa razón han de estar siempre los malos allí donde hay petróleo?

Categorías:Cine, Propaganda y cine

Tagged as:

4 replies »

  1. la pregunta “¿por qué misteriosa razón han de estar siempre los malos allí donde hay petróleo? ya se que es ironica, pero me ha causado mucha gracia porque ha llegado a mis oidos sobre un libro que al parecer es un libro betado, un libro prohibido que trata sobre lo típico de siempre conspiraciones, extorciones internacionales, fraudes por los paises, politica, religion etc… al parecer este libro al no solo encontrarce en sus hojas palabras que traten sobre estos temas, es un tanto distinto a los demas porque nos muestra una supuesta verdad sobre estos temas, me es curioso que las peliculas que como se ven son solo historias ficticias que tratan sobre una realidad partida de nuestra realidad haya una propaganda o un conductismo a un pensamiento global que es lo que yo llamo “lavado de cerebro”, el libro se llama “El Secreto” yo por mi parte soy muy eseptico sobre estos temas porque tratan de desirnos que es un libro que cuenta unas historias reveladoras pero que al final nos conducen a un pensamiento cosa que no debe ser, sino condusirnos a que nosotros mismos pensemos pro nosotros mismos.

    Me gusta

    • El cine como instrumento de propaganda tiene una larga historia: Stalin, Hitler, Franco… Hollywood también es una maquinaria propagandística. Muy de vez en cuando produce una obra de arte pero habitualmente es una insufrible y machacona fábrica de ideología neoliberal. No conozco el libro del que hablas pero si buscas teorías de la conspiración puedes echarle un vistazo a lo que hay por la red de un periodista norteamericano que se llama Alex Jones.

      Me gusta

  2. Hola. Leones por corderos dura poquito, unos 80 minutos, las ideas que desarrolla también se me hicieron cortas. Decepcionante Redford. Como director me gustó más en aquella película de un concurso televisivo: Quiz show (1994), y en Un lugar llamado milagro (1988), por el toque bucólico con el que muestra la naturaleza y las relaciones. Redford me caía bien por su forma de pensar, decía que no le gustaba viajar por el mundo y encontrar un Mcdonalds en cualquier esquina; y antes apoyaba el cine independiente y crítico con América. Como actor repite mucho los mismos tics, véase la película Peligrosamente juntos (1986), siempre las mismas miradas, los mismos gestos… Aún así tiene una carrera insuperable: Brubaker (1980), El candidato (1972), Las aventuras de Jeremiah Johnson (1972), con sólo estas tres lo tengo en un altar.

    Sobre Stallone, Rambo, la enemiga era la propia América, la profunda y paleta, y también estaba la otra, más cultivada, que sentía rechazo hacia los veteranos del Vietnam, de eso iba la novela, ¿no es cierto? Rambo moría en First Blood. El personaje original era un tipo frío y hasta sanguinario, no causaba empatía. Hubiera podido ser una película de culto de respetar esto.
    Por lo demás, en el artículo me esclarece usted muchas cosas que no entendía. Muchas gracias.
    He visto Inside Job (2010); llegué a creer que era un documental falso, como aquel que hicieron los franceses sobre las mentiras de llegar a la Luna. Aún no entiendo como los bancos continúan ganando dinero habiendo casi cinco millones de parados en España, prefieren pocas cuentas con mucho dinero que muchas cuentas con poco dinero… Los economistas me parecen los astrólogos de este tiempo de dinero que flota en las nubes.
    Gracias por todo. Un saludo.
    Siempre que no entiendo algo recurro a esta página.

    Me gusta

    • Hola Ente,

      ideológicamente, Redford es siempre muy tibio en sus últimas películas. A mí me decepciona bastante. Las tres que mencionas con otra cuestión.

      First Blood era una buena película de acción. Ideológicamente tendenciosa pero modélica dentro de su género. Las secuelas son todas una payasada.

      No me extraña que Inside Job te pareciera una documental falso. Lo que hicieron los bancos y después los gobiernos es increíble.

      Gracias a ti por dejar siempre comentarios que nos aprovechan a todos.

      Me gusta

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s