Cine

Adam Curtis The Trap: What Happened to Our Dream of Freedom

He subido a Youtube estos cuatro segundos del documental de Adam Curtis The Trap: What Happened to Our Dream of Freedom (2007) porque creo que ilustran bastante bien la idea esencial de sus tres capítulos. Como puede verse, es la guerra de Irak y un soldado estadounidense le grita a la multitud: “We’re here for your fucking freedom. So back up, right now”. Tras ver estas imágenes me asaltan varias preguntas: ¿Es sensato imponer la democracia y la libertad por la fuerza? ¿Qué tipo de democracia es esta que exporta hoy día Occidente? ¿Cómo hemos llegado hasta aquí desde los sueños libertarios que han inspirado la historia europea reciente?
Adam Curtis intenta dar una respuesta a estas preguntas tomando como punto de partida la situación creada durante los años de la Guerra Fría. El apoyo teórico se lo presta el conocido filósofo político Isaiah Berlin (1909-1997) y su ya clásica distinción entre libertad positiva y libertad negativa. En los años de la guerra fría el enemigo ideológico era la dictadura comunista de la Unión Soviética. Berlin creía que todos los intentos de dar a las masas el liderazgo político, la libertad positiva, habían terminado en baños de sangre y tiranías. Así había ocurrido desde el terror jacobino hasta las guerras de independencia de las colonias asiáticas y africanas. Frente a ese sueño imposible de la libertad positiva Berlin sugiere la defensa de la libertad negativa, es decir, soy libre de hacer lo que quiera siempre y cuando el ejercicio de mi libertad no suponga la destrucción de la del prójimo. Isaiah Berlin creía que respetando este principio estaríamos a salvo de los absolutismos generados por la búsqueda de la libertad positiva.
Esta libertad negativa, llevada especialmente al terreno económico, es el núcleo de las actuales democracias occidentales. Sin embargo, empezamos a comprobar las importantes limitaciones de este modelo de libertad. En esta sociedad de mercado sólo somos libres de comprar lo que queramos y cambiar cada cuatro años la marca del partido político gobernante. Los sueños de cambiar el mundo han terminado ahogados en Prozac y televisión. Somo libres pero ¿para qué? A pesar de todo, la Administración Bush ha considerado que este sistema es el ideal para todos los países de la tierra y se ha empeñado en exportarlo sin tener en cuenta las circunstacias específicas de cada país. La guerra de Iraq es un buen ejemplo de ello. Ahí vemos a ese soldado amenazante justificar la invasión en nombre de la libertad.
Adam Curtis cree que es necesario buscar una vía intermedia entre los desastres de las revoluciones pasadas y esta democracia momificada, cree que es posible una alternativa que otorgue a los hombres verdadera libertad para cambiar el mundo.

Otro documental interesante de Adam Curtis es “The Power of Nightmares: The Rise of the Politics of Fear” (2004) en el que investiga los orígenes del actual choque de civilizaciones: el neoconservadurismo norteamericano frente al fundamentalismo islámico de Al-Qaeda.

Categorías:Cine, Documentales

Tagged as: ,

1 reply »

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s