Diario de lecturas

Peter Handke: El momento de la sensación verdadera

Peter Handke


Peter Handke:
El momento de la sensación verdadera. Genoveva Dietrich (trad.) Madrid: Alfaguara, 2007.

Peter Handke (Austria, 1942) y Thomas Bernhard (Holanda, 1931- Austria, 1989) pertenecen a la generación posterior a los prestigiosos novelistas alemanes Günter Grass (Danzig, 1927) y Heinrich Böll (Colonia, 1917-1985). La obra de estos, como es natural, gira en torno al nazismo, cuya locura padecieron en primera persona. Tanto Grass como Böll recibieron el Nobel de literatura, el primero en 1999 y el segundo en 1985. El exorcismo literario que practicaron Böll y Grass permitió a la siguiente generación liberarse de la pesada carga del demonio nazi y afrontar otros temas en su obra.

Handke y Bernhard, menos premiados pero muy leídos, son escritores que han tenido un éxito sorprendente en España. Prueba de ello es que su obra está siendo publicada en la colección Biblioteca de Autor de Alianza Bolsillo, junto a autores como Borges, Kafka, Camus o Proust. Es probable que tanto Bernhard como Handke hayan recibido menos galardones por sus peculiares características personales: el primero se jactaba de insultar en la cara a los ministros que le entregaban premios literarios e hizo de sus críticas a la hiperfascista sociedad austriaca un motivo permanente en su obra, hasta el punto de prohibir que en Austria, tras su muerte, se pusiese en escena su teatro o se publicase su obra inédita. Handke se opuso al bombardeo de Belgrado por la OTAN durante la guerra de los Balcanes y acudió al entierro de Milosevic. Ya se sabe que la guerra no entiende de matices y la defensa de la causa serbia lo cubrió de gloria.

Thomas Bernhard

Bernhard, fallecido en 1989, nos ha dejado algunas piezas de teatro interesantes, algunos versos espantosos y un puñado de novelas que son ya clásicos de la literatura como Trastorno, El malogrado, El origen, El sótano, Maestros antiguos o .

La obra de Handke es siempre una lectura difícil: nunca pasa nada, sólo largas disgresiones filosóficas junto a los detalles y matices sutilísimos de los extraños caminos que puede recorrer la mente humana. Su obra cuando es breve y directa, es un alivio para el lector. Sin embargo, sus grandes novelas son tan difíciles de escalar como La montaña mágica de Mann.

Bernhard y Handke tienen en común la firme voluntad de bucear en las complejidades de la locura, o, por decirlo de un modo menos trágico, del trastorno mental. Su aproximación al tema posee ciertos aspectos comunes como, por ejemplo, la consideración de que el trastorno mental convierte nuestra sensibilidad en un tormento y, al mismo tiempo, en un espejo fiel de la realidad. Ambos acusan al célebre sentido común de ser un sentido embotado, anestesiado, falso y cobarde.

La novela de la que hablamos es un buen ejemplo de lo anterior. El protagonista, que se llama Gregor como aquel de La metamorfosis, despierta una mañana tras haber tenido un sueño en el que se convertía en asesino. Se levanta convertido en un monstruo irreconocible incluso para sí mismo. Delirios paranoicos, alucinaciones visuales, auditivas y hasta olfativas, deterioro del yo, agresividad descontrolada, muecas y tics faciales, conductas obsesivas, síndrome depresivo. Handke convierte a su protagonista en un auténtico caso clínico. Al final de la novela, o bien se llega a la conclusión de que el personaje necesita una sobredosis intravenosa de Prozac, o bien de que la locura es el único camino hasta la verdad del mundo.

Otras obras breves y relativamente recomendables de Handke son La mujer zurda, El miedo del portero al penalty, Ensayo sobre el cansancio, Historia de niños o Carta breve para un largo adiós.

P. D.:

  1. Un consejo. Si usted ha experimentado, por desgracia, los síntomas de un brote psicótico o, al menos, se ha asomado levemente a ese diabólico abismo, entenderá la lógica de los aconteceres en las historias de Handke. En caso contrario, además de aburrirse como nunca, le será imposible admitir que eso sea literatura.
  2. El traductor habitual de Bernhard al español es Miguel Sáenz. Probablemente Bernhard deba parte de su éxito en España a la extraordinaria competencia de Sáenz en su trabajo.

Categorías:Diario de lecturas, Novela

Tagged as:

3 replies »

  1. Para mi, Bernhard y Handke son excelentes, de mis escritores favoritos. Sus obras son de lo mejor que hay. Tienes razón de que Bernhard debe parte de su éxito en España a la extraordinaria competencia de Sáenz, traduce como debe de ser, cumple con su trabajo como debe de ser. La obra de Bernhard es lo que cuenta, y si tuviese un mal traductor sería el fracaso total.

  2. Yo disfruto mucho con sus libros, de ambos, quizás sea porque no he perdido la capacidad de asombro en los detalles más pobres de una existencia cotidiana gris y sin grandes sobresaltos. El éxito en nuestro país puede ser debido a la buena sintonía de los dos con nuestro paisaje, nuestra gente. Bernhard en Mallorca y Handke en Castilla.Mis felicitaciones por tu buen trabajo “blogiano”.

  3. Gracias por participar. Es cierto que a Handke le encantaba Soria para escribir y que Bernhard, como tantos alemanes, adoraba Mallorca. Tengo especial debilidad por Bernhard, más concretamente por su novela <>Maestros antiguos<>. Hay una edad en la que leer cómo reduce a escombros todo el panteón cultural establecido (El Greco, Heidegger, Mahler, Bach, Kant, Beethoven, Loos…) es extraordinariamente provechoso. Tenemos todos esos libros y esos cuadros y esa música en estanterías cerradas, en museos cerrados, santuarios <>burgueses<> por antonomasia, para conjurar de una vez por todas el problema de fondo: el caos, el sinsentido, el absurdo, el mal, el azar, la antiquísima <>hybris<> griega que habita bajo nuestro frágil y tranquilizador manto categorial.No sé si todo Bernhard perdurará pero sí sé que algunas de sus novelas me han marcado para siempre. Son novelas que leí una y otra vez, <>una y otra vez<> (como él diría) para poder, sencillamente, empezar a pensar un poquito por mí mismo.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s