Historia de la filosofía (PAU Canarias 2014)

Texto PAU Marx

Karl Marx

Karl Marx

Texto PAU de Marx,  Contribución a la crítica de la economía política (prólogo).

1º Introducción

A modo de introducción puede decirse lo siguiente: la obra Contribución a la crítica de la economía política, es el lugar donde aparece formulado por primera vez el materialismo histórico. El materialismo histórico es, para Marx, una teoría científica de la historia. Dicha teoría, mediante la Sociología, la Economía y el método dialéctico, y a partir de una ingente cantidad de datos recogida por Marx en la Biblioteca Nacional de Londres, aspira a establecer las leyes que rigen el cambio histórico. Para Marx, el motor del cambio histórico es la Infraestructura: el desajuste entre las fuerzas productivas y las relaciones de producción producirá el paso de un modo de producción a otro.

Dentro de cada modo de producción, según sea la Infraestructura, surgirá una determinada Superestructura o Ideología cuya función es seguir manteniendo a la clase dominante en el poder. La Economía burguesa que Marx es uno de esos elementos ideológicos que han sido fabricados para justificar el injusto orden social existente. Dicha Economía burguesa fue fundada por el economista A. Smith, según el cual la fuente de riqueza del capitalismo es el instinto egoísta del empresario, por lo que cualquier política del Estado para repartir la riqueza sería un obstáculo para el desarrollo económico. Por ello, Marx procederá a refutar la teoría económica capitalista, ya que ésta no es ciencia sino una visión deforme de la realidad que aspira a perpetuar a las clases sociales dominantes en su puesto.

Estudio el sistema de la Economía burguesa por este orden capital, propiedad del suelo, trabajo asalariado; Estado, comercio exterior, mercado mundial. Bajo los tres primeros títulos, investigo las condiciones económicas de vida de las tres grandes clases en que se divide la moderna sociedad burguesa; la conexión entre los títulos restantes, salta a la vista. La primera sección del libro primero, que trata del capital, contiene los siguientes capítulos: 1 ) la mercancía; 2) el dinero o la circulación simple; 3) el capital, en general. Los dos primeros capítulos forman el contenido del presente fascículo. Tengo ante mí todos los materiales de la obra en forma de monografías, redactadas con grandes intervalos de tiempo para el esclarecimiento de mis propias ideas y no para su publicación; la elaboración sistemática de todos estos materiales con arreglo al plan apuntado, dependerá de circunstancias externas.

En el primer párrafo del texto Marx expone los conceptos que va a analizar en esta obra. La división de la obra es la siguiente:

Los tres primeros títulos analizan las tres grandes clases sociales en que se divide la sociedad burguesa:

1. Capital.

  • Mercancía. Valor de uso cuando es intercambiado por otro valor de uso; en otras palabras, cuando sufre una transacción mercantil
  • Dinero. Una mercancía que (a) tiene un valor de uso sólo porque tiene un valor de cambio y (b) es generalmente aceptable para los que intercambian mercancías. Acelera y racionaliza el intercambio mercantil.
  • Capital. El dinero es capital cuando es valor de cambio intercambiado con vistas a incrementar la cantidad de valor de cambio de su propietario.

2. Propiedad del suelo. La propiedad del suelo corresponde al terrateniente, clase social que está en desventaja respecto a la burguesía puesto que el capitalismo tiene una naturaleza urbana e industrial.

3. Trabajo asalariado. Corresponde al proletariado que es quien vende su fuerza de trabajo a cambio de un salario. Al trabajo asalariado le corresponde también la alienación, pues el obrero es desposeído del objeto que produce y se le compra y se le vende como a cualquier mercancía. Podemos definir estructuralmente el capitalismo como aquel modo de producción donde existe una clase social que vende su fuerza de trabajo para subsistir puesto que no posee los medios de producción.

Los tres títulos siguientes son:

  • Estado.
  • Comercio Exterior.
  • Mercado mundial.

Marx afirma que el presente fascículo está dedicado sólo a los capítulos correspondientes a la Mercancía y el Dinero. El resto de los temas los ha elaborado durante largos intervalos de tiempo pero sólo con la intención de esclarecer sus ideas. La publicación de los mismos dependerá de circunstancias externas: persecuciones, detenciones, dinero…

2º Plan del prólogo

Aunque había esbozado una introducción general, prescindo de ella, pues, bien pensada la cosa, creo que el adelantar los resultados que han de demostrarse, más bien sería un estorbo, y el lector que quiera realmente seguirme deberá estar dispuesto a remontarse de lo particular a lo general. En cambio, me parecen oportunas aquí algunas referencias acerca de la trayectoria de mis estudios de Economía política.

Aunque Marx tenía pensado incluir un resumen general de sus ideas en el prólogo, desiste de ello pues considera que adelantar los resultados no será nada útil puesto que así el lector no podría hacerse idea del fundamento científico de sus teorías. Es decir, reclama al lector que sea capaz de remontarse desde lo particular, desde los casos históricos que analiza, hasta lo general, esto es, las leyes históricas que extrae de ellos. Por tanto, va a dedicar el prólogo a la trayectoria de sus estudios de Economía Política.

3º Gaceta del Rin. Intereses materiales y cuestiones económicas. Chapuzas del socialismo francés. Cierre de la Gaceta y comienzo de sus estudios.

Mis estudios profesionales eran los de Jurisprudencia, de la que, sin embargo, sólo me preocupé como disciplina secundaria, al lado de la Filosofía y la Historia. En 1842 43, siendo redactor de la Gaceta del Rin me vi por vez primera en el trance difícil de tener que opinar acerca de los llamados intereses materiales. Los debates de la Dieta renana sobre la tala furtiva y la parcelación de la propiedad del suelo, la polémica oficial mantenida entre el señor Von Schaper, a la sazón gobernador de la provincia renana, y la Gaceta del Rin acerca de la situación de los campesinos del Mosela, y finalmente, los debates sobre el libre cambio y el proteccionismo, fue lo que me movió a ocuparme por vez primera de cuestiones económicas. Por otra parte, en aquellos tiempos en que el buen deseo de marchar en vanguardia superaba con mucho el conocimiento de la materia, la Gaceta del Rin dejaba traslucir un eco del socialismo y del comunismo francés, teñido de un tenue matiz filosófico. Yo me declaré en contra de aquellas chapucerías, pero confesando al mismo tiempo redondamente, en una controversia con la Gaceta General de Augsburgo, que mis estudios hasta entonces no me permitían aventurar ningún juicio acerca del contenido propiamente dicho de las tendencias francesas. Lejos de esto, aproveché ávidamente la ilusión de los gerentes de la Gaceta del Rin, quienes creían que suavizando la posición del periódico iban a conseguir que se revocase la sentencia de muerte ya decretada contra él, para retirarme de la escena pública a mi cuarto de estudio.

Inicia Marx en este párrafo su autobiografía intelectual. En primer lugar, sus estudios: Jurisprudencia, Filosofía e Historia. Luego, su trabajo: periodista en la Gaceta del Rin. Escribiendo para este periódico tuvo que tomar partido en cuestiones de índole material, poniéndose de parte de los más desfavorecidos en temas como la tala furtiva o la parcelación del suelo. También se ocupó cuestiones de economía política como la polémica entre el libre – cambio y el proteccionismo.

Culpa a la Gaceta del Rin de haber permitido la introducción en la ideología del periódico del socialismo francés, que Marx considera una chapuza. El máximo representante de esta corriente era Proudhon. Aunque en ese momento Marx no se siente capacitado para explicar las razones por las que considera tan inútil el socialismo francés, podría decirse que cree que el planteamiento utópico de Proudhon es una chapuza puesto que nada se gana imaginando utopías sino que es necesaria una teoría científica que explique las causas del cambio social y hacia dónde se dirige éste. Es decir, nada de utopías, más ciencia, es la idea de Marx.

La Gaceta del Rin decide suavizar sus intervenciones públicas para evitar el cierre y, naturalmente, el combativo Marx ha de retirarse de la escena pública al cuarto de estudio.

4º Revisión crítica de la filosofía hegeliana del derecho. Anales franco-alemanes, 1844, París. La Economía Política como fundamento

Mi primer trabajo, emprendido para resolver las dudas que me asaltaban, fue una revisión critica de la filosofía hegeliana del derecho, trabajo cuya introducción vio la luz en 1844 en los Anales franco alemanes, que se publicaban en París. Mi investigación desembocaba en el resultado de que, tanto las relaciones jurídicas como las formas de Estado no pueden comprenderse por sí mismas ni por la llamada evolución general del espíritu, sino que radican, por el contrario, en las condiciones materiales de vida cuyo conjunto resume Hegel, siguiendo el precedente de los ingleses y franceses del siglo XVIII, bajo el nombre de la “sociedad civil” y que la anatomía de la sociedad civil hay que buscarla en la Economía política.

La primera obra crítica es Anales franco-alemanes, de 1844. En ella procede Marx a una crítica de la filosofía hegeliana del derecho. El Derecho cubre para Hegel todo el ámbito del Espíritu Objetivo. El Derecho – especialmente en su realización en el Estado – es para Hegel la objetivación del Espíritu como libertad. Pero se trata de una libertad realizada y universal, no de una libertad indeterminada e individualista. Aquí, más que en ningún otro lugar, afirma Hegel que el “deber ser” (de la libertad) ya “es” (en el Estado). El Individuo sólo es libre dentro del Estado.

Como vemos, según Hegel, las relaciones jurídicas (el Derecho) y las formas del Estado depende de la evolución general del Espíritu: son etapas dentro del desenvolvimiento del Espíritu objetivo. Sin embargo, para Marx, la evolución del Derecho y el Estado depende de las condiciones materiales de vida a las que Hegel llamó “sociedad civil” y cuya esencia (anatomía) hay que buscarla en la Economía Política. Esto es, el fundamento de la evolución del Derecho y el Estado está en la Economía Política y no en la dialéctica del Espíritu.

5º Destierro en Bruselas. Tesis centrales del materialismo histórico.

En Bruselas, a donde me trasladé en virtud de una orden de destierro dictada por el señor Guizot, hube de proseguir mis estudios de Económica política, comenzados en París. El resultado general a que llegué y que, una vez obtenido, sirvió de hilo conductor a mis estudios, puede resumirse así: en la producción social de su vida, los hombres contraen determinadas relaciones necesarias e independientes de su voluntad, relaciones de producción, que corresponden a una determinada fase de desarrollo de sus fuerzas productivas materiales. El conjunto de estas relaciones de producción forma la estructura económica de la sociedad, la base real sobre la que se levanta la superestructura jurídica y política y a la que corresponden determinadas formas de conciencia social. El modo de producción de la vida material condiciona el proceso de la vida social, política y espiritual en general. No es la conciencia del hombre la que determina su ser, sino, por el contrario, el ser social es lo que determina su conciencia. Al llegar a una determinada fase de desarrollo, las fuerzas productivas materiales de la sociedad chocan con las relaciones de producción existentes, o, lo que no es más que la expresión jurídica de esto, con las relaciones de propiedad dentro de las cuales se han desenvuelto hasta allí. De formas de desarrollo de las fuerzas productivas, estas relaciones se convierten en trabas suyas. Y se abre así una época de revolución social. Al cambiar la base económica, se revoluciona, más o menos rápidamente, toda la inmensa superestructura erigida sobre ella. Cuando se estudian esas revoluciones, hay que distinguir siempre entre los cambios materiales ocurridos en las condiciones económicas de producción y que pueden apreciarse con la exactitud propia de las ciencias naturales, y las formas jurídicas, políticas, religiosas, artísticas o filosóficas, en una palabra, las formas ideológicas en que los hombres adquieren conciencia de este conflicto y luchan por resolverlo. Y del mismo modo que no podemos juzgar tampoco a estas épocas de revolución por su conciencia, sino que, por el contrario, hay que explicarse esta conciencia por las contradicciones de la vida material, por el conflicto existente entre las fuerzas productivas sociales y las relaciones de producción. Ninguna formación social desaparece antes de que se desarrollen todas las fuerzas productivas que caben dentro de ella y jamás aparecen nuevas y más altas relaciones de producción antes de que las condiciones materiales para su existencia hayan madurado en el seno de la propia sociedad antigua. Por eso, la humanidad se propone siempre únicamente los objetivos que puede alcanzar, pues, bien miradas las cosas, vemos siempre que estos objetivos sólo brotan cuando ya se dan o, por lo menos, se están gestando, las condiciones materiales para su realización. A grandes rasgos, podemos designar como otras tantas épocas de progreso, en la formación económica de la sociedad, el modo de producción asiático, el antiguo, el feudal y el moderno burgués. Las relaciones burguesas de producción son la última forma antagónica del proceso social de producción; antagónica, no en el sentido de una antagonismo individual, sino de un antagonismo que proviene de las condiciones sociales de vida de los individuos. Pero las fuerzas productivas que se desarrollan en el seno de la sociedad burguesa brindan, al mismo tiempo, las condiciones materiales para la solución de este antagonismo. Con esta formación social se cierra, por tanto, la prehistoria de la sociedad humana.

Marx es expulsado de París y recala en Bruselas. Allí concluye las principales tesis del materialismo histórico. Ésta son:

  • En la producción social de su vida, en el trabajo, los hombres contraen, de forma involuntaria y necesaria, unas relaciones de producción. Dichas relaciones de producción dependen del desarrollo de las fuerzas materiales productivas. Es decir, el grado de desarrollo de las fuerzas productivas materiales o medios de producción determinan las relaciones de producción. Estas relaciones de producción son también relaciones de propiedad, es decir, dividen la sociedad entre quienes poseen los medios de producción (la clase dominante) y los que tienen que vender su fuerza de trabajo y ser tratados como mera mercancía.
  • Las relaciones de producción y las fuerzas materiales productivas forman la infraestructura que genera la superestructura jurídica y política y todas las formas de conciencia social.
  • Según sea la infraestructura así es el modo de producción y este condiciona toda la vida social, política y espiritual de una época. No es la conciencia del hombre la que determina su ser, sino que es el ser social el que determina su conciencia. Por ejemplo, el protestantismo, una forma de conciencia, surge y se mantiene, porque favorece el desarrollo de las fuerzas productivas al suprimir todos las festividades tradicionales.
  • El cambio social se produce cuando el avance de las fuerzas materiales productivas entra en conflicto con las relaciones de producción, o su expresión jurídica, las relaciones de propiedad. En el caso del capitalismo, por ejemplo, que ha generado el antagonismo burguesía (poseedora de los medios de producción) / proletariado (pura mercancía), el avance de las fuerzas materiales productivas producirá por sí mismo el pase a una sociedad sin clases. Las razones económicas de que esto ocurra son las siguientes: El sistema capitalista favorece el desarrollo de las fuerzas productivas por la competencia que se produce entre los capitalistas. Tal competencia fuerza al capitalista a invertir en avance tecnológico el cual disminuye los costes y aumenta la producción. Pero el objetivo del capitalista no es el aumento de las fuerzas productivas en sí mismo sino la obtención de capital. De este modo, llega un momento en que el desarrollo de las fuerzas productivas entra en contradicción con el modo de producción capitalista. Esto se refleja en las crisis del capitalismo. En ellas, se bajan los salarios o se destruye la mercancía: en ambos casos, no se está favoreciendo el desarrollo de las fuerzas productivas aunque se obtienen beneficios económicos. Tras las crisis muchos capitalistas quiebran y la riqueza se concentra cada vez en menos manos. Con ello aumenta el número de proletarios, el potencial revolucionario. En un lenguaje dialéctico puede decirse que el capitalismo lleva dentro de sí su negación, la sociedad sin clases.
  • El cambio de la base económica obliga al cambio de toda la superestructura erigida sobre ella. Dichas revoluciones pueden ser estudiadas de manera científica atendiendo a los cambios materiales ocurridos en ellas, esto es, atendiendo al conflicto entre relaciones de producción y fuerzas materiales productivas. No hay que estudiar tales revoluciones atendiendo sólo a la evolución de las formas ideológicas (jurídicas, políticas, artísticas o filosóficas).
  • No es posible que surja un cambio social si antes no han madurado las fuerzas productivas materiales. Esta es la crítica al socialismo francés de Proudhon. No vale con imaginar utopías o mundos felices porque el cambio social depende de leyes científicas ajenas a las voluntades individuales. El capitalismo es un momento necesario para el tránsito al socialismo puesto que sólo el capitalismo puede llevarnos hasta ese desarrollo de las fuerzas productivas que hace posible el socialismo.

Así, a lo largo de la historia se han producido cambios en las fuerzas materiales productivas que han dado lugar a los distintos modos de producción: asiático, antiguo, feudal y burgués. Tras el burgués, como ya dijimos, finaliza el antagonismo de las clases sociales y se entra en una etapa comunista: la humanidad abandona su prehistoria, finaliza la explotación del hombre por el hombre.

Son las contradicciones internas del capitalismo las que permitirán el tránsito a la sociedad sin clases. La sociedad capitalista es responsable de una capacidad tecnológica a una escala sin precedentes que progresa a un ritmo sin precedentes. Esto es debido a la competitividad. El aumento de la productividad es una condición necesaria para la persistencia y el éxito en la competencia, y los avances tecnológicos cumplen un papel esencial en el aumento de la productividad. Sin embargo, el desarrollo sistemático de las fuerzas productivas debido a la reinversión del capital en avance tecnológico produce un excedente masivo que pone al capitalismo a las puertas del socialismo. Hemos dicho que, llegado un determinado momento, el desarrollo de las fuerzas productivas encuentra en las relaciones de producción que ha generado un obstáculo. Esta contradicción entre el desarrollo de las fuerzas productivas y las relaciones de producción se refleja en las crisis periódicas del capitalismo. Las crisis en el capitalismo se producen cuando hay un descenso en la cuota de ganancia del capitalista. Entonces son evidentes las divergencias entre la tendencia del capitalismo y el progreso de las fuerzas productivas, porque el desarrollo de las fuerzas productivas no es el fin del capitalista, sino sólo su medio de acumular valor. Las crisis se resuelven mediante el despido y la bajada de salarios, o mediante la destrucción de las mercancías, lo cual produce un aumento de la ganancia y una reanudación de la inversión. Durante la crisis ocurren dos fenómenos fundamentales: quiebran los pequeños empresarios y se centraliza el capital; y se crea una reserva de parados que permite mantener siempre unos salarios bajos. Con cada crisis, por tanto, menos capitalistas más ricos y más proletarios más miserables. Esto hace que aumente la reserva social de potencial revolucionario… La superproducción propia del sistema capitalista y la existencia de tal reserva social de potencial revolucionario son las condiciones apropiadas para el salto a las sociedades posclasistas.

6º Relación con Engels en Bruselas: revisión de la filosofía ideológica alemana. Manifiesto del Partido Comunista. Discurso sobre el libre cambio. Miseria de la filosofía (1847). Trabajo asalariado. Destierro de Bélgica por la revolución de febrero.

Federico Engels, con el que yo mantenía un constante intercambio escrito de ideas desde la publicación de bosquejo sobre la critica de las categorías económicas (en los Anales franco alemanes), había llegado por distinto camino (véase su libro La situación de la clase obrara en Inglaterra) al mismo resultado que yo. Y cuando, en la primavera de 1845, se estableció también en Bruselas, acordamos contrastar conjuntamente nuestro punto de vista con el ideológico de la filosofía alemana; en realidad, liquidar con nuestra conciencia filosófica anterior. El propósito fue realizado bajo la forma de una critica de la filosofía posthegeliana. El manuscrito dos gruesos volúmenes en octavo llevaba ya la mar de tiempo en Westfalia, en el sitio en que habla de editarse, cuando nos enteramos de que nuevas circunstancias imprevistas impedían su publicación. En vista de esto, entregamos el manuscrito a la critica roedora de los ratones, muy de buen grado, pues nuestro objeto principal: esclarecer nuestras propias ideas, estaba ya conseguido. Entre los trabajos dispersos en que por aquel entonces expusimos al público nuestras ideas, bajo unos u otros aspectos, sólo citaré el Manifiesto del Partido Comunista, redactado en colaboración por Engels y por mí, y un Discurso sobre el libre cambio que yo publiqué. Los puntos decisivos de nuestra concepción fueron expuestos por vez primera, científicamente, aunque sólo en forma polémica, en la obra Miseria de la Filosofía, etc., publicada por mí en 1847 y dirigida contra Proudhon. La publicación de un estudio escrito en alemán sobre el Trabajo asalariado, en el que recogía las conferencias explicadas por mí acerca de este tema en la Asociación obrera alemana de Bruselas, fue interrumpida por la revolución de Febrero, que trajo como consecuencia mi alejamiento forzoso de Bélgica.

Desde la publicación de los Anales franco-alemanes cuenta Marx que había mantenido correspondencia con Federico Engels que había llegado a los mismos resultados pero por otro camino. Se reúnen en Bruselas en 1845 y deciden “liquidar su conciencia filosófica anterior” redactando un escrito de crítica a la filosofía posthegeliana. El libro fue imposible de publicar por lo que se entregó a la “crítica roedora de los ratones”. Una de las conclusiones principales fue el rechazo del concepto de alienación, que no reaparecerá en los escritos sobre el materialismo histórico puesto que pertenece a la metafísica hegeliana, y Marx quiere desvincularse totalmente de la metafísica. En cualquier caso, el objetivo había sido conseguido: habían esclarecido sus propias ideas. Junto a Engels también redacta una obra muy popular Manifiesto del Partido Comunista.

Posteriormente publica un discurso sobre el libre cambio, una obra polémica contra Proudhon, Miseria de la filosofía, y unas conferencias que aparecieron bajo el título Trabajo asalariado. Nuevo destierro: abandono de Bruselas por la revolución de 1848.

7º Nueva Gaceta del Rin. Reanudación de los estudios económicos en Londres, 1850. El British Museum: El Capital. Trabajar para vivir.

La publicación de la Nueva Gaceta del Rin (1848 1849) y los acontecimientos posteriores, interrumpieron mis estudios económicos, que no pude reanudar hasta 1850, en Londres. Los inmensos materiales para la historia de la Economía política acumulados en el British Museum, la posición tan favorable que brinda Londres para la observación de la sociedad burguesa, y, finalmente, la nueva fase de desarrollo en que parecía entrar ésta con el descubrimiento del oro de California y de Australia, me impulsaron a volver a empezar desde el principio, abriéndome paso, de un modo critico, a través de los nuevos materiales. Estos estudios me llevaban, a veces, por sí mismos, a campos aparentemente alejados y en los que tenía que detenerme durante más o menos tiempo. Pero lo que sobre todo me mermaba el tiempo de que disponía era la necesidad imperiosa de trabajar para vivir. Mi colaboración desde hace ya ocho años en el primer periódico anglo americano, el New York Tribune, me obligaba a desperdigar extraordinariamente mis estudios, ya que sólo en casos excepcionales me dedico a escribir para la prensa correspondencias propiamente dichas. Los artículos sobre los acontecimientos económicos más salientes de Inglaterra y el continente formaban una parte importante de mi colaboración, que esto me obligaba a familiarizarme con una serie de detalles de carácter práctico situados fuera de la órbita de la ciencia propiamente económica.

Marx reanuda sus estudios económicos en Londres. Allí cuenta con una inmensa biblioteca, el British Museum, donde encuentra el fundamento histórico-científico de sus teorías. Todas sus nuevas reflexiones serán recogidas en El Capital.

En cualquier necesita trabajar para vivir y se queja de que los artículos que debe escribir para la prensa le restan tiempo a sus investigaciones

8º Defensa del carácter científico del materialismo histórico.

Este esbozo sobre la trayectoria de mis estudios en el campo de la Economía política tiende simplemente a demostrar que mis ideas, cualquiera que sea el juicio que merezcan, y por mucho que choquen con los prejuicios interesados de las clases dominantes, son el fruto de largos años de concienzuda investigación. Y a la puerta de la ciencia, como a la puerta del infierno, debiera estamparse esta consigna:

Qui si convien lasciare ogni sospetto;
Ogni viltá convien che qui sia marta ‘.

Déjese aquí cuanto sea recelo;
Mátese aquí cuanto sea vileza.
(Dante: La divina comedia.).

Concluye Marx el prólogo con una cita de Dante con la que pretende dejar claro que sus teorías aspiran al rango de ciencia, es decir, que pretenden ser desinteresadas y objetivas (sin “recelo” ni “vileza”) . Es posible que las clases dominantes crean que sus investigaciones son meros panfletos pero Marx las defiende como lo que son: años de concienzudo trabajo.

24 replies »

  1. Hola Silvia.

    La opinión personal debe ser personal. En cualquier caso, te recomiendo que pienses en lo que Marx dice y, al mismo tiempo, en el mundo en que vives. Marx dice que el progreso de los tecnológico trae consigo inevitablemente consigo el cambio social, la evolución hacia una sociedada más justa. Mira el mundo a tu alrededor: el progeso científico y tecnológico es indiscutible pero la injusticia se ha “globalizado”. ¿Estaba Marx equivocado o nos espera la revolución a la vuelta de la esquina? ¿Qué crees?

    Un saludo.

  2. Buenos dias,si el profesor nos pide en el examen que expongamos las ideas principales del fragmento del texto que nos ponga,¿seria necesario poner una introducción?gracias

  3. buenos dias, tengo un examen de filosofia y quiero saber si puedo explicar los terminos como me aparecen en esta pagina?
    la profesora nos la ha recomendado para la comparacion de los filosofos el texto y la opinion personal pero no nos ha dicho nada de los terminos.
    Muchas gracias

  4. Muy buenas Tardes. Lo cierto es que mañana tengo un examen y me va a salir un fragmento en el cual tengo que hablar de los 4 procesos de producción. Me gustaría, si no es mucha molestia que me echara un cable Don Eugenio.
    Este es el fragmento:

    ”Por eso, la humanidad se propone siempre únicamente los objetivos que puede alcanzar, porque, mirando mejor, se encontrará siempre que estos objetivos sólo surgen cuando ya existen, o, por lo menos, se están gestando, las. Condiciones materiales para su realización. A grandes rasgos, podemos designar como otras tantas épocas de progreso en la formación de la sociedad el modo de producción asiático, el antiguo, el feudal , y el moderno burgués. Las relaciones burguesas de producción son la última forma antagónica del proceso social de producción; antagónica, no en el sentido de un antagonismo individual sino de un antagonismo que proviene, de las condiciones sociales de vida de los, individuos. Pero las, fuerzas productivas que se desarrollan en el seno de la sociedad burguesa brindan, al mismo tiempo, las condiciones materiales para la solución de este antagonismo. Con esta formación social se cierra, por lo tanto la prehistoria de la sociedad humana.”

    Muchas Gracias.

    • Hola José:

      El avance de las fuerzas productivas obliga a la modificación de las relaciones de producción. La combinación de ambas se denomina modo de producción. Tipos:

      (a) Sociedades preclasistas.

      Características principales:

      * Le corresponde una fase de desarrollo de las fuerzas productivas en la que no hay excedente.
      * Escasa división del trabajo, propiedad comunal.
      * El único intercambio mercantil posible es el trueque.

      Ejemplos de sociedades preclasistas: Comunidad tribal: es el modo de producción más antiguo.

      (b) Sociedades precapitalistas de clases.

      * Fase del desarrollo de las fuerzas productivas en la que hay algún excedente de producción pero menos que en la sociedad capitalista.
      * El crecimiento de las ciudades es el índice más claro de diferenciación dentro de la división del trabajo.
      * Aparece el dinero como intermediario en el intercambio.

      Ejemplos de sociedades precapitalistas de clases son:

      * La ciudad antigua: la organización social de la antigua Grecia y de Roma son ejemplos de esta sociedad. Esclavismo
      * Sociedad feudal. Siervos de la gleba

      (c) Sociedad capitalista.

      * Las clases en la sociedad capitalista son el capitalista y el proletario.
      * El surgimiento del capital es la historia del sometimiento del valor de uso al valor de cambio. El capital es valor de cambio que se autovaloriza, dinero que se intercambia para obtener más dinero.

      * Contradicciones internas del capitalismo. Por tanto, definimos el modo de producción capitalista como la sociedad cuya producción está al servicio de la acumulación de capital: la utilización del valor de cambio para producir más valor de cambio. ¿Cómo se relaciona esto con que hayamos afirmado que el capitalismo es el modo de producción que permite un desarrollo sistemático de las fuerzas productivas? La sociedad capitalista es responsable de una capacidad tecnológica a una escala sin precedentes que progresa a un ritmo sin precedentes. Esto es debido a la competitividad. El aumento de la productividad es una condición necesaria para la persistencia y el éxito en la competencia, y los avances tecnológicos cumplen un papel esencial en el aumento de la productividad.
      Sin embargo, el desarrollo sistemático de las fuerzas productivas debido a la reinversión del capital en avance tecnológico produce un excedente masivo que pone al capitalismo a las puertas del socialismo. Hemos dicho que, llegado un determinado momento, el desarrollo de las fuerzas productivas encuentra en las relaciones de producción que ha generado un obstáculo. Esta contradicción entre el desarrollo de las fuerzas productivas y las relaciones de producción se refleja en las crisis periódicas del capitalismo. Las crisis en el capitalismo se producen cuando hay un descenso en la cuota de ganancia del capitalista. Entonces son evidentes las divergencias entre la tendencia del capitalismo y el progreso de las fuerzas productivas, porque el desarrollo de las fuerzas productivas no es el fin del capitalista, sino sólo su medio de acumular valor. Las crisis se resuelven mediante el despido y la bajada de salarios, o mediante la destrucción de las mercancías, lo cual produce un aumento de la ganancia y una reanudación de la inversión. Durante la crisis ocurren dos fenómenos fundamentales: quiebran los pequeños empresarios y se centraliza el capital; y se crea una reserva de parados que permite mantener siempre unos salarios bajos. Con cada crisis, por tanto, menos capitalistas más ricos y más proletarios más miserables. Esto hace que aumente la reserva social de potencial revolucionario… La superproducción propia del sistema capitalista y la existencia de tal reserva social de potencial revolucionario son las condiciones apropiadas para el salto a las sociedades posclasistas.

  5. Hola, muy buenas tardes. Lo cierto es que mañana tengo un examen de filosofía, de Marx y me va a caer un fragmento en el cualtengo que hablar de los 4 procesos de produccion. Me gustaría que me echara un cable, Don Eugenio.
    Este es el fragmento:

    Por eso, la humanidad se propone siempre únicamente los objetivos que puede alcanzar, porque, mirando mejor, se encontrará siempre que estos objetivos sólo surgen cuando ya existen, o, por lo menos, se están gestando, las. Condiciones materiales para su realización. A grandes rasgos, podemos designar como otras tantas épocas de progreso en la formación de la sociedad el modo de producción asiático, el antiguo, el feudal , y el moderno burgués. Las relaciones burguesas de producción son la última forma antagónica del proceso social de producción; antagónica, no en el sentido de un antagonismo individual sino de un antagonismo que proviene, de las condiciones sociales de vida de los, individuos. Pero las, fuerzas productivas que se desarrollan en el seno de la sociedad burguesa brindan, al mismo tiempo, las condiciones materiales para la solución de este antagonismo. Con esta formación social se cierra, por lo tanto la prehistoria de la sociedad humana.

    Un saludo, gracias de antemano.

  6. Buenos días,para el examen de la tercera evaluación de filosofía,el profesor nos ha dicho que entrará,a parte de las preguntas tipo pau,una pregunta correspondiente a Marx y Nietzsche sobre alguna de sus teorías.Estoy un poco liada porque no se exactamente qué teorías son las que debo de estudiar.Muchas gracias Don Eugenio.

  7. Hola buenas,
    tengo una duda con respecto a la filosofia marxista, y es en relación con el término “relaciones de producción”. ¿Acaso se refiere Marx a las relaciones entre los trabajadores y los capitalistas, es decir, a la relación entre fuerzas productivas y propietarios, o por el contrario a los hombres y los medios de producción, es decir, la maquinaria?. Y, ¿la infraestrutura sobre la que se rige la sociedad, se basa en estas “relaciones de producción”?

    Un saludo y gracias.

    • En el Prólogo de 1859 Marx expone que los hombres, en la producción social de su existencia, entran a formar parte de unas relaciones de producción, que corresponden a unas fuerzas productivas en un determinado punto de desarrollo. Por tanto, las relaciones de producción son el conjunto de relaciones que se establecen entre los hombres como consecuencia de la producción.

      Las fuerzas productivas y las relaciones de producción forman la infraestructura de una sociedad. El desarrollo de las fuerzas productivas determina las relaciones de producción. La infraestructura determina la superestructura.
      En las relaciones de producción el marxismo distingue entre:

      (a) Relaciones técnicas o materiales:

      Relaciones que se establecen entre el agente y el medio de producción y el proceso de trabajo en general (por ejemplo el artesanado o producción individual, o el modo de producción cooperativo simple que existía en la caza primitiva). Da lugar a la división técnica del trabajo.

      (b) Relaciones sociales:

      Son relaciones de control efectivo de una persona (o grupo de personas) sobre otra persona (o grupos de personas) o sobre las fuerzas productivas. Son relaciones de producción representativas :

      * … es el esclavo de …
      * … es el amo de …
      * … es el siervo de …
      * … es el señor de …
      * .. es alquilado por …
      * … alquila…
      * … es el propietario de …
      * … no es el propietario de …
      * … arrienda su fuerza de trabajo a …
      * … se ve obligado a trabajar para…

      Por ejemplo, en el modo de producción capitalista estas relaciones son básicamente dos: los propietarios de los medios de producción y los no propietarios de los medios de producción.

      (c) Relaciones jurídicas:

      Las relaciones sociales de producción se expresan jurídicamente en las relaciones de propiedad que pertenecen a la superestructura. En el sistema capitalista, la burguesía posee los medios de producción y el trabajador sólo la fuerza de trabajo.

      En definitiva, considérese que nuestra posición en las relaciones de producción depende de la propiedad o no de las fuerzas productivas y que las relaciones de producción no son consecuencia de la voluntad de las personas sino del desarrollo de las fuerzas productivas correspondientes a cada momento histórico.

  8. Entonces, las relaciones de producción y las fuerzas productivas forman la infraestructura, y esta está supeditada al nivel de desarollo tecnológico de la época. Asi pues, en la sociedad capitalista actual existe una división de clases que le es propia por sus relaciones de produccion y sus fuerzas productivas. Sin embargo, me viene a la cabeza la sociedad feudal donde también existía una division, pero en este caso, de estamentos, a pesar de que el sistema económico ( y por lo tanto las relaciones de producción) era totalmente distinto.

    Por todo esto, mi pregunta es: ¿Cómo se explica esta similitud?

    Saludos.

    • Hola Pedro: seré breve y claro: Las fueras productivas (la tecnología) determina las relaciones de producción. Las máquinas de la revolución industrial generaron una sociedad cuyas relaciones de producción consistían en la división entre capitalistas y proletarios. Pero el avance tecnológico hace que estas relaciones ya no sirvan al progreso tecnológico que se convierten en un obstáculo. Es decir, si teconológicamente estamos lo suficientemente avanzados para producir alimentos para toda la humanidad por qué sólo tiene para comer una tercera parte del planeta. El desarrollo de las fuerzas productivas tiende a cambiar esas relaciones de producción injustas. Otro ejemplo, la tecnología, internet, ha puesto al alcance de cualquiera toda la cultura de la humanidad: música, libros, arte… Sin embargo, las antiguas relaciones de producción (SGAE) se resisten a esta difusión y quieren prohibir el p2p que es como querer poner freno al progreso tecnológico.

      Relaciones de producción y fuerzas productivas son cosas diferentes. En la Edad Media las fuerzas productivas eran el arado. En la etapa capitalista las fuerzas productivas son los derivados de la máquina de vapor. Las sociedades o relaciones de producción son diferentes en cada caso.

      Un saludo.

  9. Hola Eugenio, intento buscar información para explicar por qué es la lucha de clases el motor de la historia, podrias hecharme una mano? Te lo agradeceria mucho! Un saludo!

  10. Hola Eugenio, estoy preparándome la Pau y quiero saber si te parece correcta esta opinión personal acerca del marxismo. Basicamente he dado mi opinión respecto al tema, pero dudo en cuanto a que sea lo mas adecuado…
    Muchas gracias. Saludos
    El marxismo tildó la historia, demostró que una idea con buena raíz era posible, por muy dificultoso que fuera el camino.¿quién hubiera dicho que en el siglo XIX el trabajador se organizaría y crearía una revolución social de masas? Así es como comienza la verdadera historia del marxismo, con la iniciativa de Lennin en la URSS de acabar con el zarismo e implantar un Estado Proletario.Comienza en la URSS, ya que como bien se diferencia a Marx de otros filósofos teóricos, él creía que toda teoría tenía que sustentarse en la práctica. El comunismo se diferencia de otros sistemas radicalmente ya que pretende abolir la propiedad privada, erradicar el capital y el neoliberalismo.Proyectados en una fuerte convicción solidaria e igualitaria, el sistema comunista se abre paso en las reformas laborales y económicas, así como culturales y políticas. Abolir la propiedad privada en los medios de producción para así fomentar la economía del país y tener así un flujo de personas activas siempre. Opuestos al indivudualismo y al nacional-socialismo, promulgan un espírituo colectivista que pretende agrupar a toda clase de personas en lo común, para así lograr democráticamante el beneficio de una mayoría. Entre sus planes de abolir los sectores privados y la propiedad privada en los medios de producción, también pretende eliminar el Estado y las clases sociales. Con el Marxismo viene el Socialismo, que no es más que el control y el reparto de los bienes producidos por la clase trabajadora en su conjunto, así creando un bienestar igualitario para todas las personas del sistema.
    Hoy en día, el espíritu comunista peligra en abundancia dado que las circunstancias no son las adecuadas.Vivimos en un mundo egoísta, capitalista y terriblemente consumista que nos desvincula del sentimiento humano. Cegados por las modas, las ofertas, … . Cedemos ante la política de miedo, donde antes habían armas autoritarias, hoy se esconden democráticas mentiras en los telediarios, asi nos controlan y así nos manejan a su antojo.
    Karl Marx dijo que la religión era el opio del pueblo, hoy podemos comprobar sin demora que el verdadero opio del pueblo, es la televisión y sus poderosos villanos censores.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s