Las cámaras de vigilancia en las escuelas

He encontrado en la Papelera de Reciclaje de publico.es una llamada de atención sobre las cámaras de vigilancia en las escuelas:

La instalación de cámaras de vídeo para vigilar en las escuelas ha aumentado un 270% y nos sorprende que no cunda la alarma. Algo parecido comienza a suceder en lugares de trabajo, bares y, por supuesto, aeropuertos, en el metro o en las estaciones de tren. Como de costumbre, todo lo hacen por nuestro bien, por nuestra seguridad y patatín patatán. La reacción del escritor Luis Leante, que arrancó las cámaras que grababan sus clases en un instituto, quizá sea exagerada. Sin embargo, ¿no vamos a hacer nada? Luego será tarde.

Luis Leante es el profesor de latín que arrancó tres cámaras de su instituto y fue detenido por la policía mientras daba clase. En estos enlaces tienes la versión completa: publico.eselpais.es

Piensa que los centros educativos se parecen cada vez más a centros de detención con sus rejas, su hilo musical, sus cámaras de seguridad… y que entre las funciones del profesor ya se incluyen algunas de las del funcionario de prisiones. Educar en valores significa educar desde la libertad y la responsabilidad. Si no cometes un delito porque tienes miedo a que te graben las cámaras ocurren tres cosas: primera, que ya buscarás la manera de saltarte la norma sin que te vean, segunda, que terminarán poniendo cámaras hasta en el baño y, tercera, que tu educación moral se ve seriamente resentida, pues no actúas por ti mismo sino por miedo a ser descubierto. Si queremos educar ciudadanos autónomos y críticos las cámaras de seguridad son un verdadero obstáculo dentro de un centro educativo. Ahora bien, si el objetivo es producir autómatas y necios las cámaras van estupendamente.

Otro ejemplo: si permaneces en el instituto porque las rejas te impiden salir puede que aprendas algunos números y algunas letras pero moralmente no estarás por encima de un borrego. Sin las puertas abiertas es imposible el verdadero progreso en la formación del alumno.

Para aquellos que piensen que las videocámaras de vigilancia son una garantía de seguridad les recomiendo que vuelvan a ver las imágenes del Instituto Columbine. Si la educación falla, las cámaras son inútiles. Invirtamos pues en educación, no en cámaras. Las cámaras sólo crean una ilusión de seguridad, del mismo modo que el humillante ritual de los controles en los aeropuertos. No es más que una mascarada, un vergonzoso teatro cuya única función es ejercer una vigilancia extrema sobre la población.

Recomendado por mi amigo Chano este enlace: Versus’ blog por José F. Alcántara. Puedes descargar el interesante libro de Alcántara sobre La sociedad de control.

16 replies »

  1. Fui al Instituto con más de treinta años a hacer un curso de Formación Profesional en horario de mañana. Me encontré dentro de una cárcel:

    1.- Los baños estaban cerrados entre cambio de horas. Justo cuando los necesitas, ¡de locos!
    2.- Si no venía un maestro, y te quedabas a esperar a ver si llegaba, aparecía un profesor que hacía de carcelero y de muy malas maneras te expulsaba al patio de la entrada, para que esperaras allí y no frente a tu aula. Y eso que yo me mantenía serio y tranquilo.
    3.- A la hora del recreo, si querías salir, te encontrabas al típico profesor gracioso que cuida la entrada diciendo a viva voz: ¡Quiero los carnés en la boca! ¡Los carnés en la boca!, gritaba el botarate.
    4.- Tengo estenosis uretral, y cuando me veía obligado a interrumpir la clase para ir al baño, lo pasaba fatal. En el colegio iba en el cambio de hora y no tenía problemas de estos. ¡Por Dios!
    5.- El trato al alumno, en general, es el mismo que ejercía Gúlliver en Liliput: ABUSIVO y DESCONSIDERADO.

    Tengo muchas más cosas que decir, pero puede que alguien las tome como propias a mi idiosincrasia perceptiva, y creer que no han de causar molestias a nadie más que a mí.

  2. Buenas, yo que lo sufro ahora mismo en primera persona, ya que a mi instituto se le ha ocurrido la fabulosa idea de colocar cámaras de vigilancias también, además de todo lo dicho y muy bien nombrado, nos dan la escusa de que es para tener controlado el centro y evitar robos, es decir, además de reducir muy considerablemente nuestra libertad nos tachan indirectamente de delincuentes en potencia, me parece increíble.

    Creo que es una medida que debe ser debadita, ya que pienso que incluso muchos padres no estarán de acuerdo con ella.

  3. Hola soy Florencia y curso el primer año de polimodal de un colegio privado de la ciudad de La Plata. Tengo 15 años y llegue a esta pagina buscando información sobre la posibilidad de poner cámaras de seguridad en las escuelas , ya que en la mía se están comenzando a implementar como una nueva medida de “seguridad” . Esto me resulto muy extraño en un principio igualmente no me molestaban, cuando se colocaron en pasillos y patios de la escuela ; pero ahora dos días después se está preparando todo para colocar nuevas cámaras en el interior de todas las aulas, y esto realmente me preocupa mucho ya que creo que no me gustaría tener una cámara filmando me todo el tiempo y además sin saber quien puede estar observando del otro lado. Por este motivo decidí investigar si existía para esto una reglamentación o alguna ley que regule la colocación de dichas cámaras. Si tuvieran información al respecto me gustaría saberla.
    gracias

  4. yo creo que esta sueper mal poner camaras de seguridad en los coleigios .. ya que todos tenemos derechos y los alumnos tienen derecho a decidir si quieren que los observen todo el dia.No tienen libertad de expresion ni de andar tranquilos ya que se sienten acorralados

  5. Excelente artículo. Me es de gran apoyo para fundamentar mi oposición frente a colocar cámaras de vigilancia en el jardín de infantes en el que trabajo. Nos cansamos de escuchar el discurso real pero tan repetido de “educar en valores” y pretenden, desde tan pequeños, arrebatarles el derecho a su privacidad, a poseer su espacio, sus vínculos, su propia historia. Gracias.

    • Me alegra que el artículo te haya gustado. Desgraciadamente la sociedad de control se extiende cada vez a más ámbitos. No parece haber manera de frenarla. Van a convertir las escuelas en fábricas o prisiones. El problema más grave es que la opinión mayoritaria es favorable a las cámaras. Me desespero cuando encuentro a alguien a quien le parece que las cámaras ejercen algún efecto sobre la seguridad.

      Un saludo.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s