El experimento de Milgram

Milgram y su "instrumento de tortura"

Stanley Milgram y su “instrumento de tortura”

En 1963  el psicólogo social Stanley Milgram realizó en la Universidad de Yale un sugerente estudio cuya conclusión era que, entre los seres humanos, obedecer órdenes destructivas es la regla y no hacerlo la excepción. Este estudio nos puede ayudar a entender barbaridades como los campos de concentración.

El estudio consistió en lo siguiente. Se invitaba a los sujetos del experimento a participar en unas pruebas para comprobar la eficacia del castigo en la enseñanza. Una vez en el laboratorio, el psicólogo explicaba a los sujetos que su tarea consistía en aplicar una corriente eléctrica al alumno cuando equivocase las respuestas. Los sujetos del experimento escuchaban previamente al alumno advertir al psicólogo acerca de sus problemas de corazón. El instrumento en el que se apoya Milgram en la foto de arriba consistía en una serie de palancas para dar corriente al alumno. Las palancas iban de menor a mayor voltaje o castigo. El castigo máximo era de 450 voltios y llevaba la etiqueta “peligro de muerte”. Antes de comenzar al sujeto se le aplicaban algunos castigos de prueba para que experimentase en primera persona la tortura que estaba a punto de infligir al estudiante.

Una encuesta realizada entre psiquiatras, jóvenes universitarios y adultos de clase media predecía que nadie sería capaz de llegar a aplicar la intensidad máxima tras oír los gritos desesperados de la víctima. Pensaban que, como mucho, llegarían hasta la mitad del experimento. Sin embargo, la realidad fue muy diferente. Un 65 % de los sujetos siguió las instrucciones hasta el final y todos llegaron hasta los 300 voltios. Trágico resulta también que ninguno de los sujetos fue capaz de levantarse para ayudar al estudiante sin pedir antes permiso al psicólogo encargado del experimento.

Quizás alguno pueda pensar que los participantes en el experimento eran sádicos o trastornados pero antes de ser seleccionados se comprobó que eran individuos perfectamente normales.

Concluimos, por tanto, que, tristemente no existe en la naturaleza humana algo parecido a un instinto compasivo, esto es, no tenemos demasiados escrúpulos en causar daño a otros cuando recibimos la orden de hacerlo. El propio Milgram se expresaba así:

El comportamiento mostrado en los experimentos y reportado aquí, es comportamiento humano normal, pero mostrado bajo condiciones que revelan con claridad el peligro que somos para la supervivencia humana. ¿Y qué es lo que hemos visto? No es agresión, porque no hay rabia, sentimiento de venganza, u odio entre aquellos que dañaban a sus víctimas. Los hombres llegan a enojarse bastante; llegan a actuar con odio y explotan de rabia contra otros. Pero no aquí. Algo mucho más peligroso se revela: la capacidad del hombre de abandonar su humanidad, el hecho inevitable de que lo hará en tanto su personalidad se mezcla a una amplia gama de estructuras institucionales. La naturaleza nos ha diseñado con este defecto fatal, que a la larga otorga a nuestra especie pocas posibilidades de supervivencia. (Stanley Milgram: Obedience to authority: An experimental view. New York: Harper & Row, 1974, p. 188)

Otro experimento relacionado con el de Milgram es el experimento de la cárcel de Stanford.

Bibliografía

  1. Stephen L. Franzoi: Psicología social. México: McGraw-Hill, 2007
  2. Documentales. American Psychological Asociation: El poder de la situación y La construcción social de la realidad
  3. El experimento de Milgram en Wikipedia. (Un artículo muy completo)

5 replies »

  1. Muy interesante el tema y el artículo. Dominar sádicamente a otra persona es una sensación a la que pocos pueden reprimirse. Hace bien poco y bien cerca tuvimos (entre otros muchos ejemplos) la guerra de la antigua Yugoslavia. Un vecino que hacía un mes te prestaba sal estaba ahora violando a tu hija porque estaba en el bando que dominaba. Esquemas así eran los comunes y por sorprendentes que parezcan tienen explicación.
    Aunque todos racionalmente sentimos aversión, una vez puestos en situación la sensación debe de ser tan intensa que pocos se pueden reprimir. Además, como cita Fromm , el sadismo puede llegar incluso a ser una forma de dar cierto “sentido a la existencia”, de forma que el sádico encuentra sentido a su vida mediante otra persona, el maltratado.
    Hay otro experimento en el que a individuos comunes se los encerró a estilo gran hermano en una prisión. Al azar unos desempeñaron el papel de presos y otros el de guardas. Aunque eran conscientes del experimento a los pocos días la situación ya había derivado en graves maltratos físicos y psicológicos.
    Hay una película alemana que creo que está basada en esto. La vi hace tiempo pero ahora no recuerdo el nombre exacto.

    saludos

  2. Tuve noticia del experimento de Milgram en dos documentales divulgativos titulados El poder de la situación y La construcción de la realidad social. Son de la America Psychological Asociation. Incluyen no sólo el estudio de Milgram sino también el que mencionas de la prisión y la tragedia de Jonestown (cuando un iluminado Jim Jones ordenó a sus 900 fieles que mataran a los niños y luego se suicidaran) Aquí te dejo el enlace: http://farmacon.wordpress.com/2008/10/13/psicologia-social/

    No conocía la película de Hirschbiegel. Gracias.

  3. Me ha parecido interesante su exposición y me tomo la libertad de añadir un enlace directo para ver el documental que usted cita:
    Descubrir la Psicología.” El poder de la situación. La construcción de la realidad”
    http://video.google.es/videoplay?docid=-8162498272655559042&ei=tKUtSafCI4qGiQLen8CyBQ&q=psicologia

    Su duración aproximada es de 50 minutos y está presentado por el Dr. Joan Corbella.

    Gracias por su labor docente en la Red.
    Un saludo.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s